Cambios en Cuba: “La prisa y la pausa”

La-prisa-y-la-pausa-reduced

HAVANA TIMES — El gobierno de Cuba asegura encontrarse en un proceso gradual de “actualización” de su modelo socialista siempre con el Estado como determinante de la vida económica del país. A la vez se abre a la gran inversión extranjera y ofrece algunas oportunidades a la iniciativa privada en la administración de pequeños negocios y la práctica de algunos oficios.

Para describir el ritmo del plan que introduce elementos de mercado en la economía, y a la vez mantiene el sistema y poderes existentes, el presidente Raúl Castro ha respondido a sus críticos que se avanzará “sin prisas pero sin pausas”.

Sobre el tema, hoy tenemos una ilustración de Yasser Castellanos titulada: “La prisa y la pausa“.

18 thoughts on “Cambios en Cuba: “La prisa y la pausa”

  • Jorge: ¿Olvidadizo ahora? Si con alguien me he destapado aquí, contando de mi vida, ha sido contigo, a pesar de nuestras diferencias. Y en esto ya llevamos un buen tiempo. Pero una y otra vez te empeñas en achacarme culpas, sólo porque no “entro por el aro”.

    He dicho hasta el cansancio que, en resumen, las libertades a que aspiramos, anhelamos, merecemos y/o necesitamos millones de cubanos, dependen en primera instancia de nosotros mismos. Sólo que el disfrute de esas libertades siempre quedará limitado en tanto una potencia extranjera se arrogue el derecho a apostar por un bando u otro de nuestro espectro político en detrimento de otro. Así sucedió en los 50 años de república. Así ha estado ocurriendo de 1959 hasta ayer mismo. Si hoy hay un atisbo de diferencia en ese juego es por el cambio evidente que ha experimentado la correlación de fuerzas mundial, muy en particular en América Latina, amén de la reciente y explícita renuncia de EE.UU. a seguir aplicando su vieja Dotrina Monroe.

    Por eso saludo que, por primera vez en 113 años, una administración estadounidense se siente a hablar de tú a tú, de igual a igual con el gobierno cubano. Olvida por un minuto el color ideológico y las prácticas de ese gobierno. Trata de pensar con “luz larga” y vislumbrar lo que mejor se avenga a la Nación. Una nación cubana totalmente desligada de compromisos con poderes foráneos – de todo tipo-, en la cual, finalmente, los grupos de diversa ideología del país puedan llegar a un consenso.

    Repito por enésima vez: bienvenida una nación en plena democracia, pero que venga primero la Nación.

    (No te amilanes, acompáñame)

  • “estimo que de la normalización entre ambos gobiernos se deberá derivar en gran medida la “normalización” de la sociedad cubana, en la que todos podamos convivir, ”

    Claro, porque -repito- las libertades y derechos inalienables de los ciudadanos cubanos siguen dependiendo de un gobierno extranjero.

    El gobierno de EEUU podrá contar o no con el pueblo cubano para tomar una medida; pero el que sí está obligado y recontraobligado a contar con él es el gobierno de Cuba. parece que todavía tú no tienes muy claro si el gobierno es tu empleado o es tu amo, lo cual es comprensible en alguien que viva en China. De todas formas te falta demostrar que es mentira que siempre que les aflojan la mano, se vuelven peores, y que las pocas concesiones a medias que han hecho las han hecho bajo presión.

    Y sigo insistiendo en algo que siempre eludes contestar: A ti la dictadura cubana, te molesta en ciertos aspectos en los que incluso coincidimos, pero en el fondo, simpatizas con ella…

  • Bobo:

    Sólo una pregunta: ¿de veras crees que entorpeciendo el avance de la normalización entre ambos países Google y otras maravillas van a entrar en Cuba?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *