Cuba 2015: Año de grandes expectativas

Por Pilar Montes

El presidente Obama anunciando un cambio de política estadoundense hacía Cuba.
El presidente Obama anunciando el 17 de diciembre de 2014, un cambio de política estadoundense hacía Cuba.

HAVANA TIMES — Este año no comenzó el primero de enero, sino el 17 de diciembre pasado, cuando ocurrieron sucesos que muchos cubanos pensaban no vivirían para ver ese día en que todo cambió.

Esos eventos dejaron la certeza en la mente de los más optimistas que esos acontecimientos eran sólo el comienzo de los cambios por venir que transformarían la vida nacional, con la misma fuerza telúrica del primero de enero de 1959, con el triunfo de las armas rebeldes lideradas por Fidel Castro.

Para los pensadores pragmáticos, este es ciertamente el inicio de importantes cambios que alcanzarían a modificar la política, la economía y la mentalidad en muchos aspectos de la sociedad cubana.

En cualquier análisis de rigor es preciso incluir a los pesimistas, quienes piensan que estos temblores no removerán cimientos ni cambiarán la vida cotidiana de los cubanos.

La alegría desbordada fue el retorno de los tres héroes que quedaban presos en Estados Unidos después de 16 años de injusta condena. Se reunieron los cinco dedos de la mano de los cubanos.

Los nombres de Gerardo, René, Antonio, Ramón y Fernando, los Cinco, como se les conoce internacionalmente, quedaron para siempre inscritos en el Panteón de la Patria y es certeza extendida que serán puntales de cualquier diseño futuro del país.

En una campaña, muy superior a aquella épica que no logró salvar a los Rosenberg de la silla eléctrica en Estados Unidos, la liberación de los Cinco fue demandada por activistas, intelectuales, parlamentos, gobiernos y gente de pueblo de todo el mundo.

Victoria después de medio siglo

Tras 18 meses de arduas y secretas negociaciones, el 17 de diciembre de 2014, los presidentes de Cuba, Raúl Castro y de Estados Unidos, Barack Obama declaraban a sus compatriotas que, después de 53 años, ambos gobiernos iniciarían conversaciones dirigidas a restablecer sus lazos diplomáticos, entre otros temas del diferendo histórico.

Grupos de poder económico han convencido a Washington que es preciso recuperar el espacio perdido en el comercio y las inversiones, ocupado por capitales europeos, chinos, venezolanos, brasileños y rusos.

En segundo lugar, el mandatario cubano anunció que el contratista de la USAID, Alan Gross, preso en la isla desde el 2009 por distribuir medios de comunicación satelital cuya importación está prohibida y entregarlos a elementos contrarios a este gobierno, estaba siendo liberado y enviado a Estados Unidos, como parte de una lista de nombres, cuya puesta en libertad era del interés de Washington.

Por su parte, Obama liberó a los tan esperados tres combatientes cubanos presos en Estados Unidos.

Las conversaciones entre Washington y La Habana para el restablecimiento de vínculos diplomáticos empezarán el 21 de enero en la capital cubana.

Es preciso recordar que en las más de cinco décadas transcurridas, el ex Presidente Fidel Castro y el actual mandatario, Raúl Castro, reiteraron el llamado a las administraciones estadounidenses a razonar las diferencias entre ambos países para resolverlas, llegar a una coexistencia pacífica entre estados sólo separados por 140 kilómetros (90 millas) entre Cayo Hueso (Key West) y La Habana.

Mucho que ganar

Son muchas las ventajas que se derivarían de las conversaciones y no sólo para la menor de las partes, ya que en un análisis a profundidad, podría decirse que la potencia norteña tiene más que ganar y no sólo en el ámbito político, después que ha visto diluirse la influencia que una vez tuvo sobre los gobiernos de América Latina y el Caribe.

Grupos de poder económico han convencido a Washington que es preciso recuperar el espacio perdido en el comercio y las inversiones, ocupado por capitales europeos, chinos, venezolanos, brasileños y rusos.

Por esa fracasada política aislacionista, ahora aplicada contra Venezuela y Rusia, Estados Unidos y Europa Occidental han propiciado que exportadores latinoamericanos ocupen el espacio dejado libre por suministradores de los países que impusieron sanciones a Rusia.

Por la parte cubana, hay muchos dirigentes y también gente de pueblo que en este momento se acuerdan de las palabras del Ché Guevara, cuando dijo que “en el imperialismo no se puede confiar ni tantico así”.

Las corporaciones dolientes norteamericanas, unas 30 entidades del sector agrícola y ganadero formaron el 8 de enero una Coalición, la United States Agricultural Coalition for Cuba (USACC) que presionará al Congreso para levantar las restricciones financieras impuestas a las exportaciones norteamericanas hacia Cuba, país al que se le exige un pago adelantado a la entrega de los embarques y transacciones a través de terceros países.

El presidente de la Federación Americana Agrícola, Bob Stallman, dijo que relajar las restricciones de financiamiento sobre el comercio con Cuba hará más competitivos a los agricultores y ganaderos estadounidenses en el mercado de la isla.

Paul Johnson, Vicepresidente de la Coalición y presidente de Chicago Foods International LLC, que maneja la logística de los productos vendidos a Cuba, dijo que tenemos que hacer que cese este embargo.

En el lanzamiento de la USACC, el Secretario de Agricultura, Tom Vilsack, se refirió a la oportunidad comercial que significaría la normalización del comercio con un mercado de 11 millones de consumidores a solo 140 kilómetros de nuestras fronterasl.

El gobernador de Missouri, Jay Nixon, en representación de los Estados mayores productores agrícolas y ganaderos de este país, criticó el complicado proceso burocrático actual como un obstáculo auto-impuesto a la parte estadounidense.

La Senadora Amy Klobuchar, demócrata por Minnesota dijo que el esfuerzo para persuadir al Congreso será defensivo al principio, porque algunos miembros quieren hacer retroceder las iniciativas de Obama o incluso detener el establecimiento de relaciones diplomáticas, expresó la senadora a un reportero de Bloomberg.

La Coalición estará dirigida por Devry Boughner Vorwerk, vicepresidente de asuntos corporativos de Cargill, Inc., la transnacional de alimentos con base en Minneapolis.

Vientos de galerna en contra

Un análisis frío de los pro y los contra a los que se enfrentan las próximas conversaciones, hace prever que estarán acompañadas de fuertes vientos de galerna.

Raul Castro con líderes del Partido/Gobierno. Foto: Cubadebate.cu
Raul Castro con líderes del Partido Comunista y Gobierno. Foto: Cubadebate.cu

Por una parte, está la mayoría Republicana que busca impedir la realización de cualquier iniciativa de Obama, como el Obamacare en el área de la salud, la llamada reforma migratoria y ahora el inicio de conversaciones con Cuba para la normalización de relaciones con la isla vecina.

Este último proyecto responde, según Obama, al fracaso de la política de 11 administraciones estadounidenses contra un país cuyo gobierno lo ha dejado aislado en casi todos los foros internacionales.

Por la parte cubana, hay muchos dirigentes y también gente de pueblo que en este momento se acuerdan de las palabras del Ché Guevara, cuando dijo que “en el imperialismo no se puede confiar ni tantico así”.

No obstante, el interés económico y la posibilidad de ampliar el flujo de norteamericanos e información hacia Cuba debe atemperar la habitual conducta prepotente y hegemónica de los negociadores de Washington, como también abrir las mentes de los cubanos hacia propuestas constructivas sin concesión de soberanía.

De alcanzarse la ansiada normalización de relaciones, eliminándose los nudos que restringen el comercio y se devuelve a los norteamericanos el derecho a viajar libremente a Cuba, podría decirse que las conversaciones habrán cumplido su cometido.

Abordar el tema de las propiedades nacionalizadas a los estadounidenses en Cuba, así como el reclamo de la Base Naval de Estados Unidos en Guantánamo, parte del territorio nacional cubano, serían objeto de negociaciones posteriores, según analistas locales.


8 thoughts on “Cuba 2015: Año de grandes expectativas

  • el 13 enero, 2015 a las 6:21 pm
    Permalink

    Hay sol bueno y mar de espuma,
    Y arena fina, y Pilar
    Quiere salir a estrenar
    Su sombrerito de pluma.

    -«¡Yaya la niña divina!»
    Dice el padre, y le da un beso.
    -«¡Vaya mi pájaro preso
    A buscarme arena fina!»

    -«Yo voy con mi niña hermosa»-
    Le dijo la madre buena.
    «¡No te manches en la arena
    Los zapaticos de rosa!»

    Fueron las dos al jardín
    Por la calle del laurel:
    La madre cogió un clavel
    Y Pilar cogió un jazmín.

    Ella va de todo juego,
    Con aro, balde y paleta.
    El balde es color violeta;
    El aro es color de fuego.
    Hay Pilar hay Pilar por tu mentecita no pasa que además como dijo Marlene que tu artículo se “debería llamar los intereses del gobierno cubano traducido por Pilar Montes”, existen muchas asignaturas pendientes, derechos humanos, represión política, democratización de Cuba, entre otros que sin duda entrarán en pauta. Hay Pilar, Pilar Monte sigue con tu aro balde, paleta, tu sombrerito de plumas y tus zapaticos de rosas, porque eres una trasnochada del siglo IXX.

  • el 13 enero, 2015 a las 5:43 pm
    Permalink

    Que asco!!!

  • el 12 enero, 2015 a las 12:50 pm
    Permalink

    Creo que el artículo se debió llamar, “Los intereses del gobierno cubano. traducidos por Pilar Montes”.
    De verdad que muchos aún insisten incluido el gobierno cubano en seguir tomando por tontos a los ciudadanos cubanos.
    1er defecto del artículo.
    decir “la alegría desbordada de la liberación de los cinco” eso es lo que dice Granma no el cubano de a pie. En todo caso para afirmar algo tan rotundo primero tiene que hacer una encuesta nacional independiente del gobierno.
    Decir que Alan Gross trajo equipos para elementos contrarios al gobierno cubano. Otra mentira o me acabo de enterar que el gobierno cubano entiende que la comunidad judía receptora de esas comunicaciones son opositores al régimen.¿El gobierno cubano, antisemita?
    De verdad que Pilar Montes es periodista como yo astronauta. Esta falta de sinceridad de Pilar como de tantos otros lo único que demuestra es que a golpes de propaganda se logra justamente lo contrario al objetivo propuesto: Crear una opinión favorable hacia los intereses del gobierno cubano.

  • el 11 enero, 2015 a las 9:36 pm
    Permalink

    Pilarica, tan izquierdosamente soñadora; ojalá toda la gente como tú insista en seguir -o mejor dicho, insistan en que el pueblo cubano siga hundido en ese horror preñado de miserias que es la tiranía de los hermanos Castro; ojalá… así quizás un día a los carneros cubiches se les agote la paciencia y hagan reventar de una vez y para siempre la gorilocracia verdeolivo. Por favor Pilar, insiste, insiste.

  • el 11 enero, 2015 a las 5:59 pm
    Permalink

    “Coalición, la United States Agricultural Coalition for Cuba (USACC) …..”

    “El presidente de la Federación Americana Agrícola, Bob Stallman, ….”

    “Paul Johnson, Vicepresidente de la Coalición y presidente de Chicago Foods International LLC, …..que maneja la logística de los productos vendidos a Cuba,……..”

    “el Secretario de Agricultura, Tom Vilsack, se refirió a la oportunidad comercial ….”

    “El gobernador de Missouri, Jay Nixon, en representación de los Estados mayores productores agrícolas y ganaderos de este país…….”

    “La Coalición estará dirigida por Devry Boughner Vorwerk, vicepresidente de asuntos corporativos de Cargill, Inc., la transnacional de alimentos con base en Minneapolis……”

    Todo eso esta muy bien, pero; ¿En Cuba se acabo la tierra? ¿También los agricultores cubanos se fueron de Cuba? ¿Hay que hacer otra reforma Agraria para darle la tierra a quien la trabaja? De hacerse, lo que se necesita es financiamiento, abono, insecticidas, tractores y cosas así, no tanta importación de productos agrícolas. En Cuba no solo se exportaba azúcar a EEUU, se exportaba hasta pepinos.

    Aquí cada día los artículos son mas repetitivos. Por otra parte recordé el viejo eslogan publicitario a principio de la revolución para promover el turismo interno; “Conozca a Cuba primero y al extranjero después”. En este tema vuelvo con lo mismo; “LOS CUBANOS PRIMERO Y EL EXTRANJERO DESPUÉS”

  • el 11 enero, 2015 a las 11:29 am
    Permalink

    “la normalización del comercio con un mercado de 11 millones de consumidores a solo 140 kilómetros de nuestras fronterasl.”

    De once millones de consumidores con un salario promedio de 20 dólares mensuales, el precio de 4 cajetillas de “Marlboro”.

    Tal parece que hay quien cree que el cubano de a pie está nadando en dinero para comprar lo que sea, porque ahora no tiene en qué gastarlo.

  • el 11 enero, 2015 a las 8:54 am
    Permalink

    El precio promedio de un almuerzo en Mc Donald es de $8.00.Si el salario promedio en cuba es de menos de 20 dolares..A quien le van a vender?.El mercado interno cubano es de los mas deprimidos del mundo pues no hay clase media y la alta es minima

  • el 11 enero, 2015 a las 6:49 am
    Permalink

    No, si interpretamos a Pilar, los norteamericanos deben estar dando brincos de alegría porque Raúl Castro decidió mejorar Las relaciones con el imperio y así los Estados Unidos salen de su aislamiento internacional y los granjeros podrán hacerse ricos por fin y gracias al levantamiento del embargo y a pesar de la oposición de un grupo en el Congreso, majadero, por cierto, que no le corresponde a sus votantes de todo el país que clamaron a gritos por el levantamiento del embargo y la liberación de los cinco “heroes” después de una extraordinaria campaña propagandística pagada por la Coca Cola y la GM. Seguimos pensando que Cuba es el ombligo del mundo y en base a eso seguimos hablando cáscaras de piña. Aún es más vergonsozo pensar que todos los problemas del país se van a arreglar sencillamente porque el que era el enemigo a muerte de ayer decidió rendirse a los pies del “socialismo de caimán”, incluyendo la venta de boniatos, vitamina C, el arreglo de los baches y la extinción de las plagas de moscas y mosquitos. Que pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *