Rousseff criticada por declaraciones sobre Cuba

HAVANA TIMES, 2 feb (dpa) — Activistas de organizaciones brasileñas de derechos humanos criticaron hoy las declaraciones de la presidenta Dilma Rousseff, quien durante su visita a La Habana, se abstuvo de condenar los abusos en la isla argumentando que los países no deben “lanzar piedras” contra el otro porque también tienen “techo de cristal”.

El director para las Américas de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, afirmó, en declaraciones publicadas hoy por el diario “Folha de Sao Paulo”, que la frase de la mandataria fue “muy infeliz”.

Según el chileno, que integró la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, pese a que sí existen violaciones de los derechos humanos en Brasil, la situación en el país sudamericano “es muy diferente del caso cubano, donde son negadas todas las libertades fundamentales”.

Asimismo, en un comunicado, la organización Conectas lamentó que Rousseff desperdiciara la oportunidad de expresar solidaridad a los disidentes cubanos: “Reconocer la existencia de violaciones dentro de su propio país no impide contribuir al respeto a los derechos humanos en cualquier otra parte del mundo”, argumentó la entidad.

También la presidenta de la ONG brasileña Tortura Nunca Más, Cecilia Coimbra, criticó duramente las declaraciones de la mandataria, quien fue presa y torturada durante la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985.

“Nosotros, que hemos apoyado la revolución (cubana), no estamos de acuerdo con la existencia de presos de consciencia”, expresó la activista a “Folha de Sao Paulo”.

Las declaraciones de Rousseff en La Habana también fueron blanco de críticas por parte de la prensa brasileña. El columnista Merval Pereira, de “O Globo”, afirmó que la mandataria buscó “quitar la responsabilidad del régimen dictatorial (cubano) por las transgresiones a los derechos humanos, transmitiendo la idea de que este es un problema generalizado”.

“Es un razonamiento político absurdo, porque iguala democracias y dictaduras”, agregó el analista.

Críticas idénticas formuló también el respetado comentarista Clóvis Rossi.

En su columna de este jueves en “Folha de Sao Paulo”, Rossi afirmó que Rousseff se equivocó al justificar su decisión de no comentar la situación de los derechos humanos en Cuba con el argumento de que violaciones existen también en países como Brasil y Estados Unidos, que mantienen en territorio de la isla la base militar de Guantánamo.

“Parecería que la presidenta, así como la diplomacia brasileña, sigue un razonamiento torpe, que es el de no criticar a un determinado país porque otro país no es criticado. Lo correcto para quien dijo que pretendía poner a los derechos humanos en el centro de su política externa no es callar sobre Cuba porque existe Guantánamo, sino hablar de Cuba y de Guantánamo”, señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *