Algunos conspiradores de terrorismo van a la cárcel

Por Circles Robinson

HAVANA TIMES, 12 de Nov. — A mediados del pasado septiembre tres hombres, acusados de tramar la explosión de varios aviones en el Reino Unido, fueron sentenciados a largas condenas en prisión.   Al otro lado del Atlántico, en Miami, dos hombres que se jactaron de destruir en pleno vuelo un avión de pasajeros donde murieron 73 personas, están libres y pueden continuar conspirando para cometer más actos terroristas.

Assad Sarwar, Abdulla Ahmed Ali y Tanvir Hussain fueron sentenciados a 36, 40 y 32 años de prisión, respectivamente, por el intento de sabotaje que no pudieron llevar a cabo, de explotar siete vuelos trasatlánticos que partían desde Londres, según reportó el periódico The Guardian.

El plan terrorista fue desactivado el 10 de agosto de 2006 y trajo como consecuencia restricciones en la transportación de líquidos en muchos vuelos en todo el mundo.

Mientras tanto los exiliados cubanos Orlando Bosch y Luis Posada Carriles caminan libremente por la calles de Miami, a pesar de la gran cantidad de documentos que prueban que ellos provocaron la explosión del 6 de octubre de 1976 a un avión de pasajeros que sobrevolaba las costas de Barbados, donde murieron las 73 personas a bordo.

Documentos desclasificados y otras evidencias apuntan que una de las razones por las que Bosch y Posada siguen libres es porque ellos trabajaban, de forma clandestina, para el Gobierno estadounidense cuando “su” bomba explotó.

Aunque el Buró Federal de Investigaciones (FBI) los catalogó como terroristas peligrosos, varias Administraciones estadounidenses los han protegidos y les han permitido continuar operando bajo la política de “buenos terroristas”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *