Tragedia del Chapecoense en Colombia deja 76 muertos y cinco heridos

tragediaHAVANA TIMES – El accidente del avión que transportaba a Colombia al club de fútbol brasileño Chapecoense dejó 76 muertos y cinco heridos, informó hoy la Policía Nacional.

El general José Acevedo dijo a reporteros que seis personas fueron rescatadas con vida del avión chárter, pero una de ellas falleció cuando era trasladada a un hospital. Los cadáveres serán llevados al Instituto de Medicina Legal de la ciudad de Medellín.

El avión, de la compañía boliviana Lamia, había sido contratado por el Chapecoense para desplazar a su plantel deportivo, a hinchas y periodistas hasta Medellín, donde este miércoles debía jugar ante el Atlético Nacional de Colombia el partido de ida por la final de la Copa Sudamericana, que fue suspendido tras el siniestro.

Según el coronel de la Fuerza Aérea Édgar Sánchez, entre los rescatados con vida se encuentran tres jugadores del Chapecoense.

La cadena de radio Caracol dijo que los supervivientes son los porteros Danilo y Follmann y el lateral Alan Ruschel.

Sánchez dijo que la aeronave se comunicó por última vez poco antes de las 22:00 horas (03:00 GMT) con la torre de control del aeropuerto José María Córdova de Rionegro, que sirve a Medellín, para reportar problemas eléctricos. Segundos después desapareció de los radares.

Brigadas de socorro encontraron el avión partido en tres partes en el cerro Gordo, en jurisdicción de La Unión, un municipio del departamento de Antioquia situado a 200 kilómetros al noroeste de Bogotá y a 38 de Medellín.

El general Acevedo dijo que los cadáveres serán sacados del cerro Gordo cuando haya luz natural y mejoren las condiciones climáticas, pues en el lugar no ha dejado de llover desde el lunes en la noche.

La Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) anunció la suspensión de la final tras el accidente. “Todas las actividades de la Confederación quedan suspendidas hasta nuevo aviso”, comunicó el ente rector.

El miércoles se iba a jugar en Medellín el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana, entre Atlético Nacional, de Colombia, último campeón de la Copa Libertadores, y el Chapecoense. El partido de vuelta estaba previsto el 7 de diciembre en Curitiba.

Según indicó la Conmebol en un comunicado divulgado en su sitio web, el presidente del organismo, el paraguayo Alejandro Domínguez, se está trasladando a Medellín. “La familia Conmebol lamenta enormemente lo ocurrido”, indicó la comunicación.

El Chapecoense era un equipo joven y poco conocido hasta su sorpresiva llegada a la final del torneo internacional. Jugaba en 2009 apenas en la Serie D del fútbol brasileño, pero tuvo un ascenso meteórico y llegó a primera división en 2014.

Desde entonces, no sólo se ha mantenido en la máxima categoría, sino que cada año ha mejorado su rendimiento hasta llegar a estar a sólo dos juegos de ganar el primer título internacional de su corta historia.

Chapecoense fue fundado en 1973 y representa a la ciudad de Chapecó, un polo industrial importante de Brasil en el estado de Santa Catarina, en el sur del país, en el que viven aproximadamente 200.000 habitantes.

Entre las figuras del equipo estaban Cleber Santana, Thiago y Ananias, quienes provenían de clubes grandes de Brasil donde no tenían mucho lugar. Otros, como Danilo, Kempes y Gil, hicieron carrera por varios clubes del país hasta desembarcar en Chapecó.

El técnico era Caio Júnior, un hombre con una trayectoria dilatada como entrenador, aunque no ganó ningún título importante en Brasil.

Reconocido por sus jugadores como un motivador, logró darle al equipo una identidad asentada en el equilibrio y la eficiencia para aprovechar errores rivales.

Para acceder a la definición de la Copa Sudamericana, Chapecoense dejó en el camino primero a Cuiabá, un equipo pequeño de Brasil.

Luego, los “peces gordos” fueron cayendo: primero fue Independiente, de Argentina; después Junior de Barranquilla, de Colombia y, en semifinales, el que quedó en el camino fue San Lorenzo, también argentino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *