Desarrollo local y empoderamiento de la ciudadanía en Cuba

Por Maya Quiroga

Sin agua. Foto: Juan Suárez
Sin agua. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Imagínese que usted tuviera la posibilidad de decidir, en asamblea de vecinos, cómo invertir una parte del presupuesto público en función de mejorar y transformar su comunidad. Imagínese que su edificio tiene un reglamento, conocido por todos los vecinos, y de estricto cumplimiento.

Todo lo anterior es posible. No se trata de una utopía. Así funciona, en muchos países del mundo, la convivencia en un barrio, un edificio o un municipio. A esos mecanismos de participación ciudadana, que vieron la luz en Porto Alegre, Brasil, durante la década de los 80 y principios de los 90, se les conoce como ejercicios de Presupuesto Participativo.

En Cuba se han realizado algunos intentos de convocar a las personas para que decidan sobre el destino de los recursos de la ciudad, pero, hasta la fecha, todos esos ejercicios se han quedado en la fase de experimentación.

Entre los partidarios de darle voz y voto a la ciudadanía para garantizar un desarrollo local y como una de las vías para solucionar los problemas de la localidad, se encuentra el sociólogo español Carlos García Pleyán, quien se ha manifestado en varias de sus conferencias y artículos, acerca de la necesidad de “repensar la relación entre la administración y los ciudadanos e introducir la planificación y el presupuesto participativos”.

Actualmente, en la Isla existen un cúmulo de insatisfacciones, insuficiencias y deficiencias en la respuesta a las demandas ciudadanas por parte de los delegados de la circunscripción, quienes al no contar con un presupuesto local, no pueden solucionar todos los problemas vigentes tras años de deterioro acumulado. Esa es una razón más para incrementar la participación de los ciudadanos en la transformación de su comunidad.

Reparacion de celulares
Reparacion de celulares.  Foto: Juan Suárez

Hoy, casi resulta imposible e inoperable que el Estado asuma funciones, que en otros países recaen sobre los ayuntamientos locales, como pueden ser: la reparación de aceras, pintura y arreglos de los edificios multifamiliares, entre otros.

La realidad está atravesada por muchos factores multicausales. “¿Qué se decide a nivel de los gobiernos municipales o provinciales? ¿Tendrá La Habana su propio presupuesto como ciudad o continuarán siendo los ministerios quienes decidan cómo contribuir al desarrollo de La Capital?”, se pregunta García Pleyán.

Trabajo no estatal en Cuba

Con la aprobación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, el 18 de abril de 2011 se crearon nuevos espacios y retos para la planificación en los territorios.

El trabajo por cuenta propia, aprobado mediante el Decreto Ley 141 de septiembre de 1993, abrió la posibilidad de desarrollar “negocios privados” que conseguirían influir en el desarrollo local y, a la vez, contribuir a la recuperación, mantenimiento y transmisión de saberes a las nuevas generaciones sobre determinados oficios perdidos.

Al respecto, continúa su reflexión García Pleyán: “Con el paso de la gestión estatal a manos cooperativas, ¿realmente se están empoderando las empresas de las ganancias? En ese proceso hay debates, ensayos, rectificaciones, frenos. ¿Existe unidad de criterios en torno al proceso de descentralización?”.

Mensaje para los jóvenes arquitectos

Un nuevo escenario, en el que se introducen un conjunto de variables externas que van desde el tema precio, hasta la política y la cultura, en su más amplio sentido, se ha abierto en Cuba tras el inicio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos.

Jóvenes cubanos. Foto: Juan Suárez
Jóvenes cubanos. Foto: Juan Suárez

García Pleyán conmina a los futuros arquitectos de la Isla a utilizar como instrumento para explorar ese futuro incierto, la metodología de la prospectiva o las situaciones posibles, que se puede aplicar lo mismo a escala de edificio, barrio o ciudad, al desarrollo urbanístico horizontal o al sector inmobiliario:

“Exploren el futuro y prepárense para lo que va a pasar. Solo si están bien preparados podrán ejercer como emprendedores a través de la alianza entre equipos transdiciplinarios.

“En el mundo hoy no se construye nada sin antes hacer un estudio económico, arquitectónico, urbanístico y que tenga en cuenta la rentabilidad. No debemos renunciar a construir hacia las alturas, pero hay que pensar en el contexto socio-cultural y económico cubano.

“Salgan del aspecto físico, arquitectónico y estético, e introduzcan otros ingredientes como el derecho urbano, la economía, la sociología. Una parte del oficio es estar informado. Deben saber sobre el alquiler de los terrenos, acerca de la legalidad, las regulaciones urbanísticas y el valor de la tierra. Por ejemplo, un parque iluminado eleva el valor del suelo”, explica.

El reconocido docente, autor del artículo La Habana, ¿una ecuación imposible?, insiste en el tema de la participación ciudadana: “Es muy importante contar con la opinión de todas las personas, antes de acometer una obra. Para ello tiene que existir una descentralización de las funciones del Estado que permita mayores niveles de participación familiar. Eso es mucho más rentable y urgente en condiciones de propiedad colectiva como las que existen en Cuba”, concluye Pleyán.

El futuro dirá la última palabra, pero solo desde el barrio se puede encontrar la solución a los problemas de la comunidad, con un planeamiento estratégico serio, siempre que se les den incentivos a las personas para que laboren en aquellas actividades necesarias y beneficiosas para la colectividad.

 


12 thoughts on “Desarrollo local y empoderamiento de la ciudadanía en Cuba

  • el 24 diciembre, 2015 a las 7:06 pm
    Permalink

    El “pa su escopeta” era para Dany, no para Maya. Ahora, si hay cierto arroz con mango en el artículo . “un barrio, un edificio o un municipio”, son cosas muy diferente. Ejemplo. Aquí en España en todos los edificios de apartamentos (pisos), hay lo que se llama la “comunidad de vecinos”.. Hay un pago obligatorio para mantener el inmueble y resolver problemas pertenecientes al edificio y tiene sus estatutos. Existe la “Asociación de vecinos” que cualquier grupo de personas pueden crear en un barrio o en un pueblo pequeño. Por ejemplo si se va a hacer una fiesta en un barrio o un pueblo se crea una asociación para ese evento si no hay ya una. Y por ultimo esta el Municipio, donde si se paga impuestos y se eligen Alcaldes y Diputados y tienen su sede; El Ayuntamiento. Son tres cosa diferentes, cada una con sus particularidades y diferentes niveles. Cada estancia tiene su logica. La unica obligatoria es la comunida de vecinos en los edificios.. Una vez que usted compra un piso, existe el tema de que hay que arreglar el elevador o la calefacción si se rompe, área comunes y cosas asi. Aun asi no es ningún jardín de rosas.. Los hay que dicen que el vive en el primer piso y no usa el elevador, el otro que no pone la calefacion y por lo tanto no tiene que repararla, etc. A veces la cosa termina en los tribunales. Como quiera que sea, siempre interactúan individuos autónomo y no hay ninguna participacion del Estado. Asimismo los que viven en pueblos o zonas residenciales en casas no estan obligado a tener ninguna asociación de vecinos ni probablemente la necesiten. La luz en la calle, el arreglo de las calles, etc, eso es publico y ya esta pagado y es asunto del municipio.

    Ya el nivel municipal tiene un marco social mas amplio, entran diferencias de pensamientos y forma de ver las cosas y como solucionarlas; LA Política . Durante la Transición se les llamó asociaciones politicas, pero después se le dio su verdadero nombre; Partidos Políticos. El partido socialista, el liberal, el conservador, el social cristiano, el comunista, etc. Ahi es donde esta el meollo de la cuestion. Para que existan ya sea “asociación de vecinos” o formaciones politicas, se requiere, “libertad de asociación” o mas claro; Libertad. Sin libertad no hay ni “empoderamiento del ciudadano ni desarrollo social” Se puede empezar por abajo, pero hay que seguir subiendo, llegar al municipio, después la provincia y finalmente el Parlamento Nacional. Eso se llama Democracia Parlamentaria Multipartidista. Es lo que existe en todos los países del mundo o aspiran los que no la tienen. A pesar de sus defectos, funciona. No hay que limitarla a nivel de barrio solamente, ni hay que estar reinventando la rueda. Limitar la politica al barrio es limitar al ciudadano y la democracia. Esperen una “democracia de barrio” en la próxima Constitución Cubana. Pero eso no va a solucionar nada.

    Felices Pascuas y Prospero Año Nuevo a todos.

  • el 24 diciembre, 2015 a las 8:08 am
    Permalink

    No tengo mucho mas que agregarle a la respuesta de el Bobo, solo que Dany , para explicar su punto de sta, utiliza el insulto, la guaperia. Eso explica lo mucho que hay que cambiar en Cuba. El deterioro antropologico que demora muchos mas años en superar que el deterioro económico.

  • el 24 diciembre, 2015 a las 7:40 am
    Permalink

    Dany no te ganas la jabita este mes.Los comentaristas te han tenido que alfabetizar, porque estás perdido.

  • el 24 diciembre, 2015 a las 5:47 am
    Permalink

    Hay que explicarle a Dany ciertas cosas para que pueda darse cuenta de porque Cuba esta bien jodida. Primero, ninguna compania aqui en Miami (es un ejemplo) ni usa ni necesita del dinero publico para operar y seguir produciendo bienes y servicio, solo en Cuba el estado fiscaliza y controla todo el dinero a su conveniencia incluyendo el que necesita las empresas para operar , es normal que gasten en politiqueria y propaganda el dinero que se necesita para producir bienes, por eso nada es rentable en Cuba. Segundo, el alcalde de Miami no puede robarse dinero alguno porque se lo robaria a los policias, bomberos , maestros publicos y se meteria en un gran problema, lo mas que puede hacer es dar concesiones a companias por proyectos publicos , causado por el hecho de que hay muchas companias dispuestas a llevar a cabo el proyecto y dinero para pagarles , algo que no sucede en Cuba porque nadie se arriesga a trabajar en un proyecto sin garantias de que le paguen

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *