¿Qué hace falta para la normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU.?

usa-cubaHAVANA TIMES — Con el anuncio oficial este miércoles de la próxima apertura de embajadas en Washington y La Habana, muchas personas preguntan ¿cuáles son los pasos a seguir para lograr una normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU.?

El gobierno de Cuba sacó un comunicado ayer con sus puntos de vista sobre el asunto y lo publicamos a continuación.

Declaración del Gobierno Revolucionario

El 1 de julio de 2015, el presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz y el presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama intercambiaron cartas mediante las cuales confirmaron la decisión de restablecer relaciones diplomáticas entre los dos países y abrir misiones diplomáticas permanentes en las respectivas capitales, a partir del 20 de julio de 2015.

Ese mismo día, se realizará la ceremonia oficial de apertura de la Embajada de Cuba en Washington, en presencia de una delegación cubana presidida por el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla e integrada por destacados representantes de la sociedad cubana.

Al formalizar este paso, Cuba y los Estados Unidos ratificaron la intención de desarrollar relaciones respetuosas y de cooperación entre ambos pueblos y gobiernos, basadas en los principios y propósitos consagrados en la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho Internacional, en particular, las Convenciones de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y Consulares.

El Gobierno de Cuba ha tomado la decisión de restablecer las relaciones diplomáticas con los Estados Unidos en pleno ejercicio de su soberanía, invariablemente comprometido con sus ideales de independencia y justicia social, y de solidaridad con las causas justas del mundo, y en reafirmación de cada uno de los principios por los que nuestro pueblo ha derramado su sangre y corrido todos los riesgos, encabezado por el Líder histórico de la Revolución Fidel Castro Ruz.

Con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y la apertura de embajadas, concluye la primera etapa de lo que será un largo y complejo proceso hacia la normalización de los vínculos bilaterales, como parte del cual habrá que solucionar un grupo de asuntos derivados de políticas del pasado, aún vigentes, que afectan al pueblo y a la nación cubana.

No podrá haber relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos mientras se mantenga el bloqueo económico, comercial y financiero que se aplica con todo rigor, provoca daños y carencias al pueblo cubano, es el obstáculo principal al desarrollo de nuestra economía, constituye una violación del Derecho Internacional y afecta los intereses de todos los países, incluyendo los de los Estados Unidos.

Para alcanzar la normalización será indispensable también que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo, cesen las transmisiones radiales y televisivas hacia Cuba que son violatorias de las normas internacionales y lesivas a nuestra soberanía, se eliminen los programas dirigidos a promover la subversión y la desestabilización internas, y se compense al pueblo cubano por los daños humanos y económicos provocados por las políticas de los Estados Unidos.

 Al recordar los temas pendientes de solución entre los dos países, el gobierno cubano reconoce las decisiones adoptadas hasta el momento por el presidente Obama, de excluir a Cuba de la lista de Estados patrocinadores del terrorismo internacional, de instar al Congreso de su país a levantar el bloqueo y de comenzar a adoptar medidas para modificar la aplicación de aspectos de esta política en uso de sus prerrogativas ejecutivas.

Como parte del proceso hacia la normalización de las relaciones, a su vez, habrá que construir las bases de unos vínculos que no han existido entre nuestros países en toda su historia, en particular, desde la intervención militar de los Estados Unidos, hace 117 años, en la guerra de independencia que Cuba libró por cerca de tres décadas contra el colonialismo español.

Estas relaciones deberán cimentarse en el respeto absoluto a nuestra independencia y soberanía; el derecho inalienable de todo Estado a elegir el sistema político, económico, social y cultural, sin injerencia de ninguna forma; y la igualdad soberana y la reciprocidad, que constituyen principios irrenunciables del Derecho Internacional.

El Gobierno de Cuba reitera la disposición a mantener un diálogo respetuoso con el Gobierno de los Estados Unidos y a desarrollar relaciones de convivencia civilizada, basadas en el respeto a las diferencias entre ambos gobiernos y en la cooperación en temas de beneficio mutuo.

Cuba continuará enfrascada en el proceso de actualización de su modelo económico y social, para construir un socialismo próspero y sostenible, avanzar en el desarrollo del país y consolidar los logros de la Revolución.

La Habana, 1 de julio de 2015


13 thoughts on “¿Qué hace falta para la normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU.?

  • el 6 julio, 2015 a las 11:57 am
    Permalink

    Dhaniel:

    A Ud. le digo como a muchos otros que me han salido al paso en HT por mi supuesto “anti-americanismo”, que no es tal. No tengo ningún problema con los “americanos” (todo lo contrario), sean sus ciudadanos o incluso una parte de su Gobierno. Es contra ciertos círculos de poder de ese país, que por siglos han estado fomentando golpes de estado, intervenciones y guerras, con los que no puedo quedarme callado.

    Y eso no tiene que ver con capitalismo, porque hay millones de capitalistas que al menos a Cuba nunca le han tirado ni un hollejo de naranja. El imperialismo ya es otra cosa, porque fue precisamente en plena efervescencia de esa etapa que el coloso a 90 millas nos impuso sus derroteros. Eso es cuento viejo.

    Tiene Ud. razón, y lo apoyo, cuando dice que en Washington se está haciendo mucho para normalizar la situación con Cuba. Pero ¿sabe qué?, creo que hay que hacer mucho más para que e pongan a tono con los tiempos, porque hasta donde yo conozco, nuestra islita, ni antes del 59, ni después, y mucho menos ahora, ha ocupado territorio norteamericano, ni ha impuesto presidentes allí, ni le ha vetado a una parte de la población el derecho al voto, o ha cambiado la Constitución de EEUU a su antojo. Mucho menos le ha declarado un embargo unilateral, devenido persecución financiera. Mencióneme usted los estadounidenses muertos por acciones terroristas de La Habana y quizás entonces me vea obligado a bajar el testuz y decir que sí, que estoy equivocado. Entonces ¿quién le debe a quién, hablando desde la Historia? ¿Las confiscaciones de los 60? OK, que ambos países empiecen a dialogar, no a tratar uno de derrocar el sistema del otro.

    A mi modesto juicio, ninguna de los señalamientos que hace Ud. al Gobierno cubano – y en los cuales hasta puedo coincidir con Ud., matices más, matices menos – justifica el empeño de esos círculos de poder que recién he mencionado de continuar presionando por un cambio a su medida en Cuba, algo que sólo nos compete a todos los cubanos, aun cuando parezca que nada se mueve ahora mismo. Porque además, cuando esas presiones se iniciaron, nadie en el Potomac hablaba de derechos humanos en Cuba, sino de proteger intereses estratégicos y comerciales.

    Cuando digo que La Habana no merece menos que Pekín o Hanoi, no puedo pasar por alto que en los dos casos asiáticos, EE.UU. pasó por encima de cualquier consideración para retomar vínculos con ellos, (porque se les hicieron necesarios) colocando en primer lugar sus propias necesidades geoestratégicas. Hoy China es el principal prestamista de Washington, además de un importantísimo socio comercial y aliado en más de una causa internacional, y Vietnam sirve como caja de resonancia a los malabares de EE.UU. dentro de las tertulias de la ANSEA y en los mares del sur.

    En fin, para no cansar , que EE.UU tiene unas cuantas deudas históricas que saldar con nuestro país, más allá del sistema que hoy predomine en el mismo.

    Con saludos cordiales desde cierta manigua…

  • el 6 julio, 2015 a las 7:11 am
    Permalink

    Estimado Isidro:

    Admiro su antiamericanismo extremo y continuado, lo digo por su coherencia, porque siempre se ha mantenido fiel a sus ideas y eso lo respeto. Atención, especifico “antiamericanismo” porque visto que vive en China no creo que tenga problemas con los términos: capitalismo, imperialismo, etc.

    Pero, ¿no le parece que llega el momento de dejar la manigua, bajarse del caballo y colocar el machete en su funda? En fin de cuentas, en estos momentos, el gobierno de USA está haciendo mucho, pero mucho más, por llegar a una “normalización” de las relaciones de lo que está haciendo en la práctica la dictadura cubana.

    Usted dice: “Cuando en Washington asuman que La Habana no merece menos que Pekín o Hanoi, comenzará a fluir todo”.

    Y yo le pregunto ¿y qué le hace creer a usted que La Habana se merece no menos que Pekín o Hanoi?

    ¿Qué ha hecho La Habana que no sea continuar a fomentar movimientos del “socialismo del siglo XXI” por toda Latinoámerica?

    ¿Qué ha hecho que no sea reforzar la amistad con países como Irán o el gobierno sirio?

    ¿Qué ha hecho que no sea limitar la participación de los cubanos de adentro, y más aún de los de afuera, en el proceso de “normalización” y de transformación de la realidad cubana?

    ¿Qué ha hecho la Dictadura que no sea aumentar la represión contra los llamados “disidentes” mientras mantiene muy vivos los hilos con los que gobierna manteniendo al pueblo en el miedo, la desconfianza mutua y tantas otras técnicas que resultan casi invisibles para los extranjeros que no viven con los cubanos en Cuba?

    ¿Qué han hecho los Castro que no sea aprovechar la coyuntura para fortalecer a la futura oligarquía que controlará a la Cuba socio-capitalista de estado, aumentando la brecha entre ricos y pobres en Cuba?

    Se puede estar a favor o firmemente en desacuerdo con la actuación de USA hacia Cuba, pero no por eso se puede novelar la realidad, viendo, oyendo y diciendo solo lo que se quiere ver, oír y decir.

  • el 5 julio, 2015 a las 3:01 am
    Permalink

    Mientras EE.UU.se siga arrogando el papel de perdonavidas en esta historia, no habrá oortunidad de genuina normalización. Cuando en Washington asuman que La Habana no merece menos que Pekín o Hanoi, comenzará a fluir todo.

  • el 4 julio, 2015 a las 2:27 pm
    Permalink

    Es cierto, todo tipo de bloqueo, violacion de los derechos humanos, expropiaciones del capital privado de ciudadanos de USA, invasiones militares y actos terroristas en Latinoamérica, África y Asia, narcotráfico y refugio de cientos de terroristas internacionales, ha ocurrido dentro de Cuba y el resto de la región menos en los USA. Será porque saben con quien se meten?

  • el 4 julio, 2015 a las 2:10 pm
    Permalink

    “…No podrá haber relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos mientras se mantenga el bloqueo económico, comercial y financiero que se aplica con todo rigor, provoca daños y carencias al pueblo cubano, es el obstáculo principal al desarrollo de nuestra economía…”

    Esta frase lo dice todo. Tienen al pueblo cubano de rehenes para que les permitan acceder al mercado de los USA.
    Acaso han permitido que ese mismo pueblo apreveche la apertura de Obama, por ejemplo en telecomunicaciones y la agricultura? No.
    Acaso lo que pretenden vender en los USA no se lo pueden vender a China, Rusia, Brasil, Mexico y al resto de países del mundo? Si
    Por que no levantan el bloqueo interno a los cubanos dentro y fuera de la isla que es el más dañino? No, porque se les cae la historia del bloqueo.

    Pienso que la falta de voluntad para un verdadero cambio esta en la dictadura castrista. Como entender el incremento de la represión a todo el que exija apertura en los derechos más elementales dentro de Cuba? Los Castro están haciendo bien poco para que Obama pueda enfrentar los argumentos de los Republicanos para levantar el embargo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *