Periodista hondureño fallece por COVID-19 en prisión

David Romero, journalist and director of opposition broadcaster Radio Globo, is seen at a window after deciding not to leave the station after police agents arrived to detain him on charges of defamation and libel, in Tegucigalpa, Honduras March 25, 2019. REUTERS/Jorge Cabrera

HAVANA TIMES — El periodista hondureño David Romero Ellner falleció ayer, cerca de las 7 a. m., de un paro respiratorio, días después de contraer la COVID-19 mientras estaba recluido en la Penitenciaría Nacional de Támara, según el diario La Prensa. Las autoridades habían trasladado a Romero al Instituto Nacional Cardiopulmonar el 5 de julio, según el diario El Heraldo.

“Estamos conmocionados y tristes por la noticia del fallecimiento, el día de ayer, del periodista hondureño David Romero, quien nunca debió haber sido encarcelado por su labor informativa”, declaró Natalie Southwick, coordinadora del Programa de Centroamérica y Sudamérica del CPJ, desde Nueva York. “Tal como el CPJ lo ha advertido durante meses: las autoridades que continúan encarcelando a periodistas en condiciones poco seguras en medio de una pandemia global, en la práctica están permitiendo que sus condenas se conviertan en una pena de muerte”.

Romero era director de Radio Globo y Globo TV. En enero de 2019, la Corte Suprema de Honduras ratificó por unanimidad el fallo condenatorio y la sentencia de un juzgado de instancia inferior, en una causa por la cual se acusaba a Romero de haber difamado a la exfiscal Sonia Inés Gálvez Ferrari en su trabajo periodístico, como el CPJ informó en la época. En marzo de 2019, Romero fue arrestado y comenzó a cumplir una pena de 10 años de cárcel por los delitos de calumnia y difamación.

El CPJ envió un correo electrónico a la Secretaría de Derechos Humanos de Honduras y solicitó una declaración sobre Romero, pero no recibió respuesta.

En su campaña #FreeThePress a comienzos de año, el CPJ y más de 190 organizaciones instaron a los líderes mundiales a liberar a todos los periodistas encarcelados por su labor, ante la posibilidad de que éstos contrajeran la COVID-19 en prisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *