Cubana cuenta su viaje a EE.UU. atravesando ocho países

Yisell Rodríguez Milán  (Progreso Semanal)

frontera-Mex.-EE.UU_-685x342HAVANA TIMES — Pero llegó. Con hambre, solo dos dólares en la cartera (el mismo “billete de los dos dólares de la suerte” que acompaña a no pocos isleños) y vistiendo la única ropa más o menos decente que tenía después de atravesar ocho países.

Sí, ocho países. Porque Susana —llamémosla así—, de 32 años y graduada de Contabilidad, salió de Cuba con rumbo a Estados Unidos pero comenzando su travesía por Ecuador, y sin intención turística alguna, debió remontar, con miedo, violencia y dolor, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y México, antes de llegar a su destino, con su “sueño americano” en la sien.

Salió de La Habana el 27 de septiembre de 2014 y pisó suelo estadounidense el 9 de diciembre. Ocho días después los presidentes Raúl Castro y Barack Obama anunciaban el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones y con ello un cambio de política.

El 10 de diciembre de 2014, al otro día de llegar, Susana escribió un correo electrónico a su madre en Cuba. No se arrepentía de nada. No daba consejos a nadie. Pero su historia, contada desde la quietud de una habitación a más de 90 millas de su hogar y un corazón todavía asustado por los tres meses más violentos de su vida, tiene el mismo tono inseguro de los correos, SMS y mensajes por Facebook de otros muchos cubanos que se han arriesgado por esa ruta confiando en una Ley que ahora, con el nuevo panorama político, pareciera moverse sobre una “cuerda floja”.

La primera mentira

Todo comenzó el 27 de septiembre del 2014, cuando salió de Cuba hacia Ecuador con su pareja y dos amigos: Marcos y Alejandro.

Antes de partir habían reservado en un hotel que, según la aerolínea que contrataron, era barato pero con buenas condiciones. Ahí sufrieron la primera mentira. “Lo que encontramos fue un sitio terrible y tuvimos que buscar algo mejor, pero era sólo para dormir.”

Una semana después Alejandro, quien los llevó desde Cuba, consiguió el contacto que los sacaría rumbo a Colombia. “Debíamos pagar 900 dólares por cada uno, o sea, entre mi pareja y yo eran 1800. En total, salí de Ecuador con 4 980 dólares.”

“A Colombia llegamos de madrugada. Nos metieron en la casa de un hombre mayor de edad con cara de capo mafioso. Nos dijo que no nos preocupáramos, que estábamos haciendo lo que debíamos porque Cuba estaba malísima”.

Luego supieron que el objetivo de aquel hombre era hacerse amigo de los que viajan para después contarle a la policía por dónde pasarían los cubanos y cuántos eran. “Así los guardias nos quitarían el dinero y le darían un porciento por persona. Cada vez que veíamos a los policías pagábamos 100 dólares por cada uno.”

Cerca de la frontera de Colombia, desde donde continuarían rumbo hacia Panamá en una lancha, los encontró Inmigración. Los oficiales se subieron en el bus y les dijeron: “Pasaportes en las manos que ahora mismo esto se va a filmar para salir en la televisión y van deportados para Cuba”. Consiguieron desesperarlos y le quitaron 300 dólares a cada uno.

Adiós Colombia

En Turbo, una localidad norteña de Colombia, frente al mar Caribe y cercana a la frontera con Panamá ya estaban libres de Inmigración. “Pasamos la noche en un lugar lleno de hombres fumando marihuana como si fueran cigarros normales, con pistolas y que parecían delincuentes”.

“Nos informaron que la lancha para salir de allí costaba 600 dólares por cada uno, pero mi pareja y yo sólo teníamos 750. No nos alcanzaba y me decían que entonces no había trato. Lloré. Pensé que más nunca saldría de allí, que no vería más a mis seres queridos, a mi niño.”

Todavía estaba oscuro cuando al fin les dijeron que sí se irían y corrieron hacia la lancha para completar una travesía de tres horas. “En algún sitio en medio del mar cambiamos de embarcación para una en la que fuimos acostados para que los guardafronteras no nos detectaran. Al bajarnos nos dijeron que si no pagábamos cada uno 100 dólares nos devolvían. Por suerte, entre todos se reunió y se pagaron nuestros pasajes.”

“En el camino subimos una montaña de esas que cuando sales de La Habana ves y piensas que nadie puede escalar. Lo peor fue que al remontarla, descalza porque los zapatos me resbalaban, pisé un pedazo de columna vertebral. También encontré ropas de personas.”

Después de dos horas y media atravesando la loma, cuenta Susana, salieron a una playa conocida como La Miel. Llegaron casi deshidratados, sucios y cansados. “Los pies no me respondían y me temblaban pero estábamos en Panamá.”

Tercer país: Panamá

Unos 25 dólares valía el pasaje en una lancha hacia la ciudad, porque aquel sitio era como una isla. Unas amistades les ayudaron a costearlo.

“Cuando arribamos a Puerto Obaldía, Marcos habló con un amigo para que nos prestara 20 dólares para rentarnos, de lo contrario dormiríamos bajo un árbol. Nunca pasé tanta  hambre como en ese momento. Mientras todos comían cositas, mi marido  me peló como 300 almendras. Por suerte una panameña que trabajaba en una panadería y de la que me hice amiga, nos regaló pan.”

Días después un amigo les envió desde Estados Unidos 400 dólares, con lo que pudieron pagar deudas de sobrevivencia y obtuvieron los pasajes en avioneta hacia la ciudad de Panamá.

“Solo teníamos cinco dólares cuando aterrizamos, lo que costaba un arroz frito. Como eso no alcanzaba para los dos. Compramos pan, un paquete de perro caliente y un pomo de Coca Cola. Después llamamos a un amigo de mi papá que nos envió 100 dólares para llegar hasta su casa que está en Changuinola, pegada a la frontera con Costa Rica. Fueron 10 horas de viaje.”

A la intemperie

Con los amigos de su padre lograron comer como Dios manda después de muchos días. Desayunaron empanada con bistec de res, plátano frito, leche con café y jugo de naranja. “Eso en Cuba es un almuerzo. El amigo de mi padre nos prestó 500 dólares y, después de casi un mes en su vivienda, salimos hacia la frontera costarricense”.

Durmieron en un banco de mampostería al aire libre. “Allí se me encarnó un nicaragüense obsesionado con que me acostara a dormir con él en una rastra. Le dije que no estaba sola y respondió que no importaba, que los tres juntos también estaba bien. Lo rechacé.”

Para salir de ese lugar, escondidos de la policía, recurrieron a un contacto a quien pagaron con 500 dólares más que habían pedimos prestados. “Caminamos tres horas por el monte, oscuro y sin poder alumbrarnos, pero nos perdimos y salimos a una zona pantanosa. Estábamos enterrados hasta más arriba de las rodillas. Ni a mi peor enemigo se lo desearía.”

En una vivienda cercana a la frontera con Nicaragua esperaron que llegara la noche para luego caminar durante la madrugada por la selva. “Al salir a la carretera, nos cargaron a seis personas en cada carro. Por la mañana tomamos un bus en que viajamos durante 12 horas hasta la frontera con Honduras. Unos hombres montaron en caballos a las mujeres para andar más rápido. Si cruzabas el río ya no te podían hacer nada.”

Desde ahí hasta la capital de Honduras fueron 16 horas, y de ahí seguirían hasta Guatemala. “Llegamos después de 24 horas pero debía pagar 700 dólares para que nos cruzaran un río. El bote en que intentamos atravesar iba demasiado cargado —éramos 11 cubanos y 32 hondureños con niños de 3 y 4 años— y comenzó a llenarse de agua. En cierto momento tuvimos que bajarnos y nadar.”

“Horas más tarde nos subieron en un carro (sin techo y con unos tubos para agarrarnos) en los que cruzaríamos terraplenes y zanjas hasta llegar, finalmente, a México. Allí atravesamos el monte frío, por la madrugada, para evitar a la  policía federal que, de todas formas, me atrapó.”

Muda y sola

“En ese momento me daba igual si me regresaban a Cuba. Estaba cansada, pero para que el policía no supiera mi nacionalidad me hice pasar por muda hasta que me dejó salir.”

Susana pudo reencontrarse con el grupo con el que andaba y estuvo escondida en el monte hasta que amaneció. En ese momento los montaron en un bus y a las dos horas de camino los recogieron en una camioneta. “Viajamos acostados unos arriba de los otros para que no viéramos el camino. Quienes nos llevaban trabajaban como lo que son: traficantes de personas. Mi pareja se había quedado detrás porque ya no teníamos dinero para los dos.”

“En el pueblo mexicano de Tabasco, nos metieron en una casa  donde te tratan bien al principio pero después como a perros. Hay una sola cama y los que no entran en ella se acuestan en el piso o sobre una tabla. A las 3:00 de la madrugada nos levantaron de prisa con la orden de salir. Habían cogido a otro guía con 21 cubanos y tenían miedo de que chivatearan a nuestro grupo.”

“Pasaron los días y todo empeoraba. Yo tenía solo una parte del dinero necesario para continuar, así que comenzaron a presionarme. Una noche el patrón de la casa y dos coyotes propusieron que me acostara con ellos para arreglar lo de la plata. Respondí que no me llevaran de gratis, que me entregaran a Inmigración y me regresaran a Cuba. No iba a hacer nada con ellos. Al final no pasó nada. Al caer la noche del día siguiente nos sacaron de ahí para Reynosa… que es la frontera con Estados Unidos. Nos esperaban 1 950 Kilómetros que son como 36 horas de viaje.”

La obligaron a viajar al lado del chofer. “No paró de sacarme conversación”. Durante ese trayecto dos veces tuvieron que “coger el monte”: la primera un desierto, la segunda un sitio fangoso. “Como el guía decía lo que había que hacer mientras manejaba yo se lo tenía que comunicar a los otros cubanos. Era como una traductora. En esa travesía me enterré una espina por encima del zapato y quedé sin poder caminar.”

Fin del trayecto

Finalmente llegaron a una última vivienda en México, para que  se bañaran y se pusieran la mejor ropa disponible a esas alturas para estar presentable al entrar en Norteamérica. Susana vio que en esa casa casi se podría hacer un museo con las cosas que la gente deja: celulares, ropa de todo tipo, zapatos… “porque nada de eso llevas al cruzar el puente donde aparentas no ser cubano.”

“Los guías nos adelantaron un tramo en carro y nos dieron cuatro centavos para que entráramos al puente. Te dicen: “Camina y no hagas caso a nadie”. No teníamos problemas porque los coyotes pagan a los traficantes por cada uno de nosotros para transitar por su ruta. Por eso hay que darles 1500 dólares.”

“Caminé por el puente y al llegar hasta los oficiales presenté mi pasaporte. Dije que quería acogerme a la Ley de Ajuste Cubano, me recogieron el pasaporte, hicieron muchas preguntas, me quitaron mis cosas religiosas y llené unas planillas. Luego me soltaron.”

“Al salir solo podía pensar en cómo iba a llamar a mi familia para que me buscara.  Recordé entonces los dos dólares “de la suerte” que tenía en la cartera desde Cuba, cambié el billete en menudo y llamé a la prima de mi papá. Demoró seis horas en el camino y, cuando lo hizo,  yo estaba casi desmayada. Eran las 7:00 de la noche y no había comido nada desde el día anterior. Pero había llegado.”

Susana arribó a la ciudad de Houston, en Texas, a las 10:00 am del noveno día del último mes del año 2014. Allí vive.


29 thoughts on “Cubana cuenta su viaje a EE.UU. atravesando ocho países

  • el 29 noviembre, 2015 a las 4:00 pm
    Permalink

    Despues de tanto trabajo voluntario, tantas movilizaciones, tantas guardias, misiones militares, tantas reuniones y otras comederas de catibía y de que hemos esperado casi 60 años para llegar al paraíso del proletariado, prometido por nuestro máximo lider, le zumba el mango la estampida de compatriotas. Pero es lógico, el pueblo quiere imitar a sus líderes en lo referente a a la dulce vida. y como los de a pie no podemos ni soñar siquiera con un desayuno decente, pues a encontrarse con el capitalismo cruel y explotador. No se le puede pedir más a nuestro aguerrido y victorioso pueblo. La última palabra ya no es “fidel, seguro a los yankis duro”. Ahora es “sálvese el que pueda”.

  • el 12 noviembre, 2015 a las 10:34 am
    Permalink

    Es verdad las personas cuando llegan se ponen a hablar no sé si por dinero o porque pero dan todos los detalles y es lo que ha echo que la ruta se ponga más difícil aún

  • el 10 noviembre, 2015 a las 7:44 pm
    Permalink

    Yo kiero irme de este país lleno de basura y costras eso es para q vean el trabajo y la necesidad q pasa el cubano

  • el 5 noviembre, 2015 a las 7:25 pm
    Permalink

    Yo no entiendo por que se desgastan en este tema todo el que se sienta cubano de verdad nacido en cuba despues del 59.save por que los cubanos se arriesgan y salen de cuba para cualquier lugar que se le permita.eduardo no es cubano es marciano.de todas formas gracias eduardo por existir para demostrar que todavia quedan estupidos en potencia.

  • el 30 octubre, 2015 a las 8:17 am
    Permalink

    Tremenda gracia esta nueva, lo unico que provocan es que le crean problemas a los siguientes que quieran hacer el mismo camino.
    Son unos irresponsables que solo les interesa su propio bienestar, ya llegaron, felicidades, ahora callense la boquita que le estan creando problemas a los que quieren hacer similar por estar contando tantos detalles.

  • el 24 octubre, 2015 a las 4:59 pm
    Permalink

    Es verdad que fue bien duro, pero llegaste a los Estados Unidos y ahora los problemas que aparecen parece mucho peores que esos, sin embargo yo sigo aki con la illusion de porder irme algun dia…..
    Gracias a dios que estas donde hay que estar

  • el 1 marzo, 2015 a las 1:02 pm
    Permalink

    Eduardo, coincido con Ud. en que la historia debería comenzar por esa parte, por contar la aventura en la SINA. Sin embargo, todos sabemos que los USA tienen una política de doble rasero en cuanto a Cuba y eso, es difícil de cambiar. Lo que si podemos intentar cambiar es la política de doble rasero del gobierno cubano.
    Además, para ser justos, también habría que mencionar el por qué los cubanos nos vemos forzados a emigrar. Y en eso, nada tienen que ver los americanos. El cubano emigraría con el gobierno actual aún cuando EUA no tenga ley de ajuste. Probablemente, no irían más a USA pero sí se quedarían en otros países (probablemente centroamericanos) ya que los servicios fronterizos de EUA son más efectivos que los de los países centroamericanos.
    Si el cubano trabajador viviera con la calidad de vida que viven los generales, los altos cargos del PCC o de la asamblea nacional, entonces el problema sería la inmigración ilegal HACIA Cuba. A mi me resulta hilarante que a estas alturas de la historia de nuestro país, todavía haya personas que crean en la verticalidad del gobierno cubano, y ojo, tampoco confío en el gobierno de USA (y menos aún europeo).
    Hoy en día, emigrar, es la verdadera fuente de protesta del pueblo cubano. Es un símbolo de la miseria social que nos ha dejado la quimera castrista y su incapacidad para proveer un camino sólido, plural y cívico.

  • el 26 febrero, 2015 a las 12:20 pm
    Permalink

    Eduardo:

    No diga mentiras. Los USA le dan visa a quien quieren, como es prerrogativa de todos los países. Si son emigrantes en potencia, se las niegan, asi que no pueden viajar libremente a USA. Es cierto que desde hace poco la dictadura cubana no viola el derecho de los ciudadanos de salir de su país ( aunque sigue violando su derecho a entrar y el artículo de la Constitución sobre no existencia de al doble ciudadanía). Los aceptan cuando entran ilegalmente por la Ley de Ajuste Cubano, que surgió porque el gobierno de Cuba no aceptaba “gusanos” de regreso, por lo que no podían ser deportados. No le quedó otro remedio a USA para darle estatus regular a los cubanos.

  • el 26 febrero, 2015 a las 11:32 am
    Permalink

    mierda, lo que es desconocer la geografía y carecer de contactos, si la vaina es moverse por el pacífico, la vuelta es más larga pero “la gente” que trabaja para los gringos por esa ruta es menos hijoeputa que la que pega al golfo de méxico, tienen claros los mecanismos de laburo y van por la plata; este es negocio gringo y mas na, la cosa es así, lo que vas regando de duros en el camino se pone en la canasta grande que es la del tio sam, asi que los dolares de esta tembita ahi fueron a parar como los de tantos otros migrantes que siguen ese andar.

  • el 25 febrero, 2015 a las 8:29 pm
    Permalink

    armandito:

    La culpa no la tiene “Cuba”, que no es más que un pedazo de tierra: la culpa la tiene la dictadura. ¿Cuántos convenios firmó en medio siglo para que los cubanos pudieran viajar sin visa, como han hecho muchos países para beneficiar a sus nacionales? NINGUNO. ¿Por qué? Porque le convenía tener al cubano bien aherrojado, y secuestrarle derechos inalienables que siempre tuvo, empezando por esa inconstucional figura de “salida definitiva”, y terminando con que todavía hay ciudadanos cubanos vetados de entrar a su propia tierra. aquí nadie se “roba” a ningún especialista porque, los especialistas son seres humanos, y los años de la esclavitud hace mucho tiempo pasaron, por lo cual no tienen dueño. Toda persona tiene derecho a irse para donde le venga en gana y cuando le venga en gana, si eso significa que va a mejorar su vida y la de los suyos. Es así de fácil, y nadie se rasga las vestiduras por ello, excepto en las sociedades enfermas y anormales como la cubana.

    Toda nación tiene toda la potestad de admitir o rechazar a cualquier extranjero que le solicite una visa. así funciona en todos los países, no solo en EEUU. A los cubanos los vetan hasta en naciones diz que muy amiguitas del gobierno cubano. Hoy por hoy en este planeta, viajar con pasaporte cubano en un via crucis. eso lo sabe cualquiera, así que deja de seguirle echando la culpa al totí.

    Lo demás es la consabida repetición del “Manual del perfecto idiota latinoamericano” y no vale la pena rebatirlo. Ya el propio Galeano lo hizo públicamente.

  • el 25 febrero, 2015 a las 6:14 pm
    Permalink

    Señor Guerra, los Estados Unidos acogió a mi familia, y mis padres no eran ni esbirros, ni asesinos, y como mi padre no trabajaba para el gobierno no le podía robar dinero, como tampoco nunca lo hizo con nadie, así que no era ladrón. Sólo que decidió salir del país porque vio que la situación política por la que se encaminaba, no era de su agrado. ¿acaso por esas razones Usted tiene el derecho de catalogarlo con esos improperios?.

    Don Armando cree Usted que los padres que sacaron a sus hijos por el programa de Peter Pan fue por pura manipulación de alguien alegando una tal “patria potestad”?, o estaban en todo su derecho de hacerlo por ser sus padres?. Señor, esos padres que aprovecharon para sacar a sus hijos por ese programa, de verdad que tubieron la luz bien clara de lo que iba hacer Fidel con sus hijos. Mire Usted como se lo hicieron a mis padres, y a cientos de miles mas, LES VIOLARON SU PATRIA POTESTAD !!!!!! y a mi hermano lo secuestraron con solo 17 años. Dígame cuando un jefe de estado ha tenido ese derecho?, Pues yo le voy a decir Señor, que eso sólo lo hace un dictador, Fidel ya tenía en la cabeza desde que bajó de la Sierra en convertirse en Dictador y de utilizar a los 11millones de ciudadanos como sus propios peones. Por eso mandó a tantos muchachos a morir a Angola y a cuantas guerras que El, NO MANDÓ A LOS SUYOS.

    Solo me queda decirle, que yo no tengo problema alguno con el que simpatice con ese sistema, pero Si con el que cobardemente manipula la historia para defenderlo como esta haciendo Usted ahora. Shame on you!!!

  • el 25 febrero, 2015 a las 10:45 am
    Permalink

    Desde que en Cuba triunfó la Revolución; la política migratoria de USA ha estado manipulada para causar el mayor daño posible, inicialmente acogiendo a los esbirros, asesinos, y ladrones del dinero público, luego manipulando la ley de la Patria potestad con el plan Peter Pan, y así sucesivamente hasta nuestros días.
    Desde los cambios de la ley migratoria en Cuba hace unos tres años se eliminó, la tarjeta blanca y los cubanos podemos viajar adonde queramos, siempre que el país anfitrión te acepte, por favor, !actualícense!, Son ahora los campeones de la libertad los que le niegan el acceso a los cubanos, USA fomenta la deserción y la inmigración ilegal de cubanos, roba nuestros especialistas y deportistas, formados en nuestras instituciones de nivel superior y de entrenamiento especializado, y a la vez, entorpece el proceso migratorio normal entre nuestros países.
    Por otro lado, utiliza su poderosa maquinaria propagandística para ponderar su modo de vida y su bienestar, alcanzado a costa del sufrimiento y las privaciones de los demás, empezando por México al que le arrebató la mitad de su territorio, y por otro lado persigue a los inmigrantes, dificulta la entrada a su país a aquellos que no tiene recursos ni preparación
    Nuestros peloteros acaban de ganar la liga del Caribe, sin embargo, no pueden cobrar el premio, pues las leyes de USA no se lo permiten, pero si hubieran salido ilegalmente y se hubieran refugiado allá, o robado una lancha, o desviado un avión y matado a varias personas en el intento, entonces si serían premiados por la “Hazaña”, y todavía hay quien dice que la culpa la tiene Cuba.

  • el 24 febrero, 2015 a las 5:40 pm
    Permalink

    ….pero hace 10 años no habia reforma migratoria…ahora esas personas podian viajar libremente a los usa….cuantas veces no han viajado a los usa yoani sanchez,berta soler,el de las huelgas de hambre que ahora no recuerdo su nombre y todos los demas lideres de la disidencia y eso que el regimen los persigue y reprime….se supone que si no te dan visa es porque no te quieren en su territorio…es su derecho…entonces porque si los aceptan cuando llegan ilegales???….no te sorprende eso???……

  • el 24 febrero, 2015 a las 12:04 pm
    Permalink

    La ley de ajuste no alimenta nada, como quiere usted decir, lo que sí alimenta la emigración es la desastrosa situación generada, por un gobierno totalitario y dictatorial de más de 5 decadas, averigue si quiere cuantos cubanos están ahora mismo viviendo legales e ilegales en Rusia y Angola, por poner solo un para de aquellos que fueron hermanos y en los que murieron cubanos por el afán de un loco y que no tienen ley de ajuste.

  • el 24 febrero, 2015 a las 9:10 am
    Permalink

    Ingenuo Eduardo no sabes que a muchos que piden permiso para salir de el pais no se lo dan ,ademqas Susana y su esposo querian tomar la ruta escenica y disfrutar de nuestros paises hermanos que son unos gangsters.

  • el 24 febrero, 2015 a las 7:41 am
    Permalink

    Eduardo:

    1- Mi cuñada hizo lo mismo para venir hace uns diez años, así que la historia no es nada increíble.
    2- Hablas de la Ley de Ajuste como Culpable, pero eso sólo es valido para los que van a USA. ¿Y los cientos de miles de cubanos que se van para otros países donde no hay ley de ajuste? Se van porque la vida en casi cualquier pais es preferible a la vida en Cuba.

  • el 24 febrero, 2015 a las 6:44 am
    Permalink

    EDUARDO antes de llegar a por qué no tomó otra vía habría que preguntarse por qué tomo la decidión de dejar su país.
    Siendo el caso que tenia dinero no fue por la situación económica.

  • el 24 febrero, 2015 a las 4:01 am
    Permalink

    Cualquiera de las historias de la inmensa mayoría de los cubanos que han llegado a USA efectuando “las cruzadas” o en balsa, da para escribir una novela; claro, sin olvidar escribir en la portada: basada en hechos reales.

  • el 23 febrero, 2015 a las 11:25 pm
    Permalink

    Eduardo.

    La desesperación de los cubanos no necesita comillas. Para tu gran desgracia, a ti te ha sucedido una de las cosas más penosas que puede ocurrirle a ser humano alguno: Que te has acostumbrado a lo anormal de tal manera, que eres absolutamente incapaz, ya no de comprender, sino de al menos tratar de ponerte en el pellejo ajeno y admitir que a alguien no le guste el desastre en el que los que piensan como tú han hundido a la nación. Sí, porque, principalmente Cuba está hundida como está, por gente como tú.

  • el 23 febrero, 2015 a las 10:22 pm
    Permalink

    en la mesa redonda de mañana, se debatiran las dificultades que tienen para buscarse un futuro mejor y viajar a otro pais, los habitantes de la isla de …….chhhiiipre.

  • el 23 febrero, 2015 a las 7:59 pm
    Permalink

    Es que para empezar “tu historia ” no debiera ni de plantearse, porque verguenza debíera dar tener que decir eso de que “ya es permitido por el gobierno cubano para la mayoría de sus habitantes”. Lo cual es verdad que ya “el gobierno cubano”, el dueño y señor de todos sus ciudadanos haya usado como estrategia el haberle quitado la llave al candado que les tenía para que salieran, “ahora que se las ha visto verdes y coloradas” . Pero como ya se ha hablado EU como país soberano, le da visa a quien le da su reverenda gana, y a lo mejor esta gente está entre los que le han negado la visa. No sé, habrá que pedirle al autor que le pregunte a “Susana” para que te responda a ti solo el porqué de la “aventura”, porque el resto sabe que son las locuras que los cubanos se han visto obligados por tal de salir del infierno.

  • el 23 febrero, 2015 a las 7:57 pm
    Permalink

    ….”a ellos no hay que culparlos de nada”….no les da visa para viajar normal y legalmente y entonces si los recibe cuando llegan ilegalmente a traves de 8 paises….eso es normal???….el grado de “desesperacion” del cubano es alimentado por la promesa de que en la tierra de las oportunidades va a recibir permisos,beneficios y privilegios…ninguna de esos cubanos de la historia eran perseguidos politicos ni su vida peligraba en cuba pero fueron admitidos sin ningun tipo de traba debido a esa ley de ajuste cubano…que paso con todos los salvadoreños ,hondureños o de otras nacionalidades que viajaban con ellos???…lo mas seguro es que hayan sido deportados….de cualquier manera la historia esta demasiado manipulada y demasiado novelesca como para ser creible…

  • el 23 febrero, 2015 a las 6:35 pm
    Permalink

    Eduardo tiene razon en parte. Se escoge Ecuador porque no requiere visa para entrar y es la ruta mas conocida. La seccion de intereses le da la visa a quien le da la gana y ese es su derecho. a ellos no hay por que culparlos de nada. Si entran en USA es gracias a la ley de ajuste que ya ha dejado de tener sentido y en cuya eliminacion ahora coinciden el regimen y la derecha cubana del exilio. El viaje de por si es peligroso, tan peligroso como salir en balsa y tratar de cruzar el estrecho, o nadir hacia la base de Guantanamo, o irse en un tren de aterrisaje de un avion. La pregunta aca es : que grado de desesperacion tiene el cubano que esta dispuesto a correr todos estos riesgos con tal de salir del paraiso y a pesar de todo no se arrepienten de haberlo hecho?

  • el 23 febrero, 2015 a las 5:02 pm
    Permalink

    …..y nadie se pregunta porque el viaje no empezo por la oficina de intereses de los usa en cuba y continuo con un vuelo directo de la habana a miami???….permiso de cuba para viajar no era problema y el dinero les sobraba….entonces porque esa peligrosa aventura???…todas estas historias deberian empezar por explicar el motivo de esta aventura cuando,desde hace como 2 años,ya se puede viajar libre y directamente a los usa…si hasta los disidentes mas perseguidos y reprimidos de cuba viajan frecuentemente a los usa…porque estas personas prefirieron hacer esa travesia tan dificil???….porque atravesar 8 paises ,arriesgar la vida y gastar miles de dolares si el viaje al pais de las oportunidades solo dura menos de 2 horas desde la habana y ya es un viaje normal y permitido por el gobierno cubano para la mayoria de sus habitantes???….por ahi deberia empezar esta historia segun mi humilde opinion….

  • el 23 febrero, 2015 a las 2:48 pm
    Permalink

    Que odisea!, que triste oir éstas cosas, por lo que han tenido que pasar los cubanos. Pero llegó, al país de las oportunidades, será malo como algunos dicen, pero de seguro tendrá las que su país no le facilitó.

    En el pasado nunca se oyó que un cubano se viera en la necesidad de hacer esto. Al contrario eran otros los que lo hacían para llegar a nuestro país.

    Le deseo lo mejor a “Susana”.

  • el 23 febrero, 2015 a las 2:18 pm
    Permalink

    sin palabras… y lo creo totalmente porque la realidad de estos casos supera la ficcion… hasta cuando Cuba va seguir devorando a sus hijos…

  • el 23 febrero, 2015 a las 1:26 pm
    Permalink

    Impresionante el recorrido, pero además de suerte tenían dinero para enfrentar los contratiempos. Conozco cubanos que hicieron el recorrido con unos 1500 USD, pero ellos llevaban mas de 2 años fuera de Cuba y con eso evitaban la deportación a Cuba.

    Pienso que debe aclararse lo de pedir acogerse a la ley de ajuste cubano a los guardias americanos de la frontera. En vez de eso debe decirse que pide asilo político, pues en lo primero se aplica después de un año dentro de USA.

  • el 23 febrero, 2015 a las 12:11 pm
    Permalink

    La libertad nos sale bastante cara, pero ojalá y en lo adelante pueda avanzar en su nuevo país, a partir de ahora nada se lo impedirá. Mucha suerte a todos los que deben pasar por este via crucis.

  • el 23 febrero, 2015 a las 11:43 am
    Permalink

    Emigrar es duro, durísimo. Y tuvo suerte de que no la retuvieron en la frontera de Panamá con Colombia porque hay cubanos por miles.

    Por cierto, estaba carísimo ese arroz frito. Normalmente vale 2.75. Y sí, en Panamá desayunan bistec.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *