Tania Bruguera hoy no llegó a la Plaza

Isbel Díaz Torres

Plaza de la revolución, La Habana.  Foto/archivo: wkipedia.org
Plaza de la revolución, La Habana. Foto/archivo: wkipedia.org

HAVANA TIMES – Casi toda la prensa internacional acreditada en la isla se concentró esta tarde en la histórica Plaza de la Revolución, a la espera de la artista cubana Tania Bruguera, quien había anunciado realizar un performance en la explanada frente al monumento a José Martí.

En respuesta a los llamados del Consejo Nacional de Artes Plásticas (CNAP) para que suspendiera El Susurro de Tatlin #6 (ese es el nombre de la obra), Bruguera declaró que “se realizará como fue pensada desde un inicio. Este es un aporte del arte al necesario debate de ideas en la sociedad cubana”.

De acuerdo con 14ymedio, el argumento del viceministro Rubén del Valle, Presidente del CNAP, fue que “la acción impactaría negativamente en la opinión pública, en un momento inicial de negociaciones entre los gobiernos de Cuba y los EE.UU. para restablecer plenamente sus relaciones diplomáticas y comerciales”.

No es difícil darse cuenta que la misma acción podría impactar positivamente ese proceso, solo con permitir que se desarrollara, lo cual enviaría un mensaje que seguro complacería en muchos sentidos a la Casa Blanca.
La versión original de este performance, que ofrece un micrófono abierto para que las personas puedan expresarse con total libertad, tuvo lugar durante la 10ma. edición de la Bienal de La Habana de 2009, en Centro Wifredo Lam, y la misma significó un hito en la carrera de la artista.

En 2014, sin embargo, Bruguera tuvo que mantenerse firme en su decisión, y muchos esperaban que hoy 30 de diciembre se diera el hecho artístico-político.

Desde el mediodía efectivos del Ministerio del Interior, tanto vestidos de civil como uniformados, se apostaron en todos los puntos de acceso a la capitalina plaza en pequeños grupos dispersos.

Cercano a las tres de la tarde comenzaron a llegar las personas, que formaron un conglomerado donde la mayoría eran miembros de la prensa internacional acreditada, y agentes de la Seguridad del Estado vestidos de civil.

Otros agentes no uniformados esperaban órdenes en el parque frente al Ministerio de Comunicaciones, a un lateral de la Plaza. Pero la artista no llegó.

A las 3:30 pm me retiré del lugar. Algunos comentaban que la Seguridad había detenido a Tania Bruguera, pero hasta el momento son solo rumores. Es preciso esperar a las declaraciones de boca de la protagonista, además vocera de la plataforma civil en Facebook “YoTambienExijo”.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.


35 thoughts on “Tania Bruguera hoy no llegó a la Plaza

  • el 3 enero, 2015 a las 6:42 pm
    Permalink

    Pero Lucas, ¡menuda agresión la de Tania!

    Oye, que solo quería ofrecer un micrófono a quien quisiera usarlo. Vamos, que solo era un micrófono, no una granada.

  • el 3 enero, 2015 a las 5:09 pm
    Permalink

    ¿Entonces cúal es la “picazón” y la jodedera de esta tipa? No entiendo… total, les malogró el fin de año a todos los que le hicieron coro… y este show no ha pasado de ser lo que fue, otra mascarada de los “luchadores” por la democracia y los derechos humanos… Que lo que menos les importa es los 11 millones de cubanos que dicen defender…

  • el 3 enero, 2015 a las 2:20 pm
    Permalink

    Miranda, hija… honestamente también, si te da asco, vomita… Personalmente, si algún día por fin es posible tener algo distinto a lo que hoy tenemos en Cuba en materia de gobierno y democracia, tampoco es que me convenzan la caterva de vividores, hipócritas, indecentes y oportunistas como la Tania de marras, para que representen y propongan lo que con tanta rabia defienden y promulgan… No hay uno solo que no este sacando buenas tajadas personales de toda la miseria y el dolor de un pueblo, por eso no pueden permitir que, al fin, por primera vez se reconozca por ambas partes, USA y CUBA, que para poder dialogar, primero hay que dejar de agredirse… Si todo se normaliza… ¿De qué van a hablar? ¿De qué van a vivir? ¿Quién seguirá pagando para avivar la candela? ¿El contribuyente norteamericano que quiere, en su mayor parte, que las relaciones se normalizen y se aprenda a convivir y a respetar las diferencias? No me j…… la tal artista, y toda su cohorte de fascinerosos… Tienen mucho que perder, no van a dejar escapar tan fácil la historia de vivir del cuento…

  • el 3 enero, 2015 a las 3:24 am
    Permalink

    Bueno, Marlén, percibo que nos acercamos a algo más parecido a un diálogo.

    Una observación: No se trata de que no te leo bien. Es que no puedo adivinar significado allí donde no dices. No es lo mismo “No te reconozco Bobo de abela, o creo que has suplantado al otro…” (luego de ponernos a ambos en un mismo plano comparativo), a afirmar ahora “Dije al BOBO de Abela que había suplantado al Bobo de Abela” (que sí puntualiza por completo el enunciado). La primera oración incurre en lo que se denomina como anfibología. Y disculpa esta majadería de viejo corrector.

    Dicho esto, pasemos al pollo del arroz con pollo:

    Por principio, yo sería incapaz de negar la prerrogativa ciudadana a ejercer la libre expresión. Ahora, tal como le comentaba a Miranda hace poco, el nuestro no es hoy mismo un país “normal”, entendida la palabra en toda su amplitud polisémica. Porque está sometido a una dictadura unipartidista, podrías alegar tú; porque lo aquejan 56 años de descomunales presiones externas, podría afirmar yo. Y entre tu probable afirmación y la mía cabe todo un mejunje de posturas intermedias, que quizás dejen como consenso final que, en efecto, no estamos hablando de un país “normal”. Y a un país que no es “normal”, resulta un tanto aventurado exigirle respuestas normales. ¿O no?

    Partiendo de esa premisa, nos quedaría entonces ver qué se puede (y sobre todos qué podemos) hacer para “normalizar” el país. Y aquí hay nuevas posibilidades de que se vuelva a diluir el consenso. Tal como se refleja en tu siguiente afirmación:

    “Para tí los opositores que han pedido mano dura no tenían derecho a pedirlo a otro gobierno que los secundaran en sus defensas frente a la represión. Si no los reprimieran no tendrían que ir a ningún lugar a buscar solidaridad”.

    Marlén, reitero que no niego el derecho de ningún cubano a ir dónde le plazca y decir lo que le venga en gana. Sólo que cuando esos pronunciamientos falsean la historia en provecho propio, y al hacerlo crean un ambiente que se puede revertir en consecuencias nocivas para mi país, mi familia, y para mí mismo, entiendo que tengo derecho y deber de defendernos.

    Porque lo que han pedido muchos integrantes de la disidencia cubana – en territorio estadounidense, en Cuba y otros sitios, comas más, comas menos – es el reforzamiento de las sanciones que EEUU ha estado aplicando a la Isla por más de medio siglo. Y su primera falacia – o cuando menos despiste interesado -, es vincular ese castigo al respeto de sus derechos humanos, cuando hasta el Pipisigallo sabe que Washington instauró el embargo/bloqueo y similares cuando vio sus intereses geoestratégicos –muy atados a espíritu de la Guerra Fría – y económicos perjudicados por la naciente Revolución cubana. Y lo hizo con el declarado talante de sacarse aquella espina del costado, no de proteger a activista cubano alguno. Comencemos por tomar en serio la Historia.

    Ese discurso de defensa universal de derechos humanos en la Casa Blanca no tomó fuerza hasta la administración de James Carter. En primer lugar, porque años antes habría sido de fariseos salir al mundo acusando a Cuba de violadora, cuando ellos mismos tenían segregada a su población negra, o hacían la vista gorda ante los desmanes en Sudáfrica, o toleraban a Somoza, a Pinochet, o alimentaban la Operación Cóndor en toda América Latina.

    El asunto aquí no es que yo tolere o no un punto de vista distinto -que desde luego tolero- , es que tendría que callarme cuando un grupo de cubanos – no sé con qué representatividad cuentan – está pidiendo que una nación foránea nos agreda, por los medios que sea. Y si por una casualidad en Washington les hacen caso y envalentonados deciden pasar de la sanción económica y financiera a la militar ¿Quién va a poner los muertos? ¿Van a enviar drones que sólo matan a comunistas, detectándolos porque tienen la sangre diferente a los demás cubanos? Por favor, Marlén, que ya hemos visto bastante en VietNam, Iraq, Agfanistán y otros “oscuros rincones del mundo.”

    En todo caso, los derechos de esos activistas tienen como límite el derecho de los que nos oponemos a que eso suceda en Cuba. Si mantener esta línea de pensamiento me hace coincidir con la del Gobierno, pues bueno, digamos que éste no se equivoca en todo.

    Ahora, si lo que de veras quieren estos activistas es hacer avanzar la causa de las prerrogativas ciudadanas, ¿por qué no optan por promoverlas en diálogo con el Gobierno – que algún día tendrá que escuchar – , a la vez que se deshacen de cualquier contubernio con la potencia. O mejor aún, ¿por qué no cabildean fuera de Cuba para que los dos ejecutivos se acaben de entender, privando así a las autoridades de la Isla de cualquier argumento en contra de una apertura de todo tipo, esa que tantos cubanos de mente abierta y buena voluntad estamos esperando como si fueran los Reyes Magos?

  • el 2 enero, 2015 a las 1:23 pm
    Permalink

    Isidro lamento que no entiendas mi redacción.Dije al BOBO de Abela que había suplantado al Bobo de Abela con el cual he coincido en otras ocaciones.Eso no tiene nada que ver contigo.
    En cuanto a tu razonamiento sigue siendo desde los intereses del gobierno cubano y no de los ciudadanos.
    Para tí los opositores que han pedido mano dura no tenían derecho a pedirlo a otro gobierno que los secundaran en sus defensas frente a la represión. Si no los reprimieran no tendrían que ir a ningún lugar a buscar solidaridad.
    En cuanto a que hablan por otros tampoco tienes razón.Ellos hablan por ellos mismos, cada uno se presenta como lo que son o periodistas independientes YOANI, como activistas de Derechos Humanos Damas de Blanco, o como coordinadores de FANTU-UNPACU, Guillermo Fariñas. Tienes todo tu derecho a coincidir con unos u otros y con discrepar de todos.
    La diferencia fundamental entre tu visión y la mía es el derecho que le otorgas a los gobiernos para decir cómo cuando y el contenido de la agenda de discusión.
    Yo muy diferente a tí y al Bobo de Abela pienso que son los ciudadanos los que debe definir el cómo el cuando y el contenido de la agenda. Por eso Tania hizo todo lo adecuado en el momento, el lugar y el contenido de su agenda artística ciudadana, porque precisamente piensa como yo que no hay que esperar por el gobierno para tener nuestros derechos conculcados por este. Y en esa diferencia radica toda la concepción que tienes del estado del partido y de la ciudadanía.
    Esta última tiene todo el derecho a pronunciarse cuando lo entienda. Si Cuba no es un país normal pues es responsabilidad de todos los ciudadanos de cambiar esa aberrante situación.
    La Plaza no es de la dirigencia del país, es de los ciudadanos todos, las calles son de los ciudadanos no de la policía política.
    Las relaciones entre gobiernos no paraliza la acción civil. La sociedad civil cubana tiene el derecho a la agregación de demandas y a la manifestación pacífica cuando lo entienda.Si no hay reglas para esto pues hay que exigirlas como ha hecho Tania y tantos otros.
    Si piensas lo contrario tienes tu derecho pero yo también a decirte que estás defendiendo las posiciones y los intereses del gobierno cubano. Y en eso te colocas en la posición del león( gobierno con toda su capacidad represiva contra el mono amarrado( la ciudadanía).

  • el 2 enero, 2015 a las 1:15 am
    Permalink

    Miranda…Miranda…(take it easy)

    Partamos de admitir que nuestro país no es aún un país “normal”. Por muchas causas, que cada cual interpretará según su credo. Tú tienes tus ideas, que yo respeto. Pero piensa – como siempre te exhorto – en los miles, cientos de miles, de otros cubanos que de seguro no pensarán como tú, o como yo. Y acomodar esas diferencias requerirá de cierto tiempo, además de ciertas condiciones, la primera de las cuales, a mi juicio, debe ser que Washington reconozca a Cuba de igual a igual, que deje de ejercer la fuerza en cualesquiera de sus variantes, de valerse de los cubanos opositores, o sencillamente descontentos, como caballos de Troya.

    Tal como yo veo la situación, estamos por fin en la antesala de lo que puede ser un cambio trascendental – para bien- en nuestra muy diferida contienda. Tanto la bilateral Cuba-EEUU, como la asociada a las tensiones entre cubanos. En el primero de los casos, la transformación tomó más de medio siglo. La segunda deberá ser más expedita…pero hacer pronósticos exactos conlleva caer en la consabida pregunta del millón…

  • el 1 enero, 2015 a las 7:48 am
    Permalink

    El joven mexicano Adán Cortez recientemente lo deportaron por interrumpir la entrega de los premios Nobel en Noruega, con una manifestación de protesta por los estudiantes desaparecidos en su país. Un justo reclamo en un momento y lugar equivocado.

    Yo apoyo el derecho de Tania Bruguera a expresarse libremente, pero insisto que el lugar y el momento escogido para hacerlo no fue el mejor.

  • el 1 enero, 2015 a las 7:20 am
    Permalink

    Parece que Tania tampoco le agrada que la relacionen con el exilio de Miami, según le escuche decir públicamente en Colombia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *