Pro y contra la apertura de EE.UU. con Cuba

Marco Rubio ha estado trabajando detrás del telón para influir en la nueva política hacía Cuba. Foto: saintpetersblog.com

HAVANA TIMES – Existen dos enfoques muy distintos tratando de influir en la esperada política de la Administración de Trump hacia Cuba. Una mirada inicial a los planes del presidente de los Estados Unidos para la relación hacía el país vecino y su Gobierno dirigido por Raúl Castro se espera en un futuro no muy lejano.

Un extremo de las propuestas divergentes dinamitaría los puentes establecidos por el Gobierno de Barack Obama. Esta opción es promovida, principalmente, por los legisladores de origen cubano-americanos establecidos ​​en la Florida y los grupos exiliados de línea dura. La congresista Ileana Ros y el senador Marco Rubio son los más vociferantes y políticamente poderosos de ese grupo.

En su esfuerzo por influir en las próximas decisiones de la nueva Administración, Ros y Rubio han trabajado detrás del telón con los asesores de Trump, muchos considerados favorables a su cruzada anticastrista. Aparentemente, el propio presidente se reunió dos veces con Rubio, y la situación de la Isla fue uno de los temas tratados en esos encuentros y Trump reconoció el conocimiento de Rubio sobre el tema.

El Senador Jeff Flake, con el primer vicepresidente cubano Miguel Díaz Canel, durante el viaje del Republicano a Cuba en junio de 2015. Foto: Desmond Boylan / AP

Por otro lado, apoyando la continuación del enfoque de Obama con respecto a las aperturas para las empresas estadounidenses, así como el apoyo a los pequeños empresarios cubanos privados, están principalmente las industrias de viajes, turismo y de exportación de alimentos, también los grupos que abogan por el intercambio económico, social y cultural con Cuba.

Muchos de los interesados en los viajes y en la agricultura ya tienen inversiones en turismo y ventas de productos y están tratando de lograr que el presidente vea el valor de una apertura aún mayor para hacer negocios, en términos de puestos de trabajo en los Estados Unidos. Esperan que el sentido comercial de Trump tenga precedentes sobre temas políticos como la falta de muchos derechos humanos en la Isla.

El jueves, en Washington, un grupo de 55 senadores presentó un nuevo proyecto bipartidista para levantar completamente la prohibición de viajar a Cuba y hacer turismo, y permitir el libre movimiento de ciudadanos estadounidenses hacia el país vecino.

Turistas estadounidenses en La Habana. Foto: news.yahoo.com

En el pasado muchos proyectos de ley han quedado en los diferentes comités del Congreso mientras otras que fueron a votación no prosperaron.

El proyecto de ley fue presentada por los senadores Jeff Flake, Republicano de Arizona, y Patrick Leahy, Demócrata de Vermont.

Igualmente ha pasado con el embargo económico, comercial y financiero estadounidense contra Cuba que lleva más de medio siglo.  Hay congresistas de los dos partidos que apoyan el fin del mismo pero nunca ha prosperado su deseo en una votación.


9 thoughts on “Pro y contra la apertura de EE.UU. con Cuba

  • el 31 mayo, 2017 a las 11:49 pm
    Permalink

    Dhaniel, como siempre, un placer, y reciproco el saludo…

    Ahora bien, sigo con mis dudas … Ya le comenté a Armando al respecto, colocando en la palestra documentos desclasificados de EEUU, para que no se me acuse de subjetivo… Espero que él al menos intente demostrar que esos documentos son falsos, en cuyo caso el Departamento de Estado (¿raro?) le estaría mintiendo al mundo y en particular al público estadounidense…

    Pero vuelvo con lo de Trump: Si a su administración no le importa un comino Cuba, ¿a qué viene este furor que describo más abajo? ¿No sería mejor dejar que Cuba caiga cuesta abajo por su propio peso, rodeada por la calamidad socialista? ¿O es que el empuje de Díaz Balart y Marco Rubio pesan demasiado sobre el magnate devenido mandatario?

    ” El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, planea anunciar pronto en Miami una serie de cambios a la política hacia Cuba que podrían endurecer “significativamente” las condiciones para el comercio y los viajes de estadounidenses a la Isla, confirmaron a EFE tres fuentes cercanas al proceso…”

    Algo más:

    ¿¿Son los cubanos de la Isla los más preocupados por lo que decida Trump????

    ¿¿¿O estos???.

    http://www.diariodecuba.com/derechos-humanos/1496084255_31488.html

    Editorial: Una petición a la Casa Blanca

    ” …En este contexto, la Casa Blanca ha propuesto eliminar los fondos de apoyo a la democracia en Cuba. El tema deberá ser debatido aún en el Congreso, pero su eventual aprobación acarrearía graves consecuencias para la causa democrática cubana….””

  • el 31 mayo, 2017 a las 11:36 pm
    Permalink

    Armando:

    ¿Quién se declaró enemigo de quién y en qué momento? ¿Pasamos por el acertijo del huevo y la gallina?

    Será que yo tengo la imaginación desbocada, pero cuando leo ciertos documentos desclasificados en EEUU, y hoy al alcance de todos, me surgen ciertas dudas razonables…

    ¿Nos damos una vuelta por la Sección de Historia del Departamento de Estado?…

    https://history.state.gov/historicaldocuments/frus1961-63v10/d169

    … En sus observaciones, el Coronel King declaró que a fines de 1958 la CIA hizo dos intentos (cada uno aprobado por el Departamento de Estado) para bloquear la ascensión de Castro al poder. El primer intento fue hecho en noviembre de 1958, cuando se estableció contacto con Justo Carrillo y el Grupo Montecristi. El segundo intento se hizo el 9 de diciembre de 1958, cuando el ex Embajador William D. Pawley, apoyado por el Jefe de la CIA en La Habana, y el Coronel King, se acercaron a Batista y le propusieron establecer una Junta a la que Batista entregaría las riendas del gobierno. El Coronel King fue interrogado por el Fiscal General sobre la fecha aproximada en que la Agencia concluyó que Castro era políticamente inaceptable para los Estados Unidos, por no decir que lo consideraran ya realmente comunista, y cuándo llegó esta conclusión al Secretario de Estado y al Presidente. El Coronel King comentó que en junio o julio de 1958 hubo reportes durante el período en que los marineros de Guantánamo estuvieron detenidos por las fuerzas castristas, lo que indicaba más allá de una duda razonable que Estados Unidos estarían contra un individuo que no podía resultar aceptable para los intereses del gobierno de los Estados Unidos. El Almirante Burke también hizo referencia al hecho de que había estado en al menos una reunión con el Coronel King, el 29 de diciembre de 1958, aproximadamente, en la que funcionarios del Departamento de Estado, excepto el Subsecretario Robert Murphy, parecían sentir que Castro era políticamente compatible con los objetivos de EE.UU. ..

    Ojo… Además de estar negociando el traspaso de poder a última hora con el dictador que ellos mismos ayudaron a mantenerse en la silla presidencial, en violación de las aspiraciones de millones de cubanos, los mandos estadounidenses parecían incapaces de decidir si Fidel Castro era “bueno” o “malo” para ellos… Y esto fue en 1958, cuando Cuba ni soñaba con acercarse a la Cortina de Hierro…

    ¡Un poquito de por favor!

  • el 30 mayo, 2017 a las 2:52 pm
    Permalink

    Estimado Isidro: podría decirle simplemente que ya el Sr. Armando Pérez le ha dado la respuesta.

    Pero las razones van más allá y tienen muchos matices.

    He dicho que, para Trump, Cuba no es una prioridad y él lo ha demostrado ampliamente hasta el día de hoy.

    He dicho que ni a Trump ni a la mayoría de los estadounidenses les importa Cuba y también es cierto porque a ellos les importa por sobre todas las cosas lo que pueden obtener como negocios de Cuba (y tienen todo el soberano derecho a pensar así). No Cuba en sí. No sería el primer caso en el que, en aras de los buenos negocios, una Dictadura se convierte en un “mal menor”.

    Buen ejemplo son las licencias de operación de ferries que ha dado USA y que aún esperan la “gana” de La Dictadura para poder viajar.

    Y sigo pensando que la historia demuestra que los que más “fijación” han tenido y tienen con los vecinos del norte son precisamente los Castro, sea el muerto que el vivo que la descendencia de ambos.

    Ese sentirse “el ombligo del mundo” es una secuela que ha dejado la megalomanía de Castro I.

    Por otro lado, ya he repetido muchas veces mi opinión: mientras más rápido el pueblo cubano se piense a sí mismo como solución del problema (y no solo como víctima o problema en sí) más rápido llegará un futuro para Cuba.

    Le envío un saludo.

  • el 30 mayo, 2017 a las 11:36 am
    Permalink

    Porque el gobierno cubano es un enemigo declarado de los USA desde hace mas de medo siglo.

  • el 29 mayo, 2017 a las 9:15 pm
    Permalink

    Estimado Dhaniel:

    Permíteme objetar: Si Cuba no les importa “un comino”, ¿por qué mantienen hacia ella una política distinta al resto de las Américas, contra toda lógica en la actualidad?

  • el 28 mayo, 2017 a las 8:51 am
    Permalink

    Trump, hasta ahora, está demostrando lo que piensa la gran mayoría de estadounidenses: Cuba para ellos no es una prioridad y no les interesa un comino.

    Y seguir con esta fijación hacia lo que podría, podrá y no querrá hacer el presidente USA con relación a Cuba, demuestra simplemente cuanto dependiente es el futuro de Cuba de los designios de USA, en primerísimo lugar por obra y gracia de los mismos que tanto odian al “enemiamigo del norte”

  • el 27 mayo, 2017 a las 12:04 pm
    Permalink

    Raul Castro no agarro el cabo que lanzo Obama y ahora estan en serios problemas para concretar algun acuerdo con los republicanos en el gobierno. Creo que si Trump no ha sido mas duro con el gobierno cubano es por su extraña relacion con Putin que seguramente se lo ha pedido amablemente. Si en el 2018 Cuba no realiza profundos cambios al menos en el sector de la economia socialista, no veo como este sistema totlitario y fracasado pueda sobrevivir ahora que ya no tiene a Venezuela para chulearla.

  • el 27 mayo, 2017 a las 8:45 am
    Permalink

    Si Trump llega al final de su mandato, – y tal como le van las cosas, todo puede suceder – , tendrá que hilar fino, o consultar a Walter Mercado para aportar algo original a las relaciones entre su país y el nuestro. Si hace como sus predecesores, tiene cien papeletas para meter la pata hasta el fondo y quedarse con las ganas de ser “el primer presidente activo de EE.UU. en visitar una Cuba libre”…Si por el contrario, insiste en la línea obamiana, ajustándola a su falta total de carisma, tacto diplomático y “savoir faire” , al menos deberá demostrar a Cuba y al mundo que, como dijo el mulato “Cuba nada tiene que temer de los EE.UU”,…lo demás queda al socaire de los humores del magnate ese día…

  • el 27 mayo, 2017 a las 12:36 am
    Permalink

    Para la manera en que fue tratado el presidente Obama en Cuba, Trump y su administración debería aprender de la sorna, irrespeto y burla que le dispensa el gobierno cubano a quien le tiende la mano. Empezando por el comandante en polvo y siguiendo por el ejército que cantaba alegremente “llenarle el sombrero de huecos por balas, a Obama”.
    ¿Qué pasa, van a traicionar al comandante en polvo con su texto “El hermano Obama”?
    Muy contradictoria e hipócrita la política del gobierno cubano. Si yo fuera presidente de EEUU, dejaba al gobierno cubano en la misma posición de hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *