Corrupción de una élite política

Por Haroldo Dilla Alfonso* (photos:Caridad)

HAVANA TIMES — Hace algunas semanas el académico cubano Esteban Morales volvió sobre el mismo tema que en 2010 le costó una separación del Partido Comunista y en 2011 un perdón: la corrupción.

Lo hizo en puntillas, con toda discreción, y si en 2010 Morales apuntó al ex general Acevedo con sus supuestos millones desfalcados, en 2012 lo hace al miserable que regala unas cajas de cerveza para que le consigan un pastel de cumpleaños.

Obviamente mucho de lo que dice Morales es cierto, y la corrupción lo es de mucha y de poca monta.

También estoy de acuerdo con él en la necesidad de enfrentar la corrupción creciente en Cuba y que esto requeriría más transparencia y más debate público, además, digo yo, de más voluntad política y más policía decente y tecnificada. Y, lo que es elemental, de un sistema económico más dinámico e inclusivo que este adefesio en ruinas que el General/Presidente quiere actualizar, para adelante y para atrás.

No obstante, este es un tema que requiere de mucho más análisis que el que le prodiga Morales, y aunque estoy seguro de que tampoco yo podré hacerlo mejor, sí intentaré colocar algunas ideas polémicas sin otra intención que incentivar la discusión.

Si por corrupción entendemos la apropiación de recursos y valores fuera de la institucionalidad y de la normatividad existente, entonces siempre en Cuba postrevolucionaria hubo corrupción. No es un problema de la crisis y del mercado.

Siempre hubo funcionarios que se beneficiaron de cuotas de dinero y productos muy superiores a lo que por ley les correspondía. Y que en estos casos es, sobre todo, el salario. También existió corrupción debido al nepotismo, al tráfico de influencias, a la impunidad y a la cooptación dolosa. Todo ello era inherente a la propia reproducción de la élite y al cultivo de lealtades políticas.

Era una corrupción que podía implicar viajes familiares al extranjero, estancias paradisiacas en centros vacacionales, autos y gasolina gratis para todos, buenas casas siempre disponibles, todo tipo de satisfacciones para los amores anómicos, etc. Pero era una corrupción administrada desde el centro, que no permitía acumulaciones sustanciales de recursos.

A lo sumo era posible atesorar valores de uso, pues el propio sistema no favorecía la capitalización. Y por eso no invitaba a la autonomía. Al contrario, la autonomía era regresar a la austeridad plebeya que se practicaba con los de abajo: comer de la libreta, bañarse en los dientes de perro de Monte Barreto y oficiar alguna que otra vez como peatón. Había que estar en la nomenklatura y defenderla —con líder máximo y partido inmortal incluidos— a capa y espada

Cuando un funcionario era castigado por corrupto ello no significaba que los otros no lo fueran, sino que el castigado había roto alguna regla de oro, y no había tomado suficientemente en cuenta que su prosperidad era revocable. Las acusaciones de corrupción aparecían regularmente cuando el funcionario caía en desgracia, bien porque intentara practicar la corrupción por cuenta propia, o porque cometiera algún otro desliz no admisible.

Sucedió que en 2005 Fidel Castro pronunció un larguísimo discurso donde dijo que la corrupción podía llevar al traste a eso que se hace llamar revolución. Fue una sola mención en un desvarío de cuatro horas en que habló por igual del chocolatín que de la amenaza imperialista.

Pero fue suficiente para enardecer a una clase intelectual siempre interesada en decir algo sin morir en el intento. Y es posible que cuando escribió su primer artículo en 2010 Esteban Morales se hubiera sentido motivado por las palabras de su líder político.

Pero se trató no solo de un eco debilitado por el tiempo, sino también confundido por las circunstancias, porque lo que Fidel Castro denunciaba en 2005 era la proliferación de un tipo de corrupción que él no podía controlar y que podía cambiar muchas reglas de juego: la corrupción con relación al mercado.

Desde éste, la corrupción ya no se refiere a cuanto el funcionario toma de lo que políticamente le asignan, sino de cuánto se apropia a partir de su agresividad e inescrupulosidad en un mundo que prescinde fundamentalmente de los controles políticos verticales.

El ex general Acevedo no cayó en desgracia porque se apropió de lo que no era suyo. Eso lo hacen todos los días muchos altos funcionarios cubanos, sus hijos y amantes. Lo hicieron muchos de los alegres huéspedes de esa Habana Elegante —entre los que se cuentan los herederos del Clan Castro— que ha descripto Lois Farrow Parshley en un artículo reciente.

Seguramente Acevedo cayó en desgracia porque se excedió en lo permitido, porque acumuló por su cuenta, porque el sistema no admite electrones sueltos o porque sus compinches externos no eran confiables. O por otro motivo que desconozco, pero no simplemente porque haya sido corrupto. No porque en algún momento haya vestido con zapatos de piel de cocodrilo o portado Rolex macizos, ni haya lucido su gastada humanidad en esas noches de famosos.

La corrupción que hoy prevalece en Cuba, la que es realmente importante, es la que ocurre en el proceso de acumulación originaria de capitales en provecho de una élite política en su metamorfosis burguesa.

Por supuesto que también hay otra corrupción que Morales describe muy bien. La que se da por abajo, por los huecos de un sistema carcomido, unas veces para vivir mejor y otras veces para poder vivir, y en este último caso, más que corrupción, es resistencia.

Pues al final el sistema que hoy existe es inseparable de esa corrupción que implica trueques de productos, cobros indebidos, tiempos de trabajo usados para otros fines, carros estatales trocados en taxis, entre otras calamidades que ocurren cuando el estado posee todo y además no sabe cuidarlo.

Pero hablar de esto solamente, es hablar de lo secundario omitiendo lo fundamental. Es, repito, algo que les pasa a todos los partisanos de la transición ordenada (mucho orden y poca transición) cuando quieren hacer opinión pública: hablan todo el tiempo del amor sin mencionar jamás al sexo.
—–
(*) Publicado originalmente por Cubaencuentro.com.


15 thoughts on “Corrupción de una élite política

  • el 10 octubre, 2012 a las 6:44 pm
    Permalink

    Todo indica que el senor Haroldo, ha recibido un aumento de sueldo por parte del gobierno de los gobernantes del Norte Revuelto y Brutal, ya que sus ataques contra los dirigentes historicos han aumentado en cantidad y en desmerito de su persona.

    Si alguien necesita un purgante para que se desintoxique de todo su odio, frustracion y deseos de venganza, es el senor Haroldo, pues cada dia escribe articulos con superior nivel de ataque de todo tipo, que el terrorista de Madrid, el sabe de quien hablo, no hace falta mencionar nombres, lo que esta en dudas, es si los articulos los escribe el o se los escriben, como un guion de una pelicula o una novela de Corin Tellado.

    Este senor que dice que fue cubano, deberia dedicarse a sacar a la luz publica toda la podredumbre del sistema donde el vive, empezando por las elecciones y acabando con las guerras, quizas se haria famoso o terminaria en una jaula en Guantanamo junto a los terroristas, claro todos nos imaginamos que el esta bien protegido y sus espaldas estan bien guardadas, pues su jefe y director de los planes contra Cuba, debe de tener una gran estima del senor Dilla.

    Los que se llenan la boca hablando de corrupcion, robo y solo ven eso enlas altas esferas, son los que no han movido un dedo para senalar a los que ellos llaman corruptos, tanto en el seno del pueblo comoen el seno de los dirigentes del pais, yo no me considero el mejor ni mucho menos, pero si les puedo decir senores de la critica constante y la practica inexistente, que en mi vida, de revolucionario, he dado suficientes muestras, que no aplico la maxima de la iglesia catolica, haz lo que yo digo y no lo que yo hago. N o participo en el robo, en la compra en la bolsa negra, no admito ninguno de esos conceptos y actitudes en mi presencia, he puesto en su lugar a varios de los que han participado en esos rejuegos de hecho y palabra, y no me han podido tocar con el petalo de una rosa, he dormido varias noches en las estaciones de policia por mi actitud de defensa del pueblo y sus conquistas, y al final han tendio que dejarme tranquilo y tomar el camino de la decencia, la honestidad y el respeto al pueblo y sus derechos.

    Esmuy bueno criticar en teoria y contonearse con lo mal hecho para no buscarse problemas, esa es la posicion de los que aqui critican y critican, yo no tengo miedo alguno a los niveles, a los guaposos y a los bandidos de rio frio, por tanto senores, vivo tranquilo, duermo bien y no tengo miedo de tipo alguno, no se si ustedes podran pensar y vivir igual.

    Yo no odio, yo no me dedico a los chismes y a las mentiras, pero si me dedico por completo a defender el pais, el partido y el gobierno de los historicos, y esto no impide ni me ha impedido senalar, por las vias que tiene el pais, loque he considerado danino para el pais y el proceso,sin tener en cuenta historia politica, cargos, posiciones relevantes o no, solo me interesa que se respete al pueblo, al cual pertenezco y pertenecere hasta los dias finales de mi vida.

    Cada cual puede escoger como vivir, cada cual puede pensar como mejor lo estime, pero lo que si les digo que fuera del socialismo nada, fuera del proceso cubano nada, fuera de la lealtad incondicional con el pueblo nada, contra el imperio, sus mercenarios y los del negocio de la contra fuera y dentro del pais, implacable, pero con respeto y argumentos, no con odio de tipo alguno, el estar al lado del pueblo es la mejor garantia de no equicovarse.

    Que tengan todos una buena noche y que el senor Padre Azul y su hijo el Hombre de Galilea le den la luz y el amor por el pueblo que yo poseo, sin odios, frustraciones y deseos de venganza alguna..

  • el 27 septiembre, 2012 a las 12:25 pm
    Permalink

    Porque hablas de que se mete con el pueblo, yo vivo en Cuba, soy parte del pueblo, los carniceros que roban(aunque no me guste que roben) son parte del pueblo, los almaceneros, los cuenta propistas, los trabajadores de atencion al publico que “luchan” todo lo que puede. No quiera hacer ver como que aqui nadie sabe lo que pasa. En Cuba se sabe que nadie esta libre de culpa de nada, aqui todos y con todos me refiero a todos son culpables de infringir alguna ley, aqui hay gente que no ha matado una vaca, pero si se ha comido la carne de res cuando va a la casa del amigo o en su propia casa sin que venga por la bodega, entonces, en Cuba la razon por la cual esto no se ha terminado es porque la gente ha seguido “luchando” como se le dice vulgarmente, aunque no estoy de acuerdo con el robo, y lo desprecio, tengo que reconocer que esa ha sido una de las causas que ha permitido al gobierno seguir donde esta, y seguir improvisando. Porque aqui sabe todo el mundo que a las pizzerias no se les venden implementos de alimentos en ningun lado, todo lo que se le prometio no lo han cumplido, sin embargo ahi siguen vendiendo pizzas con queso nadie sabe de donde, harina nadie sabe de donde y cosas que nadie sabe de donde salieron, esa gente tambien son cubanos. Dejen ya el descaro de sacar leyes como las de aduanas para hacerse los que van a parar a las mulas ni nada de eso, que al final, esos tambien son cubanos, con la unica diferencia que no son del Minint ni de las Far.

  • el 27 septiembre, 2012 a las 10:29 am
    Permalink

    Una ultima cosa, por favor mencioneme en que parte del articulo que acabo de releer encontro Ud esto que afirma: “Vuelve a sus escritos venenosos, despectivos y peyorativos contra el pueblo de la Isla”. Hasta donde vi, esta hablando de la corrupcion de alto nivel, eso no tiene mucho que ver con el pueblo de la Isla. Si ese comentario hubiera sido anadido al de Esteban Morales quizas se lo aceptaba porque el si le dijo que mientras a lo de arriba se le llama “enriquesimiento ilicito lo de abajo es currupcion”. Ese si era un ataque directo al pueblo o me equivoco?

  • el 27 septiembre, 2012 a las 10:21 am
    Permalink

    Digo mas, habla de ausencia de odio por tener argumentos. Donde estan los argumentos?, el bloqueo, las conquistas?????. Vuelve a lo de siempre, a la retorica. Todo el que dice algo malo del Gobierno es porque quiere hacerse de unos dolares mas, si asi fuera la CIA y el pentagono hubieran tenido que poner mas dinero en Cuba que el que usaron para “salvar” a los Bancos y a las empresas fabricantes de autos de la bancarrota hace 4 anos. No se en que parte del pais vive, pero le pediria que se llegara un dia a la cola del pan o a la bodega de cualquier lugar del pais y escuchara lo que se dice en alli. Si todos fueran asalariados del imperialismo como quiere hacer ver, entonces estuvieramos nadando en dinero circulante y con una inflacion enorme.
    Elpidio, no se empene ya la epoca de tapar el sol con el dedo paso, la gente esta cansada de los mismo de las falsas ilusiones y ver que cada ano es peor que el anterior, que esas conquistas que Ud pregona pierden en calidad ano tras ano y eso si quiere discutirlo es porque vive en otra Cuba que no es la de todos. Donde cada ano les repiten ahora si construiremos el socialismo y uno se pregunta y hasta ayer que haciamos?
    Debe de estar muy cerca Ud de la cupula cuando no ve lo que pasa en la parte de la Iglesia donde se esta ofreciendo la misa. Disculpeme, no trato de ofenderlo, simplemente creo que: o esta muy ciego o simplemente no quiere abrir los ojos a las realidades.

  • el 27 septiembre, 2012 a las 9:59 am
    Permalink

    Veo un problema con Elpidio Valdes, (solo uno?, me diran!!!!). Bueno uno inmenso!!!. Cuando quiere defender a los gobernantes del pais, saca a relucir al pueblo y el no se ha dado cuenta que Gobernantes y pueblos son dos entes independientes. Nuestro gobierno dejo de ser del pueblo hace mucho tiempo para ser de ellos. Dejo de responder al pueblo precisamente en el momento que tomo lo poco que este pueblo produce y lo comienza a repartir por el mundo como si nos sobrara para dar, como si las necesidades del pueblo estuvieran cubiertas, como si fueran de ellos y no de todos.
    Coincido hasta cierto punto con las perdidas por el bloqueo, pero en ningun lugar aparece las perdidas ocasionadas por el mal gobierno, por mala administracion, por toma de decisiones sin consultarlas con los especialistas, etec. Esas no se cuantifican y luego nos culpan a todos, como si todos hubieramos tenido que ver con eso. Como si hubiese sido un gobierno anterior, hablan en tercera personas o plurarizan cuando de errores se trata.
    Otra cosa que no quiere entender Elpidio es que viva donde vivan todos los nacidos en la ISLA somos cubanos y nos interesa en futuro de nuestro pais. NO se que tendra en cuenta para creer sentirse mas cubano que yo o Haroldo, de donde saca la cuenta que el autor odia al pais. Puede odiar a sus dirigentes y esta en todo su derecho pero lo que no tiene derecho a hacer Elpidio es a atar o unir al pais con quienes lo gobiernan, no es la misma cosa. O es que es valido para unos y para otros no, porque nos hemos pasado predicando que nuestro problema es con los GOBIERNOSSSSS de EEUU y no con su pueblo. Pues bien Elpidio el problema nuestro es con quienes malgobiernan nuestro pais y no con su pueblo que sufre las consecuencias.

  • el 27 septiembre, 2012 a las 9:08 am
    Permalink

    Soy de matanzas. Despues de unos cuantos anos regrese y vi los avances socialistas: 1) el teatro sauto se estaba aun en reparacion, el 66 en la calle del medio se convirtio en un vertedero, un monton de parques donde habian edificios, la mitad de la bibloteca se estaba callendo, la sala de concierto hacia cinco anos estaba en reparacion, no existian cines, la plaza no existia, las calles totalmente destruidas, el puente de San luis cerrado y los demas callendose, los hospitales que visite apestaban y los medicos pedian limosnas practicamente…

  • el 27 septiembre, 2012 a las 6:11 am
    Permalink

    Y siguiendo la lógica utilizada por usted, la corrupción en la casta dirigente es uno de los logros y avances del pueblo de Cuba y su proceso socialista.

    [email protected] wzaldivar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *