Ahora más que nunca necesitamos solidaridad

Osmel Ramírez Álvarez

En busca. Foto: Juan Suárez
En busca. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El pasado 12 de diciembre fue firmado en Bruselas, finalmente, el esperado Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación entre la Unión Europea y Cuba. Tras 8 años de negociaciones y catapultado por el súbito deshielo de las relaciones de los EUA con la Isla, el acuerdo anula la Posición Común vigente por dos décadas, que representaba la alineación de Europa en gran medida con el bloqueo y sus leyes como principal mecanismo de presión al sistema político cubano para una apertura democrática.

Ya desde la presidencia protémpore de Francia en la UE se reactivó la carrera por el nuevo acercamiento, pero, sin duda, la decisión de Obama de cambiar completamente la estrategia con Cuba dejó a Europa sin sostén en su política, que a todas luces era subordinada a la línea dura de su socio estadounidense.

Llaman la atención algunas ideas manejadas tanto por la funcionaria europea Federica Mogherini como por nuestro flamante canciller Bruno Rodríguez.

Dijo la primera: “Creemos que Cuba está cambiando y queremos participar en esos cambios” –es completamente erróneo, Cuba (mejor decir el sistema cubano y sus líderes, que son los que deciden) aún no está cambiando, solo se están reacomodando para que ellos puedan sobrevivir como clase política y pretenden usar la capacidad del capital de generar riquezas para salvarse de la quiebra evidente de su modelo.

Aseguró, además, que este nuevo acercamiento producirá avances en materia de “democracia y derechos humanos”. Igualmente equivocado: nada indica que la clase política dominante en Cuba tenga el propósito de avanzar en materia de derechos humanos y democracia. Todo lo contrario, siempre dejan bien claro que “tienen una manera diferente” de ver estos temas y exigen respeto a sus modos como base del entendimiento.

Bruno, por su parte, citó a Fidel para defender las ideas de siempre e hizo énfasis en que “la paz es una premisa para el desarrollo” y que “para que haya paz debe haber respeto a la multipolaridad”, independientemente del régimen político-económico de cada país. Según sus propias palabras “es apremiante construir un mundo democrático y multipolar para salvar a la humanidad”. Parece que existe una relación mística entre la solución de las amenazas mundiales y el contubernio entre regímenes democráticos con dictaduras totalitarias. ¿Quién los entiende?

Esa prerrogativa del derecho internacional es un cimiento de su política exterior y tiene sus bases en la Revolución bolchevique; su necesidad de paz para sobrevivirlos obligó a promover “la coexistencia pacífica”, que en gran medida negaba al propio marxismo y su lucha sin fronteras contra la burguesía internacional.

Los nuevos bolcheviques antillanos, en su readaptación, quieren garantizar que al resto del mundo no le importen los derechos mancillados de millones de cubanos ni la pérdida de nuestra soberanía a manos del PCC ni que el 20% de los cubanos sean emigrantes huyendo del sistema, sea por la política o por la economía, que al final es la misma cosa. Quieren complicidad y son diestros en lograrla.

La sociedad civil alternativa en Cuba, que es la legítima si vamos a los conceptos, no ve con buenos ojos estos acuerdos.Igualmente siente recelo del acercamiento incondicional de Obama. Creemos que el camino es ese, no la línea totalmente rígida que tal vez los beneficia más al quedar como víctimas de la hegemonía de las potencias, pero ir de un extremo a otro no es bueno tampoco.

Una política inteligente con exigencias mínimas de respeto a los derechos de nuestro pueblo, sin necesidad de injerencia, sería vista como un acto de solidaridad con los cubanos que luchamos por una Cuba mejor. Ayudaría mucho en verdad a nuestra peligrosa y larga lucha por una salida democrática para este desdichado país que tanto le ha tocado sufrir.

¿Qué vemos con las actuales políticas hacia Cuba? A todas luces, aunque la UE y los EUA no han abandonado su solidaridad con la causa cubana por la democracia y los derechos humanos, están imperando los intereses de los grandes capitales que ven en la Isla un escenario fértil para invertir y obtener pingues ganancias. ¡Mezquino contubernio!, pero comprensible si nos atenemos solo a la lógica económica.

El capital empuja tras bambalinas a la alta política, amén del deseo de Obama de marcar la diferencia y dejar un legado, amén también de los 8 años de trabajos por un acuerdo con Europa (porque en verdad corrieron a terminarlo del mejor modo posible para no quedarse detrás en la carrera por aprovechar el reparto de Cuba al capital).

Bienvenida la paz; bienvenido el comercio sin restricciones; bienvenida Europa con sus buenas intenciones: espero que los pactos comerciales no nos dejen completamente solos en nuestra lucha por una Cuba mejor, próspera y democrática. Ahora más que nunca necesitamos solidaridad.

 

 


22 thoughts on “Ahora más que nunca necesitamos solidaridad

  • el 25 diciembre, 2016 a las 5:14 am
    Permalink

    TRES.-
    Hola, Osmel.

    Ante todo, gracias por responder. En particular, tomando en cuenta todo lo ocupado que te debe tener la zafra tabacalera.

    Osmel, cuando te hago el señalamiento, parto de la confusión que me generó el verbo “ser” en su forma condicional del indicativo (“sería”), que suele indicar aspiración a lo que no se ha conseguido.

    Pero alejándome de la majadería lingüística a que sin remedio me empuja mi labor, intentaré pasar a definiciones de concepto, con tal de dejar bien en claro mis interrogantes.,

    Me concentro por ahora EE.UU., por razones históricas

    Osmel, si las primeras sanciones de EE.UU. contra la Revolución fueron compulsadas en esencia por intereses económicos, tras las medidas de las nuevas autoridades que afectaron a los grandes consorcios y a la mafia proveniente del Norte (recordar proyectos de Santos Trafficante y otros en la costa habanera, el Habana Riviera en manos de Meyer Lanski, y el hecho de que Allen Dulles, director de la CIA y con fuertes lazos con la United Fruit Company, ayudara a Batista a organizar su aparato de inteligencia), ¿qué te hace pensar que ahora se contentarán solo con “halarle las orejas” a los gobernantes en la Isla, para que sean más democráticos y tolerantes. ¿Dónde dejamos el hecho de que hasta 1958, EE.UU. controlaba el 80% de los ferrocarriles cubanos y el 90% de sus servicios de electricidad y telefónicos, por sólo citar un par de ejemplos? Estas afectaciones y el posterior rumbo comunista de Cuba son los que movieron a Washington a imponer sanciones contra La Habana, que en un principio marchaban paralelos a la amenaza de invasión directa, lo cual se confirmó con la Brigada 2506, en 1961. Súmale que la campaña mundial pro-derechos humanos de EE.UU. no tomó cuerpo hasta la administración de James Carter, de 1976 a 1980 ¿Y antes qué? ¿Sabes además cuántos cubano-americanos y estadunidenses siguen reclamando a día de hoy propiedades perdidas en Cuba tras 1959? ¿No crees que estas demandas otorgan un tinte eminentemente económico a las negociaciones entre Cuba y EE.UU. – propiedades, dicho sea de paso, de legitimidad discutible, pues fueron adquiridas en muchos casos bajo el Gobierno nada democrático del general Fulgencio Batista?

    Osmel, luego de intentar abortar por la fuerza el actual sistema vigente en Cuba, ¿qué moral le puede quedar a EE.UU. para mediar a favor de disidentes y opositores, que en más de un caso sólo han existido por la manutención que les ha dedicado el Gobierno estadounidense con fondos federales? Y con esto no digo que no haya una oposición genuina, ni disidencia auténtica. Sólo reitero que no les queda otro camino que sacudirse la sombra del poderoso vecino, o arriesgarse, una vez más, a quedar al campo.

  • el 24 diciembre, 2016 a las 6:43 am
    Permalink

    Isidro: casi no estoy interactuando en el debate porque los trabajos en el tabaco me tienen súper ocupado y solo hago tiempo a altas horas de la noche para escribir los artículos y leer; pero tus comentarios me obligan a responder. Primero no hay contradicción alguna en el post: está claro que lo que digo es que en la negociación prima el interés económico, haciendo a un lado la prioridad que tenían hasta hace poco “la democracia y los derechos humanos”; cuando al final digo que aunque “la UE y los EUA no han abandonado su solidaridad con la causa cubana” es porque ambas negociaciones, aun no dándole la prioridad, no dejan de mencionar el tema y manifiestan su apoyo. Seguro sabes que se trata el tema en las rondas de conversaciones con EUA y con la UE también se hace mención.
    Sobre otro comentario respondiendo a otra persona y dices que “al amigo Osmel” no le gustan ese tipo de negocios o inversiones, es errado. Apoyo la inversión extranjera.
    Y sobre la interpretación que hiciste sobre la idea que manejo en el artículo, como si viese la solución de nuestros problemas en la presión externa, es superficial. Otros parecen haber captado correctamente el sentido y me esfuerzo por escribir bien llano y claro, para todo público. Te remito a mis artículos publicados aquí mismo en HT: primero “El futuro de Cuba depende de los cubanos”, pues completo responde a tu inquietud sobre mi posición; y en “Carta a Obama por su visita a Cuba” escribí: “No ignoramos la influencia de los intereses de su gobierno y sus ciudadanos más enriquecidos. EUA es una potencia económica y militar, y más allá de los valores democráticos y humanistas que defienden, pesan mucho esos intereses. Hay que entenderlo así, sin estériles aspavientos, y tenerlos en cuenta a la hora de negociar, sin socavar principios elementales.”; estoy clarísimo de cómo funciona, pero no me produce paranoia, soy práctico.
    Sé bien de la historia de Aznar y su camarilla, sé que hubo y hay dobleces. Pero toda lucha necesita solidaridad y en la capacidad de lograrla radica gran parte de su éxito. Bolívar viajó a Inglaterra buscando apoyo para la primera república, como comisionado; los mambises procuraron el reconocimiento de su beligerancia y el apoyo de los Gobiernos vecinos; la revolución de Fidel igual, en la medida de lo posible. Es así que funciona el mundo. Que necesitemos solidaridad no significa que queramos que otros peleen nuestras batallas. Para concluir te digo que nos debe importar bien poco si la UE y los EUA se dieron por vencidos en su “lucha de potencias” contra “la Cuba tercermundista que osó desafiarlos”; los que no podemos cansarnos somos nosotros en nuestro afán por conquistar toda la justicia posible; es decir, una Cuba mejor.

  • el 24 diciembre, 2016 a las 2:30 am
    Permalink

    “¿Hubiera ((habría)) terminado el apartheid sin la solidaridad internacional?”

    Marlén, ante la duda de si se trata de una pregunta retórica, o una que conlleva derecho a réplica, opto por la segunda posibilidad…

    El apartheid terminó en gran medida por la oposición internacional al mismo (y no se puede pasar por alto que la ONU en pleno lo condenaba; en sentido opuesto a lo que ocurre con Cuba). Y habría terminado antes de no haber sido por situaciones como la que refiero a continuación, citando la sección de Historia del Departamento de Estado de Estados Unidos:

    https://history.state.gov/milestones/1989-1992/apartheid

    1) “A pesar de apoyar un programa nacional de derechos civiles para promover los derechos de los negros en Estados Unidos, la administración Truman decidió no oponerse al sistema anti – comunista del apartheid del Gobierno sudafricano, en un esfuerzo por mantener un aliado contra la Unión Soviética en el sur de África. Esto sentó el precedente para que las sucesivas administraciones apoyaran de modo solapado al régimen del apartheid, como incondicional aliado contra la expansión del comunismo”.

    A buen entendedor, de 1948 a 1986 (¡38 años!) para EE.UU. resultó más importante evitar cualquier brote o ademán comunista en Africa meridional, que contribuir a poner fin a oprobioso régimen que permitía a una minoría de blancos (21% de la población total) segregar y explotar a millones de negros, mestizos e indios. Es decir, una postura ideológica predominó sobre la ética humana.

    Ahora, en términos de solidaridad efectiva ¿quiénes hicieron más para poner fin a esa situación? Volvamos al State Department:

    2) “Después de que el Congreso de Estados Unidos aprobara la ley integral de lucha contra el apartheid en 1986, muchas grandes empresas multinacionales se retiraron de Sudáfrica. A fines de la década de los 80, la economía sudafricana lidiaba con los efectos de los boicots internos y externos, así como la carga de su involucramiento militar en la ocupación de Namibia.

    Veamos: “La carga de su involucramiento militar en la ocupación de Namibia”, traducido al buen español significa que Sudáfrica se estaba viendo arrinconada por los apoyos militares del bloque socialista (Sobre todo de Cuba y la URSS) a las FAPLA de Angola y a la SWAPO de Namibia, a lo que se sumaba la solidaridad (esa también efectiva), de los Países de la Línea del Frente (Botsuana, Mozambique, Tanzania, Zambia y Zimbabue, además de Angola), que hicieron más contra el apartheid que los ires y venires estadounidenses y de Occidente en general, con sus medias tintas, cuando no complicidad abierta.

    Y algo más. También de la Cancillería en Washington:

    3) “Cuando Sudáfrica alcanzó un acuerdo multilateral en 1988, para poner fin a su ocupación de Namibia a cambio de la retirada cubana de Angola, incluso los más fervientes anti – comunistas en Estados Unidos perdieron su justificación para apoyar el régimen del apartheid”.

    Es decir, que la presencia de tropas cubanas en Angola y su apoyo a la SWAPO resultaron piedra angular para convencer a los tercos blancos sudafricanos de comenzar a desmantela la segregación. Sin armas prestas a disparar en su contra quién sabe cuánto tiempo más habría demorado el fin del apartheid…

    Llegado este punto, doctora, pregunto. ¿dónde identifica Ud. el equivalente a las tropas cubanas en Angola para presionar a La Habana en estos días?

    (Y por favor, no más tropas cubanas enfrentando a los eritreos, que eso nunca sucedió)…

  • el 23 diciembre, 2016 a las 6:00 pm
    Permalink

    Como ves Osmel, ahí tienes una idea de cómo es que el pueblo cubano tendrá que liberarse de “éstos tiranos” (entre comillas para los que piensan todavía que no son unos tiranos).
    -Ya ves el descaro conque el gobierno dice que para que “haya paz debe haber respeto a la multipluralidad”, aunque a los ojos del mundo se mantengan practicando la más rancia represión precisamente para evitar esa “pluralidad”
    -por otra parte puedes ver que: hasta los que se sienten orgullosos de que nuestro país haya sido solidario y que se hayan perdido miles de vidas en un sinfín de países en nombre de esos derechos, HOY les llaman presión injerencistas al que se atreva a pensar que los cubanos merecen el mismo apoyo internacional.
    -y por último tienes la propaganda extranjera, esa, que va y disfruta el cumbancheo revolucionario, y pregona a los cuatro vientos lo bien que les va a los cubanos comparados con lo mal que les va al resto del planeta.
    Como ves, si uds como pueblo no se organizan, o se envalentonan, o como les quieran llamar, para demandar esas libertades y derechos que se les niega como pueblo, NO esperen “solidaridad” para lograrlo, porque ya ves como el pueblo cubano se encuentra solo, y si bien estoy de acuerdo en que sí necesita la misma solidaridad que se le ha dado a otros pueblos para obtener sus libertades, y la misma que en su momento también tuvieron los tiranos de hoy., todo indica que para quitarse el fascismo-castrista de arriba, será siguiendo siendo “ecuánimes” y esperar hasta que biológicamente no exista un Castro más, o ir a la “cartilla revolucionaria” para que aprendan cómo es que se saca a un dictador del poder. Saludos.

  • el 23 diciembre, 2016 a las 8:54 am
    Permalink

    Osmel : te pido no te pongas molesto por lo que te dire, yo creo que hablar claro, es importante…la vanidad, el orgullo,etc,etc…no sirven para nada útil. A mi me parece que los cubanos están tan alienados en su aislamiento que no saben donde están !!! Te has dado cuenta que estas aislado e indefenso ? Que puedes ser borrado de muchas formas y en cualquier momento y nadie podrá hacer nada por ti ?Esa es la realidad para un cubano de hoy y aun fue mucho peor para un cubano de hace 10 o 15 anos !!!! Solo la presion exterior ,Osmel podrá hacer algo por ustedes ,hasta que aparezca el Gorbachov cubano…para quizás hacer lo mismo que hicieron en Rusia…estar casi peor !!! Solo el derrocamiento de la dictadura del PCC-MININT y el paso a una Republica liberal seria la solucion…pero…”””###$$$…… Por eso la gente se va….!!!!

  • el 23 diciembre, 2016 a las 8:16 am
    Permalink

    ¿Hubiera terminado el apartheid sin la solidaridad internacional? eso es lo que necesita hoy Cuba: solidaridad internacional para que se respeten los Derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de los ciudadanos cubanos.
    Eso de decir que los cubanos solos lo podemos lograr, es desconocer la brutal represión, arbitraria y con total impunidad del gobierno cubano contra sus ciudadanos.Es el discurso del régimen para mantenernos aislados y seguir reprimiendo con total impunidad.
    A mí el que me levante la soberanía nacional para mantenernos aislados dentro de una dictadura,les digo que para mí es una vergüenza que el gobierno de Cuba tenga “amigotes” como Irán, Corea del norte, Rusia, China Zimbabwe, Angola y hasta Arabia Saudí, países sobresalientes en la violación de los Derechos Humanos económicos sociales culturales civiles y políticos en el mundo. Virar la cara frente a la represión interna es de un patrioterismo confuso, superficial, y traicionero contra sus propios compatriotas. A ninguno de los ciudadanos cubanos nos han consultado para que el gobierno cubano tenga estos deleznables “amigotes” que votan al unísono para las peores causas en la ONU. Como Cuba no tiene elecciones libres tampoco este gobierno cubano tiene ningún respaldo de sus propios ciudadanos. Es un gobierno impuesto a la fuerza, hasta que nosotros “solos” según la tontería de muchos confundidos, logremos salir de su incompetencia y represión.

  • el 23 diciembre, 2016 a las 12:06 am
    Permalink

    La mentalidad de dependencia es el peor mal indoctrinado en los cubanos.

  • el 22 diciembre, 2016 a las 2:05 pm
    Permalink

    Lo primero que hay que tener claro es que el único bloqueo que ha existido es el del gobierno comunista para con el pueblo cubano. Lo otro ha sido un embargo muy blando que se han saltado sin muchos problemas (sólo hay que ver que le deben prácticamente a todos los demás países del planeta, lo que quiere decir que han podido comerciar con todos ellos).Y de “bloqueo” ni hablaban mientras eran mantenidos por los soviéticos. Cuando estos dejaron de existir Fidel Castro enarboló la bandera del nacionalismo (antes había sido la del internacionalismo) y el “bloqueo” se convirtió en el leitmotiv del régimen. Ahora, con la corta visión de Obama, se ha subscrito el extraño e ilógico razonamiento de que la forma de acabar con la tiranía es dotándola de recursos. ¿Dará resultado? Lo dudo.

  • el 22 diciembre, 2016 a las 6:54 am
    Permalink

    dhaniel, teóricamente estoy de acuerdo con usted, pero yo lo q defiendo es el derecho del resto del mundo a no mover un dedo por los cubanos y a preocuparse por sus intereses primeros, q son los intereses igualmente de millones de personas q habitan en europa, norteamerica y donde sea.

    Por la parte cubana creo de verdad q no hay nada q hacer, el sistema creado aquí es sencillamente a pruebas de insurrección o demandas interna, además los miles de tontos útiles europeos y norteamericanos q lo aplauden, para mí verdadero hijos de p… lo hacen inexpugnable incluso a ataques exteriores, lo único q va a acabar con este sistema y de hecho ya lo está haciendo aceleradamente es la biología y la economía, así q mi llamado es a la paciencia y a ir creando conciencias cívicas para el futuro, por eso me gusttan mucho los escritos de personas como los señores Osmel y Morin.

    Saludos

  • el 22 diciembre, 2016 a las 6:16 am
    Permalink

    Estimado repatriado:

    Me encuentro de total acuerdo con usted.

  • el 22 diciembre, 2016 a las 6:14 am
    Permalink

    Sr. Felo:

    La premisa de mi opinión se dirige a aquellos que inmediatamente que uno dice “la culpa de que Cuba esté así la tienen solo los cubanos” pues se lanzan a gritar, desacreditar y despotricar con frases como “¿y tú qué has hecho?” o “es muy fácil desde afuera” y otras por el estilo.

    Otro detalle, Polonia no era Cuba y los cubanos no son polacos.

    Y concuerdo con usted en que todos tenemos el derecho de ser libres y el derecho/deber de luchar por ella.

  • el 22 diciembre, 2016 a las 5:54 am
    Permalink

    DOS –

    Osmel,

    Para que ese llamado a la “solidaridad” resulte creíble, y sobre todo efectivo, tendría que contar, como mínimo, con el respaldo en pleno de la Organización de Naciones Unidas, tal como sucedió con el apartheid, que si resistió más tiempo fue porque con frecuencia los intereses occidentales ignoraron el llamado de la comunidad mundial a desmantelarlo, y acudieron como recurso alternativo al denominado “compromiso constructivo” (constructive engagement), que en la práctica resultó una forma de prolongar la segregación racial y el estatus neo-colonial de Namibia.

    Con Cuba no ocurre eso. Los “arquitectos” de la forma más prolongada de “presión” sobre Cuba (el ya mencionado embargo-bloqueo), los Estados Unidos de Norteamérica, han terminado por quedar aislados, a pesar de que lograron en un principio sumar países a su empeño (calculo que no habías nacido cuando eso), y así consiguieron que las Américas – con excepciones como Canadá, México, y en algún momento Argentina y Brasil – rompieran relaciones con la Cuba revolucionaria, que al cabo fue expulsada de la OEA.

    En 1996 y 2003 Washington logró sumar con diversas gradaciones a la Europa comunitaria a su política de sanciones, bajo la batuta del señor Aznar y sus adláteres del PP y la derecha española.

    Pero hay algo que pasas por alto de la manera más olímpica: Si Cuba no ha sido transformada en estos 57 años de sanciones (que incluyeron invasiones y amenazas militares y otras formas de sabotaje), ha sido porque ha resistido todos esos intentos. La decisión de Obama (me extraña que no te haya quedado claro, siendo tú tan sagaz), así como la recién adoptada normalización por parte de los europeos, responden en primer lugar a que no lograron ninguno de sus objetivos con la fuerza. En buen cubano, se cogieron el fondillo con la puerta, y ahora sólo les queda aplicar la zanahoria, a ver qué sale.

    Concuerdo contigo en que Cuba necesita y debe poner en práctica una serie de prerrogativas ciudadanas. Habría que ser masoquista para negarse a las mismas. Pero, amigo mío, eso debe suceder sin presiones externas (¿o quieres ver repetirse la misma historia?), y como resultado de la propia evolución de su sociedad.

    Apostar por esa “solidaridad” que clamas aquí es jugársela al mismo caballo que ya perdió la carrera…

  • el 22 diciembre, 2016 a las 5:19 am
    Permalink

    Felo, resulta curioso (amén de recomendable su estudio) el tránsito que ha ido experimentando el bloqueo- embargo. De inicial, y supuesta, herramienta de castigo por las nacionalizaciones de propiedades estadounidenses en Cuba, pasó con cierta celeridad a constituir una apoyatura fundamental para la guerra de desgaste no declarada pero sí aplicada del Gobierno de EE.UU. contra la Revolución cubana.

    Si el objetivo primario de ese paquete de sanciones se mantuviera vigente, el Congreso debía haberlo levantado en cuanto se restablecieron las relaciones diplomáticas, pues al contar con mutuo reconocimiento ambos países pueden negociar compensaciones mediante el diálogo y la consulta, sin tener que apostar por medidas coercitivas.

    Pero claro, detrás del embargo-bloqueo hay muchos intereses políticos y económicos. Hay gente viviendo de ese negocio, que ganan más con el mantenimiento de las sanciones a Cuba que lo que puede rendir a corto plazo algún contrato inversionista de esos que asustan al amigo Osmel.

    Pero en fin, no hay peor ciego…

  • el 21 diciembre, 2016 a las 6:05 pm
    Permalink

    Bien por europa defendiendo los intereses de su gran capital, gran capital q a través del mercado bursátil es más social q cualquier cooperativa cubana, bien por los americanos defendiendo sus posibles inversiones en cuba, aunque no se como ambos no aprenden q hacer negocios con la mafia castro siempre da perdidas, pero si quieren insistir e invertir a perdida esperando un futuro mejor es su derecho muy respetable, ninguno de ellos tiene por que pensar primero en los derechos de los cubanos, ese es problemas de los cubanos, todas las democracias del mundo se lograron después de siglos de luchas, todos los pueblos de europa y de norteamérica pagaron sus derechos con ingentes sacrificios y se han hecho ricos creando riquezas, la palabra importante es creando.

    Por lo demás y como siempre gracias osmel por tus artículos bien escritos y mejor intencionados, resalto lo más importante para mi, la ECUANIMIDAD y respeto que siempre destilan tus letras. Saludos.

  • el 21 diciembre, 2016 a las 2:01 pm
    Permalink

    Mira, si llamas a poonerte al régimen, haces bien. Te imaginas si Céspedes se hubiera quedado callado por no desentonar ? Seríamos todavía colonia de España. No estoy de acuerdo con la violencia, pero hay que mantener una actitud firme ante este régimen porque si no, nunca nos los quitaremos de encima. Los polacos no se alzaron en las montañas, pero hicieron demostración trás demostración, gritaron, se resistieron, hasta que el gobierno tuvo que claudicar. En Cuba va a ser más difícil. Hay intereses como los rusos, chinos e iraníes que no quieren que Cubacambie porque para ellos es un peón importante en su ajedrez contra Estdos Unidos. La propia cúpula ha robado tanto y está tan podrida que teme un ajuste de cuentas, además de que se consideran genéticamente determinados para seguir detentando las riendas del poder absoluto. Si tenemos que gritar Libertad, gritamos Libertad. Ese es nuestro derecho.

  • el 21 diciembre, 2016 a las 1:46 pm
    Permalink

    Usted me perdona, discrepo con Cuesta Morúa. El gobierno cubano sí se sabe manejar frente a un poder blando: COMO NO LE PONEN FRENO, El régimen se aprovecha y ace lo que le da la gana. No esperemos que vayan a sentirse abochornados por lo que hacen al ver que les tienden una rama de olivo, hay que ser muy inocente para pensar así. Un régimen que no dudó en poner a todo el pueblo cubano al borde de la desaparicion en medio de un holocausto nuclear… por favor, de qué escrúpulos morales puede hablarse que tenga esa gente? Les importa un pepino todeas las aperturas y Raúl Castro lo ha repetido hasta el cansancio, que no cederán un ápice de eso que ellos llaman prncipios, bueno, son principios pero no nobles, sino mantener el regimen represivo imperante a ultranza con toda su secuela de miseria y destrucción.

  • el 21 diciembre, 2016 a las 1:21 pm
    Permalink

    Por suerte, el embargo está codificado en ley y solo el Congreso lo puede levantar, no las veleidades de un presidente que desea dejar legadlo más que dudoso. Obama hizo todas esas concesiones y, qué se ha visto de cambios en Cuba? Nolo digo yo, lo dicen cubanos de la call entrevistados por Cubanet: no han visto cambios y algunos ni quiseron opinar, ya se sabe, por temor a represalias. Vietnam no esperó a que le levantaran el embargo que pesaba sobre ellos para introducir reformas económicas profundas que lo conviertieorn, de importador de arroz, increíble en un país cuya alimentación se basa en ese cereal, en uno delos primeros exportadores mundiales. Ahí se ve un cambio económico positivo y eso que la cúpula dirigente en ese país tiene atada y bien atada a la oposición anti autoritaria. Peroal menos no se están muriendo de ambre, como me contó una cubana que estuvo allá antes de los cambios y después. El régimen no ha querido ni siquiea eso. Que no sueñe Osmel, desde el incio dela roboilusión se han firmado en Cuba mntones de acuerdos con montones de países y todo va de mal en peor. Mientras el cubano no se decida a buscar su libertad, enfrentándose al régimen y dándole un vuelco total a la situación allá todo seguirá igual.

  • el 21 diciembre, 2016 a las 9:28 am
    Permalink

    Ante todo, dejo claro que no estoy llamando a insurrección alguna ni estoy dando arengas.

    Simplemente pienso que va siendo hora de que el cubano base sus esperanzas en sí mismo y en lo qie sea capaz de hacer, en vez de seguir esperando la magnánima ayuda de USA, la UE, etc.

    Es hora de ser pragmáticos: a los demás países lo que les interesa realmente es que sus negocios puedan prosperar y dar dividendos en Cuba. Les interesa la “influencia” de Cuba en Latinoamérica para introducirse más en la región.

    Las libertades y derechos humanos para los cubanos es un problema menor.

  • el 21 diciembre, 2016 a las 8:53 am
    Permalink

    Excelente análisis Osmel, con el cual coincido. Las “buenas intenciones” hay que hacerlas reales, de lo contrario se quedan en una declaración pero de nada sirven. Es un hecho que desde el inicio de las conversaciones secretas con EEUU y públicas con la UE en los inicios el 2014, se ha incrementado la represión masiva contra opositores, profesionales trabajando en el estado expulsados de sus centros de trabajo, dramaturgos y cineastas censurados.En fín, que el gobierno se ha sentido legitimado al ampliar sus relaciones internacionales, para simultáneamente incrementar la represión. Y no se detiene, este fin de semana arrestó de nuevo a 115 opositores pacíficos por sencillamente promover una manifestación pacífica a favor de liberar a los presos políticos.
    Como dice Manuel Cuesta Morúa, en una entrevista reciente, el gobierno cubano no se sabe manejas frente a un poder blando(Obama y la UE).Yo agrego,hay que cambiar el estilo de negociación con el gobierno a negociaciones más intensas, medibles en corto plazo y públicas en los compromisos que se van adquiriendo. La negociación “suave” dos años después no ha dado ningún resultado ni para que el gobierno profundice las reformas ni para mejorar mínimamente el expediente de violación de los derechos Humanos, todos, en Cuba. Estoy plenamente de acuerdo contigo, necesitamos más solidaridad internacional que nunca.

  • el 21 diciembre, 2016 a las 12:53 am
    Permalink

    Osmel. ¡Que manera de divertirme leyendo tu texto! Pues en mi enajenación temporal de la realidad que vivo me resulta cómico y bastante verosímil tu análisis del asunto. Subscribo lo que comentas de las políticas internas de nuestro país y bueno, veremos que nos trae el próximo año.

  • el 20 diciembre, 2016 a las 11:38 pm
    Permalink

    Uno .- “Solidaridad, solidaridad”….(Venga a Nos él tu reino…que el gobierno de Dios intervenga y remplace a todos los gobiernos humanos, para lograr así que se haga su voluntad, tanto en la tierra como en el cielo…)

    Osmel, te confieso que me descoloca tu invocación en este post, además de percibir en la misma una evidente contradicción, y por ella comienzo. Dices:

    “Una política inteligente con exigencias mínimas de respeto a los derechos de nuestro pueblo, sin necesidad de injerencia, sería vista como un acto de solidaridad con los cubanos que luchamos por una Cuba mejor”…

    Se supone que si apuestas por dichas “exigencias” – y lo dejas claro con el condicional “sería” – es porque detectas ausencia de las mismas.

    Pero luego especificas:

    …A todas luces, aunque la UE y los EUA “no han abandonado su solidaridad con la causa cubana por la democracia y los derechos humanos”, están imperando los intereses de los grandes capitales que ven en la Isla un escenario fértil para invertir y obtener pingues ganancias…”.

    Das por sentado de que no hay ausencia de esas “exigencias”, traducidas en el segundo párrafo en “solidaridad”…

    Entonces, ¿está presente la “solidaridad-exigencia” o no?

    En ese sentido, por si te pasa por alto, te recuerdo que el embargo económico, comercial y financiero de EE.UU. se mantiene vigente, a pesar de los últimos avances ocurridos bajo la Administración Obama, cuyo mandato ha atestiguado más multas que sus predecesores a entidades financieras que han mantenido transacciones con el Gobierno cubano …

  • el 20 diciembre, 2016 a las 10:59 am
    Permalink

    Bueno, al parecer los acuerdos ya estan dando frutos: mas de 150 disidentes apresados durante el fin de semana. Cifra record en saludo al Aniversario del triunfo de la roboilusion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *