Venezuela: Capriles denuncia descontento militar

Suben víctimas en protestas

Por Néstor Rojas (dpa)

Henrique Capriles y Nicolás Maduro

HAVANA TIMES – Dos jóvenes murieron a balazos en las últimas 24 horas en Venezuela, lo que elevó a 37 el número de víctimas en casi cinco semanas de manifestaciones contra el Gobierno, mientras el líder opositor Henrique Capriles denunció la detención de militares que expresaron descontento por la represión de las marchas.

La Fiscalía General confirmó la muerte de un estudiante de 20 años en la ciudad central de Valencia, luego de haber sido herido en la cabeza de un disparo la tarde del jueves en una protesta en el municipio San Diego, de la región de Carabobo.

El Ministerio Público dijo que designó a un fiscal para que investigue la circunstancias de la muerte.

Asimismo, se confirmó la muerte de otro joven que resultó herido el miércoles por un balazo en el abdomen, en una manifestación en la ciudad occidental de Maracaibo.

La Fiscalía dijo que hasta el jueves había registrado 35 víctimas mortales y 717 heridos en las manifestaciones, las cuales comenzaron hace poco más de un mes luego que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) aprobara dos sentencias que despojaron de sus atribuciones legales a la Asamblea Nacional (Congreso).

Aunque el TSJ retiró parcialmente las polémicas sentencias, los diputados opositores insisten en pedir la destitución de los magistrados que las firmaron, acusándolos de haber perpetrado un golpe de Estado.

La oposición dijo que continuará las protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro y para mañana convocó a una marcha de mujeres hasta el Ministerio del Interior, en el centro de Caracas, para pedir el fin de la represión.

En las protestas recientes, el estado de Carabobo fue azotado por saqueos de tiendas y comercios y las autoridades advirtieron que pasarán a unos 43 detenidos a tribunales militares.

El ministro de Interior, Néstor Reverol, dijo que estaba coordinando acciones para restablecer el orden en Carabobo y desarticular los grupos violentos que han causado destrozos a bienes públicos y privados.

A la vez, Capriles advirtió que existe un descontento en la Fuerza Armada por el despeño de la Guardia Nacional (policía militarizada) en la represión de las manifestaciones.

“En la Fuerza Armada hay descontento. Hemos visto a soldados actuando con una represión salvaje, nunca vista. No es la mayoría, hay que separar a la mayoría de la cúpula, los enchufados y a los que hacen negocio”, dijo.

Señaló que un grupo de militares le hizo llegar la información para que la hiciera pública, en medio de las protestas contra Maduro.

Capriles indicó que hay un grupo importante de miembros de todos los componentes armados (Ejército, Marina, Aviación y Guardia Nacional) que han solicitado la baja, la cual se les ha negado.

Agregó que se detuvo a 85 oficiales, la mayoría supuestamente por expresar descontento, “no porque estén buscando caminos distintos a los constitucionales”.

La oposición exige a Maduro que defina la fecha de las elecciones pendientes, respete a la Asamblea Nacional,libere a los políticos presos y una solución a la escasez de alimentos y medicinas.

Sin embargo, el Gobierno responsabiliza a la oposición de generar hechos de violencia en las protestas para supuestamente derrocarlo y convocó a una Asamblea Constituyente para reformar la Carta Magna, como mecanismo para resolver la crisis.

Mientras, la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) rechazó la propuesta de la Asamblea Constituyente, considerando que su objetivo es la permanencia de Maduro en el poder.

Los obispos emitieron una declaración en la que señalan que la propuesta de Maduro es “innecesaria” y resulta “peligrosa para la democracia”, pues busca constitucionalizar el Estado comunal.

“La convocatoria a una Asamblea manejada en sus bases y en la elección de sus miembros por el Gobierno, la hace parcial, monocolor y excluyente. Es un nuevo intento en el afán de sustituir a la actual Asamblea Nacional, elegida por una mayoría abrumadora representativa de la soberanía popular (en diciembre de 2015)”, dijo.

Por otro lado, la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) solicitó a Maduro que le permita visitar en la prisión militar de Ramo Verde al líder opositor Leopoldo López para comprobar su estado de salud.

Human Rights Watch hizo esta petición después de que esta semana circularan rumores de que López habría sido trasladado a un hospital militar con complicaciones de salud.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, también exigió el jueves a Maduro visitar a López en la cárcel por los mismos motivos que Human Rights Watch.

Además, la familia de López solicitó hoy a la Cruz Roja que verifique el estado de salud y la ubicación del líder opositor ante la imposibilidad de comunicarse con él.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *