Santos y Maduro acuerdan progresiva normalización en la frontera

La reunion de los presidentes Nicolas Maduro (izq), Tabare Vazquez, Rafael Correa y Juan Manuel Santos.  Foto: telesurtv.net
La reunion de los presidentes Nicolas Maduro (izq), Tabare Vazquez, Rafael Correa y Juan Manuel Santos. Foto: telesurtv.net

HAVANA TIMES (dpa) — Los presidentes de Colombia, Juan Manuel Santos, y de Venezuela, Nicolás Maduro, resolvieron hoy en Quito la progresiva normalización en la frontera y el inmediato retorno de sus embajadores tras un dialogo directo con la mediación de Unasur y Celac.

Los mandatarios acordaron un plan de siete puntos que fue anunciado por el presidente de Ecuador, Rafael Correa, tras una reunión de cinco horas en el palacio de gobierno de Quito.

El acuerdo comprende el retorno inmediato de los respectivos embajadores, realizar una investigación de la situación de la frontera y reunir a los equipos de ministros inmediatamente para empezar a tratar los temas sensibles de la frontera, reunión que se realizará el miércoles 23 en la ciudad de Caracas.

Acordaron además la progresiva normalización de la frontera, la coexistencia de los modelos económicos, políticos y sociales de cada país, hacer un llamado al espíritu de hermandad y la unidad, propiciando un clima de mutuo respeto y convivencia, y continuar trabajando con el acompañamiento de Ecuador y Uruguay.

Para la cita, Maduro fue el primero en arribar a Quito y fue recibido en el aeropuerto internacional por una delegación de niños indígenas a los que saludó y abrazó. Recibió de un grupo de asistentes un bastón de mando tallado en madera.

Santos llegó más tarde y su recepción tuvo el mismo protocolo que la del venezolano.

Un momento después llegaron por separado al histórico centro de Quito y a la entrada del palacio de Carondelet fueron saludados por los anfitriones, los presidentes de la Celac, Rafael Correa, y de la Unasur, Tabaré Vázquez.

Ya en el salón amarillo del palacio, al que solo tuvo acceso la prensa oficial, estaban presentes los cancilleres de los cuatro países.

En los exteriores del palacio se apostaron ciudadanos colombianos, venezolanos y ecuatorianos ondeando pequeñas banderas amarillo, azul y rojas, tricolores similares para los tres países.

La cita de hoy es consecuencia del deterioro de las relaciones entre Colombia y Venezuela, a raíz de la decisión de este último país de cerrar parcialmente su frontera aduciendo que paramilitares colombianos atacaron a tiros a una brigada anticontrabando de Venezuela, dejando heridos.

El presidente Maduro decretó el estado de excepción en la zona fronteriza y deportó a más de mil colombianos. Otros 20.000 abandonaron el territorio en previsión de represalias.

La Celac y la Unasur emprendieron una gestión de mediación hace dos semanas fruto de la cual fue la actual cita presidencial y la anterior, también en Quito, de las cancilleres de Colombia y Venezuela.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *