¡Con estas cooperativas, en la gastronomía nos sentimos traicionados!

Vicente Morín Aguado

Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — ¿Por qué traicionados? Converso con Jaime Olano, “El zurdo”, un administrador de inusual figura según la imagen preconcebida del cargo: alto, sin barriga, entrado en canas, de hablar suave. Jaime fue director de una escuela secundaria, responsabilidad que abandonó allá por los “noventa”, considerando la necesidad de garantizar la comida de su familia, porque la educación se compone de tizas y libretas, poco comercializables, y él no iba a vender las pruebas.

Jaime Olano: Cumplí veinte años en el sector, ahora no estoy seguro de seguir adelante, temo por verme en la cárcel, acusado de evadir impuestos. El asunto de las cooperativas es como vivir amenazado por la espada de Damocles. Deciden allá arriba, hacen una reunión con nosotros, únicamente para decirnos: lo tomas o lo dejas.

HT: Siempre se ha enarbolado el criterio de la voluntariedad, ¿Estamos como los estalinistas, aplicando la cooperativización forzosa?

JO: La diferencia es que aquí salvan la imagen con una reunión supuestamente democrática. Si decides no entrar, no van a sancionarte, sencillamente quedas a disposición del Ministerio del Trabajo, esperando una plaza fuera del sector. ¡Imagínate!, ¿cuál será la opción para un cocinero, un cantinero, una dependiente de salón, con más años que yo en el oficio?

HT: El gobierno ha desatado una cruzada contra los empleos superfluos, este modelo de socialismo creó la quimera del empleo total, ahora se pretende buscarle trabajo a un millón de personas. La expresión del Zurdo resulta elocuente. Sin embargo, vuelvo a la carga porque me ha dicho que pudiera terminar sus días en chirona.

JO: Es una amenaza real, se lo digo porque las obligaciones tributarias son muchas.

HT: Sería bueno reseñarlas.

JO: Todos los meses hay que pagar el local, es decir, su arriendo, nunca seremos propietarios. También una renta por algunos equipos, los mejores por cierto, mientras otros con muchos años de uso, debemos comprarlos casi al precio de la tienda.

HT: ¿No aplican la depreciación?

JO: La aplican mezclando el socialismo cubano con un capitalismo usurero. Deprecian entre el 5% y el 10 % a una plancha de calentar pan, con 15 años de empleo, tal vez reparada por los mismos trabajadores durante los tiempos difíciles del “Período Especial.” Por el local, 12 pesos cada metro cuadrado, sin obviar almacenes, oficinas, es decir toda la construcción. Esta cafetería es de la media en La Habana, fue construida mucho antes de la revolución. Lo indicado sería un usufructo gratuito.

 

Foto: Juan Suárez

HT: ¿Hay más impuestos?

JO: La lista es interminable, deberías escribirla porque mi mente puede fallar, aunque presumo de buena memoria:

HT: De acuerdo, paso a copiarlo de tu libreta:
– Pago del arriendo del local y algunos equipos.
– Electricidad. Acueducto y alcantarillado. Combustible.
Un detalle- me interrumpe- pagamos tarifas similares a las de la población. Buena aclaración y sigo copiando:
– Transportación de las mercancías.
– Materiales y útiles de limpieza.
– El 10% de las ventas mensuales.
– La seguridad social por cada cooperativista trimestralmente, igual a 262 pesos.
– Salario mensual como adelanto de las utilidades, fijado por la media estadística declarada de la provincia. En La Habana ronda los 450 pesos.
– Al final de año se paga el impuesto per cápita por las utilidades, de acuerdo a una controvertida escala porcentual.

HT: Por supuesto, pido aclaraciones:

JO: La escala a pagar cuando vence el año fiscal, es progresiva, comienza con el 10% para los primeros 10 000 pesos considerando a cada socio, llegando hasta el 45% si sobrepasa los 50 mil por asociado. Como ves, no ayuda si se trata de competir para obtener mayores ganancias. Lo ideal para todos, porque también somos población, es bajar los precios, vender más, sin prejuicio de los beneficios.

HT: Termino por estar de acuerdo en el aviso de Jaime sobre la posibilidad real de mentirle al fisco, aunque nunca recomendaría violar la ley, inclusive una tan controvertida como esta de las cooperativas, aplicada a la gastronomía. Ahora bien, ¿Ustedes no pueden negociar con las empresas estatales?

JO: ¿Negociar?- El Zurdo ríe sarcásticamente- Esa es la otra cara de la imposición. La empresa sirve el plato, como es la norma, te lo tienes que comer. Por ejemplo, los suministros mayoristas de antes, ahora serán al precio del mercado paralelo, con un descuento mínimo del 10%. Si vas al mercado y compras arroz a 5 pesos la libra, para nosotros será a cuatro. ¿Es esto una ventaja? Se trata de una cifra prefijada, imposible de negociar.

HT: El asunto esencial será generar ganancias, ¿Cómo se plantean el problema?

JO: Creo que llegaste al corazón del problema. Nuestras unidades, de la red conocida como popular, venden alimentos ligeros: panes con algo adentro, refrescos, helados, batidos, pizzas; con precios relativamente bajos. El resto de los ingresos corresponde a cigarros, tabacos y bebidas alcohólicas.

Cocineros y camareros. Foto: Juan Suárez

HT: ¿Cuál es la proporción?

JO: Aquí lo fundamental es que la segunda parte, cigarros y alcohol, representan más del 85% de los ingresos tradicionales, sin embargo, los precios de estos productos se consideran estratégicos por el estado, no pueden alterarse. Recibimos de sus ventas porcentajes irrisorios: el 2% de los cigarros, el 5% del ron y un 14% de las cervezas. Si sacas cuentas, la venta de alimentos muy poco nos dará, considerando tantos tributos y trabas. Además, los suministros mayoristas siempre han sido inestables, insuficientes.

HT: ¿A dónde llegaremos, pensando que no se te ocurra evadir el fisco?

JO: ¿A dónde?, ya hay pruebas evidentes, vete a algunas unidades que pasaron a cooperativas: Subirán los precios al consumidor. Tal vez mejorará el trato a la población.

HT: Aunque eres administrador, estás en la base, junto a tus trabajadores, ¿Cuál es el sentimiento predominante entre ustedes?

JO: Nos ilusionamos con la cooperativa, pero nos están defraudando. Demasiada intromisión estatal. Siento que están soltando el muerto a ver si lo revivimos. Ahora los gastronómicos debemos resolver lo que nunca antes se logró, desde hace 50 años, cuando intervinieron estos pequeños negocios. Deberían considerarnos, aguantamos el palo de los años difíciles sosteniendo el socialismo.

Si de optimismo se trata, acudo al texto del decreto ley # 305, donde se afirma: “Establecer con carácter experimental las normas que regulan la constitución, funcionamiento y extinción de cooperativas en sectores no agropecuarios de la economía nacional.”
—–
[email protected]



8 thoughts on “¡Con estas cooperativas, en la gastronomía nos sentimos traicionados!

  • Primero la de los pajaritos y ahora esta. Y yo siempre digo, ¿dónde están los que decían que las cooperativas son lo máximo?

    No hay forma de que la propiedad cooperativa funcione si no funciona la más elemental y básica de todas las formas de propiedad, la propiedad privada individual.

  • 100 % [email protected] El problema no está en la organización cooperativa, sino en el sistema burocrático y etatalista en que están inmersas las cooperativas que impiden su libre funcionamiento. Casualmente leo este articulo cuando escribo sobre el particular. Aqui va un párrafo del mismo, que pienso publicar manana: “Un aspecto que a la larga se puede convertir en el peor enemigo del cooperativismo en Cuba, por el rechazo natural de los trabajadores, es la forma dirigida en que se convierten empresas o más bien chinchales estatales, en crisis, en “cooperativas” organizadas por el estado, a partir de arriendos de locales y medios de producción a sus antiguos trabajadores, que vienen convoyadas con direcciones impuestas, cargas tributarias y deudas desestimulantes.”
    Gracias al autor de este artículo que es una fotografía ampliada de ese párrafo que escribí.

  • Esta es la clase de porquería de “reforma” por la cual quieren levantarle el embargo a la banda de cuatreros generales.

    ¡Gracias Fidel!

  • No, si es que yo estoy de acuerdo. El problema no es las cooperativas, sino la distorsión completa primero del concepto de propiedad más básico, y segundo de la función empresarial. Y le agrego, que la cooperativa tampoco es la tabla salvadora de la economía como nos quieren hacer ver.

    Me explico1- Ni siquiera la propiedad privada individual está clara, mucho menos lo puede estar la propiedad cooperativa que es una de las tantas formas de propiedad colectiva. 2-El fin último de una empresa es Crecer, que es exactamente lo que en Cuba le tienen prohibido a las empresas levantadas sobre cualquier forma de propiedad (porque ni ETECSA crece)

  • Por eso es que creo Señor Campos, que hay que limpiar la casa. Hasta el último rincón hay que limpiarla, ninguna de esas ideas tan lindas del socialismo que Usted profesa serán posible implantar mientras que quede a la vista uno de estos cuatreros.

  • Excelente entrevista. Despues de leer el trato a esta cooperativa no me queda dudas que el gobierno cubano no quiere que el sistema cooperativo salga a flote frente al estatal y el privado.

    En lo que se cuenta hay 4 cuestiones graves que impiden que esta y cualquier cooperativa le resulte muy dificil sostenerse en el tiempo:

    1ro. Hay un doble gravamen de impuestos: 10% sobre las ventas mensuales (no sobre ganancias). Es decir que no se esta descontando los costos del servicio. Despues los cooperativistas vuelven a pagar impuestos sobre sus ingresos al final del año.

    2do. Esta cooperativa (y me imagino que a todas) no tiene excepcion impositiva en sus primeros años de operacion, a pesar de la poca experiencia de los cooperativistas en esta nueva modalidad. En cambio en la ley de inversion extranjera a las empresas capitalistas con solvencia de capital y experiencia, se le eliminan los impuestos los primeros años de operacion.

    3do. Hay una intromision del gobierno en la contabilidad de la cooperativa al imponer un salario mensual, cuando esto es una atribucion de la asamblea de socios. Tampoco hay un auditor externo que haga el avaluo justo de los bienes que se le arriendan a la cooperativa.

    4ro. Hay un tratamiento inadecuado a esta forma de organizacion economica, pues se la trata como una empresa al cobrarle impuestos. Las cooperativas en la mayoria de los paises en desarrollo se las trata como organizaciones sin fines de lucro, no pagan impuestos para que puedan sobrevivir frente a las empresas que generalmente estan mas consolidadas en el mercado y tienen mayor apoyo crediticio de las entidades financieras.
    Por solo citar una diferencia notable de una cooperativa frente a una empresa: si se disolviera la cooperativa la liquidacion del patrimonio que crecio durante su operacion pasa a manos del Estado y no se distribuye entre los socios como en una empresa privada.

  • Salvo el uso de vocabulario como el de cuatreros -y no es ninguna defensa a nadie, simplemente no comparto esa forma de dirigirse a nadie porque nada ayudan a comprender la realidad ni a encontrar soluciones- estoy de acuerdo en general con lo que plantean los comentaristas. Por eso creo que debemos poner en primer plano la lucha por la democratización de la sociedad cubana. Pero mientras el palo va y viene, como decimos acá, hay que aprovechar todas las brechas que se abran en el sistema estatalista absolutista.

  • Sólo basta una frase para atisbar el futuro de estas cooperativas: “Demasiada intromisión estatal”
    Ya eso sucedió con las UBPC, con las cuales los flamantes Ministerios de la Agricultura y el extinto Ministerio del Azúcar (Dios lo tenga en el infierno, perdon, en la gloria) emitieron sus respectivas resoluciones autorizadas para “adecua” el Decreto Ley sobre las UBPC a sus especificidades y lo que hicieron fue justamente castrar ese Decreto Ley (y esto fue denunciado por el propio General Presidente cuando el VI Congreso del PCC) sin que nadie denunciara la arbitrariedad ni la usurpación de una autoridad no otorgada (No existe en Cuba un Tribunal Constitucional que impida tales excesos ni violaciones de normas de superior jerarquía y aqui cualquier “zapingo” puede decretar la violación de la mismisima Constitución, sin que pase nada) y con ello llevaron al desastre y fracaso de las nacientes UBPC.
    Asi, cuál puede ser el futuro de las cooperativas que inician un despeque que nunca tendra lugar porque le cortan las alas desde que nacen?
    Otro tanto sucede con la “autonomía empresarial” al dejar de depender de los “ministerios” pero lo han creado los Organos Superiores de Dirección Empresarial (OSDE) y “Grupos” que son la renovada camisa de fuerza para la gestión “autónoma” empresarial, sustituyendo con esos fines a los magnánimos (parásitos, burocráticos e inmovilizadores) ministerios…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.