Desde la muerte de Payá hasta Carromero

Vicente Morin Aguado

HAVANA TIMES — Después de finalizar con sus responsabilidades legales en el asunto Payá, el señor Ángel Francisco Carromero Barrios podría aspirar a un magnífico contrato en Hollywood, no como actor, sino en la muy cotizada profesión de Stuntman, o “Doble”, de acuerdo a la traducción en español.

Los amantes de los “culebrones”, al estilo de Félix B Caignet, quien fundó en Cuba el género con “El Derecho de Nacer” en 1948, quieren convertir la infausta muerte de Oswaldo Payá Sardiñas y su compañero Harold Cepero Escalante en algo así como un suceso trágico para la televisión internacional e Internet, marcado por intrigas previamente pensadas, pero nada sustentadas por hechos reales.

Ahora resulta que anticipan presiones, chantajes o posiblemente actos de tortura para decirnos que Carromero mintió en Cuba y, ¡vaya usted a saber!, hablará diferente cuando esté allende los mares.

Están adelantándose a los acontecimientos, como típicos libretistas de una usual telenovela contemporánea.

Yo prefiero creer en el honor y la responsabilidad de Carromero, junto a Modig, antes de hacer comparaciones fuera de contexto con otras personas y sucesos, lejos de la realidad probada de este último lamentable accidente.

Se trata de dos muertos, amigos y compañeros en el mismo batallar, donde milagrosamente caen víctimas los sentados en la parte trasera del auto.

¿Podría el honor del español pasar por encima de los amigos fallecidos, para negar los hechos ante las cámaras de la televisión cubana, que trasmitió inmediatamente las declaraciones al mundo?

¿Qué tipo de salvajes presiones harían a un político del partido actualmente gobernante en España, desdecirse en Cuba ante la prensa nacional y extranjera?

Vale citar la actitud de Zapata Tamayo, preso en cárcel común, inmolándose por sus ideales hasta las últimas consecuencias.

Angel Carromero. Foto: Raquel Perez, cartasdesdecuba.com

Carromero y Modig cuentan con el apoyo de sus embajadas, en el caso del primero, los delitos obedecen al tránsito, además de ser ambos turistas, por lo tanto, con estancia temporal reconocida en el país, protegidos inclusive por los seguros vigentes para estos casos.

Fue un verdadero milagro, digno de otra saga de la popular “Misión Imposible”, que los extranjeros sobrevivieran, cuando fallecía el opositor al gobierno de mayor reconocimiento oficial fuera su país.

El conductor del vehículo, joven político del Partido Popular, ha declarado sobriamente la verdad y espera el final de la instrucción policial. Modig por su parte, ya está en Suecia y veremos qué de nuevo dice, si algo distinto a lo anteriormente expresado es creíble.

Aplaudo las denuncias sobre cualquier hecho o circunstancia, muchas hay, de los problemas que a diario nos molestan. Otra cosa es declarar públicamente una cosa aquí y luego irse al extranjero y decir otra, alegando supuestas “presiones”.

El honor es escudo suficiente en la vida cuando de presiones se trata.

Dos muertos, repito, evidentes amigos de causa política, pesan en cualquier conciencia. A Galileo le mostraron los instrumentos de la tortura, mientras veía como masacraban a sus semejantes, aún así la tradición cuenta que dijo pero se mueve.

No creo a Carromero capaz de semejantes contradicciones en el ámbito de su vida personal.

Aseguro que mantendrá fuera de Cuba iguales declaraciones. De no ser así, su honor personal sería como la inmundicia que llevamos al estercolero.

Únicamente el catolicismo de Payá perdonaría, desde el cielo, tal atrocidad. Si sucediera todo lo contrario, prefiero quedarme donde estoy antes de contar con un aliado de tal catadura en los actuales reclamos por un país mejor.
—–
Vicente Morín Aguado. [email protected]

 


15 thoughts on “Desde la muerte de Payá hasta Carromero

  • el 7 agosto, 2012 a las 8:37 am
    Permalink

    Isidro, ZZzzZZzzzzz. Ese disco ya hase tiempo esta rajado.

  • el 7 agosto, 2012 a las 8:36 am
    Permalink

    y si fuera el partido comunista d cuba el que le llevara dinero al partido comunista de españa..o el partido islamico d Iran a un partido d la revolucion islamica de españa..como fuera la historia?

  • el 6 agosto, 2012 a las 5:25 pm
    Permalink

    Bueno el reconocimiento…”en países normales…” no uno que lleva más de medio siglo bajo amenaza constante de la mayor potencia…¡qué no cejan de meter el hocico en Cuba!

  • el 6 agosto, 2012 a las 12:57 pm
    Permalink

    Y por que no le permiten a la viuda de Paya entrevistarse con Carromero?

  • el 5 agosto, 2012 a las 9:06 pm
    Permalink

    Eugenio, te voy a contar lo que pasaría en España o Suecia, NADA! En países normales tienes el derecho de encontrarte con quien quieras y eso incluye partidos o organizaciones opositoras al gobierno actual. Incluso les puedes dar dinero, equipo electrónico o otro tipo de ayuda. Ese argumento esta mas que viejo.

  • el 5 agosto, 2012 a las 5:52 pm
    Permalink

    Por favor. Es un caso más que claro. Por qué se esfuerzan en crear una novela??? Fue un accidente, y punto. Por qué no hablar de las acciones extraterritoriales de los “políticos” europeos??? Qué hubiera sucedido si el hecho ocurre en España o Suecia????

  • el 5 agosto, 2012 a las 11:33 am
    Permalink

    Senor Vicente,
    Las declaraciones de Carromero fuero hechas frente a una camara, no frente a un grupo de periodistas nacionales e internacionales, o sea estas declaraciones fuero hechas en un ambiente contralado, si a este senor le hubiese dado por decir algo diferente, entonces se hubiera apagado la camara y cerrado el microfono y se hubieran grabado tantas tomas de esta escena hasta lograr el producto deseado. No cree ud?
    Es solo cuestion de sentido comun saber que no hubiera servido de nada decir algo diferente. Ahora, cuanto hubiera ayudado a la credibilidad de la investigacion y los hechos si se hubiera hecho una rueda de prensa con periodistas de todas las agencias noticiosas. Por que no se hizo? Por otro lado, el sueco dijo que no haria ninguna declaracion para no perjudicar al espanol, el sabe que decir su verdad podria perjudicar a Carromero, por lo que me parece correcto que no lo haga hasta que este no se encuentre en una posicion mas segura.

  • el 5 agosto, 2012 a las 9:15 am
    Permalink

    ¡Vaya, se hizo la luz!
    Según este artículo, el señor Carromero luego de ser sometido a técnicas de interrogación soviéticas NO puede cambiar su declaración una vez que vuelva a su país.

    Algo así como un pacto con el diablo en que si te desdices no solo pierdes el alma, también el honor. Esto me suena a los “juicios de Dios” donde la Inquisición obtenía confesiones bajo tortura, y a los conversos se les premiaba estrangulándolos antes de prender la hoguera.

    Además el hereje es acusado por lo que supuestamente hará en el futuro, incluyendo vender su alma a Hollywood (que más izquierdoso no pueden ser).

    Tal parece que Hatuey tuvo mejor suerte, porque no le censuraron sus últimas palabras; y Fray Vicente Morín le niega este derecho a un infelíz y acobardado hereje que todavía está en la Silla de Judas en 100 y Aldabó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *