“Chocolatito” perdió más que un título mundial

Román “Chocolatito” González llega al ring del American Airlines Center, en Dallas, Texas. Foto: Efe

Gran parte de los propios nicaragüenses abuchearon a Román González, minutos previos de iniciar la pelea

Por Loanny Picado (Confidencial)

HAVANA TIMES – Lo que vimos la noche del sábado en el American Airlines Center en Dallas, Texas fue quizás una de las peleas más histriónicas y brillantes del boxeo. Román “Chocolatito” González y Juan Francisco “Gallo” Estrada brindaron un espectáculo de máximo nivel en el cuadrilátero, en una pelea pareja que estuvo salicada por un desenlace polémico.

Por decisión dividida de los jueces dictaminaron las siguientes puntuaciones : 115-113, 117-111 para Estrada y 115-113 para González, que otorgaron el título Mundial unificado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) en la categoría Supermosca al mexicano Juan Estrada. Aunque la crítica especializada está dividida por la elección que hicieron los jueces y otra parte miró un empate, la realidad es que el boxeador nicaragüense perdió el campeonato mundial, y su primera caída ante el mexicano.

Una vez más Román mostró su calidad en el ring, su fina técnica, la manera inteligente que sacó cada round, pero sus destrezas no fueron suficientes para derribar a Estrada, quien también demostró su fortaleza y contundencia en cada golpe propinado. Era claro que un enfrentamiento tan parejo desataría este tipo de decisiones polémicas, pero que no debe demeritar a quien haya ganado el título. Así que ante la controversia ha quedado abierta la posibilidad de un tercer encuentro entre estos dos titanes del boxeo.

Perdió respeto y respaldo

Loanny Picado

En Nicaragua e incluso en el American Airlines en Dallas se vivió algo surrealista. Gran parte de los propios nicaragüenses abuchearon a Román González, minutos previos de iniciar la pelea, en cambio Estrada fue ovacionado por los aficionados.

Germán García, editor del Diario La Prensa, presente en la pelea, aseguró que cuando “Chocolatito” apareció en escena, “era increíble escuchar los abucheos, algo nunca antes visto”.

Mientras Román vistió las insignias de la dictadura que reprime a sus propios compatriotas, el “Gallo” Estrada colocó sobre sus hombros la bandera de México y de Nicaragua, en señal de solidaridad con el país ante la cantidad de mensajes de respaldo.

Una vez que el “Gallo” fue anunciado como ganador, se desató una celebración masiva en redes sociales por la derrota de González. Fue el sentir de los nicaragüenses frente al desprecio de un régimen represivo que es apoyado por González. Para muchos, era ver derrotado a un eslabón propagandístico de una dictadura que, al final de cuentas está destinada a caer tarde o temprano.

Destruyó su reputación

Vestido con una camisa en la que hacía propaganda a Daniel Ortega para su reelección presidencial este 2021 y con lágrimas en los ojos , Román expresó: “Dios lo quiso así, Dios es el que todo lo puede, tengo la unción de Dios”. Dentro de la cordura y las normas morales es innegable que no se puede adorar a Dios y venerar a un dictador acusado de crímenes de lesa humanidad simultáneamente. Las palabras de González siempre son inconsistentes con sus acciones y este aspecto también lo coloca en el centro de las críticas.

Indudablemente hace falta más que un título mundial para ser respetado en tu propio país. Los valores humanos, éticos, y la empatía hacia el sufrimiento de tu patria deben prevalecer más que la veneración hacia un partido político, porque cuando se sube al ring se representa a una nación completa y no a una dictadura que castiga a un pueblo.

Por lo tanto, cuando Román subió al cuadrilátero para enfrentarse contra Juan Estrada ya había perdido algo más importante que su campeonato mundial, destruyó la admiración y el apoyo que le tenían gran parte de los nicaragüenses.


*Este artículo fue publicado originalmente en el blog: Zona de Penal

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *