Raúl Castro dispuesto a hablar con EEUU

Imagen: cubadebate.cu

HAVANA TIMES (dpa) — El presidente de Cuba, Raúl Castro, reiteró hoy una vez más que su país está dispuesto a hablar con Estados Unidos, incluso de temas como los derechos humanos, si el diálogo se da “en igualdad de condiciones”.

“El día que quieran la mesa está servida”, aseguró Castro en Guantánamo durante el acto oficial para celebrar las tradicionales festividades del 26 de julio en la isla, a pocos kilómetros de la base militar que Estados Unidos mantiene en la nación antillana.

Las conversaciones pueden tratar de temas como la libertad de prensa y los derechos humanos, pero “en igualdad de condiciones”, aseguró Castro. Cuba es acusada a nivel internacional de no respetar las libertades fundamentales de sus ciudadanos.

La Habana y Washington están enfrentados ideológicamente desde hace medio siglo. En Florida, sobre todo en la ciudad de Miami, vive un gran comunidad de exiliados cubanos anticastristas.

Raúl Castro, de 81 años, presidió hoy la tradicional celebración del 26 de julio en la Plaza de la Revolución de Guantánamo, a más de 900 kilómetros de La Habana en el extremo suroriental de la isla. El mandatario improvisó una breve intervención de unos 20 minutos tras el discurso central del 26 de julio en Guantánamo a cargo del vicepresidente José Ramón Machado Ventura.

El menor de los Castro recordó algunos de los problemas que afronta la isla, como los bajos salarios y las dificultades en la producción de alimentos. Pese a su tradición agrícola, Cuba importa gran parte de los alimentos que necesita.

“Mientras no avancemos en la producción y en la productividad… no se podrá producir aumento salarial”, advirtió el presidente. “Los mismos médicos ganan muy poco, pero así estamos todos”, sostuvo. El salario medio en el sector estatal cubano ronda los 20 dólares al cambio.

Vestido con su tradicional uniforme militar verde olivo, el mandatario también criticó a los “grupúsculos” de la proscrita oposición cubana, a los que acusó de querer para la isla conflictos armados como los de Libia y Siria en el norte de África.

La disidencia cubana acaba de perder a uno de sus principales representantes, el activista católico Oswaldo Payá, muerto el pasado domingo en un accidente de tránsito.

El acto del 26 de julio fue una tradicional tribuna para los discursos de Fidel Castro. En los últimos años, su hermano Raúl ha delegado esa tarea en otros miembros de la cúpula de gobierno.

Conocido en la isla como “el Día de la Rebeldía Nacional”, el festivo de hoy conmemora este año el aniversario 59 del frustrado asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba, liderado entonces por un joven Fidel Castro de 26 años. La fecha es celebrada como el inicio de la revolución que lo llevó al poder en 1959.

La celebración tuvo lugar tres días después de que el mandatario hablara ante el Parlamento en su primera sesión plenaria de 2012.

Raúl Castro no hizo el lunes grandes anuncios respecto al programa de reformas de mercado que ha impulsado su gobierno en los últimos dos años para “actualizar” el modelo económico cubano.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *