Educación en Cuba ¿Peligran subsidios?

Por Rogelio Manuel Díaz Moreno

HAVANA TIMES — El pasado viernes 21 de septiembre, la sección semanal “Cartas a la Dirección”, del diario Granma, publicaba una misiva que muchos encontramos inquietante. Firmaba la carta un tal N. Páez del Amo, quien planteó la posibilidad de que el Estado cubano retire un número de subsidios que hasta ahora disfrutan los niños y jóvenes en las etapas escolares.

La nacionalización de la totalidad del sistema educativo es presentada como una de las conquistas de la Revolución después de su triunfo en 1959. Hasta entonces, la gran mayoría de los cubanos no podían completar niveles educativos avanzados por el alto costo que implicaban.

Las nuevas concepciones implicaron la total gratuidad de toda la formación educativa, desde las guarderías hasta los estudios universitarios; el préstamo anual, sin costo, de la bibliografía necesaria para cada año lectivo; la entrega gratuita de cuadernos, libretas y materiales complementarios; almuerzos, meriendas y comidas en los centros de educación que lo requirieran, así como la entrega o venta de uniformes a precios muy subsidiados. Medidas como éstas permitieron avances nunca antes vistos en un país del tercer mundo.

Ante la crisis económica, aplatanada hoy día en nuestro país, todos los sectores socioeconómicos han conocido severos ajustes presupuestarios. El ministerio de educación ha conocido la racionalización de sus plantillas y establecimientos. Páez del Amo, en la misiva que nos preocupa, plantea entonces extender esta política mediante el traslado, al bolsillo de los padres, del precio del mercado de los materiales escolares, uniformes, etc., que se emplean en las distintas etapas.

Las semanas siguientes vieron aparecer, en la misma sección, respuestas indignadas de ciudadanos en total desacuerdo con las propuestas de Páez. Los discrepantes señalan que así se perjudicaría profundamente las posibilidades de las personas de insuficientes ingresos –la mayoría de los cubanos– de acceder, en plenitud de condiciones, a las oportunidades que permite la educación hasta sus máximos niveles.

Ayer viernes 12 de octubre regresó Páez del Amo a la palestra para repetir los argumentos por los que cree conveniente su propuesta, díganse la economía para el Estado; la creación de una mayor conciencia sobre el valor y el cuidado a los materiales escolares, etc.

También comenta que su propuesta debe venir acompañada del aumento correspondiente de los salarios de los trabajadores para que puedan enfrentar el incremento de los gastos. Aquellas personas que no puedan alcanzar la capacidad adquisitiva necesaria podrían ser objeto de un subsidio excepcional, añade.

La mayoría de los simples mortales no tenemos idea de cómo funcionan los entresijos de la sección “Cartas a la dirección”, los criterios de selección de aquellas que aparecen publicadas, ni siquiera si son reales las personas que allí se exponen.

Sin embargo, tenemos la amarga experiencia de que, cada vez que en los medios oficiales comienza una especie de debate alrededor de estos temas, no pasa mucho tiempo sin que el Gobierno termina por implementar la variante más perjudicial para Liborio.

Así ha ocurrido con la reducción de una sustancial parte de la cuota de alimentos normados y subsidiados mediante el sistema de racionamiento, conocido como la libreta de abastecimiento; el acceso y apoyo a actividades artísticas y deportivas, entre otras. Ah, y nunca vemos llegar la parte de los subsidios personalizados ni aumentar nuestros menguados ingresos.

Grandes ausentes en la polémica y nuestra posición

En Cuba existen varias asociaciones que tienen teóricamente la tarea de representar los intereses de los estudiantes en las distintas etapas. Ni en la sección “Cartas…”, ni en el resto del diario Granma o sus similares, ni en los medios propios de estas organizaciones hemos visto aparecer ningún pronunciamiento al respecto.

Esta actitud nos resulta contrastante con las de otras agrupaciones de estudiantes en otros países, las que parecen un poco más activas en la defensa de los intereses de sus miembros, según reflejan las noticias que sí podemos leer en la prensa nacional de aquí.

No conocemos del pronunciamiento de ninguna figura oficial del gobierno en este punto en particular. Puede deberse a desinformación de este humilde servidor. Por supuesto, ya no confiaríamos del todo en que una figura ministerial, ni otra de mayor rango, que aparezca y prometa que el apoyo comprometido por el gobierno a la educación se va a mantener, con subsidios y todo lo demás.

Promesas parecidas se hicieron, que luego no resistieron la cruda realidad con despidos masivos de trabajadores y racionalizaciones de centros de educación y salud, como ha reconocido el gobierno. No obstante, se reconocería el gesto, que reflejaría un poquito de esa conciencia que exigimos, de los gobernantes, de deberse al pueblo e informarle de su gestión.

Finalmente, nuestra crónica desconexión de Internet nos impide buscar en los blogs oficialistas, a ver si se han hecho eco de estas preocupaciones, y ver de qué lado se ponen.

A este servidor le preocupa que el debate, reflejado en la sección del Granma, sea el preludio de la implementación de recetas neoliberales y capitalistas en nuestro sistema educativo.

Mi padre es hijo de una familia campesina humildísima, de aquellas donde las personas morían, antes de 1959, a causa de enfermedades triviales, por no poder pagar un médico. Ni hablar entonces de formación educativa, cuando sus padres –mis abuelos– cubrieron apenas niveles elementales de enseñanza.

Sin embargo, el triunfo de la Revolución le abrió a mi padre las puertas del progreso y obtuvo un brillante título de ingeniero, gracias a las preocupaciones sociales abordadas y resueltas por el intento de construcción socialista llevado a cabo.

En estos años, millones de cubanos han alcanzado asimismo una formación profesional avanzada, puesta luego al servicio de la sociedad, pero no hubieran podido llegar a ese punto sin la solidaridad que practica justamente esa sociedad, que aporta las riquezas necesarias para garantizarle, a todos, todas las condiciones para sus estudios.

De tal forma, haré uso de este y todos los medios que se pongan a mi alcance, para denunciar con la mayor energía que sea capaz, aquellas intenciones que contemplo de negar los valores más profundos de nuestra sociedad que aspira a construir el socialismo.

En lo que mi esposa llama al ministerio de educación para averiguar si tenemos que empezar a ahorrar para, de aquí a dos años, comprarle los libros de primaria a Rogelito, intentaré contribuir al trabajo de muchas personas de buena voluntad, que permita asegurar que esos valores no serán revertidos como en el tiempo de mis abuelos.


8 thoughts on “Educación en Cuba ¿Peligran subsidios?

  • el 22 octubre, 2012 a las 12:55 pm
    Permalink

    Rogelio, entiendo tu justa preocupación sobre el peligro de los subsidios a la educación pero me pregunto si ahora mismo es el aspecto más grave de este asunto. De qué sirve recibir material de estudio gratuito, uniformes a precios accesibles (por cuyo “correcto” uso se avasalla la individualidad), en escuelas destruidas física y moralmente? Desde que mi hijo terminó la enseñanaza primaria, el concepto de “escuela” para mí se ha convertido en una tramoya, en una cáscara. Venta de exámenes, profesores ignorantes, groseros, conscientes de que lo único que se les pide es la simulación, (ni siquiera la integración sincera) al sistema. De qué sirven escuelas gratuitas que no educan sino degeneran? Para mí, esos cambios “neo-liberales” son sólo la parte visible del derrumbe interno.
    Y sí, la revolución legó generaciones de brillantes profesionales que no pueden vivir de sus salarios, que migran a oficios menos brillantes o emigran para ser justamente pagados por su profesión en otros países tal vez neo-liberales.

  • el 15 octubre, 2012 a las 1:38 pm
    Permalink

    No ha entendido nada. Nadie-yo al menos no lo he hecho-está negando los logros de la educación en Cuba,ni la amplitud y justicia de la misma. Lo que sí he dicho,y lo hago con conocimiento de causa,es que ese sistema está en ruinas, desde hace mucho tiempo. Ya sé que los hay peores,pero eso no nos sirve de consuelo. Engañarnos en ese sentido es no solo mentir sino justamente
    poner en peligro el futuro de ese sistema. Yo no digo que sea culpa del gobierno cubano. Si algo ha tratafo de preservarse en Cuba-pese a los errores-es la educaciòn y la salud. Pero esas conquistas crecieron en los años de la subvención soviética,hace más de dos décadas que la URSS
    colapsó,el.bloqueo sigue ahí…y la economía cubana no despega. ¿Cómo no se iba a resentir el sistema educativo? Yo no sé cuál es la solución,sólo me he manifestado en contra de seguir ocultando la realidad y por cierto, también en contra del pago o copago educativo, en las actuales condiciones en Cuba, como Ud.

  • el 15 octubre, 2012 a las 7:53 am
    Permalink

    Para ser completamente sincero, pienso que si hoy todos los cubanos que andan por el mundo y de alguna forma son hasta cierto punto personas prosperas es debido a la educacion que adquirieron en Cuba.
    Quizas no lo quieran reconocer jamas, pero por algo se dice que en Cuba hasta las prostitutas son personas estudiadas e instruidas.
    Partiendo de este punto, Hoy Cuba es salvada en gran manera de cosas que son resultados directos de la educacion gratuita, y del gran acceso de la poblacion a la educacion gratuita. Lo mismo los medicos que andan por Venezuela, que los contratados en Africa, que los emigrados(que son de los que mas nivel tienen en el mundo entre los emigrados o porque piensan que en Espana hacen lo de la naturalizacion para cubanos descendientes, cosa que no sucede para ningun otro pais de A LaTINA). que envian dinero.
    Pagar por la educacion en Cuba, no garantizara una mejora de la situacion, eso es una gran quimera, lo mismo decian de los cuentapropistas, de veras creen que con cafeterias se va a salvar el pais. lo mismo sucede con el pago de cosas por los estudiantes, se va a salvar el pais porque pagarian en una moneda que internacionalmente no sirve para nada, jajaja eso si es un cuento.
    La mayoria de los que opinan aqui, viven en paises desarrollados que pagan por estas cosas. Siempre pense que lo unico que no se perderian en Cuba son las conquistas, pero ya veo que todo en esta vida se puede perder, es como si la camara de los olders nos quisieran castigar porque ya no queremos el sistema viejo, sus absurdas restricciones y porque ya no los queremos aqui, ahora quieren jodernos antes de irse y retirarse con todo solucionado para sus familias.
    Quieren saber la verdad, vayan y pregunten en los barrios de centro habana y la hab vieja, en Marti en Santiago. En las montannas de la Sierra Maestra, Jatibonico en Guantanamo, a ver si ellos pudieran haber estudiado si no hubiera educacion gratuita, entiendase que la Eduacion Gratuita no la costea el Estado, la costea el sudor del cubano de a pie y todo lo que sale de nuestras espaldas, que aqui en Cuba no se descansa.

  • el 14 octubre, 2012 a las 3:01 pm
    Permalink

    Todo eso está muy bien, en teoría. Ahora yo le pregunto al tal Páez del Amo y a todos los que opinan como el:
    ¿conocen la verdadera situación de la educación en Cuba? ¿Han visitado recientemente alguna escuela, han visto los recursos con que cuentan los profesores, los materiales de estudio que utilizan los alumnos, la comida que comen en los comedores escolares, el estado físico de la mayoría de las instalaciones? -por no hablar de la formación de los docentes. ¿Han hablado con los padres de los sacrificios que tienen que hacer para garantizarles a sus hijos que no les falte un lápiz o una libreta e incluso el “igualitario” uniforme subvencionado? Cuando hayan hecho todo eso- yo sí lo he vivido y sufrido- entonces me hablan del pago o copago de la maravillosa y gratuita educación cubana…de la salud pública hablamos otro día.

    Y que conste, que vivo en un país donde este año, por ejemplo, he tenido que desembolsar casi 300 euros entre libros de texto y material escolar, pues debido a los recortes se han suprimido los programas de gratuidad en los libros de texto que existían hasta ahora ( aunque se mantienen,al menos de momento, las ayudas para los más necesitados). No es agradable para nadie, ni creo que sea el modelo óptimo, pero si tengo que elegir, prefiero mil veces pagar y recibir a cambio unos servicios educativos, no sólo universales ( contrariamente a lo que nos hacen creer Cuba no es el único país del mundo donde la educación es gratuita y universal) sino de calidad.

  • el 14 octubre, 2012 a las 5:10 am
    Permalink

    Rogelio,
    Me aparece interezante tu articulo dejame traducir lo que aqui dices

    “De tal forma, haré uso de este y todos los medios que se pongan a mi alcance, para denunciar con la mayor energía que sea capaz, aquellas intenciones que contemplo de negar los valores más profundos de nuestra sociedad que aspira a construir el socialismo”

    Me imagino un niño al que le han regalado chambelonas cada día y de pronto quien le ha regalado estas no tiene más para regalar y la solución del niño ya crecido es ponerse a llorar y patalear por que ya no le dan chambelonas.

    No se sí entiendes a donde quiero llegar. Por mucho que llores y patalees eso no resuelve el problema. El problema en sí viene del hecho que la economía cubana no funciona. No produce lo que debe producir para pagar por todos estos servicios “gratuitos” por que Rogelio, en realidad estos servicios no son gratuitos. Todos nosotros hemos estado pagando por ellos. Lo que sucede es que no se produce lo suficiente para pagar por ellos y por tanto no es posible ofrecer lo que antes se ofrecía. Claro que puedes llorar y patalear por tu chambelonas todo lo que quieras pero eso en sí no resolverá el problema por que no ataca a la causa del problema. La causa del problema es precisamente la economía socialista.

  • el 14 octubre, 2012 a las 2:32 am
    Permalink

    Indudablemente demasiadas gratuidades hacen mucho daño a cualquier economía, pero antes de aplicar un cambio de esa índole hay que incrementar el nivel adquisitivo de toda una nación, de lo contrario seria una medida antipopular y neoliberal.

  • el 13 octubre, 2012 a las 7:59 pm
    Permalink

    Estoy de acuerdo con el anterior comentario, ya es hora de acabar con las gratuidades excesivas del gobierno, es imposible que el estado se encargue de todo y ademas pague mejores salario, es hora de empezar a dejar a las personas ser responsables de su destino. Algo parecido tiene que hacerse con la salud y evidentemente ya se esta haciendo con la economía, descentralizar las cosas es la única forma que tiene Cuba de avanzar. El estado no puede resolver todos los problemas de la nación. Desde luego Raul me parece mucho mejor dirigente de lo que fue Fidel, es un tipo realista.

  • el 13 octubre, 2012 a las 1:19 pm
    Permalink

    Yo entiendo que la educacion es un tema delicado pero la educacion gratis al 100% no hay pais que la soporte p’q los gastos son muchos se puede hacer como hacen muchos paises de Europa te pongo el ejem de la Italia que es donde vivo, aqui la educacion estatal funciona de esta manera la escuela primaria es completamente gratis, la secundaria se pagan solo los libros en los pre y en las escuelas tecnicas se pagan las inscripciones todos los anos y los libros y la universidad que ahi si que se paga una buena cantidad de dinero yo entiendo que a nadie le gusta pagar pero si el estado cubano sigue manteniendo la educacion completamente gratis sera el completo colapso de la educacion en Cuba

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *