Añoranza por productos La Conchita

Por Pilar Montes

La Conchita
La Conchita

HAVANA TIMES — Recuerdos olfativos y gustativos de mi niñez me traen la añoranza de la pasta de guayaba y los dulces en almíbar de La Conchita, aunque también extraño los frijoles negros y colorados que hacían competencia a Kirby’s y, más recientemente, a Goya, marcas muy conocidas en el sur de Estados Unidos, República Dominicana, Centroamérica y Venezuela.

La Fábrica La Conchita se fundó en la capital en el año 1947, en la calle 20 de mayo, esquina a Antonio Rubio, y más tarde se trasladó para el entronque de Las Ovas, en la ciudad de Pinar del Río, donde comenzó a operar en 1952. Su nombre es el de la madre de sus propietarios, Concepción Martínez, “Conchita”.

No obstante tener un listado actualmente de 72 productos, entre ellos mermeladas naturales y concentradas, frutas en almíbar, derivados del tomate, pastas de frutas, jugos, vegetales, mayonesa y aderezos, el patio de esta planta, estatal desde 1960, está vacío y la maquinaria solo arranca tres veces por semana, por falta de materia prima.

En un artículo del periódico pinareño El Guerrillero, publicado en 2013, se insertan comentarios de lectores, dos de los cuales procedían de España y uno, que en tono airado, reclamaba noticias de si no se exportaban más los productos La Conchita, para no seguir buscándolos en las tiendas.

La Conchita 2Aunque toda la maquinaria estaba lista para asimilar 14 mil toneladas de tomate, principal producción ahora en el pico de cosecha, falló el suministro contratado de la propia provincia afectada por la sequía.

Noel Jesús Benítez, jefe de la planta, dijo a la prensa que los directivos de la Agricultura estimaron que apenas podrán entregar 1500 toneladas, a lo que se suma la baja calidad del tomate recibido, lo cual afecta el rendimiento.

La empresa busca alternativas en la importación de insumos que le permita elaborar kétchup, sopa de tomate, salsa para pastas y salsa Conchita. Asimismo, se gestionan otras materias primas para fabricar pasta de ajo, de cebolla, si bien ninguna suplirá el renglón fundamental.

Por ser una marca reconocida internacionalmente y en aras de no diezmar su fuerza laboral, ¿por qué la empresa no busca en otras regiones del país con menos afectaciones de sequía, el tomate que necesita, en lugar de importar?

Lo importado podría llegar demasiado tarde. ¿Será porque se lo impide una estructura con varios niveles de toma de decisiones? Entretanto, consumidores de dentro y de fuera, permanecen insatisfechos.

 

2 thoughts on “Añoranza por productos La Conchita

  • Pilar:

    Sospecho que tus dulces son mejores que los de la Conchita…

  • Increible, se robaron la fábrica y ni siquiera se tomaron el trabajo de cambiar el nombre a la marca establecida por los dueños originales. Que desfachatez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *