Activistas de Wisconsin hablan sobre sucesos en Nicaragua

Foto: Carlos Herrera /Confidencial.com.ni

Nota de Prensa

HAVANA TIMES – Wisconsin y Nicaragua tienen una larga historia de relaciones múltiples de ciudades hermanas, basadas en el respeto mutuo, la solidaridad y los lazos estrechos entre las personas. Como ciudadanos con fuertes e históricos lazos con el Consejo Coordinador de Wisconsin sobre Nicaragua, y los diferentes programas de ciudades hermanas en todo Wisconsin, hablamos para expresar nuestra preocupación por la violencia que está llevando a cabo el Gobierno de Daniel Ortega contra el pueblo nicaragüense.
Lo que comenzó como protestas ciudadanas no violentas, en abril pasado,  se ha intensificado de manera peligrosa, con policías y paramilitares enmascarados vinculados a la dirección de Ortega que atacan y secuestran a manifestantes, estudiantes, periodistas, clérigos y ciudadanos de todo tipo.

Según la Comisión Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA), al menos 322 personas han muerto desde que comenzaron las protestas en abril, y más de mil 800 resultaron heridas.

Mientras la furia de la indignación contra el presidente nicaragüense tomó a algunos por sorpresa, el descontento hacia el Gobierno se había estado construyendo durante años, con la revista Envio de la Universidad Centroamericana refiriéndose al “autoritarismo gubernamental, al abuso de poder, al control absoluto sobre las instituciones estatales, así como a la corrupción impune y los crímenes de todo tipo”.  Además, muchos investigadores han documentado las políticas antifeministas del Gobierno de Ortega en los últimos 10 años.

Desde que comenzaron las protestas, la poetisa Gioconda Belli ha señalado: “El presidente Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, han abandonado toda pretensión de tolerancia y moderación y desataron una ola de represión mortal. Es como si Anastasio Somoza -el anterior dictador del país, derrocado en 1979- hubiera regresado a Managua”.

Junto con tantos muertos y heridos, la policía y  los paramilitares están deteniendo arbitrariamente a ciudadanos todos los días, en lo que un periodista nicaragüense calificó como “una cacería de brujas”.

Frecuentemente los detenidos son torturados y acusados ​​de terrorismo, crimen organizado, posesión ilegal de armas y otra serie de cargos igualmente espurios. No hay un proceso justo para los detenidos o arrestados. El temor y la incertidumbre, que ahora son endémicos en todo el país, han provocado que más de 23 mil ciudadanos huyan a Costa Rica en busca de refugio.

En un signo escalofriante de la determinación del régimen de Ortega de mantener el poder a toda costa, la prensa independiente ha sido atacada constantemente: un periodista, Ángel Gahona, fue asesinado en abril mientras transmitía en vivo un informe sobre las protestas.

Además, varios medios de comunicación han sido suspendidos temporalmente durante los últimos meses, y muchos periodistas enfrentan  hostigamiento y amenazas graves mientras intentan llevar a cabo su trabajo.

A principio de agosto, la periodista alemana Sandra Weiss fue detenida y agredida por invasores de terrenos armados que se llevaron todo su equipo, también documentos y tarjetas de crédito y lograron extraer unos dos mil dólares en una gasolinera. Weiss señala que “claramente hubo complicidad con el Gobierno”.

La retórica utilizada por el régimen Ortega-Murillo contra los que expresan su oposición, es ira, actitud defensiva, y de apoyo a los fieles de Ortega. Incluso cuando hablaba de diálogo, el Gobierno se refería a los manifestantes como “seres pequeños, mezquinos, mediocres”, y los acusó de inventar la muerte de los manifestantes.

Su retórica resuena con ciertos estratos de los llamados izquierdistas en los EE. UU. Y Europa, que se refieren a lo que está sucediendo en Nicaragua como un “golpe” y califican a cualquiera que se atreva a criticar al gobierno de Ortega-Murillo como agentes del gobierno de la CIA.

Matt Andres Romero, 16 años, fue baleado mortalmente el domingo pasado mientras participaba en una manifestación pacífica en demanda por la libertad de centenares de presos políticos.

La Organización de Estados Americanos se pronunció en julio y aprobó una resolución que expresaba “… su enérgica condena y gran preocupación por todos los actos de violencia, represión y violaciones de los derechos humanos y abusos cometidos por la policía, los grupos parapoliciales y otros, contra el pueblo de Nicaragua… ”

La OEA ha pedido al Gobierno nicaragüense que les proporcione acceso a toda la documentación relacionada con la violencia que comenzó el 18 de abril en el país, pero este no ha querido hacerlo.

Por su parte, el Secretario General de la ONU señaló que “existe un número de muertos que es impactante, debido al uso de la fuerza por parte de entidades vinculadas al Estado”. A finales de agosto, las Naciones Unidas informaron que el Gobierno nicaragüense y las fuerzas paramilitares han asesinado, violado, torturado y desaparecido a muchas personas que protestaban contra el Gobierno, y señalaron que eso está alimentando la ola en curso de personas que abandonan el país.

Según el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, ZeidRa’ad al-Hussein, “la represión y las represalias contra los manifestantes continúan en Nicaragua mientras el mundo mira hacia otro lado”.

¿Qué es lo que sigue para Nicaragua? Ortega se está atrincherando, y la represión continúa, mientras el Gobierno persigue a quienes se han atrevido a protestar, despidiendo a empleados públicos por decenas y amenazando a otros. La gente continúa llenando las calles con manifestaciones masivas, y el flujo de refugiados a Costa Rica está es continuo. El Gobierno se ha alejado del diálogo nacional que comenzó en mayo y no hay un final a la vista para el conflicto.

En un espíritu de solidaridad con el pueblo nicaragüense, sumamos nuestras voces al reclamo de una presencia significativa de las Naciones Unidas y la OEA en Nicaragua para monitorear el deterioro de la situación. Hacemos un llamado al Gobierno nicaragüense para que detenga de inmediato la represión, participe en un diálogo auténtico con las múltiples facetas del amplio movimiento de oposición y deje que el pueblo nicaragüense hable y viva sin miedo.

Julie Andersen
Carrie Hirsch
Carolyn Gantner
Steve Herrick
Kristin Hoffschmidt
Peter Jackson
Ellen Nibbelink
Sheldon Rampton
Juscha Robinson
Mirette Seireg
Tammy Teschner
Donna Vukelich-Selva
Virginia Waddick
Mike Zirkel


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *