Se intensifica persecución del Gobierno de Nicaragua contra el obispo Báez

Silvio Baez. Foto: Confidencial

HAVANA TIMES – Una intensa polémica surgió en Nicaragua tras las denuncias de voceros del Gobierno contra el obispo católico Silvio Báez, al que acusan de dirigir “una conspiración” terrorista para derrocar al presidente Daniel Ortega, reportó dpa.

Báez, obispo auxiliar de Managua, fue señalado el lunes por un supuesto grupo de activistas religiosos vinculados al Gobierno de ser el “cabecilla de grupos golpistas”, en alusión a las protestas sociales que estallaron el 18 de abril.

Los denunciantes divulgaron el audio de una presunta reunión del religioso con líderes campesinos, en la que el obispo llama a “presionar” al Gobierno para reanudar el diálogo nacional. La voz atribuida a Báez también se refiere a Ortega de forma despectiva.

Los activistas también dijeron que el obispo de Managua es el “líder de la subversión eclesial” y el “príncipe de la intriga”. El portal oficial “El 19” y los principales medios del Gobierno reprodujeron la grabación, que tambien circuló en redes sociales.

En una reacción inmediata, el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), expresó su “cercanía, oración y apoyo” a monseñor Báez.

El cardenal “ha conversado personalmente y manifestado su cercanía, oración y apoyo (a Báez) por los ataques mediáticos a su persona y ministerio episcopal recibidos en las últimas horas”, señaló un comunicado de la Arquidiócesis capitalina.

Los denunciantes “hicieron énfasis que Báez es un político con sotana”, señaló “El 19”. También pidieron que el obispo deje su cargo y se marche de Nicaragua. Radios oficialistas pidieron llevar a juicio al religioso, mientras Juan Carlos Ortega, hijo del presidente, le advirtió en un tuit: “Con la fe del pueblo no se juega”.

Monseñor Báez respondió con un tuit este martes, en el que agradeció las muestras de apoyo de centenares de fieles, sacerdotes y políticos, y descartó la posibilidad de abandonar el país.

“Mi conciencia no me reprocha nada ante Dios. Con su fuerza continuaré en Nicaragua el ministerio que la Iglesia me ha confiado con la conciencia de que la palabra de Dios no está encadenada”, escribió el sacerdote.

Para el padre Raúl Zamora, párroco de la iglesia Jesús de la Divina Misericordia, las denuncias contra Báez son parte de “una campaña oficial para separar a los obispos de un posible nuevo diálogo” entre Ortega y sus detractores.

“El Gobierno quiere escoger a sus propios mediadores y no encuentra la forma de deshacerse de los obispos”, declaró Zamora a dpa.

En tanto, la conocida poeta y teóloga Michelle Najlis, que participó en la revolución sandinista (1979-1990), calificó de “vergonzosa” la ofensiva mediática sobre un miembro de la CEN.

También le ofreció su apoyo a Báez la opositora Unidad Azul y Blanco (UNAB), de reciente formación, que expresó su “rechazo categórico a las infames acusaciones” en su contra.

La igualmente opositora Alianza Cívica, que integra la UNAB junto a otras 42 organizaciones sociales, advirtió que “no es ni será una novedad que las dictaduras van siempre contra la iglesia”.

Mientras, familiares de manifestantes que han sido encarcelados por protestar contra Ortega anunciaron que dedicarán al obispo Báez la misa del próximo domingo en la catedral de Managua.

Las acusaciones contra Báez, considerado la voz más crítica contra Ortega en la CEN, surgen días después de una protesta opositora realizada dentro de la catedral capitalina el domingo. El Gobierno ha prohibido las marchas y manifestaciones contra el Gobierno.

La CEN actuó como mediadora del diálogo nacional, convocado para intentar resolver la crisis y que está suspendido desde el 9 de julio pese a que la oposición ha pedido reanudarlo.

Ortega acusó públicamente a los miembros de la CEN de “ser parte del golpe de Estado” en su contra. El ex guerrillero sandinista Edén Pastora advirtió en esos días que los curas debían cuidarse porque “las balas también atraviesan las sotanas”.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *