Caballero, hablen bajito

Por Mauricio Mendoza

HAVANA TIMES – Son complicados los tiempos que estamos viviendo, sobre todo, para el arte y el periodismo independiente, que en estos momentos de crisis son los encargados de hacer visible al mundo la gran hecatombe en que se encuentra la nación e intentan buscar soluciones a los males que nos acarrean.

En un sistema totalitario y cerrado, por más que el río esté sonando, los gobernantes intentarán hacer ver al mundo que no pasa nada, así haya explotado una termonuclear como en Chernóbil, y el que intente demostrar lo contrario pagará el precio de la osadía.

Futuro Frito es el tema número 10 del álbum Material de Estudio, del rapero Soandry HDC. A tres años de haberse grabado dicho sencillo, Soandry demuestra una vez más que es un visionario, adelantándose a la realidad que se está viviendo en estos días de manera hiperbólica, pues la censura en Cuba y la escasa libertad de expresión es una realidad que siempre se ha vivido.

Recuerdo que cuando salió este último fonograma, entre los once temas que lo conforman, Futuro frito fue el favorito de amistades realizadores audiovisuales y diseñadores para hacerle clip con cierto nivel de producción, que por H o por B nunca se llegó a realizar.

Siempre he creído que en el arte valen más las acciones certeras que las precipitadas. Dicho tema, aparte de relatar de manera exacta el funcionamiento de la censura en Cuba, es un performance rapeado que trasciende del rap a ser una obra de arte contemporáneo. El concepto de rapear en forma de susurro como cuando hablamos bajito para que nadie se entere de lo que comentamos, se adecúa de forma fenomenal con la tesis que nos brinda el artista.

Un tema como este, en el que background, letra y concepto están en sincronía total, más que un video de bambalinas y oropeles, requiere un visual que pueda ser expuesto en una galería junto a un videoarte de Lázaro Saavedra, sin que haya discordia entre ambos trabajos.

Justamente eso fue lo que logró Soandry con este visual que él mismo dirige y edita, utilizando códigos visuales mezclados con cierta teatralidad, para crear un diálogo entre todos los elementos y dar un acabado final al producto.

¿La producción? Sencillo, cámara en las manos de Albany López a lo Dogma 95 utilizando como locación el taller de papel manufacturado de Ernesto Litro y ciertos lugares de la costa de Cojímar. Costó más caro subir el video a las redes sociales, ya que Etecsa como siempre hizo de las suyas, que lograr la filmación realizada en un día.

Este material nos demuestra que en el arte vale más una buena idea que exagerados medios de producción, sin quitarle la importancia a estos, pues en los tiempos que vivimos son también de gran utilidad.

2 thoughts on “Caballero, hablen bajito

  • Cuidado con tu optimismo esta gente mañana se bajan con una intranet alegando ataques y manipulaciones imperialistas y no pasa nadita nada

  • En la era digital es casi imposible que un gobierno pueda impedir que los jóvenes se expresen siempre hay una forma de hacer o colocar en las redes sociales, es prácticamente imposible que te puedan bloquear

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *