Cuba/terrorista: Hipocresía de EE.UU.

Por Álvaro F. Fernández (Progreso semanal)

El terrorista confieso, Luis Posada Carriles, vive felizmente en Miami.

HAVANA  TIMES —  Cuba calificó la decisión de vergonzosa. Permítanme añadir hipócrita. Como se esperaba, el Departamento de Estado anunció la semana pasada (30 de mayo) que Cuba debía permanecer en la lista de estados patrocinadores del terrorismo publicada anualmente y en la que Cuba ha aparecido desde 1982.

Según el sitio web del Departamento de Estado, cuando un país aparece en la lista ha sido “determinado por el secretario de Estado [que ese país ha]… brindado repetidamente apoyo a actos de terrorismo internacional…”

En la actualidad hay cuatro países en la lista de EE.UU.: Cuba, Irán, Sudán y Siria. No sé acerca de Irán, Sudán y Siria. De lo que estoy seguro es que Cuba no merece estar en esa lista.

Pero resulta que si EE.UU. aprueba a un terrorista, entonces es calificado de luchador por la libertad. Otros… terminan en la lista de los abusadores.

Vivo en una ciudad que brinda (y suministra) asilo y ayuda a terroristas –personas que han sido honradas públicamente por algunos de nuestros miembros del Congreso. Buenasos como Orlando Bosch, Luis Posada Carriles, Guillermo Novo Sampol, Pedro Remón et al. ¡Vaya! A Orlando Bosch lo ayudó la familia Bush, Ileana Ros-Lehtinen e incluso Raoul G. Cantero, que más tarde fue nombrado juez del Tribunal Supremo del estado de la Florida por –adivinaron– el entonces gobernador Jeb Bush.

Pero eso va más allá de Miami… ¿o cómo debiéramos llamar el gulag de la bahía de Guantánamo, donde EE.UU. hace lo que le place con los prisioneros –incluyendo el uso de la tortura?

Durante décadas, EE.UU. ha situado al mundo en únicos y peligrosos caminos. He aquí tan solo unos ejemplos:

Es el único país que lanzó dos bombas atómicas sobre otro país, diezmando a dos ciudades en Japón (y a los que se encontraban en los alrededores), matando y destrozando en el proceso la vida de millones.

¿Quién ayudó a derrocar un gobierno elegido democráticamente en Irán en 1953? ¡Y todo por el todopoderoso oro negro! Este desastre provocó otro mayor –la revolución iraní de 1979 y el establecimiento de una república islámica encabezada por el ayatolá Ruhollah Komeini.

EE.UU. atacó a pequeños países en el Sudeste Asiático que no le habían hecho nada. Nuestras mejores y más brillantes mentes determinaron que la propagación del comunismo en todo el mundo debía detenerse. ¿O es que hemos olvidado a Vietnam y la Teoría del Dominó del presidente Eisenhower?

El Agente Naranja, un arma química, fue utilizada en Vietnam como parte de un programa norteamericano de guerra para destruir el medio ambiente y mientras tanto matar a cientos de miles. Y luego nos indignamos con otros que usan… ¡armas químicas!

Durante más de medio siglo, EE.UU. ha financiado y entrenado a los responsables de cientos, si no miles, de ataques terroristas a una nación isleña del Caribe con la intención de desestabilizar y derrocar al gobierno de Cuba.

El presidente Nixon y Henry Kissinger tienen las manos manchadas de sangre por el derrocamiento de Salvador Allende en 1973, un presidente democráticamente elegido en Chile.

¿Hemos olvidado que EE.UU. entrenó y financió a Osama bin Laden cuando él se unió a las fuerzas de los muyahidines en Pakistán contra los soviéticos en Afganistán, lo que ayudó después a crear al terrorista más buscado en el mundo… y el terror del 11/9?

Y entonces el presidente George W. Bush mintió para atacar a Iraq al decir que ese país poseía armas de destrucción masiva. Esto provocó la muerte de cientos de miles y ayudó a crear mayor inestabilidad en esa región del mundo. Por cierto, todavía están buscando las ADM.

Estoy seguro que he olvidado cientos si no miles de aventuras de EE.UU. en todo el mundo (o ni siquiera conozco de ellas) para imponer la libertad de EE.UU. a otros.

Y está la pequeña Cuba a solo 90 millas de Cayo Hueso, una nación isleña que por siglos se ha negado a inclinar la cabeza ante el gigante del norte. Y por esa razón son condenados como terroristas.

Como dije al principio, los llamo hipócritas.

Permítanme decirlo de otra manera: EE.UU. debía mirarse en el espejo la próxima vez que decida armar una lista de países terroristas.

10 thoughts on “Cuba/terrorista: Hipocresía de EE.UU.

  • Nathan:

    Un detalle: no es lo mismo Cuba en tiempos de la Guerra Fría, y bajo la dirección de Fidel, que ahora con Raúl, en plena época de la globalización y con el socialismo mundial de capa caída. Este último ha insistido en asumir el diálogo con EEUU, para discutirlo todo, pero sin imposiciones, lo cual me parece justo. Aún no veo reacción positiva y decisiva en Washington.

  • Abundando en el tema de Cuba y el terrorismo, acaba de salir en Cuba un documental hecho en Cuba defendiendo a la banda terrorista ETA. Se titula “Los Deportados” y está dirigido por Lupe Alonso.

    Cuenta la vida como refugiados en Cuba de tres terroristas de ETA. Cuentan lo mal que lo están pasando esos tres terroristas, pero no dice nada, por ejemplo, de que uno de ellos asesinó a Alfredo Ramos Vázques, un propietario de un bar que se negó a pagar el “impuesto revolucionario.” También asesinó a Vicente Zorita Alonso, culpable de ser un político del PP que se oponía a la independencia del País Vasco. Otra persona a quién asesinó fue a un ingeniero de una central nuclear en construcción, porque ETA se oponía a su construcción.

    Otro de los terroristas que ensalzan en el documental participó en el secuestro y asesinato de Martín Barrios, cuya única culpa era ser capitán del ejército.

    El último de los terroristas robó doscientos Kg de dinamita y participó en la colocación de bombas.

    El gobierno cubano no ha presentado ninguna acusación contra Lupe Alonso, el realizador del documental, para procesarlo por enaltecimiento del terrorismo.

    En un blog oficialista se ha colgado el documental completo:

    http://bloguerosrevolucion.ning.com/profiles/blogs/los-deportados-documental-sobre-los-ciudadanos-vascos-expulsados

    Y después dicen que el gobierno cubano no ampara y protege al terrorismo.

  • Estimado Isidro:

    Lo de conversar va muy bien, pero olvida usted que cada vez que USA ha mostrado su disponibilidad para conversar “casualmente” pasa algo y todo va de nuevo para atrás.

    En realidad al gobierno de Cuba, a los Castro, no les conviene conversar con USA, no les conviene resolver todos y cada uno de los problemas pendientes. ?¿Y sabe por qué no le conviene? Pues porque toda la política de Cuba se basa en pelear con USA, porque les conviene seguir diciendo que la culpa de todos los problemas que hay en Cuba la tienen los estadounidenses. Incluso en el Granma hay un artículo que dice que la culpa del racismo en Cuba la tienen los USA. ¡Increíble!

    Si los Castro no tuviesen la coartada del embargo, quedaría al descubierto que no saben gobernar ni llevar las riendas del país, que no saben nada de economía y que no pueden sacar a Cuba del hueco donde la han metido.
    Por eso es que no hay diálogo

  • Gabriel:

    Con la respuesta a Nathan, creo que abordo de algún modo tu inquietud.

    De cualquier modo, reafirmo: Si EEUU se sienta a discutir en serio todas estas situaciones con Cuba, no dudes que todo el mundo saldrá beneficiado. Quizás después de eso no harán fata editoriales de Granma de condena a esas organizaciones, porque Cuba ya no será más la paria que hoy se quiere hacer ver.

    Deberían intentarlo al menos para salir de dudas. Digo yo.

  • Estimado Nathan:
    Has comenzado tu comentario con una buena pregunta, que a mí me viene como anillo al dedo.

    “¿Hasta cuándo vamos a estar cayendo en el juegito del gato y el ratón entre USA y Cuba?”

    1- Partamos de una premisa: ¿Qué autoridad tiene EEUU para erigirse en juez del mundo (y muy especialmente para condenar a Cuba), cuando por decenas de años ha cometido tantas fechorías y ha amparado y prohijado a tantos personajes indeseables (“he’s a son of a bitch, but is our SOB”, decían.) ? ¿Sólo por su poderío militar, porque su expediente moral deja mucho que desear? Arreglados estamos entonces.

    2- De dar por cierto que Cuba le importa un comino a EEUU, ¿Por qué entonces esa enfermiza persecución con todo lo que tenga que ver con la Isla, que en lo personal me hace evocar al bíblico Saulo a la caza de los Nazarenos – y a Jesús preguntándole: “¿por qué me persigues, Saulo?” En buen cubano, eso equivale a un fatídico “encarne”. Y sí, ya lo has dicho, es el juego del ratón y el gato. Y este gato empecinado no se resigna a que se le escape el ratón.

    3 – Aquello de que “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” tiene bastante que ver con el origen de esas “alianzas” cubanas que mencionas (y que personalmente resiento). No pases por alto que Cuba quedó aislada casi totalmente en su entorno natural a instancias precisamente de EEUU, que presionó a toda la América Latina (y logró) que casi todos los países rompieran relaciones con el “monstruo comunista”. Ya ves, hoy Cuba no ha cambiado y, sin embargo, todas esas naciones, menos Costa Rica, tienen embajadas en La Habana. Pero Washington no lo quiere admitir como ejemplo a aplicarse a sí mismo.

    4- Si Washington ha reaccionado cada vez que Cuba le representa un peligro, ¿por qué entonces no reacciona también cuando deja de serlo? Otra pregunta que merece respuesta. Hoy Cuba no tiene a la URSS, ni al Pacto de Varsovia a su lado, no tiene tropas en África, las guerrillas latinoamericanas son historia, con excepción de las FARC, que justo tratan de llegar a un acuerdo con el Gobierno colombiano en La Habana. China sigue siendo “aliada” de Cuba, pero a diferencia del pasado, hoy coopera con EEUU a un nivel mucho más elevado de lo que hace con La Habana. A día de hoy, no hay prueba alguna de que Cuba haya cometido jamás un solo acto terrorista en territorio de EEUU, o para ir más lejos, en cualquier otro sitio. Y si tiene a su abrigo algunos personajes “molestos”, eso bien podría tratarse entre las partes si existiera un diálogo, que es lo primero que se necesita para que los diferentes se pongan de acuerdo en algo.

    5- Si Cuba promueve “disidencia” en Puerto Rico, ¿qué podemos decir de lo que ha hecho Washington en la Isla por más de medio siglo? Me niego a admitir que cada disidente u opositor esté pagado por el Norte, pero de lo que sí no me cabe duda es que nuestro vecino procura valerse de cualquier persona descontenta en Cuba para colar su agenda. Por un medio u otro. Y eso abarca desde los alzados del Escambray hasta algunos de los que hoy intentan constituirse en oposición (Remember Mr. Cason!!!). Como ves, los de Washington han variado la táctica, pero perdura la estrategia. Mientras eso sea así, será muy difícil que exista una oposición genuina y, sobre todo, que sea capaz de calar entre la población.

    Lo que yo trato de demostrar, Nathan, es que en esta bronca no puede haber un culpable único, en exclusiva. Aquí todos, Gobiernos de Cuba y EEUU, y los cubanos de todas partes, tendremos que poner algo, cediendo donde se deba y afirmando donde corresponda. Ya va siendo hora de deponer ciertas crispaciones y de abrigar un tono de pragmatismo. Estoy consciente de que no voy a cambiar tu modo de pensar, ni tú lo harás conmigo, pero hemos hablado y ya eso es un comienzo. Mientras, hagamos algo para que los que tienen poder nos imiten.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *