Chacal y Yakarta andan mal

Warhol P.

El Chacal y Yakarta. foto: radiotrinidad.cu

HAVANA TIMES — Hace apenas unos días un amigo trajo a casa un DVD con videos de música cubana, y revisándolo me sentí algo incómodo viendo una presentación en vivo de los reguetoneros: Chacal y Yakarta.

Aclaro que no tengo nada en contra del reguetón, ni de ninguna tendencia musical del momento, mucho menos con el género erótico, siempre y cuando esté realizado en función del arte.

Por desgracia, últimamente las instituciones culturales del país dan cabida a conciertos de esta índole, a los cuales acuden cientos de jóvenes, que más que a un buen espectáculo asisten para presenciar situaciones nada dignas de imitar.

Se ha de tener claro que este tipo de personajes de la música actual influye en gran medida en la manera de comportarse la juventud nacional.

Este es un vídeo, que si bien no se presenta en televisión, si anda en la calle de flash en flash, y es visto por miles de personas que consumen esta música. En dicha presentación, el Chacal y Yakarta conminan a una adolescente discapacitada a subir al escenario.

Entre varios hombres suben la silla de ruedas. Una vez arriba, Yakarta le pide a la chica que le de un beso en la boca, ella le dice que el novio está en el público, pero Yakarta evidentemente borracho solicita permiso al novio, y con música de fondo consigue besarla varias veces en la boca.

Entonces, el Chacal y Yakarta comienzan a disputársela, el Chacal que no puede quedar rezagado, también quiere que lo bese, pero ella piensa, tal vez, que es demasiado para una noche, y se niega.

El Chacal se dirige al público y dice que le gustan las cosas originales, (no creo que sepa lo que es ser original) se dirige a la chica y pregunta si le puede bailar, esta le responde que sí, él se le acerca y comienza a menear la cintura encima de ella, luego se voltea y le pide a la muchacha que le manosee las nalgas, (al parecer, esto es muy original para él) ella lo hace mirando al público, risueña.

Por momentos Yakarta se ve desorientado, entre vítores de fanáticas le grita al público que ellos lo comparten todo (¿Qué será todo para Yakarta?), y saltando se dirige a la chica para sentarse a su lado, intenta decirle algo.

De pronto la cámara hace un close-up de su cara, y sin esperarse a Yakarta la mente se le queda en blanco, no sabe qué decir, transcurridos unos segundos se echa a reír a carcajadas, e inmediatamente el Chacal interviene para intentar salvarlo del ridículo.

Se levanta Yakarta, coge un vaso plástico que estaba en el escenario, bebe una bebida y continúa dando saltos de euforia.

Los dos cantantes dicen y hacen cosas que no son favorables para un músico profesional que se respete.

El Chacal termina la canción con la frase: tú sabes que somos locos, tú sabes que andamos mal. Fue la frase más sincera que escuché decirle.

Claro que andan mal, pero no solo ellos sino también los que de alguna manera ayudan a promover el mal gusto.

Recientemente estos cantantes aparecieron en el programa televisivo: Vivir del cuento, que trasmiten los lunes después del noticiero nacional de televisión.

El Chacal hizo su aparición vistiendo nada más y nada menos que una camiseta con el logotipo de la Playboy.

No sé si esto tendrá algo que ver con ese vídeo hot suyo, que circula en la calle, con fotografías incluidas, que por cierto no son para nada artísticas, y me hacen pensar que sin darse cuenta, tira por la borda su carrera musical.

26 thoughts on “Chacal y Yakarta andan mal

  • chacal y yakarta es como cualquier grupo o cantante pero no mejor que nadie

  • Mira papi en vez de estar comentando tanta boberia no ve que le queda muy ridiculo trate de hacer algo menos monotono q criticar a los numeros unos del regueton en cuba chacal yakarta aterrorizando el movimiento promocionando la locura los que la gente aclama los que te ponen a gozar todo aquel que reconozca en si un vivo ejemplo de fortaleza y voluntad autotituleze el chacal gracias por regalarnos la cancion de las madres que es lo mas lindo q he oido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *