Ortega ordena detención de líderes empresariales

Siguen las detenciones arbitrarias en Nicaragua

Michael Healy y Álvaro Vargas, presidente y vicepresidente del Cosep. Fotos: Confidencial

Michael Healy fue secuestrado por la Policía, luego de salir de la Fiscalía, donde había sido citado a declarar. A Vargas lo arrestaron en su casa.

Por Iván Olivares / Confidencial

HAVANA TIMES – El liderazgo del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), integrado por su presidente Michael Healy y su vicepresidente, Álvaro Vargas, fue capturado la mañana de este jueves por la Policía del régimen de Daniel Ortega.

Healy fue capturado con lujo de violencia, confirmó una fuente del Cosep, mientras que el arresto de Vargas, fue confirmado por la Policía Nacional, en un comunicado en el que indicaron que a ambos se les investigaba por el supuesto delito de lavado de Dinero, y por atentar contra la soberanía nacional, a tenor de la Ley 1055.

La captura de Healy se produjo unos minutos después de salir del Ministerio Público, donde había sido citado para declarar por un caso que no fue especificado en la citatoria, firmada por la fiscal Heydi Ramírez. También se llevaron al conductor de su vehículo, Wilber Alvarado Molina.

Paralelo a su detención, una decena de agentes policiales se presentó en su casa de habitación, en Residencial Las Colinas, para realizar un allanamiento, tal como han hecho con otros detenidos y acusados, entre ellos periodistas, y líderes sociales, gremiales, empresariales, y hasta estudiantiles.

La presencia de Healy en el Ministerio Público duró alrededor de diez minutos, en lo que pareció ser un mero trámite para su captura, aunque la noche anterior decenas de agentes policiales permanecieron en los alrededores de su vivienda, quizás para evitar que buscara refugio en la embajada de Estados Unidos, país del que el hoy secuestrado presidente del Cosep, es nacional.

Al salir de la oficina de la Fiscalía, Healy se limitó a informar que “me reprogramaron la cita”, sin responder a las preguntas de los periodistas, que querían saber cuál sería el posicionamiento del gremio ante la degradación de la situación en el país, o si tenía miedo ante un posible arresto.

Cosep se pronuncia

Poco después de su captura, la cúpula empresarial emitió un comunicado en el que indicaban que “después de la detención arbitraria e ilegal de parte de la Policía Nacional de nuestro presidente, Michael Healy Lacayo, fue detenido en su casa de habitación el primer vicepresidente del Cosep, y presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), Álvaro Javier Vargas Duarte”.

“Estas acciones represivas del Gobierno evidencian un ataque directo al Consejo Superior de la Empresa Privada y sus principales dirigentes, lo cual no contribuye a la paz y a la seguridad que todos los ciudadanos anhelamos… violentan los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política de Nicaragua, y deben cesar a lo inmediato”, añadió el comunicado del gremio empresarial.

Healy Lacayo, que goza de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos desde el 3 de agosto de 2018, es también presidente de la Federación de Entidades Privadas de Centroamérica, Panamá y República Dominicana, (Fedepricap).

Poco después de su captura, la Alianza Cívica, de la que el Cosep forma parte en la persona de su también detenido expresidente, José Adán Aguerri, expresó su solidaridad con Healy, exigiendo que “se le respete su integridad física” y demandando “su inmediata liberación. Rechazamos la persecución y el hostigamiento del régimen en contra de Michael Healy Lacayo”, dijo la Alianza en un comunicado.

“El pueblo de Nicaragua sigue sufriendo el ataque a la institucionalidad y el Estado de Derecho, creado para restringir la libertad de pensamiento, derecho de asociación y participación de la sociedad organizada, derechos conculcados en nuestra Constitución Política. ¡No más represión!”, cierra el texto.

El partido político ¡Unamos!, también denunció en su perfil en la red social Twitter, “el secuestro del presidente del Cosep, Michael Healy, y el allanamiento de su casa de habitación. Es una nueva arremetida represiva de la dictadura. Demandamos respeto a su integridad física y su liberación”.

Después de la captura, la junta directiva del Cosep, integrada por representantes de las cámaras asociadas, comenzó un ciclo de consultas para decidir su curso de acción, especialmente ante el hecho que su vicepresidente, Álvaro Vargas, también estaba citado a declarar al Ministerio Público, pero fue arrestado antes que se cumpliera la hora de la citatoria.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *