De Generales y Doctores

Dariela Aquique

Carlos Loveira. Foto: ecured.cu

HAVANA TIMES, 17 feb. — De Generales y Doctores” es una novela de Carlos Loveira, cuya trama acontece en la primera década del siglo XX cubano que ilustra la sociedad de aquel período mostrando excelentes perfiles de la misma.

De ella se ha dicho, se propone ser una de las obras fundamentales de principio del siglo pasado, ya que releva con elocuencia la realidad del país y compone un cuadro de la sociedad frustrada en sus anhelos independentistas por la intervención norteamericana.

Evidentemente no entenderán el porqué de esta cita.  Es que ahora mismo establezco comparaciones entre la realidad actual y apelo a las memorias emotivas recordando pasajes de años atrás y claro está que salvando las distancias, porque no hay paralelismos, no deja sin embargo de haber analogías.

Se me ocurre que de la novela tomaré como pretexto lo sugerente de su título para desarrollar mi artículo y también, ¿por qué no?, su afán de mostrar una sociedad frustrada en sus anhelos aunque por razones totalmente diferentes.

DE GENERALES

(La Habana, Cuba.  1988-1989)

Corría el año 1989 y no se hablaba de otra cosa que de la Causa No.1, todos esperaban impacientes frente a la televisión a que comenzara la trasmisión de la vista.  Se trataba del juicio al General Arnaldo Ochoa Sánchez y a trece involucrados en el delito de alta traición a la patria por acciones de corrupción y probados vínculos con narcotraficantes.

Todo el pueblo vio detalle a detalle aquel juicio hecho público como un ejemplo que hiciera escarmentar a los que osaran poner en entredicho la moral revolucionaria y el nombre del país en la arena internacional.

Los capítulos en la TV durante un mes, las extensas notas de prensa y hasta un libro que registró toda la historia con fotos, además, recogieron las tristes memorias del nombrado caso Ochoa.

Arnaldo Ochoa en el juicio de 1989.

El hecho es que el General, el 12 de junio de 1989 fue enjuiciado por tráfico ilícito  con narcotraficantes internacionales; utilización  del espacio aéreo, el suelo y las aguas cubanas para actividades de este tipo y avergonzar a la Revolución con actos calificados como de alta traición.

Un año antes, en 1988 se le acusó de estar vinculado a oficiales del Ministerio del Interior cubano para la realización de operaciones de narcotráfico con el Cartel de Medellín.  Según relata el diario Granma, Ochoa y sus cómplices, conspiraron para transportar seis toneladas de cocaína vía Cuba, recibiendo a cambio 3,4 millones de dólares.  Fue fusilado por decisión de un Tribunal Militar el 13 de julio de 1989 en La Habana junto al coronel Antonio De La Guardia, el capitán Jorge Martínez y Amado Padrón.

De Wikipedia y otras fuentes: Arnaldo Ochoa Sánchez (Cacocum, 1930 – La Habana,  1989) fue General de División de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba.  Incorporado desde temprana edad a la lucha armada de la Sierra Maestra en la columna 2, bajo las ordenes de Camilo Cienfuegos contra el gobierno de Fulgencio Batista.

Tras el triunfo revolucionario, cursaría estudios en la antigua Checoslovaquia y la ex Unión Soviética, recibiendo entrenamientos militares.  De un vastísimo curriculum, se destacan sus acciones en Bahía de Cochinos, 1961.Su notable participación durante la crisis de los misiles, 1962, sus acciones en Venezuela entre los años 1966 y 67 y sus proezas militares en la guerra de Angola en los años 70.

Ostentó los cargos de Subjefe del Estado Mayor General, Jefe de las Construcciones Militares y del Ejército Occidental y Jefe de la Misión Internacionalista en Angola.  Nombrado “Héroe de la República de Cuba” por su actuación en diversas campañas militares, fue el General con más condecoraciones que se hayan otorgado en el país.  Miembro del Comité Central del Partido Comunista.

No bastaron sin embargo tantas hojas de servicio a la Revolución, el General había traicionado y como en la antigua Roma: “a los traidores se les paga con la muerte”

Era un héroe de la patria, un padre de familia, un hombre como cualquier otro que responsable de sus acciones debe pagar por ellas, si es el caso.  En esta historia Ochoa lejos de pagar por sus actos, estaba pagando el alto precio de la moral comunista, del intachable nombre del país y ante esto no hay vacilaciones.

El General no fue solo juzgado y ultimado, antes de esto tuvo que pasar por el vergonzante y público estado de opinión de todo un pueblo, que veía caer a otro de sus ídolos y lo enjuiciaba inexorablemente.  Todo un pueblo exacerbado ante las malas actitudes y toda esta ira dirigida nada menos y nada más que por la más alta dirección del gobierno.

Yo era muy joven y tengo aún muy fresca la imagen de aquel hombre en la pantalla, su cabeza reclinada hacia delante, su camisa a cuadros y su mirada fija tras los espejuelos.

Pasaron los años y muchos siempre creyeron que fueron extremadas las medidas contra Ochoa, pero como es lógico, estas son de las verdades que se deben callar, solo porque no se nos está permitido decirlas.

DE DOCTORES

(La Habana, Cuba.  2010-2011)

Por estos días hay cierta conmoción entre las gentes a causa de la noticia: Concluso para sentencia el juicio por los hechos del Hospital Psiquiátrico de la Habana, publicada el 24 de enero del 2011 por el sitio  http://www.cubadebate.cu y cuyo encabezamiento reza: Entre los días 17 y 22 del presente mes, los principales implicados en los hechos ocurridos en enero del pasado año en el Hospital Psiquiátrico de La Habana, fueron juzgados por la Sala Segunda de lo Penal del Tribunal Provincial Popular de esta capital por los delito de Abandono de Menores, Incapacitados y Desvalidos, y Malversación.

Continúa diciendo: El Fiscal en su acusación, en el acto del juicio oral y público solicitó para el director del Hospital Psiquiátrico de La Habana, los vicedirectores de las áreas de Psiquiatría, Clínico-Quirúrgica, Enfermería y Administrativa, y la especialista principal de dietética, sanciones de privación de libertad que discurren entre 6 y 14 años, y así continua explicando otros detalles.

El Hospital Psiquiátrico de La Habana

Días después, el 31 de enero, saldría otra nota en el mismo sitio diciendo que se había dictado sentencia, en virtud del juicio celebrado entre los anteriores días 17 y 22, que la Fiscalía considerando a los acusados como culpables, probados los hechos, según grado de participación indistintamente en los delitos, en su modalidad agravada al producirse la muerte de varias personas, y en consecuencia, impuso sanciones privativas de la libertad entre 5 y 15 años; y en relación con una acusada el límite máximo de multa prevista en el Código Penal.

Transcurrió todo un año desde aquella primera noticia, después de que circularon libremente por vía extraoficial una serie de fotografías, bastante espeluznantes de la autopsias de los fallecidos.

La resumida nota informativa, salió en el periódico Granma, el 15 de enero del 2010, e intentó endulzar los hechos para justificar lo no-justificable.

En el Hospital Psiquiátrico de La Habana, que dispone de 2500 camas, se ha producido durante la última semana un incremento de la mortalidad en los pacientes ingresados.  En total se reportan 26 fallecidos.  Estos hechos están vinculados con las bajas temperaturas de carácter prolongado que se han presentado (de hasta 3,6 grados centígrados en Boyeros, donde se ubica el hospital) y a factores de riesgo propios de los pacientes con enfermedades psiquiátricas, el natural deterioro biológico debido al envejecimiento, infecciones respiratorias en un año donde esta enfermedad muestra un comportamiento epidémico y las complicaciones de afecciones crónicas presentes en muchos de ellos, fundamentalmente cardiovasculares y cáncer.  Ante la situación descrita, el Ministerio de Salud Pública decidió crear una Comisión para investigar lo ocurrido, la que identificó varias deficiencias relacionadas con la no adopción oportuna de medidas.  Los principales responsables de estos hechos serán sometidos a los Tribunales correspondientes.”

Referirse a las bajas temperaturas, es totalmente irónico, como si nosotros tuviéramos alguna vez 0 grados.  En cuanto a las epidemias, hace preguntarnos cómo es posible, ¡nosotros!, que alardeamos de ser una potencia médica mundial y que prestamos ayuda  en el plano de la salud pública a tantos países en el mundo, nos permitamos este tipo de muerte y por cifras que duplican la decena

Los comentarios al respeto han sido escuetos y concisos, la televisión se ha limitado tan solo a que en ella sean leídas estas notas.

Evidentemente no son tiempos en que al país le convenga la divulgación de sus vulnerabilidades, que necesite ante el mundo dar ejemplos que escarmienten, no son los 80.

ENCUESTA ALEATORIA A CINCO PERSONAS

Del estado de opinión, acerca de la información respecto al juicio y las sanciones impuestas a los responsables por el delito de negligencia médica en el Hospital Psiquiátrico de la Habana, el pasado año.

Perdurabilidad del llamado Caso Ochoa, y el criterio en cuanto a la equidad entre estos dos juicios

Leo, 43 años

Conozco algunos datos, pero no las especificidades, no creo que haya sido bien divulgado y tengo dudas sobre la transparencia del proceso.  Creo que el Director del Hospital y todos los demás sancionados, son chivos expiatorios, la responsabilidad real está más arriba.  Se dice que no tenían frazadas, que estaban rotas las persianas, que estaban desnutridos, pero todo es de oídas, pruebas reales ninguna, porque aquí a penas se informa de los hechos tal cual son.  Si conviene te agobian con la historia; si no, pasa y punto.

Del General Ochoa, claro, fue todo un proceso, duró mucho en la televisión, fue por negocios con capos de carteles narcotraficantes y lo fusilaron a él y otros 3 o 4, no recuerdo exactamente, no sé hasta que punto fue o no justo, han pasado tantas cosas por debajo del tapete y tú ni te enteras, aquí las cosas siempre dependen….

Rey, 36 años

La salud pública en el país, está afrontando un deterioro paulatino, causado por la crisis económica, que trae aparejada miserias humanas.  Ahora se estila que el personal de la salud para resolver a los pacientes ciertas cosas, como un hemograma, un ultrasonido, etc., reciba a cambio regalitos, atenciones, que van desde un bocadito, un jabón, hasta cinco c.u.c y en la capital estas cosas son más comunes que en otras partes del país.  ¿Dónde ocurrieron estos hechos?, en un psiquiátrico, allí la mayoría de los pacientes no tienen familia o han sido desahuciados por ellas, ellos no tienen posibilidades económicas, no le importan a nadie, no habían regalos.

Considero que las sanciones han sido justas, privaciones de libertad e invalidación de los títulos, esto servirá de ejemplo.  Sí creo que pudo haber mayor divulgación, que fue algo escasa.

Del caso Ochoa, recuerdo algunas cosas, yo tenía 15 años, pero recuerdo el juicio en la televisión, creo que también en aquel momento se fue justo con la medida, la droga, su tráfico, eso es un arma letal para la humanidad y había que dar un buen ejemplo, las cabezas se cortan desde arriba.

Katia, 26 años

De este caso se ha hablado muy poco, yo he sabido más en la calle, que en los medios de difusión, sí se ha dicho, pero es que aquí hay cosas que se recalcan hasta el cansancio y esto se tocó y ya.  Creo que las sanciones han sido flojas, fueron 26 pobres gentes enfermas y pagar por eso 15, 14 años, si aquí tú matas a una vaca y te pudres en la cárcel, ¿las reses valen más que las personas?

Del General Ochoa he oído hablar, yo era muy niña y no recuerdo nada, pero siempre se ha hablado, ¿traficaba drogas, no? Y lo fusilaron.  No sé decir si fue justa o no la pena.

Margot, 50 años

Sí creo que ha sido divulgado el caso, en la radio, la TV, la prensa escrita, pero considero que ha sido muy flojas las sanciones, debieron ser más severos, fueron 26 personas enfermas de la mente, que es la enfermedad más terrible que pueda padecer un ser humano.  Por otra parte ahí no se trata solo de negligencia médica, es obvio que en aquel lugar no había control administrativo, no había chequeo de las condiciones materiales, ni de las actitudes, ni de las responsabilidades de nadie.

¿No sé qué hacía la Dirección del Hospital?, se obró de mala fe, es un hecho censurable y en Cuba un escándalo de connotación bien grande, mira que nosotros brindamos ayuda médica a tantos países y que el personal de salud cubano se muestre indolente con sus pacientes.

En la capital pasan cosas terribles en la esfera de la salud, he oído de médicos y enfermeras que pagan para no cumplir con sus guardias, que reciben de pacientes y familiares hasta dinero para darles mejor atención, esto demuestra que no hay sentido de pertenencia.  Eso fue un crimen, no tiene otro nombre y se dice que las condiciones del hospital eran deplorables.

Sí, recuerdo perfectamente, la Causa 1 del 89, el juicio a Ochoa, en aquella oportunidad todos creímos que se estaba siendo justo, ¡droga en Cuba! Y por miembros del ejército, era muy fuerte, aunque creo que dar muerte a alguien es un poco extremo.  Después de eso ha habido muchos casos de corrupción por altos dirigentes y se ha sido más flexible y se ha divulgado menos realmente.

Yela, 30 años

Del Hospital Psiquiátrico de La Habana, por los medios oficiales de difusión realmente se ha dicho muy poco, en mi opinión.  La mayoría de los datos, ciertos o no, y las fotos de los fallecidos han circulado de forma extraoficial.  En Internet aparecen más notas informativas del hecho y del juicio, en diarios y sitios extranjeros que en los cubanos.

Se debió informar más a la población, teniendo en cuenta la expectativa que ha generado todo el asunto.  En cuanto a las sanciones, quizá fueron benévolas, en tanto se trataba del homicidio por negligencia de ¡26 pacientes desvalidos! Siempre he creído que el personal que trabaja en Salud Pública debe ser mucho más sensible y cuidadoso puesto que tratan a personas con necesidades que escapan a su voluntad.  En Cuba se han aplicado sanciones más severas por causas menos graves.

La Causa 1/1989, del conocidísimo Caso Ochoa, fue y sigue siendo muy controversial.  De la televisión lo recuerdo vagamente porque era muy pequeña.  Mi familia conservó el libro y ahí conocí los detalles.  Los delitos eran muy delicados: militares traficando con drogas y otras cosas.  Sin embargo, el mismo Fidel Castro ha dicho que no se pudo probar que fuera para enriquecimiento personal.

Por otra parte, la pena capital aquí lleva años en moratoria y las veces que se ha aplicado con prontitud ha sido por casos con un trasfondo político, como este y el de los hechos de marzo o abril del 2004.  Mucha gente se pregunta por qué no se elimina, también esto es muy polémico.  Con Ochoa se dio un ejemplo al mundo, creo que esa fue la intención, aunque opino que se les fue un poco la mano, fueron fusilados muy poco tiempo después de la aprobación por el Consejo de Estado, como si se tuviera prisa por aplicar la sanción.

DE GENERALES  Y DE DOCTORES

(Cuba, Hoy)

Foto desde Trinidad, Cuba por Elio Delgado.

Comentaba al principio que de la novela tomaría su título como un buen pretexto y he estructurado así mi comentario.  También en la manera en que el autor reflejaba en sus páginas los anhelos frustrados de una sociedad.

He dicho muchas veces que pertenezco a una generación que se siente mayormente fracasada, hemos tenido muchos Dioses rotos y el grado de credibilidad y de sentido de pertenencia para con nuestro proyecto político y social ha quedado más de una vez en tela de juicio.  No es el juicio del General, no es el juicio de los Doctores, es el juicio del pueblo que será siempre el mejor de los jueces.

La Cuba de principio del siglo pasado vista a través de un novelista que nos habla de corrupción, de politiquería.

La Cuba de ahora mismo vista a través de un artículo periodístico que hace mención de actos de corrupción por altos militares hace veinte años (dentro de la Revolución), que habla de malversaciones, de negligencias médicas, hace tan solo un año (dentro de la Revolución).

De manejos de la información (la mucha o poca difusión de hechos determinados, a conveniencia o no de la política del país según contextos y coyunturas sociales e históricas), esto es directamente proporcional a un pueblo en parcial o total escepticismo.

2 thoughts on “De Generales y Doctores

  • A quién escribió su comentario con un tono de resentimiento y marcada tendencia a ser inquisitivo, le respondo que soy profesional e informada, en cuanto a Wikipedia, dice exactamente: de Wikipedia y otras fuentes. Cito a la wiki, porque es ahora mismo una de los compendios de consultas más visitados y como escribo para un sitio digital no debía referir textos de no acceso o desconocidos para los lectores.
    Sé perfectamente porque fue fusilado Ochoa y lo de General, ¿si usted supo interpretar el artículo?, es un recurso literario donde establezco alegorías entre los dos juicios y el título de la novela de Loveira.
    No entiendo que le molestó tanto, ah pero pese a que había sido degrado el juicio fue militar, usted que tiene tanta información, ¿me lo explica?

  • Seria necesario, que al menos el autor (a) de este artículo fuese un poco más profesional e informado; Ochoa ya no es General porque lo degradaron a nada antes de fusilarlo. Poner a Wikipedia como referente es un síntoma de banalidad. Ochoa fue fusilado porque narcotraficó, como cualquier idiota, que toedo el mundo “sube” hasta el nivel de su incapacidad. Y el fue un traidor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *