Panamá contrata médicos cubanos para combatir la COVID-19

Médicos de Cuba llegando a Panamá.

Por Circles Robinson

HAVANA TIMES – Un total de 220 médicos cubanos llegaron a Panamá la semana pasada para insertarse en el esfuerzo de ese país para mitigar la crisis sanitaria provocada por la covid-19. La nación istmeña es uno de los estados de las Américas con más casos positivos por millón de habitantes.

Los datos del 27 de diciembre muestran 233,705 contagiados y 3,892 muertes por el nuevo coronavirus en el país de 4,2 millones de habitantes.

Las áreas más afectadas son la capital Ciudad de Panamá, la provincia de Panamá Occidental y Chiriquí en el oeste.

El ministro de Salud panameño, Luis Francisco Sucre, anunció la llegada de “los refuerzos médicos para el Sistema de Salud. Están aquí para contribuir a paliar la alta demanda en nuestros hospitales”.

Y agregó: “Todos son especialistas en diferentes campos, Cuidados Intensivos, Medicina Interna, Neumología, cardiólogos, terapeutas respiratorios”.

“También hay enfermeras especializadas”, señaló Alessandro Ganci, asesor del Ministerio de Salud de Panamá.

Los cubanos no son los únicos médicos extranjeros en la batalla. También están contratados galenos de Estados Unidos, México, Colombia y Venezuela. El Gobierno también está tratando de convencer a más personal nacional para que se unan al esfuerzo.

Buen negocio para el Gobierno cubano

Además del turismo y las remesas familiares, la contratación de personal sanitario cubano ha sido uno de los tres principales generadores de ingresos para el régimen de Castro-Díaz Canel.

Recientemente, el negocio ha vuelto a crecer. Los nuevos contratos con los gobiernos de México y ahora Panamá son parte de los esfuerzos de mitigación de la covid-19 de esas naciones.

El negocio es tan rentable porque los médicos solo reciben una parte de los pagos. A menudo, la mayor cuantía va directamente a las arcas del Estado cubano. El Gobierno cubano dice que las ganancias se destinan a financiar los servicios de salud para la población de la Isla.

Los galenos contratados obtienen más que los pequeños salarios que reciben por trabajar en Cuba. Intentan vivir lo más frugalmente posible para llevarse el dinero a casa, para muchos, la principal motivación para ir.

A lo largo de los años, miles de medicos cubanos abandonaron sus “misiones” en decenas de países y solicitaron asilo. A menudo describen su explotación como esclavitud moderna. El Gobierno cubano responde que son contratados por voluntad propia.

Mientras tanto, los gobiernos que reciben las misiones de Salud cubanas se benefician de un personal dedicado a tiempo completo, conocido, además, por hacer un trabajo concienzudo.

Lea más desde Cuba aquí en Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *