¿Retirará Cuba a su embajador en Brasil?

Isbel Díaz Torres

Dilma Rousseff y Raúl Castro inauguran Terminal de Contenedores de Mariel. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate
Dilma Rousseff y Raúl Castro inauguran Terminal de Contenedores de Mariel. Foto: Ladyrene Pérez/ Cubadebate

HAVANA TIMES – Sin esperar 24 horas de la destitución de la presidenta brasileña Dilma Rousseff, los gobiernos de Venezuela, Ecuador y Bolivia, integrantes del ALBA, en solidaridad con el gobierno aliado, retiraron sus representantes diplomáticos en el gigante suramericano.

Por su parte, una instancia desconocida en Cuba, autodenominada “Gobierno Revolucionario”, se ha limitado a emitir un comunicado de rechazo al resultado del proceso legal desarrollado en Brasil en contra de Rousseff, y reitera su apoya a la expresidenta y al PT.

Digo “instancia desconocida”, porque el título de Gobierno Revolucionario se usa con cierta frecuencia, pero los ciudadanos en la isla (que nunca somos consultados para ese tipo declaraciones), no sabemos si se trata de la Asamblea Nacional, el Partido Comunista, el Consejo de Ministros, la Cancillería, o simplemente algún especialista en Relaciones Públicas en el consorcio militar GAESA.

Como ya sabemos, el gobierno de Raúl Castro no es totalmente idéntico al de su hermano, y se caracteriza por una menor dosis de idealismo, y todo el pragmatismo que sus escasos recursos políticos le permiten.

Ya sabemos, a pesar de que Brasil nunca ha avanzado por “los senderos del socialismo del siglo XXI”, La Habana lo tiene como un poderoso aliado económico, y para justificar tal alianza, disfraza a ese gobierno de “izquierdista” y “progresista” (el mismo disfraz que se ponen acá, por cierto).

Pero, en las actuales circunstancias ¿qué debería hacer el gobierno cubano? Imagino que la cancillería cubana ahora esté en Alarma Ciclónica.

No es solo que Brasil ha sido la pieza clave para las inversiones en el Megapuerto del Mariel, objetivo estratégico para la economía cubana a mediano y largo plazo; sino que el gobierno brasileño paga a Cuba el equivalente de casi 49 mil dólares al año, por cada uno de los médicos cubanos contratados en aquella nación, con el programa Más Médicos.

Muy recientemente se supo, además, que la constructora brasileña Odebrecht, acometerá las obras de ampliación de la terminal internacional del aeropuerto de La Habana, a ser dirigidas por las compañías francesas Bouygues y Aeropuertos de París. Y no es poca cosa, pues se trata de un proyecto valorado en 207 millones de dólares.

Brasil además es un actor principal en la agricultura cubana, que en su actual esquema de desarrollo incluye importantes fuentes de financiamiento provenientes del programa brasileño Más Alimentos. Ello, sin mencionar que el aporte de Brasil para la extensión de los cultivos transgénicos en la isla ha sido decisiva.

Ahora mismo, con las pérdidas derivadas de los bajos precios globales del Niquel, la empresa cubana Cubaníquel busca socios extranjeros para otros proyectos en la industria de ese mineral; y existe interés declarado por parte de compañías de Brasil.

¿Estará el gobierno de Raúl Castro dispuesto a renunciar a todo ello, sacando a su embajador? ¿Qué hará ese autodenominado Gobierno Revolucionario ante los llamados de una solidaridad más explícita y contundente? ¿Pactará con Temer del mismo modo que ha hecho con Obama, Peña Nieto, y otros exponentes del capitalismo más depurado; o insistirá en ponerse el disfraz de “radical”, “progresista”, “socialista”, etc…? ¿Será fiel al ALBA, a la CELAC, al proyecto latinoamericanista?

Yo lo dudo mucho, en realidad. Primero, porque el proyecto emancipador cubano hace años que clausuró, y segundo, porque ya hemos visto que cuando el dinero suena, hasta las falsas banderas son arriadas.

Isbel Diaz

Isbel Díaz Torres: Pinar del Río y La Habana son mis ciudades. En una nací, el 1º de marzo de 1976, y en la otra he vivido desde siempre. Soy biólogo y poeta, aunque eventualmente he sido músico, traductor, profesor, informático, diseñador, fotógrafo, o editor. Soy un gran inconforme y defensor de las diferencias, quizás por haber sido desde siempre un “niño modelo” muy reprimido. Nada me subyuga más que lo desconocido, la naturaleza y el arte me funcionan como fuentes de misterio y desarrollo. Un sorprendente activismo ha nacido en mí en los últimos tiempos. Aunque no estoy muy seguro de cómo utilizarlo, siento que es una energía noble y legítima. Ojalá tenga discernimiento para manejarla.

Isbel Diaz has 203 posts and counting. See all posts by Isbel Diaz

20 thoughts on “¿Retirará Cuba a su embajador en Brasil?

  • NO puedes negar la cruz de tu parroquia, pero olvidalo sabes, eso no volverá a suceder NUNCA MÁS, GRACIAS A DIOS y a la INTELIGENCIA DE LOS HOMBRES, que sabemos distinguir lo que nos conviene, de lo que no, separar la luz de las tinieblas, elegir el bien y la justicia, andar en paz.

  • Jaja…Tá bueno eso…siga, siga Ud. así, que está ganando la pelea…

  • Isidro: solamente con personas como usted,tan sagaces e intelgentes se puede “construer el comunismo” !!! Asi que ustedme esta queriendo décir,publicamente,sin pena ni rubor que los EEUU Deben agradecerle a China que se haya convertido en una potencia?? Que los EEUU no tienen nada que ver con el resurgir chino? Vaya Isidro,no se burle de los lectores !!!!!! Todo el mundo quire prestarle dinero,invertir en los EEUU, Isidro…es la mayor potencia y garantiza un Mercado dinemico y gastador !! Deben quitar el retrato de Mao y poner el de Nixon…!!!

  • José Dario: Ante todo, el nombre es Deng Xiaoping. Y China se modernizó en primer lugar con el pragmatismo de ese señor, que no estuvo sólo en su bregar, de hecho, porque la esencia de las reformas se la inculcó el singapurense Lee Kwan Yew, además de una sucesión de asesores del FMI y el Banco Mundial y teóricos como Janos Kornai, de Hungria, y John Naisbitt, de EEUU. Nixon y el ladino Kissinger lo que hicieron fue propiciar un quid pro quo, o en buen cubano ‘dando y dando’ geoestratégico con Pekin, puesto que necesitaban el empuje chino para contener al oso ruso y poner fin a la brevedad al atolladero de la guerra en Vietnam…Y claro que a la larga China se beneficio: además de un solido aliado contra Moscu, consiguió el desmantelamiento del embargo de los yumas y un montón de inversiones… Ahora saque cuenta de cuánto le debe EEUU a China en dólares… Pregunte a la gente de Bush cómo costearon la guerra de Irak….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *