Curiosas diferencias entre cubanos

Por Nike

HAVANA TIMES – Hace tiempo me llama la atención la diferencia entre el cubano que vive aquí desde que nació sin salir a otro lugar que no sea el trabajo y la escuela de sus hijos y el que vive fuera de Cuba

Ese que vive aquí es derrotista, amargado, solo habla de enfermedades y hospitales, además siempre ve el lado malo de las situaciones y nunca lo bueno,  que aunque lo tenga rebusca y encuentra algo negativo y te lo restriega como una conquista, además de gustarle discutirlo todo y llevar siempre la contraria en cualquier tema.

Es hipocondriaco y siempre se está quejando y criticándolo todo sin ver las cosas buenas que tiene la vida. (Esto sin generalizar)

Sin embargo, el que viene es toda luz, alegre, positivo, lleno de optimismo, despejado, y con deseos de ayudar, complacer  y darle alegría a los seres queridos que dejaron en Cuba.

¿Qué piensan ustedes?


11 thoughts on “Curiosas diferencias entre cubanos

  • el 1 noviembre, 2018 a las 5:51 am
    Permalink

    Hay de todo en la viña del Señor, pero algunos de los que vienen es cierto que quieren vacacionar y gastar su dinero como le da la ganas y no piensan en ayudar a su familia realmente, creen que con 100 CUC le solucionan la vida.

  • el 29 octubre, 2017 a las 8:45 pm
    Permalink

    Citó y pongo mi opinión

    “Ese que vive aquí es derrotista,amargado, solo habla de enfermedades y hospitales, además siempre ve el lado malo de las situaciones y nunca lo bueno, que aunque lo tenga rebusca y encuentra algo negativo y te lo restriega como una conquista, además de gustarle discutirlo todo y llevar siempre la contraria en cualquier tema.
    Es hipocondriaco y siempre se está quejando y criticándolo todo sin ver las cosas buenas que tiene la vida. (Esto sin generalizar)”

    – Te falto poner : oportunista, hipócrita, escalador, conformista, miope, embobecido, miserable, mentiroso, ladrón, corrupto, histérico, agresivo, traicionero, envidioso, insensible, incapaz de dialogar, respetar y aceptar la diferencia.

    “Sin embargo, el que viene es toda luz, alegre, positivo, lleno de optimismo, despejado, y con deseos de ayudar, complacer y darle alegría a los seres queridos que dejaron en Cuba.”

    Te falto agregar también quien no le interesa venir a Cuba porque le duele ver la miseria generalizada en que vive el pueblo.

    Está también quien viene a Cuba a restregarle en la cara al otro lo bien que vive en la YUMA y especula con lo poco que tiene allá, claro la mayor de las Antillas es el mejor país para humillar al igual. Además que es el mejor sitio para hacer negocios que dan dinero a corto plazo siempre y cuando estés en buena con el gobierno.

    El que llega también viene a ayudar a sus familiares porque es lo único que puede hacer hasta que logre, si es que le da la plata, sacar al resto de la familia del país.

  • el 28 octubre, 2017 a las 10:11 am
    Permalink

    atanasio:

    Habría que ver cual es el concepto de “miseria” que tú manejas, porque no he conocido a nadie viviendo en lo que yo entiendo por miseria, que me dijera que era feliz; es más, aún viviendo con su familia nadie que de verdad la quiera puede ser veliz viéndolos pasar miseria. eso de “contigo, pan y cebolla” tiene un límite: cuando faltan la cebolla y el pan.

  • el 27 octubre, 2017 a las 3:39 pm
    Permalink

    Todo el tiempo que vivi en Cuba no me senti pobre, ni amargado, ni pesimista; cuando nos sentimos asi , brincamos pa’ca.

  • el 26 octubre, 2017 a las 12:18 am
    Permalink

    No se puede generalizar, aunque es cierto que la mayor parte de las veces es como se dice.

  • el 25 octubre, 2017 a las 3:30 pm
    Permalink

    Ni todos los que viven afuera son luz, ni alegres ni con deseos de ayudar ni todos los que viven en la isla son amargados, pesimistas y quejumbrosos. El concepto de felicidad es relativo y puedes serlo en plena miseria si para ti el estar al lado de tu familia es lo máximo. Para otros vivir afuera se convierte en una tortura si la causa principal de la salida al exterior se limita a hacer un poco de dinero para ayudar a los que se quedaron. Hay de todo. Debemos a empezar a reconocer la diversidad mental tambien

  • el 25 octubre, 2017 a las 1:47 pm
    Permalink

    Un poco simplon el analisis, diria yo.

  • el 25 octubre, 2017 a las 12:12 pm
    Permalink

    …preguntas que que pensamos???…lo primero que me viene a la mente es si tu pensaste antes de escribir ese articulo…

  • el 25 octubre, 2017 a las 10:25 am
    Permalink

    Nike no es complejo entenderlo. El que llega de visita y/o vacaciones, trae dinerito y quiere pasarlo bien al maximo sabiendo que tiene un boleto de regreso. En cambio el que vive en Cuba tiene que lidiar diariamente con problemas de todo tipo y sin tener idea de cuando podra solucionarlos

  • el 25 octubre, 2017 a las 9:19 am
    Permalink

    son estereotipos. Me parece demasiado generalizado y frivolo.

  • el 25 octubre, 2017 a las 8:58 am
    Permalink

    Nike, yo considero que a los compatriotas que residen en Cuba les falta algo muy importante para el ser humano, me refiero a la ilusión de trazarse una meta (cualquier una) y tener la posibilidad de alcanzarla (o no) , pero al menos poder intentarlo. Los sueños y proyectos devenidos de estos son muy importantes en la vida, son los que te impulsan a seguir, a trabajar más, a buscarte un empleo extra, a montar un negocito (que puede resultar o no) para alcanzar tu sueño; eso en Cuba está sujeto a mil y unas decisiones venidas “de arriba”, por eso el aire de derrota, el pesimismo de muchos cubanos ( al margen que hay quienes, teniendo en Cuba un mínimo de posibilidades de abrirse camino, prefieren seguir en “stand bye” esperando que las cosas les caigan del cielo. Los que vamos yo los dividiría en dos bandos: los que van con el deseo sano de ayudar a sus familias y amigos (aunque sea con un pequeñito presente), cuentan la verdad de lo duro de trabajar para conquistar los sueños y no les restriegan a los que se quedaron lo bien (a veces no tan bien) que viven; en el otro bando van los “especuladores”, todo pachanga, vacilón con jineteras y mostrándose “poderosos” , que dan un regalo y lo hacen como diciendo: el que puede puede; dicen mil mentiras y cuando regresan al “yuma” o a donde sea, van de regreso a un cuartucho a pagar los préstamos del faster a Cubita. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *