De la contención, el aislamiento y el cansancio ante las protestas populares

de México, Colombia, Cuba…y ¡Feliz año nuevo!

Vicente Morín Aguado

Foto: Caridad

HAVANA TIMES — El arresto de varios opositores días atrás en la Plaza de la Revolución canceló la idea de un 2015 feliz para la totalidad de los cubanos. En Cuba unas mujeres vestidas de blanco llevan varios años desfilando por las calles portando una flor en calidad de único armamento. No faltan acciones represivas contra estas disidentes de la política oficial.

Hace dos días se conoció que fue nuevamente detenido el esposo de Yoani Sánchez, periodista colaborador del proyecto 14 y Medio, dirigido por la célebre bloguera que vive en La Habana.

Recuerdo que, inexplicablemente, años atrás Yoani fue detenida cuando intentaba viajar a Bayamo para asistir al juicio oral y público donde el principal acusado era un chofer irresponsable, un español de apellido Carromero, quien condujo a la muerte al conocido disidente católico Oswaldo Payá Sardiñas.

Luego del premio Sajárov, Payá era intocable en Cuba, sin embargo, acercase a su persona resultaba todo un desafío a las autoridades, listas para impedir cualquier contacto con el prestigioso político opositor. La estrategia fue contener, aislar, y al pasar el tiempo, demostrar que se trataba de alguien inoperante, incapaz de ofrecer una alternativa válida.

La historia tiene antecedentes fuera de nuestras fronteras, no es una invención comunista, es bueno hacer un poco de historia:

El primero de enero de 1994 el Sub Comandante Marcos retó al corrupto y probadamente ineficaz estado mexicano. Pasados los míticos veinte años, Rafael Sebastián Guillén Vicente es noticia de segundo orden, sin implicaciones directas importantes en la política de su país.

México fue el único gobierno latinoamericano que no aceptó el aislamiento de Cuba dictado por Washington, cuando gobernaba la dictadura institucional de un partido político, el PRI, en tanto el país respetaba en apariencia las formas democráticas tradicionales. Desde la patria azteca llegó la revolución cubana. Las élites del poder ensayan en la nación vecina una mecánica de resistencia a las protestas populares cuya esencia es apostar por el cansancio.

Pasados tres meses exigiendo el regreso de 43 estudiantes secuestrados durante un operativo organizado entre policías y narcotraficantes, el presidente mantiene un diálogo de sordos, en tanto los estudiantes no aparecen y, por supuesto, al menos vivos no aparecerán a no ser que ocurra un milagro propio de la Virgen de Guadalupe.

Vuelvo al muy mediático Sub Comandante Marcos, a las igualmente bien divulgadas internacionalmente Damas de Blanco, la pregunta es qué pasará al cabo de los años cuando existe un estado autoritario, con dinero suficiente, capaz de pagar toda la gente necesaria para capear el temporal, apostando por el inevitable cansancio.

En México, país formalmente democrático, aplicaron inicialmente la contención contra los insurgentes zapatistas, llegando hasta permitirle al súper Sub Marcos la posibilidad de organizar un partido político y andarse de gira por el país. No olvidar que semejante táctica se aplica en Colombia ahora con las FARC.

Cuba anda de cambios, vamos hacia una sociedad diferente a la proyectada cinco décadas atrás por la alta dirigencia revolucionaria, encabezada por los hermanos Castro. El propio Raúl lidera estas inevitables transformaciones, aunque declara que se hará “sin renunciar a uno sólo de nuestros principios.”

Cualquier ciudadano con un mínimo de sensibilidad rechaza la actuación del gobierno presidido por Peña Nieto, incapaz de resolver el reclamo de los 43 estudiantes desaparecidos. En Cuba no sucede algo parecido, andamos lejos de tales atrocidades, sin embargo, la estrategia de la contención primero, al aislamiento y finalmente el cansancio después, bien vale al autoritarismo vigente.

Se trata de cercar al enemigo, no pelear directamente, al menos la menor confrontación posible, luego pasar al detalle de permitir las protestas sin que la sangre llegue al río, con un final tan largo como sea necesario, incluso interminable porque un estado burocrático tiene capacidad de resistencia para diluir en el tiempo cualquier protesta popular.

México muestra el camino, hasta ahora exitoso de sus élites gobernantes, Colombia le sigue, hay otros ejemplos y Cuba no está fuera de estas prácticas represivas. No es un asunto de derechas o de izquierdas, es un problema del estado, órgano represor así calificado por la mismísima ideología marxista.

La suerte está echada, queda una respuesta inteligente ante la estrategia de la contención, el aislamiento y el cansancio, cuya esencia está en algo más allá de mulatas, rones, música y demás celebraciones, propias de los que continúan considerándose supervivientes.
—–
Vicente Morín Aguado: [email protected]

 


11 thoughts on “De la contención, el aislamiento y el cansancio ante las protestas populares

  • el 9 enero, 2015 a las 5:20 pm
    Permalink

    “El arresto de varios opositores días atrás en la Plaza de la Revolución canceló la idea de un 2015 feliz para la TOTALIDAD de los cubanos” – nos dice Vicente con la banda sonora del dúo de la Doctora Azor y Jorge Alejandro Soca Curbelo como fondo. ? No creen que están apretando? Es posible que haya algún que otro cubano insensible al “maravilloso” e “innovador” arte de Tania Bruguera, que en su negligencia y falta de amor por la democracia pluripartista y todo lo bello, se haya comido su lechoncito asado, tirado su pasillo y tomado su cerveza. Yo sé que lo de la Doctora Azor es el comunismo científico pero por lo menos piensen en esa posibilidad. Vaya me parece que están apretando porque aquí mismo en Miami hubo tremendos fiestones. No es mi caso yo no pude gozar en solidaridad con Uds., y nada me pudo sacar de mi tristeza pero la música se oía altísimo desde la casa de varios vecinos míos.

  • el 8 enero, 2015 a las 2:47 pm
    Permalink

    Vicente:

    De sobra sabes, porque lo viste con tus propios ojos, que a mí lo que me sobran son buenos libros de historia,, de literatura, de arte, etc (Menos matemáticas, física y química, que nunca fueron lo mío). De hecho te llevaste para Cuba unos cuántos de mi biblioteca digital. De lo que veo en mi tv (A no ser que me hayas mentido, y no creo que haya sido así) bastante que te gustó la serie histórica de la que viste algunos capítulos. Y lo del market…. bueno, mejor lo dejamos ahí. yo soy gente de palabra hasta el final. Realmente me asombras, Vicente.

    Lo del anticastrismo y de lo de estar contra la hipocresía y la doble moral que hay en Cuba lo mismo entre tirios que entre troyanos, eso no me lo quita nadie.

  • el 8 enero, 2015 a las 2:44 pm
    Permalink

    isidro:

    Las damas de Blanco no secuestran, no extorsionan, no matan con minas antipersonales, no reclutan a menores y le ponen un arma en la mano, no tienen a nadie encadenado como un perro rodeado de vallas de alambre en medio del monte; no trafican con droga; ni siquiera van a casa de un chivato a caerle a huevazos y, menos aún a fgolpes, no lo hacen siquiera ni con la gentuza arrastrada y neofascista que gritan cobbardemente “machete, que son poquitas”

    Hay que ser muy malintencionado y muy mentiroso para escribir lo que escribiste. cómo se ve que ¿Perteneciste’ al aparato de propaganda castrista.

    Yo fui cuando vivía en Cuba, soy y seré partidario del embargo y de la mano dura con el gobierno cubano, pero no apoyaría , ni de lejos una intervención extranjera en Cuba JAMÄS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *