Protestan contra Gobierno y apoyan a obispos en Catedral de Nicaragua

Por Johnny Cajina (dpa)

En los predios de la Catedral de Managua. Foto: 100% Noticias

HAVANA TIMES – Los patios de la Catedral de Managua fueron hoy escenario de una nueva e inusual protesta contra el Gobierno de Nicaragua, donde cientos de personas exigieron la “libertad de los presos políticos”, instalaron cruces en memoria de los fallecidos en las manifestaciones opositoras y manifestaron respaldo a los obispos.

Según reportaron medios locales, las cruces de madera con las identidades de las víctimas, que fueron arrancadas semanas atrás por activistas del Gobierno en una rotonda al sur de la capital, fueron colocadas hoy alrededor de una enorme cruz situada en los predios de Catedral, donde se leyeron los nombres de las personas muertas tras la violenta acción de policías y paramilitares en contra de manifestantes.

“Hemos venido como un acto de reparación y homenaje a todos los asesinados por el régimen Ortega Murillo. Venimos aquí porque es un lugar de respeto donde nos dieron acogida para honrar a nuestros muertos”, dijo la activista feminista María Teresa Blandón al portal de noticias “Artículo 66”.

La multitud respondió así a un llamado hecho en las redes sociales para asistir a la misa de Catedral este domingo y llevar velas en apoyo al obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, atacado esta semana por voceros y presuntos activistas del Gobierno de Daniel Ortega.

Al grito de “libertad, libertad, libertad” y de “Silvio amigo, el pueblo está contigo”, ondeando banderas azul y blanco de Nicaragua y de la Iglesia católica, portando fotografías de los manifestantes apresados, globos y velas, los feligreses coparon el principal templo capitalino.

La protesta que tuvo lugar tras la misa ocurrió en los predios privados de la Catedral Metropolitana, tras la prohibición oficialista de cualquier manifestación pública en contra del Gobierno. Según reportaron medios locales, varias patrullas con antimotines permanecieron en los alrededores del edificio religioso, sin que se registraran detenciones.

Al concluir la homilía, el párroco Luis Enrique Herrera fue ovacionado por la multitud tras expresar que la situación que vive el país “no es un problema entre el Gobierno y la iglesia. Es un problema entre el Gobierno y el pueblo, y la iglesia está en esto con el pueblo y el pueblo está con la iglesia”.

Horas antes, en una misa oficiada en el Seminario de Managua, el obispo Báez agradeció “la cercanía, el cariño y oraciones recibidas” por amigos y fieles católicos, en aparente alusión a los ataques recibidos esta semana.

En su homilía, dedicada esta vez a la ceguera, el prelado dijo que “la más terrible es la ceguera espiritual, de la mente y del corazón”, porque el ciego “confunde lo que es valor con lo que en realidad es dañino, es corrupto, es malvado”.

“La ceguera de querer dominar e imponerse a toda costa, la ceguera de la exclusión, el rechazo de otros porque no piensan como yo, que no son de mi grupo”, cuestionó el obispo auxiliar de Managua y uno de los más críticos al Gobierno de Daniel Ortega.

Foto: 100% Noticias 28-10-2018

Báez también fustigó “la ceguera de quien quiere mandar y dominar, imponerse a toda costa, aún destruyendo a las personas y atropellando los derechos de los pueblos”.

El pasado lunes, un grupo de supuestos religiosos y un canal oficialista publicaron audios en los que una voz atribuida a Báez llama a líderes campesinos a “presionar” al Gobierno para reanudar el diálogo nacional y se refiere de forma despectiva al presidente Daniel Ortega.

Mientras, el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), salió al paso de los ataques y expresó su “cercanía, oración y apoyo” a monseñor Báez, mientras miles de mensajes de apoyo llenaron desde entonces las redes sociales.

Báez es uno de los cinco obispos que fueron mediadores del diálogo nacional, convocado para intentar resolver la crisis que estalló con protestas sociales en abril y que está suspendido desde el 9 de julio pese a que la oposición ha pedido reanudarlo.

La crisis iniciada el 18 de abril en Nicaragua ha dejado según el Gobierno 200 muertos, aunque la CIDH asegura que son 325 y ONG de derechos humanos elevan la cifra hasta 528, además de 3.000 heridos y más de 500 detenidos que están en las cárceles del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *