¿Ponchado Cuba de la Serie del Caribe sin batear?

por decisión de Grandes Ligas (MLB)

por Ray Otero*

Juan Francisco Puello (izquierda) e Higinio Vélez, anunciaron el pasado mes de Junio en La Habana, el reingreso de Cuba a la Serie del Caribe.
Juan Francisco Puello (izquierda) e Higinio Vélez, anunciaron el pasado mes de Junio en La Habana, el reingreso de Cuba a la Serie del Caribe.

HAVANA TIMES – Y sigue el dime que te diré sobre la participación de Cuba en la venidera Serie del Caribe 2014.

Como todo lo relacionado con la Mayor de las Antillas, sino tira un lado pues tira el otro y esta vez resulta la propia Major League Baseball (MLB por sus siglas en Inglés), la que no quiere que Cuba se reincorpore al torneo invernal, si su gobierno no autoriza la aprobación del mismo.

Los señores Juan Francisco Puello (izquierda) e Higinio Vélez, anunciaron el pasado mes de Junio en La Habana, el reingreso de Cuba a la Serie del Caribe.

El acuerdo invernal que se realiza anualmente entre Las Grandes Ligas y las Ligas Invernales de República Dominicana, México, Puerto Rico y Venezuela – las cuales dependen del postor mayor en este negocio – no se ha podido renovar, luego que la Confederación de Béisbol del Caribe – que al parecer no lo es tanto – anunciara en junio la integración de Cuba a la Serie del Caribe a partir del 2014, cuando el torneo se lleve a cabo en Isla Margarita, Venezuela.

La noticia primero llegó de un diario dominicano, Diario Libre, que el martes hizo público algunos fragmentos de la carta que la señora vicepresidente de MLB, la norteamericana de descendencia china Kim Ng, remitiera a la directiva de la Confederación del Caribe, para de manera chantajista una vez más solicitar que se rompiera el ingreso de Cuba a la Serie del Caribe pidiendo se le retirara la invitación al caribeño país.

El accionar “Nada gracioso” de la señora Ng, deja en el tapete una vez más lo que bien pudiera ser el béisbol en Cuba en un futuro cercano si el profesionalismo ingresara nuevamente en el mismo y factores externos estuvieran en control de este.

Poco después la misma Associated Press confirmó la validez de la carta. MLB en un comunicado posterior mencionó textualmente que: “MLB está restringida de llegar a acuerdo alguno que integre a Cuba como liga miembro sin la autorización del gobierno de los Estados Unidos. La Confederación del Caribe entiende esta limitación y su efecto en la posibilidad de entrar en algún acuerdo con Cuba en este momento”.

Lo cierto es que ahora la entrada de Cuba a la Serie del Caribe del 2014 parece en ascuas cuando la propia Confederación del Caribe y MLB se encuentran en medio de negociaciones “productivas” para finalmente llegar a un acuerdo sobre el llamado “Winter League Agreement”.

Sin el acuerdo para las Ligas de Invierno de la región, los peloteros de los países caribeños que toman parte en las Grandes Ligas norteamericanas se verían imposibilitados de participar en los torneos invernales del Caribe. Solamente República Dominicana en el pasado 2012 necesitó un 87% de los jugadores que juegan en las Mayores norteamericanas para dar arranque a su torneo.

Por el momento a Cuba y su elenco ya clasificado para el torneo caribeño del año entrante, los Naranjas o Tigres de Villa Clara, solo les resta esperar. La Confederación del Caribe, por medio de su presidente Juan Francisco Puello, mencionó que se encuentran trabajando para lograr un permiso del gobierno norteamericano que les permita incluir a Cuba en la próxima Serie del Caribe.

Cuba dominó prácticamente lo que se llama como la primera etapa de la Serie del Caribe (de 1949 a 1960) ganando un total de 7 títulos en 12 presentaciones. Los elencos de Almendares (1949 y 1959), Habana (1952), Cienfuegos (1956 y 1960) y Marianao (1957 y 1958), se repartieron los títulos del torneo caribeño antes de que en 1962 quedara abolida la práctica del béisbol profesional en la isla, por medio de la Resolución 83-A del órgano rector deportivo de Cuba, el Inder.

El 11 de junio de este 2013 se anunció, después de 51 años, el regreso de Cuba a la Serie del Caribe.
—–
(*) Leer los reportajes de Ray Otero en Baseballdecuba.com.

 


3 thoughts on “¿Ponchado Cuba de la Serie del Caribe sin batear?

  • el 13 agosto, 2013 a las 11:18 pm
    Permalink

    En última instancia, es preferible pecar de cínicos que de tontos. Ha llegado la hora de virar la tortilla, porque no hay presupuestos – ni en plata ni en ideología – para aferrarse al sueño de castillos en España (el súmmun de las ilusiones). Una dosis de pragmatismo no viene mal. Gracias al pragmatismo hoy China es la segunda economía cdel mundo.

  • el 11 agosto, 2013 a las 2:13 pm
    Permalink

    Pero si en Cuba no queda nadie, todos los peloteros se van y los que no se han ido aun, se iran, la culpa es del gobierno cubano, quien no respeta los derechos humanos No de los atletas, sino de nadie, que sea cubano, se creen que los atletas son esclavos, miren lo que sucedio con Dayron Robles, que se creian, que el muchacho era un esclavo de verdad !?; AHORA FRESQUITO FRESQUITO , se les acaba de ir Jose Dariel Abreu, otro cienfueguero quien brillara en las grandes, y tendra lo que se merece, pago a su talento, NO A LA ESCALVITUD MODERNA que practica el gobierno cubano, y despues se quejam de ropbo de talentos – mejor que se dejen de descaro, y que tomen chocolate y paguen lo que deben- !!!

  • el 8 agosto, 2013 a las 5:45 pm
    Permalink

    ¿Vamos a hacer historia? ¿Por qué se retiró Cuba de esta serie? ¿No se anatematizó al profesionalismo y las focas apaludieron? Ahora las mismas focas aplauden, precisamente lo contrario.; y “los principios no se negocian”

    Ahí dejo esta joyita para que reflexionen, y, de paso se cure un poco esa amnesia voluntario-inducida de algunos:

    “Recientemente un comentarista deportivo que últimamente había estado haciendo tal vez un poco demasiados elogios de nuestros peloteros, al parecer le llamaron la atención, recibió alguna crítica, y entonces cambió de onda y dijo que no era tan bueno el equipo, que no era tan fiero el león como lo pintaban y que, además, había desaparecido el estímulo del profesionalismo y la posibilidad de montar en un Cadillac en vez de un jeep ruso (RISAS).

    ¡Vean qué filosofía, qué mentalidad!; además, ¡qué disparate, qué mentira! ¡Porque lo que ha hecho, la esencia del éxito de nuestro deporte es la desaparición del profesionalismo! (APLAUSOS) y nunca nuestro deporte, nunca nuestro deporte, nunca nuestra pelota, nunca ninguno de nuestros deportes alcanzó la extraordinaria calidad que posee hoy; nunca jugaron nuestros atletas con tanto valor, con tanto brío; nunca se lanzaban sobre las bases como se lanzan ellos, nunca se arriesgaron como se arriesgan ellos; porque defienden algo que vale mucho más que el dinero, que es el honor, su prestigio, su reputación, su moral (APLAUSOS).

    Y debemos decir que además de infortunada la comparación sobre el Cadillac, debemos decir que aquí nunca, jamás, habrá Cadillac para nadie, porque eso es un derroche de material, de combustible y de recursos que los necesitamos para otras cosas. Pero debemos decir que nuestros atletas ni siquiera tienen jeeps rusos, y la Revolución ni siquiera les da una bicicleta por sus éxitos y por sus triunfos, excepto —naturalmente— los que practican el ciclismo (RISAS).

    Es decir que en nuestro país yo creo que ese es el mérito más grande, el éxito más grande, la satisfacción más grande: saber la calidad humana de estos atletas.

    ¿Atletas pagados? ¿Atletas profesionales? Eso es precisamente lo que ha destruido el atletismo en tantos países. Y esa es una de las muchas —aunque no la única— explicaciones de las victorias de nuestro país; ese es uno de los factores. Y es uno de los factores por los que nosotros estamos seguros de que tarde o temprano le ganaremos también allí a Estados Unidos en los deportes, lo derrotaremos; porque aparte de otras muchas cosas, de otros muchos vicios, tiene la corrupción del profesionalismo en los deportes.

    (Iluminado en jefe, 18 de marzo de 1970)

    “Estos polvos trajeron estos barros”, ¿De qué se quejan ahora?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *