Cuba: Otro gran pastel secreto

y otra arbitrariedad colosal

rogelioaRogelio Manuel Díaz Moreno

HAVANA TIMES — No hace ni seis meses nuestro joven canciller, Bruno Rodríguez, le explicaba a los cubanos residentes en Estados Unidos las razones por las que no podían invertir en su país de origen. Cuentan, ahora, que otro funcionario diplomático les anda explicando cómo se prepara una ley de inversiones diferente, que sí les permitirá esta posibilidad.

En algún momento los analistas habrá que reconocer que este gobierno está sacudiendo hasta los cimientos mismos del viejo sistema –bueno, al menos en su parte económica.

Sin embargo, siempre encontramos que cada transformación adolece del mismo elemento: la falta de elaboración interactiva y democrática entre gobierno, trabajadores, intelectuales y todos los interesados en general.

Cuando aterrice este nuevo meteoro, la sociedad civil cubana se va a desayunar con un nuevo plato, en cuyo cocido no tuvo arte ni parte, a pesar del mucho interés que obligatoriamente le despierte.

Para empezar a acumular desordenadamente algunas opiniones, empezaré con la parte de justicia. Hay que alegrarse de que haya cesado la discriminación de los nacionales emigrados, puesto que hace rato se les otorgaba en exclusiva a los extranjeros esta importante potestad.

Después, se deben señalar otras posibles ventajas para muchos. Estará la entrada de capital al país; la fortuna de estrechar relaciones con los familiares allende el mar, y de aportes valiosos para aliviar la estrechez económica.

El canciller cubano Bruno Rodriguez Parrilla
El canciller cubano Bruno Rodriguez Parrilla

Tampoco se puede pasar por alto que cada inversor cubano-americano será una voz más, opuesta a aquellas legislaciones de los propios Estados Unidos, que aprietan económicamente la economía cubana, como el embargo/bloqueo, la persecución de las actividades financieras cubanas por el resto del mundo, las restricciones de viajes contra los ciudadanos americanos, entre otras.

O sea, que aquí hay muchas potencialidades de beneficio, tanto para inversores como para los otros participantes de las nuevas iniciativas que se podrán generar. Pero, ahí mismo es donde hay que tener grandes cuidados.

Los emigrados cubanos con capital para invertir en su patria, lo han acumulado o reproducido en una sociedad radicalmente diferente de la nuestra. No me interesa ahora juzgar o comparar o decir que una es mejor y otra peor; simplemente es necesario partir del hecho de que las filosofías de vida a un lado y otro del estrecho de la Florida son bien distintas. Y la cooperación entre ambas esferas, es necesaria, justa y prometedora; pero por el hecho innegable de las diferencias socio-económicas, debe ser conducida cuidadosamente.

Los adalides de nuestro gobierno, como bien sabemos, se venden como los mejores y únicos posibles conductores de estos procesos. Para el lado de acá, abajo y a la izquierda, nos reservan el derecho de acatar y aplaudir.

Por supuesto, nosotros guardamos otras opiniones. En lo que ganamos los medios para ejercer mayor influencia, las divulgamos y explicamos con toda la sinceridad, objetividad y sentido de la urgencia que somos capaces de despertar.

Quien aduzca que el secreto es necesario para el buen término de ciertas empresas, se ganaría un rotundo mentís, puesto que ya se conoce de las conversaciones del gobierno con la emigración sobre este tema.

En todo caso, el secreto es para los de acá, para que no se produzca un clima de cuestionamiento, de opinión o presión popular. Que muchos motivos tendría el pueblo para desear prepararse con antelación.

El inversionista cubano-americano Carlos Saladrigas. Foto: alongthemalecon.blogspot.com

El emigrante cubano, inversionista en Cuba, insistirá naturalmente en reglas parecidas a las del espacio donde obtuvo su capital: la tierra de los capitalistas más poderosos y experimentados del mundo, y el trono del neoliberalismo. Esto vuelve aún más irónicas, si cabe, las declaraciones oficiales de que el actual proceso de reformas es para “perfeccionar y actualizar el socialismo”.

A ver qué perspectivas habría de convencer a Saladrigas y compañía, de que vengan para ayudar al comunismo en Cuba. No señor. Esto será una relación de negocios. El escándalo sería mayúsculo, si se revela la existencia de un espacio de negociaciones entre gobierno cubano y junta de capitalistas cubano-americanos, más consolidado que con los propios trabajadores de aquí.

Porque, obviamente, a los cubiches del Archipiélago no nos tocará otro papel que el de poner la mano de obra. Y, para negociar en nombre de los trabajadores cubanos, no parece que el mejor representante sea un gobierno que nos mantiene con salarios microscópicos, nos niega el derecho de huelga, de organizarnos independientemente, y cierra sin escrúpulos las empresas que no dejen suficientes ganancias.

Un gobierno que también se queda con las tres cuartas partes, o más, de los ingresos por los cooperantes en el extranjero. Que desvía hacia sí los salarios devengados por los que trabajan para firmas extranjeras, y los sustituye por una suma en la devaluada moneda nacional.

Menos todavía puede hablar, en nombre de trabajadores como este servidor, una central sindical sumisamente plegada a la autoridad suprema.

Con esos representantes, el recelo obvio es que nos vuelva a tocar la parte estrecha del embudo; aportar la mano de obra de alta calificación, a cambio del 5 o tal vez el 10% de lo que sería un salario normal. Y reclamar derechos laborales como el camino más expedito hacia la puerta de salida.

Baja turística. Foto: Juan  Suarez
Baja turística. Foto: Juan Suarez

Tampoco me parece un disparate cuestionar si, en la nueva ley de inversiones, se han tomado las provisiones necesarias para atajar las manifestaciones que podrían producirse, de discriminación por motivos de raza, género, orientación sexual o cualquier otra, lesiva a la dignidad humana.

Y para cerrar estos apresurados borrones, cabe preguntar si una ley como esta no obliga a replantear otros asuntos más o menos relacionados.

Por ejemplo, la fundamentada queja de estos mismos emigrados, sobre los problemas con el pasaporte y los permisos de entrada a su país, que serían aún más injustas ahora que se les está recibiendo su dinero en inversiones –además de las ya acostumbradas remesas. O sinsentidos como la proscripción de los deportistas emigrados.

¿Se imaginan que Dayron Robles pueda gerenciar un hostal en Cuba, y el INDER le siga negando competir, ya sea por su patria o por donde estime conveniente? ¿Qué Yasiel Puig opere una academia deportiva turística en Varadero, pero no pueda integrar la selección nacional de béisbol al torneo Clásico Mundial?

En resumen, que todos los que cortan el bacalao en este asunto, cometen otro atropello contra los derechos del pueblo cubano, al administrar unilateralmente la importante cuestión.


47 thoughts on “Cuba: Otro gran pastel secreto

  • el 24 julio, 2013 a las 8:45 am
    Permalink

    Te cito:

    “Por la misma razón por la que sucede entre dos cubanos que vivan en la isla, o entre dos cubanos que vivan fuera de ella: Cada cual piensa como quiere:

    Aquí tú mismo te respondiste: Rogelio tiene derecho a opinar a su modo sin que tú lo ofendas del modo tan avieso en que lo has hecho. Eso es lo que no acabas de entender.

    Pero yo venía por otra orilla. Tu realidad y la de Rogelio son totalmente distintas. En consecuencia, no creo que te asista derecho a exigirle que él reaccione al igual que tú ante una misma situación.

    Tus odios viscerales contra el Gobierno cubano no tienen por qué ser compartidos con la misma intensidad por otro que habita matices incluso opuestos a los tuyos.

    Calma, calma….Un Valium a estas alturas no vendría mal…

  • el 23 julio, 2013 a las 3:32 pm
    Permalink

    Y que nunca se te olvide esto, Helkaraxe:

    En estos momentos, más necesita el gobierno cubano de loos inversionistas, que los inversionistas hacer negocios en Cuba. Aquí los que están pasando el cepillo y abriendo la boca son los gobernantes cubanos, y en este mundo se sobran lugares donde invertir.

  • el 23 julio, 2013 a las 3:03 pm
    Permalink

    Para precisar.

    Hace años que ninguno debía estar en el gobierno; por eso es que Cuba es hoy un desastre flotante, cosa que hasta los causantes del desastre reconocen.

  • el 23 julio, 2013 a las 2:42 pm
    Permalink

    Ya es bastante patético leer las tonterías que escribes como recitando un mantra.Te falta el siguiente nivel : intentar argumentarlas. Cuando intentes hacerlo sin apelar a “capital malo” , “pueblos buenos” , “bloqueo criminal” y resto de clichés aprendidos que no, no son argumentos, entonces comprenderás lo que se te dice : que no tienes razón.

  • el 23 julio, 2013 a las 2:34 pm
    Permalink

    Todavía no he visto yo en el mundo donde vivo a un sindicato que se preste a anunciar o a ayudar al gobierno o a una empresa, a implementar despidos masivos , como lo ha hecho la mal llamada CTC. En el mundop donde vivo los sindicatos (Con virtudes y defectos), son sindicatos de verdad, no la filial del circo que es la CTC

  • el 23 julio, 2013 a las 2:31 pm
    Permalink

    Helkaraxe:
    La soberanía no reside en el gobierno: reside en el pueblo, Y bastante que la relajearon cuando pusieron en una constitución el nombre de una potencia extranjera y de una persona viva. bastante que la pisotearon con el apartheid turístico de 3 décadas, y la siguen pisoteando permitiendole al extraño lo que no se le permite al cubano.

    “no se puede permitir que los extranjeros hagan como hacen en otros paises ”

    Me niego a creer que esto sea una afirmación seria.
    ¿Así que tú le vas a pedir a alguien que ponga plata de su bolsillo en un negocio contigo, y después de que él y tu obtengan ganancias le vas a decir lo que puede o no puede hacer con su dinero? jajajajajajajajajajajaj ¿Pero en qué mundo tú vives? ¿De qué galaxia tú vienes? Víralo al reves a ver si tú le permitirías que te impusiera qué hacer con el tuyo. Acaba de aterrizar en el mundo real, que vas a parar en loco, o te va a dar un yeyo, si las cosas van en la dirección que, a todas luces, están yendo

    (Casi atragantado de risa) ¿Y así aspiran a que la gente invierta en Cuba?

  • el 23 julio, 2013 a las 2:18 pm
    Permalink

    “Cuba no se vende y la fuerza de trabajo de los cubanos no se regala a los extranjeros. ”

    Helkaraxe:

    Más que de acuerdo, pero tú debes haber salido ahora del sarcófago de Tutankhamen, o haber aterrizado en un platillo volador, porque, hace al menos dos décadas, precisamente eso eso se está haciendo en Cuba, a golpe de decretazo, a la luz publica, y sin contar con el pueblo.

    Y vamos a ser sinceros, que los cubanos, aunque, indudablemente lo hacen, no saben ni lo que les quitan del cheque por concepto de impuestos, que es lo que el gobierno “desvía hacia sí”, no los salarios (Empezando porque no aparece por ningún lado). Hay quien calcula que les quitan hasta el 90% del salario que debían devengar. Y algo de razón habrá porque, de otro modo no se explica que un cirujano gane en un mes menos de lo que yo gano por hora (Y no soy rico, ni tengo lo que donde vivo se considera un sueldazo). Añade a eso que una botella de aceite de cocina casi cuesta varios días de trabajo de muchos cubanos; y que recientemente cobran por una hora de internet una semana de trabajo de un profesional graduado. lo peor del caso es que, la situación de cada generación de cubanos es peor que la de la anterior; y se sigue insistiendo en la misma muela de siempre, y buscando las causas de la debacle en cualquier lugar menos en el desastre de gobierno que es quien ha llevado a Cuba a la debacle en que está. Ni siquiera ‘para salvar a las empresas estatales en bancarrota por culpa de su ineficiencia, de su corrupción (Desfalcos incluidos), y de la malas decisiones derivadas de las orientaciones de los gobernantes, han tenido capacidad los líderes cubanos. Es un lugar comun decir que, los únicos que hacen lo mismo, lo mismo y lo mismo, y esperan resultados diferentes, son los locos.

    Y de “servicios públicos y asistencia social” por favor, hay cosas con las que no se juega. En otros lugares habrán salvado los bancos, pero el ciudadano medio vive como ya los cubanos quisieran vivir; y los viejos y los jubilados tienen unas pensiones que equivalen a años de trabajo de un cubano, sin contar las otras ayudas que reciben. Y las balsas siguen saliendo solo en una dirección.

    ¿Quieren seguir en lo mismo? No se quejen si recogen lo mismo.

  • el 23 julio, 2013 a las 2:02 pm
    Permalink

    Ah! Entonces Alarcon debia sseguir en el gobierno? Pero bueno esta gente dice un dia una cosa y al siguiente se contradice, el gobierno se esta renovando dando paso gente mas joven como tanto se pedia y no se que ven de extrano….

  • el 23 julio, 2013 a las 1:43 pm
    Permalink

    Permitir la inversion extranjera no significa vender Cuba, hasta ahora con las inversiones del 49 % del capital Cuba ha mantenido la soberania y esperemos que siga asi almenos en las esferas principales de la economia… Y sobre asi mismo con la explotacion del trabajo, no se puede permitir que los extranjeros hagan como hacen en otros paises que se llevan su capital de su pais para invertirlo donde la mano de obra es casi gratis, pero la mano de obra de los cubanos no es y no debe ser nunca gratis…

  • el 23 julio, 2013 a las 1:37 pm
    Permalink

    Otro que quiere que nos creamos su cuento de adas, por favor… sindicatos que no se venden? Eso es lo que les haria falta a los trabajadores alla en su mundo libre, pero desgraciadamente no lo tienen…

  • el 23 julio, 2013 a las 1:33 pm
    Permalink

    Jajaja por favor! Pero de que lindo cuento de adas sacaste eso? Parece que no te has informado sobre la grave crisis de empleo que hay en todo tu mundo “libre”…. Piensa un momentito con tu propia cabeza y respondete si tu crees que en esa situacion algun sindicato puede garantizar los derechos laborales o si alguna huelga puede servier para otra cosa que para que no sea senalar a los trabajadores como indeseables y para que no puedan tener un trabajo? La generalidad de tus trabajadores “libres” tienen miedo a tener una discusion con su patron porque saben que perderan el trabajo y tambien la posibilidad de otro. Aunque tengan ese derecho teroico de huelga, los duenos tienen el poder para controlarlos poque lamentablemente sobran trabajadores…

  • el 23 julio, 2013 a las 1:23 pm
    Permalink

    Si, los grandes crimenes de lesa humanidad que ha sufrido el pueblo cubano han sido “El Bloqueo” y “La Ley de Ajuste Cubano” y otros mas, la introduccion del dengue hemorragico etc…..

  • el 23 julio, 2013 a las 1:17 pm
    Permalink

    Asi que un gobierno que desvia hacia si salarios? Por favor, eso es lo que hace cualquier gobierno, el problema es para que se usa el dinero de los contribuyentes, en otros lugares del mundo “libre” ya hemos visto para que se usa… para salvar bancos y empresas en banca rota por sus propios desfalcos, en Cuba la cosa es muy diferente, el dinero “del que el gobierno se apropia” se usa para mantener los servicios publicos y de asistencia social que llegan a todos con la calidad que permite la situacion enconomica del pais y que deben mejorar y no al contrario con la recuperacion economica. Eso es lo que debe garantizar cualquier nueva reforma y no complacer los caprochos anviciosos y egoistas de una pequena parte, contra los intereses de todo el pueblo. Cuba no se vende y la fuerza de trabajo de los cubanos no se regala a los extranjeros.

  • el 23 julio, 2013 a las 12:48 pm
    Permalink

    Esto solo da una idea de que al final de los finales, aqui mandan dos o tres los demas son simplemente marionetas, ahora Bruno Rodriguez Parrilla queda como un bobo que habla por Cuba pero a quien sus gobernantes no le tienen ni respeto ni consideracion, lo mismo Alarcon, que despues de las cosas absurdas que dijo creo que le deberia dar verguenza, no habian pasado ni dos annos y todo se lo cambiaron, pero claro, es que ni siquiera el sabia lo que los que mandan iban a hacer, o sea, otro vocero ciego mas, tambien quedo como un bobo. Esto solo dice que estos asuntos importantes y desiciones de este tipo deben provenir de consultas y referendum con el pueblo, no de dos o tres que sentados en sus sillas manipulan la vida de 11 millones de personas incluidas la de sus subordinados mas allegados.

  • el 23 julio, 2013 a las 9:22 am
    Permalink

    Rogelio:

    Mira si entiendo bien que veo a mil millas que una tiranía, ahogada en su propia corrupción, su propia ineptuitud; y la ruina en que ha sumido a toda una nación, es tan inmoral y tan cínica como para pretender que los que un día trató como a basura y hasta les negó su condición de cubanos, que aquellos incluso, que mando apalear, insultar y denigrar a la vista pública, sean ahora los que con sus dineros, ayuden a mantenerla a flote. Y como esto lo ha hecho sin contar con los que viven en la isla (¿En realidad ha contado con ellos alguna vez?), te preocupa lo que pueda pasar, bla bla bla.

    Abre los ojos, que no es la primera vez que lo hace: ya te lo hizo con los españoles; ya te lo hizo con los canadienses, con los italianos, con los japoneses, y hasta con los israelitas (Sí, los israelitas tuvieron su tajada en el plan citrícola de Valle Grande). ¿Protestaste? ¿Te preocupó que, con la complicidad de todos esos que actuaron como miserables negreros, el cubano no disfrutara del sueldo que, según el contrato, debía serle pagado? El gobierno se apropia todavía de esos dólares, y les paga a la empleomanía con pesos cubanos, que tú y yo sabemos para lo que sirven. Eso sucede ahora mismo, por ejemplo, en todos los hoteles “Meliá” que hay en Cuba. Empieza por protestar por eso, a ver qué pasa.

    ¿Acaso no conoces que, según el Decreto Ley 259, de julio 18 del 2010 el gobierno puede dar tierra cubana para fines turísticosdurante 99 años, o incluso venderla a perpetuidad ? Por supuesto que el cubano como tú queda fuera del juego, aunque tenga millones. Ni el gobierno más entreguista que haya tenido la nación legisló semejante cosa en detrimento de los cubanos, ni siquiera en tiempos de la Enmienda Platt. ¿Te preocupaste por esto?

    El problema aquí no está en que el hipotético inversor cubano (Y digo esto porque estoy seguro de que va a pasar como con la supuesta arribazón masiva a Cuba de repatriados, que anunciaron causaría la “reforma migratoria”: Agua de borrajas) reclame, como cosa normal, las condiciones bajo las que está acostumbrado a invertir. El problema está en tu gobierno, está en tu gobierno que no sirve. esas supuestas inversiones no son, ni para mejorar tu vida, ni, mucho menos, como han dicho arriba, para que los inversores se hagan más fuertes que el estado: Son para seguirse perpetuando en el poder. Entonces creo que es, cuando menos, infantil, pensar que vaya a ocurrir otra cosa que lo que viene sucediendo hasta la fecha. Pondrán un poco más de colorete a la vieja, pero no por eso rejuvenecerá..

    A mí, en lo particular, nada de esto me quita el sueño, porque, ni forrado de millones invertiría un quilo prieto partido al medio con ese gobierno. Creo que hay propuestas de inversión más atractivas en casi todos lados, y muchas mejores cosas en que invertirlo. A mí no me chulea ninguna tiranía. Por eso no vivo en Cuba.

  • el 23 julio, 2013 a las 8:31 am
    Permalink

    isidro:

    “Pregúntate por qué dos cubanos – uno fuera de la Isla y otro dentro de la misma – pueden llegar a enarbolar tendencias tan bifurcadas.”

    Por la misma razón por la que sucede entre dos cubanos que vivan en la isla, o entre dos cubanos que vivan fuera de ella: Cada cual piensa como quiere. Lo que sucede es que en el mundo real eso es perfectamente normal, y, políticamente hablando se resuelve en las urnas cada cierto tiempo. En Cuba han tratado de pasar como normal lo opuesto: todo el mundo tiene que pensar igual por órdenes de papa estado que no admite que el que no piense igual, no solo no vaya a las urnas, sino que lo presenta como enemigo a los ojos de muchos que todavía están inmersos en esa burbuja.

  • el 23 julio, 2013 a las 8:18 am
    Permalink

    Rogelio:

    “No hay mejor ciego que el que no quiere ver.”

  • el 23 julio, 2013 a las 6:40 am
    Permalink

    Como muchos saben, nuestra desconectividad no nos permite participar mucho de este espacio de comentarios. Así que le rogué a un amigo que me ayudara con la respuesta a Jorgealejandro. Si es que merecen alguna respuesta sus agresivas diatribas, cargadas de ataques personales y sin argumentos o razonamientos que valgan la pena y, mucho menos, aportes de algún interés. Simplemente se puede señalar que no entendió ni ostias del asunto. Básicamente me llama defensor de lo que más critico. Es como si yo dijera: “la viruela es mala”, y el hombre saltara, “tú eres malo porque defiendes a la viruela”.

  • el 22 julio, 2013 a las 11:55 pm
    Permalink

    Y para dejártelo bien clarito:

    1- No critico al que compra “por la izquierda”, ni al que se lleva una lata de leche de un almacén para dársela a sus hijos, porque ninguno de los jerarcas de la tiranía dejó jamás de tomarse un vaso de lecjhe, ni de comerse un filete, porque un cubano de a pie no pudiera hacerlo.

    2- No critico al que vende “por la izquierda” porque el sueldo paupérrimo que gana no da para que los suyos vivan como personas, porque jamás un jerarca de la tiranía renunció a sus gratuidades y prebendas por el hecho de que un cubano de a pie viviera con el agua al cuello.

    3- No critico al que vivió con una careta puesta para sobrevivir (Sin dañar a nadie, por supuesto), porque el gobierno no le dejó otra salida; y porque ningún jerarca del gobierno ha dejado de vivir y de vacilar el comunismo por el hecho de que un cubano de a pie no lo hiciera.

    4- Sí critico al chivato que, por tres piltrafas causó daños a personas decentes porque ese ser no es más que un mediocre y un arribista. Yo jamás lo hice

    5- Critico a todos los que se han desprestigiado haciendo el papel de perros de presa y yendo a una casa de familia a insultar, a golpear y a destruir en un acto de repudio; al que humilló y golpeó a su vecino de toda la vida, al compañero de trabajo, al compañero de aula etc, porque esa conducta es de degenerados. Yo jamás lo hice

    6- Critico al que renegó de su familia porque un partido se lo exigió, al que ofendió y se peleó a muerte con sus padres o sus hijos, o sus hermanos, etc Muchos de ellos lloran hoy lágrimas de sangre puesto que muchos de esos familiares no están vivos para, quizas perdonarlos. Esta actitud es gente que no sirve ni para sacar alos perros a hacer pipi. Yo, jamás lo hice.

    7- Critico a los que, por poseer un carnet aplastaron a todo el que tenían alrededor y lo usaron como una patente de corso, porque esa conducta es de cobardes. Yo nada más que tuve el de identidad; y jamás acepté otro (y lo dije)

    8- Critico a todo el que pidió, de lengua para afuera, sacrificios ; y vacilaba mientras se sacrificaban los otros, porque ese es un hipócrita y, en buen cubano”cambiado por mierda se pierde el envase”. Yo jamás lo hice.

    Como ves, sin ser la perfección hecha gente (Estoy jmuy lejos de serlo), como me achacas tú, si me puedo llenar la boca para decir ciertas cosas, y puedo poner tranquilo la cabeza en la almohada

  • el 22 julio, 2013 a las 11:22 pm
    Permalink

    Espero, al menos, que, si el gobierno ahora le da por vender a Cuba como un cake a inversores extranjeros emigrados y no emigrados; y deje fuera de la jugada al cubano que vive allá, (Cuyo único papel parece ser el de inmolarse comiéndose un cable eterno para que el “socialismo” no muera), espero -repito- que el rasgado de vestiduras y las lamentaciones se dirijan, fundamentalmente, al vendedor más que a los compradores (Y no digo que estos estén libres de toda culpa, que conste). Pero está bueno de echarle siempre la culpa al totí.

  • el 22 julio, 2013 a las 11:19 pm
    Permalink

    Entiendo tus pegas, pero no acabas de atrapar el pollo del arroz con pollo. Pregúntate por qué dos cubanos – uno fuera de la Isla y otro dentro de la misma – pueden llegar a enarbolar tendencias tan bifurcadas. Te apuesto a que será largo el análisis. Y por favor, no me digas que Rogelio, o todos los que puedan pensar como él, están atormentados por algún complejo de inferioridad. Hay más matices detrás. Te invito a buscarlos juntos.

  • el 22 julio, 2013 a las 11:12 pm
    Permalink

    Yo-yo:

    Al publicar este post,Rogelio ya está estableciendo su primera demanda, para el Gobierno y para los que vengan a negociar, que si los dejan, a larga serán más fuertes que el propio Gobierno, como sucede en tantas partes.

  • el 22 julio, 2013 a las 10:28 pm
    Permalink

    Liborio:

    Mira, no vayas buscando ejemplos tan lejos ¿Qué pasó en Cuba cuando cayó Machado? gente arrastrada por las calles y colgadas de algún que otro poste. No hubo un gran baño de sangre, ni una guerra civil, pero estas cosas pasaron. ¿Tú crees que yo quiero eso? De ninguna manera. ¿Qué pasó al triunfo de la roboliución? No tengo ni que decirlo ¿Verdad? ¿Crees que quiero que eso se repita? Pues tampoco. lo que quiero te lo voy a resumir
    1-Quiero ver a los responsables de crímenes de lesa humanidad frente a un juez. (A quien dio la orden y a quien la cumplió)
    2- Quiero ver a los que han golpeado, insultado, y vejado a hombres, mujeres viejos y hasta niños indefensos, ante un juez. . Igualmente, todos aquellos que se prestaron a destruir la propiedad de ciudadanos indefensos (Y a quien o quienes se lo ordenaron)
    3- Quiero ver a los que sometieron a tratos inhumanos, humillantes y degradantes, ya sea a ciudadanos o a reclusos, ante un juez.; y a quienes les dieron esas órdenes.
    – No quiero pogroms, ni cacerías de brujas, ni procesos inquisitoriales: Quiero simplemente, que la ley juegue el papel que siempre debió haber jugado.

    ¿Y quieres saber por qué creo que esto es absolutamente indispensable, si aspiramos a que Cuba sea un país respetable? Sencillamente, PARA QUE NO SE REPITA; y para que nadie se vuelva a creer lo suficientemente impune como para volverlo a hacer.

  • el 22 julio, 2013 a las 7:44 pm
    Permalink

    Bueno jorgealejandro1, por lo que dices de tu vida en Cuba, estabas en estado vegetativo en un hospital. Me imagino que tampoco te pusiste una pañoleta en primaria y ni gritaste seremos como el Che, te plantaste para no ir a la escuela al campo, etc.

    Entiende que de lo que se trata es mirar hacia delante y sacar al pais de las ruinas y no gastar energias en odios, ni revanchismos. Eso no quiere decir que se castigue los crimenes de lesa humanidad, pero en democracia, nada de desatar cacerias de brujas, ni 3 dias de licencia para matar como algunos pregonan en Miami. No podemos dejar que los odiadores atrasapueblos de ambas orillas vuelvan otra vez a tomar las riendas de Cuba. Con mas de 50 años es suficiente tiempo para aprender la leccion.

    Mas violaciones a los derechos humanos a todo un pueblo ocurrio en Africa del Sur. Mandela halo 30 años de prision y cuando estuvo en el poder no le toco el pelo a un blanco, pues sabia que si desataba el revanchismo y el odio acumulado no iba a quedar un blanco vivo, llevando al pais al caos y a un mayor atraso. En cambio pidio a todos unirse (blancos y negros) para trabajar juntos por sacar a flote ese pais y lo logro. La grandeza de ese hombre es un ejemplo a seguir. A pesar que tenia todos los motivos del mundo para aplicar venganza a sus verdugos, prefirio poner el futuro del pais por delante.

  • el 22 julio, 2013 a las 4:25 pm
    Permalink

    isidro.

    “es que te nos presentas como un ser absolutamente impoluto. Bienaventurado tú que nunca has sido manchado por el sudor de la plebe”

    – (Encogiéndome de hombros) Ese complejo de inferioridad tienes que resolverlo con un psicólogo, y, francamente, no es mi problema. Tus resquemores, tampoco. Y, si me atengo al significado de “plebe” que da la RAE: No, nunca he pertenecido a la plebe. Lo de “impoluto” tampoco me sirve, pero, ya lo dice el refrán: “todos somos del mismo barro, pero no es lo mismo “bacín”, que “jarro”.

    “Lo que no me siento inclinado a dejar pasar es que tu declarada inocencia sirva para echarnos todo el barro al resto de los cubanos.2

    -Que yo me pueda llenar la boca para decir algunas cosas (Porque puedo), no implica, necesariamente, que acuse a nadie. No mezcles peras con guayabas, ni quieras pensar o hablar por mí, que yo tengo suficiente cerebro y manejo lo suficientemente bien el idioma como para decir exactamente lo que quiero.

    “es muy fácil estar libre de toda culpa como inquilino perpetuo de las gradas”.

    – (Vuelvo a encogerme de hombros) Si para ti vivir 40 años en Cuba es ser “inquilino perpetuo de las gradas”, también es tu problema; y tampoco me preocupa.

    ” ojo, que la inmodestia en la lejanía suele parir el monstruo de la soberbia. Y eso también puede ser incurable.

    -Gracias por la advertencia, solo sucede que lo mismo que pienso ahora, es, exactamente, lo mismo que pensaba, y aun decía, cuando estaba en Cuba.

  • el 22 julio, 2013 a las 11:58 am
    Permalink

    Rogelio dice:
    el emigrante cubano, inversionista en Cuba, insistirá naturalmente en reglas parecidas a las del espacio donde obtuvo su capital: la tierra de los capitalistas más poderosos y experimentados del mundo, y el trono del neoliberalismo.

    Rogelio:

    Tú situación hoy toca casi la esclavitud: trabajas, no te pagan y ni siquiera tienes derecho a la huelga porque tu sindicato te vendió. No tienes derecho a absolutamente nada y ninsiquiera te informan a quien te ban a vender paramsavarte mas dinero. Esas condiciones no las implantó el sistema que te asusta sino tu socialismo. La preying a es, ¿por qué no has tenido hasta hoy las mismas preocupaciones y exigencias que agora quieres inculpar a los cubanos emigrados.
    Esos emigrados vienen de países en los que se respeta el derecho a la huelga, donde el trabajador recibe salarios por encima de un mínimo impuestos por la ley. Donde los sindicatos no se venden y velan por ti.

    Si los emigrados pudieran implantar las reglas de su entorno tu vida mejoraría infinitamente. Dejarías de ser esclavo.

    Tú preocupación entonces no es que traigan reglas de su entorno sino que acepten y vean como buenas tus condiciones actuales.

    Preguntate: ¿Quién te ha hecho esclavo y quien te quiere esclavo? No fueron los emigrados. Entonces exigele a tu gobierno no te venda, reclamarle a él tus derechos. Eso sólo lo puedes hacer tú, no culpes a otros de tus condiciones si aceptas que otros decidan tu vida.

  • el 22 julio, 2013 a las 10:44 am
    Permalink

    “Tiene que irremediablemente emitirse una ley de perdon y olvido para todos lo obrado anteriormente, menos para los delitos de lesa humanidad. Eso garantizaria iniciar una nueva etapa de Cuba sin la sombra del revanchismo y el caos. Asi lo han hecho en los paises del ex.socialismo real europeo y en los latinoamericanos que padecieron de las sangrientas dictaduras militares.”

    ¿Y entonces, Liborio?

  • el 22 julio, 2013 a las 8:24 am
    Permalink

    jorgealejandro1:

    Estaba tratando de ubicar el punto que me causaba resquemor en tu comentario y creo que ya he dado con él. En principio creí que lo que me molestaba es que la emprendieras de un modo a mi juicio tan desconsiderado e improcedente con Rogelio, pero ahora, si bien sigo manteniendo que has desbordado una ojeriza excesiva sobre el escritor, creo que ya caigo en el quid del asunto: es que te nos presentas como un ser absolutamente impoluto. Bienaventurado tú que nunca has sido manchado por el sudor de la plebe.

    Déjame comenzar por admitir que concuerdo contigo en ciertos temas, como el de la doble moral, entre otros. Como ves, de eso se trata – o debería tratarse – el debate civilizado: de movernos entre concordancias y separaciones. Lo que no me siento inclinado a dejar pasar es que tu declarada inocencia sirva para echarnos todo el barro al resto de los cubanos. Primero, porque te estás adjudicando un papel de Dios, el cual nos queda grande a todos nosotros, sin excepciones. Y en segundo, porque es muy fácil estar libre de toda culpa como inquilino perpetuo de las gradas. Sobre todo cuando las gradas están a miles de kilómetros del día a día cubano, en el cual si vive inmerso – por poner un ejemplo, Rogelio Díaz Moreno, y su mujer, y su hijo.

    Por el tono de tu discurso intuyo que resides en EEUU o Europa. Y conste que yo también estoy bastante lejos de la Isla ahora mismo, pero precisamente por esa particularidad, me mido mucho para enjuiciar a los que están allá, piensen como piensen. Y es que allá hay de todo: disidentes, simuladores, resignados, seguidores críticos y también muchos convencidos de que van por el buen camino, a pesar de los pesares, porque así es el bicho humano: una eterna contradicción. Lo fatal, pienso yo, es condenar a los menesterosos cuando tenemos la cabeza sobre cojín de satén. La doble moral – te apoyo- ha sido, es y será mal endémico contaminando el futuro de Cuba. Mas, ojo, que la inmodestia en la lejanía suele parir el monstruo de la soberbia. Y eso también puede ser incurable.

    Un saludo

  • el 22 julio, 2013 a las 7:17 am
    Permalink

    A mí lo que más me maravilla de este artículo es que al autor le preocupe que los emigrados reclamen las mismas condiciones bajo las que trabajan y/o negocian en sus países. ¿Y qué quiere, que no las reclamen?
    el emigrante viene de países en que la gente trabaja bajo un salario mínimo estipulado por la ley; donde hay asociaciones y sindicatos que se baten por los palos por el, donde se respeta el derecho a la huelga, y donde los trabajadores pueden llevar , incluso a una corte al empleador. Ojalá los cubanos trabajaran en estas condiciones en que lo hacemos la inmensa mayoría de los emigrados. Vivirían mucho más decentemente que ahora.

    Pero si el cubano trabaja por sueldos de miseria, ni siquiera tiene derecho a huega; y el sindicato los vendió al extremo de hacer el papel de anunciante, ejecutor y cómplice de los despìdos masivos que ha decretado el gobierno, esas condiciones no las implantó el capitalismo en Cuba, sino el “socialcoadesa” que se empeñan en mantener allí. Y vale preguntarse, si esas son sus preocupaciones, por qué, hasta ahora no ha sido capaz de protestar por eso en Cuba. Que le reclame a su gobierno que no lo venda, que le exija como ciudadano que es, que es lo que tendría que haber hecho hace rato; y no achacarle a otros sus maales presentes o futuros.

    Entonces ¿Al autor lo que le preocupa es que los emigrados reclamen las reglas de su entorno, o que no acepten como buenas las condiciones actuales bajo las cuales a él no le dejan otra opción que hacer lo que diga papá estado?

    No se puede culpara a otros de tus desgracias, cuaando aceptas de antemano que otros decidan tu vida.

  • el 21 julio, 2013 a las 11:22 pm
    Permalink

    Liborio

    Yo no he sido cómplice de nada, y hay gente que ha sido mucho más víctima que yo; tampoco soy, o he sido rehén, ni de los de aquí, ni de los de allá. y si vamos a ser honestos, la mayoría de las calamidades que hemos sufrido los cubanos, son culpa exclusivamente de los de allá. En comparación con lo que han tenido que soportar otros cubanos, mi vida ha sido un lecho de rosas, gracias a Dios. Y estoy libre de culpas, porque nunca tuve otro carnet que el de identidad, nunca chivatee a nadie, ni usé a nadie como escalón, ni me vendí por un carro, por un cargo, por una prebenda o por un viaje, nunca participé en un acto de repudio, nunca he agredido a nadie por pensar diferente; nunca fui parte de ninguna brigada de chusma neofascista de las que azuza la tiranía contra su propio pueblo. Yo puedo pasearme Cuba de punta a punta, sin que nadie me pueda señalar con un dedo. Y de eso me honro. . Pero eso no quiere decir que no reconozca lo que es justo. Justicia no es venganza: Yo no puedo ponerme al mismo nivel de los que critico, porquie entonces yo sería igual que ellos. hay personas que han hecho muchisimo daño a muchas otras, que han hecho vivir un infierno a muchas familias, que se han pasado años disfrutando a costa del dolor de otros. mi opinioón es que se merecen ir a un tribunal, y que la ley decida lo que se merecen o no. Shakespeare dijo que “el perdón es padre del segundo delito, y hay en Cuba gentuza que ha hecho coasa que jamás deben volver a repetirse, y ningun cubano se merece ser víctima otra vez de ellas. El que no se ensució no tiene que temer nada, pero para que nunca se vuelvan a repetir ciertas cosas, y para que nadie se sienta tan superior a los demás como para hacerlas, para que nuca vuelva a haber impunidad, los culpables tienen que verse expuestos a la justicia. Solidarízate mil veces con las víctimas, liborio, no con los verdugos.

    Ah, y puedo dormir como un bebé, y poner todos los días mi cabeza muy tranquilo en la almohada, que nadie quiere vengarse de mí: eso se llama ” tener una conciencia limpia”

  • el 21 julio, 2013 a las 7:49 pm
    Permalink

    jorgealejandro1 dice:
    “Los únicos que tendrían derecho y autoridad moral para decir eso son las víctimas. Nadie más”

    Todos hemos sido victimas, complices y rehenes de un absurdo enfrentamiento entre los politicos de ambas orillas que ya tiene mas de 50 años. El que este libre de culpas que lance la primera piedra. La gran perdedora ha sido la familia cubana.

    Si quieres venganza puedes ir comenzando por los cientos de colaboradores de las fechorias de los Castros que viven actualmente en Miami y todos los dias se pueden ver en la TV sermoneando.

  • el 21 julio, 2013 a las 6:16 pm
    Permalink

    “debemos tener la sensatez de dejar a un lado el rencor y revanchismo ”

    Liborio:

    Los únicos que tendrían derecho y autoridad moral para decir eso son las víctimas. Nadie más.

  • el 21 julio, 2013 a las 6:14 pm
    Permalink

    Isidro:

    “El citado insiste con particular empeño en declarar que los cubanos, como tribu, somos poco menos que una caterva de indefensos corderos, que marchamos inermes al matadero, aplaudiendo de paso la sentencia con que se nos condena.”

    “El citado” te responde que no todos los cubanos; posiblemente tú tampoco, pero un gran número de cubanos SÏ lo han hecho (Y puede haber mil justificaciones y causas). ¿O te desayunas ahora que muchos que desfilan un día con una pancarta, tres días después del desfile se van en una balsa? hoy por hoy la doble moral ha sustituido en Cuba a la pelota como deporte naconal.

    Pero, más aún ¿Tú te atreves a decir seriamente que si los cubanos (Y ahí estamos incluidos casi todos, salvo muy honrosas excepciones) no nos hubiéramos dejado pisotear, como nos han pisoteados, Cuba estaría como está? Mira, peor aún: ya hay quien ve como cosa normal que lo pisoteen. En Cuba lo anormal es casi cotidiano, y lo peor de todo es que muchos cubanos se han acostumbrado a eso y solo tratan de malvivir como pueden. Nos acostumbramos a las escaseces, pòrque resolvemos “por la izquierda”; nos acostumbramos a que nos impusieran que comer; nos impusieron aceptar que era válido caerle a golpes a una vieja o a vecino de toda la vida, solo por pensar distinto; nos impusieron qué vestir, qué leer, qué ver, qué oír, qué hablar y qué pensar; nos impusieron hasta con qué familiares podíamos tratarnos, y en qué dios teníamos que creer (o no creer, para ser exactos). Nos han impuesto ser los únicos ciudadanos del hemisferio que tenemos que sacar un permiso para entrar a nuestra patria; y para colmo, si nos acogemos a un a ciudadanía extranjera, nos imponen la violación constitucional de tener que pagar por un pasapòrte cubano para ir a Cuba.

    No nos han “pisoteado”: nos han pasado una aplanadora por encima. Y muchos hay por hoy, continúan aplaudiendo. Lo que sucede es que, más tarde o más temprano, lo anormal termina. Y en cuba va a terminar ¿Cómo y a costa de qué? No sé, pero, de que termina, termina.

  • el 21 julio, 2013 a las 12:43 pm
    Permalink

    No llega porque nunca se ha ido… pero esperemos que lo podamos hacer desaparecer de una vez por todas con la desaparición del interés positive y de la nación estado como tal que nada que ver con la totalidad de nuestro ser ni nuestra “identidad” que viaja con nosotros por doquier. Más en nuestro sitio y en el de http://www.mama-doc.com Saludos a todos los cubanos repartidos por el mundo. Algún buen fin tiene que llegar a tener nuestra “diaspora”…

  • el 21 julio, 2013 a las 12:39 pm
    Permalink

    PEDRO, pienso exactamente como tú… Más de ello aquí: http://www.institutosimoneweil.net Al final habría que hacer desaparecer eso que se ha llamado el proletariado, que no es sino el asalariado como nueva forma de esclavitud. De paso acabar con el estado nacional y fundar autonomías municipales unidas en redes biorregionales. Todo esto lo ando mascuyando desde hace un buen y en el sitio que te indico conectarás con lecturas relacionadas. Suerte! Desde México, SMV, alias Mamadoc… :-)

  • el 21 julio, 2013 a las 12:35 pm
    Permalink

    El pobrecito “enfant” de Castro
    http://www.cubaencuentro.com

    Para los que parten para sus labores con solo una raquítica taza de café en sus estómagos, qué conclusión sacarían si conocieran el modus vivendi del predilecto de Fidel Castro.

  • el 21 julio, 2013 a las 10:03 am
    Permalink

    Jorgealejandro1, claro que los cubanos tenemos un apartheid hace 50 años en Cuba. Fijate que aclaro que si hay una apertura a la inversion en la economia de cubanos residentes en el exterior, tambien deberia haberla para los que viven en la isla. Y agrego ademas que deberia darsele alguna prioridad y apoyo financiero a los de adentro para que puedan participar con menos deventaja.

    En fin que si queremos cambios profundos en Cuba debemos tener la sensatez de dejar a un lado el rencor y revanchismo que solo nos va a llevar al caos y una mayor destruccion del pais, aunque todos sabemos que tambien hay cubanos que solo le interesa que ocurra eso ultimo, en detrimento del resto del pueblo. De eso han vivido por mas de 50 años.

  • el 21 julio, 2013 a las 7:57 am
    Permalink

    Iba a decir algo respecto al post de Rogelio, pero el comentador jorgealejandro1 parece haber agotado todos los argumentos disponibles para el resto de los mortales, con lo cual me siento incitado a comentar sobre lo que él comenta.

    El citado insiste con particular empeño en declarar que los cubanos, como tribu, somos poco menos que una caterva de indefensos corderos, que marchamos inermes al matadero, aplaudiendo de paso la sentencia con que se nos condena. Esa es la impresión – y no sólo en este post, conste- que me voy llevando de su agresiva entrada al ruedo, al cual acaba de ingresar con el impulso de un Miura, dispuesto a no dejar títere con cabeza. Y al hacerlo – parece que no se percata -, cae en el mismo afán reduccionista con que más de un adlátere del Estado procura meter a los once millones en el mismo saco. ¿Será que los extremos están condenados a tocarse per sécula seculórum ?

    Estoy seguro que a Rogelio le sobrarán argumentos para defenderse de toda esta metralla que le acaban de lanzar. Pero confieso que no puedo menos que sentir pena ajena de que se enjucie en términos tan poco constructivos a una persona que hasta hoy nos ha desmostrado estar asistido por tamaña lucidez. Digo yo.

  • el 20 julio, 2013 a las 8:07 pm
    Permalink

    “Lo malo que una apertura a la inversion extranjera capitalista sin darle las mismas oportunidades y derechos a los cubanos de la isla seria mas aberrante que el mismo apartheid que a los negros en Sudafrica.

    ¡Pero si eso ya lo tienen! Y hace bastante rato, por cierto

  • el 20 julio, 2013 a las 7:58 pm
    Permalink

    ¿Quieres más apartheid y más verguenza que no poder disfrutar de un hotel en tu propia tikerra por más de 30 años? ¿Quieres más apartheid que el hecho de que ningún cubano hoy por hoy puede alquilar una embarcación de recreo, ni participar en ninguna excursión en una de ellas? Es que pareciera que el cubano se ha da que lo sopapeen y lo traten como a una piltrafa humana. Y muy cara dura sería el emigrado que diga estar en contrtra del castrismo; y se preste a esa jugada. Yo sé que en EEUU hay americanos que se limpian con el sufrimiento del cubano, y solo les importa el billete, sin reparar a costa de qué, al igual que los descarados de los gallegos cómplices del apartheid turístico de la tiranía, y que medraron a costa de la ignominia de los cubanos. Sé también que hay muchos cubanos fuera de Cuba, que son esos especímenes de “hombre nuevo”, que ni tienen conciencia de ciudadanos, ni les importan los derechos ni la dignidad de nadie con tal de llenarse la panza y tener la caja de cerveza semanall asegurada. La amnesia voluntaria e inducida es un mal de muchos cubanos que ahora, por llenarse el bolsillo están dispuestos a mercadear con quienes los trataron como a basura, los siguen considerando basura, y solo tratan de consolidarse en el trono, para, una vez asegurados, seguirlos tratando como a la basura que siempre han creído que son. afortunadamente la mayoría de los emigrados está muy clara de cómo son las cosas.

  • el 20 julio, 2013 a las 5:24 pm
    Permalink

    Yo veo la jugada distinta. El truco esta en que si permiten la inversion de capitales de los cubanos del exterior, los cubanos americanos quedan fuera por las leyes del embargo. Entonces los cubanos que viven en el resto del mundo tendran un privilegio que no tienen los de EE.UU. Eso va a desatar las criticas y presiones al gobierno americano para que levante el embargo, pues ese grupo de cubanos estara llegando tarde a la reparticion del pastel.

    Interesante seria ver una jugada poltica como esa. Ya la reforma migratoria cubana esta poniendo en jaque la ley de ajuste cubano. Una ley de inversion con apertura a los cubanos residentes en el exterior, pondria en jaque al embargo. No lo duden. Lo malo que una apertura a la inversion extranjera capitalista sin darle las mismas oportunidades y derechos a los cubanos de la isla seria mas aberrante que el mismo apartheid que a los negros en Sudafrica.

  • el 20 julio, 2013 a las 12:39 pm
    Permalink

    Pero donde este lamentable panfleto da, verdaderamente vergüenza ajena, es aquí:
    El emigrante cubano, inversionista en Cuba, insistirá naturalmente en reglas parecidas a las del espacio donde obtuvo su capital: la tierra de los capitalistas más poderosos y experimentados del mundo, y el trono del neoliberalismo. Esto vuelve aún más irónicas, si cabe, las declaraciones oficiales de que el actual proceso de reformas es para perfeccionar y actualizar el socialismo. A ver qué perspectivas habría de convencer a Saladrigas y compañía, de que vengan para ayudar al comunismo en Cuba. No señor. Esto será una relación de negocios. El escándalo sería mayúsculo, si se revela la existencia de un espacio de negociaciones entre gobierno cubano y junta de capitalistas cubano-americanos, más consolidado que con los propios trabajadores de aquí.
    Porque, obviamente, a los cubiches del Archipiélago no nos tocará otro papel que el de poner la mano de obra. Y, para negociar en nombre de los trabajadores cubanos, no parece que el mejor representante sea un gobierno que nos mantiene con salarios microscópicos, nos niega el derecho de huelga, de organizarnos independientemente, y cierra sin escrúpulos las empresas que no dejen suficientes ganancias. Que se queda con las tres cuartas partes, o más, de los ingresos por los cooperantes en el extranjero. Que desvía hacia sí los salarios devengados por los que trabajan para firmas extranjeras, y los sustituye por una suma en la devaluada moneda nacional. Menos todavía puede hablar, en nombre de trabajadores como este servidor, una central sindical sumisamente plegada a la autoridad suprema.
    Con esos representantes, el recelo obvio es que nos vuelva a tocar la parte estrecha del embudo; aportar la mano de obra de alta calificación, a cambio del 5 o tal vez el 10% de lo que sería un salario normal. Y reclamar derechos laborales como el camino más expedito hacia la puerta de salida.
    Voy a dejar a un lado el venenito subliminal del primer párrafo y su cursilona perífrasis del “trono del neoliberalismo” (que no demuestra sino que todavía nos consideran , allá muy en el fondo, “el enemigo”) y me voy a centrar en los dos siguientes:
    – Hay que ser muy pusilánime, tener muy bien remachada la conciencia de súbdito, ser muy poco ciudadano, tener muy poca autoestima; y ser muy falto de respeto con el cubano para bajarse con un párrafo como el segundo. El autor reconoce, dicho a la cubana que le van a “meter el dedo con arena”, que el gobierno que defiende se va a portar como un gangster; que el sindicato es una farsa, en fin, que se va a llevar la peor parte del negocio; ¡Y sin embargo, está tan sumido es su obediencia ciega que no es capaz de resolver esta contradicción y darse cuenta de que la solución es que ese gobierno se vaya al diablo! Triste, muy triste es hablar a favor de un gobierno que en su fuero interno reconoce que no es más que un forajido.

    Y remata con esto:

    “Con esos representantes, el recelo obvio es que nos vuelva a tocar la parte estrecha del embudo; aportar la mano de obra de alta calificación, a cambio del 5 o tal vez el 10% de lo
    que sería un salario normal. Y reclamar derechos laborales como el camino más expedito hacia la puerta de salida.

    Tampoco me parece un disparate cuestionar si, en la nueva ley de inversiones, se han tomado las provisiones necesarias para atajar las manifestaciones que podrían producirse, de discriminación por motivos de raza, género, orientación sexual o cualquier otra, lesiva a la dignidad humana.

    Y para cerrar estos apresurados borrones, cabe preguntar si una ley como esta no obliga a replantear otros asuntos más o menos relacionados. Por ejemplo, la fundamentada queja de estos mismos emigrados, sobre los problemas con el pasaporte y los permisos de entrada a su país, que serían aún más injustas ahora que se les está recibiendo su dinero en inversiones además de las ya acostumbradas remesas. O sinsentidos como la proscripción de los deportistas emigrados. ¿Se imaginan que Dayron Robles pueda gerenciar un hostal en Cuba, y el INDER le siga negando competir, ya sea por su patria o por donde estime conveniente? ¿Qué Yasiel Puig opere una academia deportiva turística en Varadero, pero no pueda integrar la selección nacional de béisbol al torneo Clásico Mundial?

    En resumen, que todos los que cortan el bacalao en este asunto, cometen otro atropello contra los derechos del pueblo cubano, al administrar unilateralmente la importante cuestión.

    Y borrón y cuenta nueva, ¿Verdad?. Menos mal que la inmensa mayoría de los emigrados tiene bien calado a tu gobierno.

    Ya lo dijo Quevedo “Poderoso caballero es Don Dinero”

  • el 20 julio, 2013 a las 12:38 pm
    Permalink

    Este es el post más hipócrita, más desvergonzado y más representativo de esa doble moral y de la falta de esos principios, que dicen que no se negocian porque ya no le quedan principios que negociar. Es la muestra de que lo único que les interesa a los que desgobiernan Cuba es el poder: Del resto hacen muy buen papel de baño

    “En algún momento los analistas habrá que reconocer que este gobierno está sacudiendo hasta los cimientos mismos del viejo sistema bueno, al menos en su parte económica. Sin embargo, siempre encontramos que cada transformación adolece del mismo elemento: la falta de elaboración interactiva y democrática entre gobierno, trabajadores, intelectuales y todos los interesados en general.”

    -A sus palabras me remito: Lo que están haciendo es acomodando la baraja para seguir siendo los amos; y garantizarse los fondos para eso. La misma porquería en el fondo. En eso llevan ya un buen tiempo y los resultados no pueden ser más desastrosos.
    “Después, se deben señalar otras posibles ventajas para muchos. Estará la entrada de capital al país; la fortuna de estrechar relaciones con los familiares allende el mar, y de aportes valiosos para aliviar la estrechez económica.”

    -Sepa señor articulista, que las relaciones con nuestros familiares siempre han sido estrechas a pesar de su gobierno: Aún en las horas más oscuras y cuando la represión de su gobierno exigía la separación de la familia para poder exhibir la condición de “revolucionario”. El amor a los nuestros nunca fue cuestión de un úkase. La estrechez económica, por no decir la miseria en que viven muchos cubanos es responsabilidad, en primerísimo lugar del gobierno, no de nadie allende los mares. Parece que la filosofía de sanguijuela y la moral de limosnero que ha caracterizado a la dictadura se la quieren imponer a la gente. Produzcan, que es lo que tienen que hacer antes de pedirle al pueblo que se vuelva pedigüeño para que la camarilla siga en el trono.

    “Tampoco se puede pasar por alto que cada inversor cubano-americano será una voz más, opuesta a aquellas legislaciones de los propios Estados Unidos, que aprietan económicamente la economía cubana, como el embargo/bloqueo, la persecución de las actividades financieras cubanas por el resto del mundo, las restricciones de viajes contra los ciudadanos cubano-americanos, entre otras.

    – Media hora de risa: En primer lugar lo que más critica el exilado; y con toda la razón del mundo cubano es al gobierno de Cuba. Hay que tener la cara de cemento armado para pedir mirar la paja en el ojo ajeno; y no ver el bosque que hay en el propio. Y adquiere tintes kafkianos la impudicia cuando se pretende coger de caballito de batalla al único ciudadano de este hemisferio que tienen que pedir permiso para entrar a su patria. ¿O es que se piensa que la emigración perdió la vergüenza como la ha perdido la el gobierno cubano ?

  • el 19 julio, 2013 a las 6:12 pm
    Permalink

    Si fuera de otra manera, entonces no tendríamos razón para clasificar el sistema como dictadura. Es así como funcionan los regímenes totalitarios, de partido único, sean socialistas o fascistas lo mismo da.

    Ventilar los asuntos que interesan a la sociedad públicamente es una palanca de los sistemas democráticos, que no se va a desencadenar en la isla mientras exista una familia que ostente el poder y que luche por perpetuarse con el cetro entre las manos por diez generaciones más, una familia que no pretende que a estas alturas le pongan límites en sus acciones, un grupo que se ha mantenido en el poder por más de medio siglo sin que nadie pueda pedirle cuentas por nada, sin que ningún ciudadano o grupo de ciudadanos, o Ministro o Comandante, pueda pedirles explicaciones por los desastres cometidos, un par de hermanos que ha sembrado el miedo sacando del medio a los más cercanos y leales colaboradores cuando estos han disentido en una letra.

    Y ahora no hay nada que hacer, el pastel ya está hecho, los complacientes empresarios del exilio solamente esperan que comience la repartición. Ojalá que a todo les vaya bonito, pero estoy seguro que, como es norma, si hay pastel, no habrá platos, si hay platos y pastel no habrá servilletas, si hay servilletas y platos, pues no habrá pastel… La maldición del llamado socialismo cubano… nunca vienen el pitón con la jeringa… pero al parecer hay quienes tienen fe en que el chicharrón algún día sea carne.

    Ah, y quienes una vez se lo robaron todo en nombre del “pueblo” y la “patria”, lo volverán a hacer una y otra vez. Ojalá que me equivoque y los inversionistas esta vez puedan llevarse de regreso el plato, el pastel, el cubierto y la servilleta.

  • el 19 julio, 2013 a las 5:36 pm
    Permalink

    De que el capitalismo llega es seguro. Lo importante ahora es exigir claridad (glastnost) y empezar a poner las reglas del juego para evitar la explotacion mas horrorosa de un capitalismo salvaje. Salarios minimos, derechos laborales y civiles, impuestos y regulaciones, leyes antidiscriminatorias y otras que ayuden al asalariado a resolver sus problemas basicos en un ambiente de respeto y decoro. Si no hubiesen regulaciones laborales el capitalista pagaria con cupones o trataran a todos como esclavos. Es aqui donde el gobierno debe trabajar ahora, pero al parecer estan haciendo lo opuesto: atraer al capitalista con empleados mal pagados, sin derechos de huelga y puiestos del lado del explotador y no del explotado

  • el 19 julio, 2013 a las 2:05 pm
    Permalink

    Mira que ironica es la vida…

  • el 19 julio, 2013 a las 10:58 am
    Permalink

    Muy, muy bueno tu comentario Rogelio. Te felicito. La izquierda debe desenmascarar toda esa arbritrariedad procapitalista que se está comentiendo en Cuba en nombre del socialismo No estoy en contra de que los cubanos allende los mares tengan la posibilidad de venir libremente y tratar de ayudar a la economía cubana a resurgir de las cenizas en las que ha sido sepultada por el capitalismo de estado nombrado “socialismo”. Pero creo que eso debería ser producto de una amplia discusión en el seno de la sociedad cubana, donde quede claro como esos capitales van a interactuar con las cooperativas, cómo se van a distribuir sus utilidades, cómo serán afectados con las políticas impositivas, cómo se comportarán ante el medio ambiente, van a invertir directamente o indirectamente, como será la tasa de ganancia para ellos, bajo qué premisas contratarán la mano de obra cubana, qué participación tendrán los trabajadores en la dirección, gestión y utilidades de esas empresas, ?funcionarán sobre las mismas bases que las empresas estatales? Qué derechos tendrán sus trabajadores? En fin pudiera haber otro montón de cuestionamientos y desde luego, como pregunta Rogelio ?se mantendrán las actuales discriminaciones contra los cubanos residentes fuera del país?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *