Ciudades hermanas, huracanes e integración regional

By Alberto N Jones

Palm Coast. Foto: palmcoastgov.com

HAVANA TIMES – La Liga de Ciudades de los Estados Unidos selecciona cada año las mejores cincuenta ciudades del país.  La de Palm Coast, localizada en el noreste de la Florida convertida en mi comunidad adoptiva desde año 1989, fue galardonada este año como la #39, lo que debió ser motivo de orgullo y regocijo personal.

No es así.  Falta el sentido de pertenencia que aún me une a un Guantánamo polvoriento, empobrecido y falto de desarrollo, que dejé atrás a mediados de los años 60 para ir a estudiar, trabajar y servir a mi país, sin anticipar los cambios involuntarios que acechaban.

No pretendo hacer comparaciones entre los sentimientos foráneos y el profundo sentir por mi tierra, su sol, su gente, que podrá ser el vino amargo del que nos advirtió José Martí.

El clima de Palm Coast es mucho más benigno que el abrasador calor de Guantánamo y la belleza artificial que con la mano del hombre ha transformado a la comunidad de 26,407 habitantes que conocí en 1989.

En aquel tiempo existía un semáforo, un banco y un supermercado que el ingenio, tenacidad y trabajo del hombre convirtió  en una vibrante comunidad con decenas de semáforos, bancos y supermercados, extensas áreas verdes, lagos, canales, senderos, facilidades recreacionales, sociales y cívicas, que han creado un entorno y calidad de vida que explica por qué su población se ha triplicado en 30 años hasta llegar a los 83,495 habitantes.

Una fuerte regulación del medio ambiente no permite la instalación de industrias contaminantes ni comercios que afecten la moral y la convivencia en un área de 117 kilómetros cuadrados, que es igual al terreno usurpado por la Base Naval de Guantanamo, sin montañas, valles, ríos y un símil de playa.

No quisiera dar la impresión que esto es un lugar idílico, pero el concepto de “comunidad planificada” bajo el cual fue diseñada y fundada durante sus primeros 30 años de existencia, se desarrolló a partir de 2 o 3 secciones o barrios a la vez, limitando las opciones de todas las personas interesada en reubicarse aquí.

Antes de completarse esas secciones se abrían otras, de manera que a pesar de los prejuicios y pre-concepciones tan extendidos en esta nación que pudiera arrastrar cualesquiera de sus moradores, en todas las secciones o barrios residen entremezclados blancos, negros, europeos, hispanos, asiáticos, musulmanes, caribeños, judios y australianos sin perder su idioma, idiosincrasia, cultura y hábitos a través de sus organizaciones sociales, que han impedido la balcanización o formación de guetos.

Lamentablemente, como en toda obra humana, la avaricia llevó a crear decenas de barrios exclusivos, aislados del resto con garitas, guardias, cercas, alarmas y reflectores, estratificando la comunidad al mismo tiempo que la calidad de la enseñanza ha decaído, la delincuencia juvenil es hoy motivo de preocupación y la drogadicción envuelve importantes sectores, por lo que ocurren esporádicos actos de violencia y vandalismos.

Presupuestos

¿Como explicarnos, entonces, que si las provincias de Guantánamo y Santiago de Cuba con una población 12 veces mayor que Palm Coast y en las que se encuentra una enorme reserva de profesionales, técnicos, científicos, materia prima, rica cultura, historia y deportes jamás visto en Palm Coast, esta última posea un presupuesto equivalente a ambas provincias sin que nos detengamos a analizar, evaluar y cuestionar ese hallazgo?

Compartiendo noticias en Guantánamo. Foto: Caridad

Cuba tiene que poner fin a la masiva pérdida de recursos materiales y bienes de consumo en millones de hectáreas de terreno agrícola baldío sin producir, mientras faltan alimentos para la población y de exportación y entonces el país está obligado a importar.  En tanto miles de personas están ociosos o en envueltos en actividades ilícitas, debido a las severas restricciones sobre la tenencia de tierra y la proliferación de organismos improductivos como la ANAP, UBPC, CCS, CSA  que parasitan y corrompen mediante la selectiva distribución de los escasos recursos que administran.

De igual manera, miles de profesionales de la Salud, Educación, Ciencia y Técnica que jamás han existido en Palm Coast, emigraron en busca de un futuro mejor que ha eludido a la mayoría; hoy sobreviven realizando trabajos mediocres, sin futuro, perdiéndose millones de años invertidos en su formación, mientras la Isla no se ha decidido a asumir la valiente postura de China, de llamar a sus hijos del exterior a regresar a casa y construir juntos un futuro luminoso.

La devastación regional que han causado los huracanes Sandy, Matthew, Irma y  María, la calamitosa respuesta del Gobierno de los Estados Unidos a las víctimas de Katrina en Nueva Orleans y ahora en Puerto Rico y el reforzamiento del embargo por el presidente Donald Trump demuestran que Cuba no puede continuar preocupándose por lo que diga o haga los Estados Unidos en medio de su mayor crisis mundial, sino asumir su insustituible rol de líder e integrador del Caribe.

Cuba tiene que despojarse de su actitud dubitativa, defensiva y tomar una postura proactiva, valiente, mediante la creación de cientos de miles de empleos bien remunerados, atacando el envejecimiento poblacional, superando los impedimentos causantes de la baja natalidad, promoviendo la inmigración ordenada, flexibilizando la centralización administrativa y estimulando el desarrollo y aplicación del intelecto sin restricciones, hasta llevar su economía a la cima de la región mediante:

  • Hacer una planta embotelladora para recuperar millones de galones de agua cristalina de un manantial que se ha derramado desde 1962, El Chorrito, en la Farola, Baracoa, para consumo nacional y un Caribe sediento.
  • Construir con los fondos generados por El Chorrito una fábrica de paneles solares, cables, conexiones, chuchos etc., en Guantánamo, para la colocación de paneles solares en millones de pies cuadrado de techos de hormigon (placas) desaprovechadas en Guantánamo, eliminando sustancialmente el consumo de energía fósil.
  • Estimular el regreso al país de miles de médicos con su profesión en riesgo, triplicando el salario de todos los trabajadores de la Salud a partir del aumento exponencial de la asistencia médica autofinanciada para millones de personas carente de ese servicio en el Caribe y con trastornos neurológicos y adictivos en los Estados Unidos, en el Centro Médico del Caribe, en Holguín y Santiago de Cuba.
  • Represar el río Yateritas en la casa bomba que suministraba agua a la Base naval de Guantánamo, para convertir las 20 caballerías de plátanos de Yateritas en 500.
  • Aprovechar más de 150 millones de galones de agua almacenada en la presa La Yaya para sembrar 500 caballerías de mango, guayaba, fruta bomba y tamarindo en Niceto Pérez.
  • Recuperar la gran producción de café, cacao y frutos menores en Maisí, Yaterasy Santiago de Cuba, mediante la inmigración de braceros del Caribe.
  • La mayor salina de Cuba, en Caimanera, produce solo el 0.2% de la producción mundial. Elevar su producción al 1.0% es una meta fácil de cumplir, para financiar la construcción de las plantas de tratamiento de residuales líquido de Santiago de Cuba, Guantánamo y Holguín.

Esto no parecería un sueño de verano si el país se abriera a decenas de países interesados en invertir en Cuba o se removiera la tara que ha estigmatizado e impide a cubanos residentes en el exterior a normalizar su relación con su pais y en el desarrollo de la Patria.


5 thoughts on “Ciudades hermanas, huracanes e integración regional

  • el 29 octubre, 2017 a las 8:47 pm
    Permalink

    Cito y respondo entre cada punto mi opinión al respecto:
    “Hacer una planta embotelladora para recuperar millones de galones de agua cristalina de un manantial que se ha derramado desde 1962, El Chorrito, en la Farola, Baracoa, para consumo nacional y un Caribe sediento.”
    – No es interés del estado. (Personas con poder en el gobierno)

    “Construir con los fondos generados por El Chorrito una fábrica de paneles solares, cables, conexiones, chuchos etc., en Guantánamo, para la colocación de paneles solares en millones de pies cuadrado de techos de hormigon (placas) desaprovechadas en Guantánamo, eliminando sustancialmente el consumo de energía fósil.”
    – Ídem.

    “Estimular el regreso al país de miles de médicos con su profesión en riesgo, triplicando el salario de todos los trabajadores de la Salud a partir del aumento exponencial de la asistencia médica autofinanciada para millones de personas carente de ese servicio en el Caribe y con trastornos neurológicos y adictivos en los Estados Unidos, en el Centro Médico del Caribe, en Holguín y Santiago de Cuba.”

    – ídem, además la política migratoria unida a el modo de gestionar los recursos humanos del país son uno de los negocios más lucrativos que mantienen el status quo del régimen.

    “Represar el río Yateritas en la casa bomba que suministraba agua a la Base naval de Guantánamo, para convertir las 20 caballerías de plátanos de Yateritas en 500.”
    – Eso lo puede hacer la comunidad sin necesidad del gobierno. Lamento pensar que carecen de liderazgo y capacidad de autogestión y organización, minada por la ideología conformista y de obedecer lo que aprueben de arriba.

    “Aprovechar más de 150 millones de galones de agua almacenada en la presa La Yaya para sembrar 500 caballerías de mango, guayaba, fruta bomba y tamarindo en Niceto Pérez.”

    – ídem ..

    “Recuperar la gran producción de café, cacao y frutos menores en Maisí, Yaterasy Santiago de Cuba, mediante la inmigración de braceros del Caribe.”
    – Mientras se trabaje por plan y no se estimule la superproducción olvida eso que propones.

    “La mayor salina de Cuba, en Caimanera, produce solo el 0.2% de la producción mundial. Elevar su producción al 1.0% es una meta fácil de cumplir, para financiar la construcción de las plantas de tratamiento de residuales líquido de Santiago de Cuba, Guantánamo y Holguín.”
    – denuevo, eso no funcionará mientras exista la organización actual en el poder.

    “Esto no parecería un sueño de verano si el país se abriera a decenas de países interesados en invertir en Cuba o se removiera la tara que ha estigmatizado e impide a cubanos residentes en el exterior a normalizar su relación con su pais y en el desarrollo de la Patria”.

    – ya lo has dicho quizá en veinte años. Quizás, quizás quizás …

    Un audiovisual que recorre la memoria de cualquier cubano de los últimos 50 años

    Seguiremos como Juan:
    sin nada.

  • el 28 octubre, 2017 a las 6:51 am
    Permalink

    Estimados señor Jones, los sueños personales y proyectos derivados de estos son importantísimos para las personas; de ahí que la comunidad en que usted reside (al margen de presupuestos generosos, etc) haya crecido y de un semáforo y un pequeño banco pasaron a decenas de semáforos y muchos bancos; todo eso porque la gente que decidió radicarse allí fueron a ese lugar con sus sueños en la cabeza y sus proyectos en mano y nadie se los truncó; al contrario, es posible que hasta les incentivaran con préstamos, facilidades,etc. En su Guantánamo y Cuba toda lamentablemente el pensamiento de los decisores es otro, anclado en los años 60 (de cuando usted se fue de su pueblo), eso no ha cambiado. China llama a su gente de vuelta, pero no se entromete en cuánto va a ganar tal o cual profesional, o si el chino quiere abrir una quincalla o un puesto de fritas. Saludos para usted.

  • el 27 octubre, 2017 a las 3:30 am
    Permalink

    Con todo respeto, pero se me salio la carcajada con este escrito. Si bien una embotelladora y unas matas de mango son utiles Jones trata de seguir dorando la píldora con propuestas que no llevan al país a nada. Señor, Cuba necesita una nueva revolución que arrase con asa caterva de viejos escleroticos, corruptos y oportunistas. Con una Cuba democratica y hecha para todos, entonces podremos empezar achablar de desarrollo.

  • el 26 octubre, 2017 a las 9:03 pm
    Permalink

    Jones, honestamente no entiendo esa alucinación de Usted , de querer insistir en ponerle un parche al desastre en que llegó a ser su revolución, acepte que No sir-ve, que como uds empezaron ese proyecto estuvo mal desde el principio. Lo que ustedes formaron, hoy día se le describe como terrorismo, y hasta el día de hoy el gobierno trata al pueblo a base de terror.

    Acabo de entrar para averiguar de Palm Coast, y resulta que está entre dos ciudades en las cuales sí he estado que son St. Augustine y Daytona, -lugares espectaculares de la costa este-, Usted es bendecido de vivir en tan privilegiado pedazo de suelo americano,, por eso Ud se ha hecho el chivo loco con eso “del vino amargo”, y no ha dejado a Palm Coast por su polvoriento Guantánamo.

    Me gustaría saber porqué es lamentable que yo quiera vivir apartada del resto?, porqué yo no puedo ponerle alarma y cerca a mi casa, y reflectores para que todo esté alumbrado, -yo pago la luz, no?-. Noto el deseo de querer volver al “igualitarismo”, for real Jones? con casi tres décadas viviendo nada más y nada menos que en los Estados Unidos de América?,, en sociedades libres cada cual llega hasta donde quiera llegar, y el que quiera vivir del bienestar público, “con el pico abierto como pichón”, pues que no proteste por ser diferente. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *