Ante la propuesta de un ajuste de cuentas en Cuba

Vicente Morín Aguado

Vendedor de periodicos. Foto: Caridad

HAVANA TIMES — Hay quiénes claman en Cuba por un ajuste de cuentas, algo así como una vendetta, es decir, liquidar a la actual dirigencia histórica de la Revolución que debe pagar por sus errores y desaparecer del escenario político para siempre.

¿Se trata únicamente de cambiar de líderes? ¿Son positivos los ajustes de cuentas a la luz de la historia? Intento resumir la idea esencial de estos comentaristas:

Los actuales dirigentes de la Revolución son culpables de un país que vive una auténtica hecatombe, ellos deben pagar por esto y no es aceptable cuánto ahora hacen los gobernantes de Cuba, intentando el tránsito hacia un Socialismo viable en lo económico y mucho más democrático en lo político-social.

Primero debemos plantearnos si realmente vivimos una catástrofe, aún cuando reconozco el fracaso de la experiencia socialista conocida hasta hoy. En mi opinión, hay una marcada diferencia entre los extremos planteados. El modelo experimentado, copiado casi totalmente de los soviéticos, se mostró insuficiente respecto a los objetivos planteados, pero Cuba no es un desastre.

Volando cerca, aprecio una guerra civil en México, con decenas de miles de muertes, la mayoría inocentes, provocadas por el enfrentamiento entre la policía y el ejército constitucional, con los  narcotraficantes. Chicago y Al Capone les quedaron cortos. En Colombia felizmente se intenta poner fin a otra guerra civil. Haití trata de volver a la gobernabilidad y dar empleo a un setenta por ciento de su población laboral.

Cuba recibe cada año más turistas que el anterior, las opiniones de los visitantes son variadas pero alaban la tranquilidad, seguridad interna y se asombran ante las contradictorias imágenes de nuestras calles.

Hay edificios colapsando y chicos que piden dinero con un par de zapatillas Adidas en los pies. Las tiendas en divisas están llenas de gente a la vez que otros claman por leche para un niño que pasó de los siete años y perdió el derecho al producto racionado.

Calle de La Habana. Foto: Caridad

Hace poco un amigo suizo me acompañó hasta una escuela primaria en La Habana Vieja. Miró las computadoras, los jardines hechos por los propios alumnos, sus uniformes limpios y planchados, en los zapatos y las medias abundaban las marcas propias del capitalismo desarrollado e incluso se asombró al encontrar algunas barras y estrellas norteamericanas en los tobillos de un pequeño escolar.

Las calles de Cuba son mucho más tranquilas que en ciertos países que emiten miles de visitantes hacia el nuestro. Tenemos mucho por cambiar, reclamos muy propios, pero no vivimos un desastre. Estoy convencido que quiénes desean volver al capitalismo necesitan presentar nuestra realidad como si fuera una catástrofe.

Pasado el primer punto, me queda el reclamo de un ajuste de cuentas. La historia muestra su verdad y es sabio aprender de ella.  ¿Qué sería de Sudáfrica si Mandela hubiera alentando el ajuste de cuentas?

Razones sobradas tenía para argumentar este proceder, además, muchos de sus simpatizantes así lo querían. El gran mérito histórico del querido “Madiba” fue entender la necesidad de mirar hacia delante y construir un nuevo país con el esfuerzo de todos.

En sus duros años de injustificada cárcel, Mandela reflexionó sobre las enseñanzas de la historia universal. Los chinos podían pedirle cuentas a Mao por aquello de la “Guerra de los gorriones” u otras aventuras, consideradas estúpidas entre nosotros. Prefirieron llevar al líder de su extraordinaria revolución hasta un mausoleo y cambiar las cosas.

Lo que se hace hoy en el gigante asiático es totalmente opuesto a las doctrinas de Mao Zedong. La historia está juzgando al líder y sus principales seguidores, en tanto el pueblo chino avanza hacia un mundo mejor, no por ello exento de nuevas contradicciones, al abrazar completamente la economía de mercado.

El ajuste de cuentas le costó a los franceses un río de sangre en lo interior, desbordado hacia toda Europa por las huestes napoleónicas. Sólo después del fracaso del segundo Napoleón, cuando fundaron la llamada Tercera República, recuperaron los galos el sentido común y se encaminaron hasta convertirse en una de las naciones más avanzadas del planeta.

La idiosincrasia inglesa demostró su valer cuando, luego del necesario período dictatorial de Cromwell vino la “Revolución Gloriosa” y posteriormente las reformas liberales. Carlos Marx pudo vivir y estudiar relativamente tranquilo en Londres, donde está hoy enterrado en High Gate, considerado como una celebridad que miles de turistas van a conocer.

El turismo va en aumento en Cuba. Foto: Caridad

Ajustar cuentas es además, éticamente injustificable. La Revolución socialista cubana no es el accionar de algunos poderosos que usurparon el poder del estado, se trata de un movimiento masivo como pocos en el mundo, que involucró desde sus comienzos, activamente, a millones de personas.

¿Qué hay detrás del ajuste de cuentas? Se necesitará un gobierno provisional y un poder garante de la transición. ¿Quiénes pretenden controlar este proceso? Por el momento, en el Norte poderoso hay un funcionario nombrado por el Presidente, a instancias del Congreso, encargado de velar por la supuesta tarea a realizar, contando con un plan dirigido a estos fines.

Entre tanto, terminó el actual proceso electoral, con la participación absolutamente voluntaria, sin presiones, de más del 90 % de los electores. Limitado a partido único, no obstante cada cual pudo expresar en secreto, personalmente, su desacuerdo. Los escrutinios fuero abiertos ante cualquier persona deseosa de participar, al cierre de cada colegio electoral.

Los 612 diputados electos, se reunieron y eligieron, igualmente de forma secreta y directa, al Consejo de Estado, su presidente, sus cinco Vicepresidentes, incluyendo al primero entre  ellos, constitucionalmente, sucesor del Jefe de Estado.

Los hechos suelen ser testarudos.
—–

Vicente Morín Aguado. morfamily@correodecuba.cu

12 thoughts on “Ante la propuesta de un ajuste de cuentas en Cuba

  • Ese cuentecito de ajuste de cuentas es parte de la campaña del gobierno para meter miedo a aquellos que se embarraron de verdad y ahora dudan de su pasado. Lo que si va a existir es justicia para rescatar las riquezas nacionales que se han ido llevando a cuentas en los paises imperialistas para salvar su futuro cuando el cambio inevitable llegue, si va a haber justicia para aquellos que han dado golpes a damas indefensas, para aquellos que hundieron el remolcador 13 de marzo o tumbaron la avioneta de hermanos al rescate, justicia para los que tumbaron el avion de cubana o para los que le prendieron fuego al circulo infantil le van tan, justicia para los que de una manera u otra le desgraciaron la vida a muchos inocentes, ya sean del CDR, la FMC y otros similares, justicoa contra aquellos oportunistas que a costa del pueblo se han convertido en los nuevos burgueses de cuba. La historia tambien se encargara de hacer justicia.

  • El articulista es la persona mas pésima que yo he leído en unos cuantos meses por acá y soy demócrata y no creo en los ajustes de cuenta pero, si creo en la justicia. Y la justicia tiene que llegar a Cuba quiera el articulista o no lo quiera.
    Sr. Vicente usted no se ha puesto a pensar que los niños esos que el turista vio en la escuela con los zapatos tenis de marca puesto los gusanos de Miami o de otra parte de el mundo donde los dirigentes que usted trata de defender los corrió de su país se lo mandaron a sus familiares para que estos pudieran asistir a las escuelas por que el salario de $20 CUC al mes no le da para comer.
    Usted amigo da asco como socialista, eso es si lo eres de verdad por que después de todo la palabra lo dice todo……..En la Cuba tuya hay hambre y miseria creado no por el capitalismo pero por el socialismo que estas defendiendo.

  • solo criticare la ultima parte de tu articulo, por que yo no creo en pasar cuentas tampoco, aunque ya el tiempo para la reconstrucion de cuba se esta acabando y el desastre costara en el futuro trillones de dolares en infraestructura. lo que escribe sobre las elecciones. acuerdate que en todo pais comunista existe el miedo al vecino, primo, amigo y perder su trabajo o escuela por sus ideas politicas, y eso todavia esta fresco en la mente de los cubanos, paso tambien en los paises socialistas de europa hasta la desaparicion del comunismo, que el pueblo empezo a manifestar sin temor ninguno quienes querian que lo representen y nuncamas un comunista ha salido electo en ningun pais de europa. yo creo que lo mismo pasara en una cuba futura

  • “Los hechos suelen ser testarudos.”

    Eso es cierto, los mismos hechos son los que han demostrado que es necesario quitarles el poder a los que han abusado de él.

    En los antiguos países del bloque socialista, donde no fue desmontada la red “paralela” de poder establecida el resultado fueron las ya conocidas mafias y oligarcas que pasaron de mienbros del partido a millonarios. Y cuando me refiero a redes de poder, no se trata de elecciones multipartidistas, no. Existe toda una red de poder que se mantiene con favores y prebendas, que “interesante” están asociadas también con el poder piliciaco/militar. Desmontar esas redes es lo primordial si se quiere un futuro libre de esas mafias que han engordado con años de sudor del pueblo.

    Ejemplo de esa maquinaria paralela, es un secreto a voces que TRD y Gaviota son dirigidas por los militares. Otro ejemplo, mientras en Cuba la situación de la vivienda es crítica, el MININT construye flamantes barrios para sus miembros (la policía no es productora de nada directamente, ni aquí ni en Hong Kong), con calentadores solares en los techos que “OJO”, no tienen los hoteles. Pasé mi servicio militar cerca de cadetes, en el regimiento de aseguramiento del ITM y la impresión que tengo de la gran mayoría (pude entablar relación con unos cuantos) es que entraban a la vida militar por alguna que otra prebenda. Mientras a cualquier cubano se le está cobrando un refrigerador a más de 6000 pesos, un miembro del MININT lo puede obtener en 500 o menos. Este tipo de ejemplos los podemos llevar al infinito, sin necesidad de meternos en los casos de corrupción, solamente en lo que está “permitido”.

    De eso se trata el querer quitar a las vacas sagradas. Si el 99% de los cubanos están conformes con que Raúl se mantenga en el poder, no 5, 50 años más, no me importa. No me molestaría perder en una referendum en un 1% vs 99% siempre y cuando ambas partes sean libres de exponer sus argumentos.

    S@lu2 wzaldivar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *