Otra zafra de azúcar cubana termina sin la deseada recuperación

Vicente Morín Aguado

Cosechando caña de azucar. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Cuba produce hoy el azúcar de un siglo atrás, cuando gobernaba el país Mario García Menocal, apodado “el mayoral del Chaparra”, insigne fábrica de su propiedad en la provincia de Las Tunas. La actual molienda fue oficialmente cerrada con algo más de 1,6 millones de toneladas, un 12% menos de lo planificado.

De acuerdo al vocero de la empresa Azcuba, Liobel Pérez, sólo seis provincias cumplieron el plan, ejecutado por 49 centrales, cuando los registros históricos indican que al comenzar la revolución estaban en operaciones más de 150, capaces de superar fácilmente los 6 millones de toneladas de este endulzante natural.

Un dato de especial significación para Cuba, el rendimiento agrícola, terminó en 43 toneladas de caña por hectárea, aquí valorado como un logro de los cultivadores cubanos, cuando la media aceptable debe superar las 60 en cualquier parte del mundo.

Aun así los funcionarios de Azcuba recuerdan números desastrosos, inferiores a las 30 toneladas de materia prima vegetal azucarera por cada cien metros cuadrados, promedio de la cosecha 2010-2011, valor insostenible si se trata de producir con un mínimo de ganancias.

Se trata de un segundo año sin conseguir cumplir los planes, aunque ligeramente se produzca algo más respecto a la zafra anterior. En el período 2012-13 se registró un 11% de incumplimiento, por tanto, el ligero avance actual no es un éxito, muestra la incapacidad de recuperación de una industria antaño orgullo de la nación cubana.

Sobran las explicaciones, asunto típico de la prensa nacional, acompañante en estos casos de lo declarado por los dirigentes implicados en la noticia. Esta vez la culpa de los incumplimientos volvió a centrarse en el clima, caluroso y húmedo, desfavorable para la conversión en sacarosa del jugo concentrado en las cañas. El año anterior un huracán llamado Sandy fue el villano, por supuesto, sin poder atraparlo con vistas a exigirle cuentas.

Hace más de una década la alta dirección del país tomó la prematura decisión de convertir en chatarra la mitad de las fábricas azucareras, considerando una manifiesta incapacidad para alcanzar rendimientos agrícolas dentro de la media mundial, hecho entonces acompañado por precios bajos del producto en el bursátil mercado mundial.

La situación cambió fuera del control de quiénes improvisadamente manejan la economía cubana. Se mantiene un crecimiento sostenido en la cotización de los alimentos, especialmente el azúcar y uno de sus derivados esenciales, el Etanol. Los dirigentes cubanos quieren rectificar, pero no alcanzan a sostener un ritmo productivo capaz de darle al país los ingresos merecidos por la agroindustria que un día nos convirtió en la azucarera del mundo.



9 thoughts on “Otra zafra de azúcar cubana termina sin la deseada recuperación

  • ¿El azúcar ha subido de precio? Que raro. Cada día está más satanizada a causa de la epidemia mundial de obesidad y diabetes tipo II, le han buscado muchos sustitutos y la gente cada día quiere menos azúcar. Basta mirar la última versión de la pirámide alimenticia o MyPlate, no te incluyen azúcar ni dulces ni jugos ni refrescos. Los médicos incluso, te recomiendan dietas de cero azúcar, aunque no tengas ningún problema de salud.

    El Etanol sí va pa arriba, y lamentablemente Cuba parece haber quedado fuera de ese negocio.

  • Así es.. Yo soy saludable y “NO” uso azúcar, y a mis hijos los críe sin ella, o al menos consumo posible.
    Lamentablemente Cuba no le hace caso ni a su gente, a Lula le hicieron caso omiso con lo del etanol.

  • Miranda mija, dame la receta para criar los hijos sin azucar. Tus hijos no toman soda?
    Un vaso (cuarto de litro) de cocacola tiene más que 5 cucharaditas de azucar!
    A los mios no hay quien los convenza de no tomarlas!

  • Y para que vamos a trabajar en el azúcar si, según Elio allá al lado, dice que haciendo carbón todo es felicidad?

  • Metiéndole el pie, hasta la última velocidad Alberto, que quien manda en la casa son Uds., fíjate que dije al mínimo, o sea en la casa CERO soda, para cuando salieran y se tomaran la lata de coca-cola fuera menos. Con los caramelos yo los traumatice, (viniendo de una casa de dentistas) la ley era de NO CANDY fuera de la casa, sólo podían comerse los candy bars at home, con un vaso de leche y después lavarse los dientes. Pero bueno eso es desde que nacen, creo que para ser objetivos, empezar a los 10 o 12 años sería casi imposible y en estos tiempos donde el junk-food y el sedentarismo está a patadas que hasta los chinos están padeciendo de diabetes ya. Por favor trata que es por su bien. Good luck!

    Saludos & a Happy 4th, si estás en United States.

  • ¿Ni peanut butter and jelly, Miranda?

  • Es curioso que el articulista no plantee que hay un crecimiento del 4.2 % en relacion a la zafra anterior y eso es relevante.

  • Mi hijo no come dulces, ni caramelos, ni chicles, ni agrega azúcar a nada. Como dice Miranda empezar hay que no dárselos desde chiquitos. El paladar se adapta.

    Ahora bien, después de empezar a tener tiempo en la calle sí consumé refrescos. Le he enseñado que opte mejor por jugo que por sodas. Pero en la casa no se compra soda ni azúcar, no hacemos postres. Ocasionalmente nos tomamos un helado por la calle, pero no es diario.

  • 30 toneladas cada 100 metros cuadrados es un sueño inalcanzables….

    jejeje una hectárea son 10 000 metros cuadrados: 100 x 100

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.