Coqueteando con la Opción Cero

Por Aurelio Pedroso  (Progreso Semanal)

HAVANA TIMES – Si, como bien dicen, guerra anunciada no mata soldado, el país pudiera estar marchando a una suerte de Opción Cero, aquella fase correspondiente al denominado Período Especial y que por fortuna para todos nunca llegó a aplicarse.

Quienes vivimos esos amargos años de finales de los 80 del siglo pasado y tuvimos el privilegio de participar en una reunión de primer nivel donde se le dio un repaso a esa opción, no podemos menos que imaginarnos un escenario similar para estos tiempos venideros.

Debo confesar que salí bien impresionado del panorama económico-militar que tendríamos por delante: un país bloqueado navalmente y donde no entraría una gota de petróleo ni media libra de arroz, con bombas manuales para la extracción de agua en la comunidad y un caldero gigante donde debíamos acudir vasija en mano en busca de comida.

Reciba el nombre que reciba, sea bautizado en una parroquia o en la catedral, se nos avecina, porque la tenemos al doblar de la esquina, una muy seria etapa con el tema alimentación, y no por gusto se está insistiendo en esos cultivos de corta duración e incentivando a sembrar hasta en un metro cuadrado de tierra. Con igual interés, al ahorro del agua y la electricidad, puesto que los consumos se están elevando por el encierro y por la incertidumbre o inestabilidad en el suministro.

Salvando las diferencias y distancias, que pueden ser pocas o muchas, según lo mire cada cual, lo cierto es que no hay una amenaza militar real como en otros tiempos, a pesar de estar anunciado y en activo el control de buques cisternas que atracan o pretenden tocar puertos cubanos.

Y si el panorama alimenticio fuera diferente al del denominado Período Especial, pues iguales son las medidas de aquellos tiempos, salvo que ahora sea mejor incentivado y tenido en cuenta el sector privado en la agricultura. Pronto se olvidaron las lecciones relacionadas con la alimentación que ahora tendrán que ser resucitadas.

Aun así, el común denominador será lo que llevaremos a la mesa cada día, el petróleo y la tranquilidad y comprensión ciudadanas para enfrentar la crisis.

Avisos no serán necesarios. La gente lo ve más que claro, evidente. Recrudecimiento del bloqueo, notable disminución de remesas, nulos los ingresos por turismo, estado crítico para el trabajo privado —por no incluir otras contrariedades económicas derivadas del COVID-19—, la sequía, la deuda externa y otros factores más que pudieran agregar nuestros economistas.

Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, lo ha dejado por sentado en su última comparecencia televisiva, al reconocer que “tenemos que estar preparados para situaciones muy complejas”, y subrayar que “podemos establecer algunas medidas de aquellos tiempos [Período Especial]”.

Subrayó el ministro la seriedad con dos renglones básicos que han elevado los precios en el mercado internacional, y junto a ellos el flete marítimo: el arroz y la leche en polvo.

Una vez rebasada la pandemia, nuestra economía se mantendrá en una categoría entre grave y crítica lo que implicará novedosas y audaces decisiones, como la puesta en vigor de acuerdos suscritos en los Lineamientos hace ya años y recogidos en la constitución de la República posteriormente.



2 thoughts on “Coqueteando con la Opción Cero

  • este es otro de los que cree en los “lineamientos” y la “constitucion”. otro muelero mas para estirar la agonia que ha vivido ese pueblo por culpa de unos foragidos que se robaron el poder a fuerza de balas, petardos y bombas en los cines. terroristas de siempre.

  • “Bloqueo”, “amenaza militar”, “lineamientos”… al parecer HT ya tiene el sustituto de Elio.

    ¡Gracias Fidel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.