Ortega ordena confiscación de ONG que dirigía feminista deportada

Ana Quiros, fundadora del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (CISAS).

HAVANA TIMES – El Gobierno de Nicaragua y el Parlamento bajo su dominio ordenaron hoy la confiscación de los bienes de una organización civil que dirigía la activista feminista Ana Quirós, deportada el pasado lunes tras despojarla de su nacionalidad nicaragüense, informó un medio local.

Con 71 votos a favor y 16 en contra, el Parlamento, que domina el gobernante Frente Sandinista, mandató hoy confiscar los bienes del Centro de Información y Servicios de Asesoría en Salud (CISAS), lo que incluyó la cancelación de su personería jurídica adquirida en marzo de 1990.

La votación fue promovida por el diputado sandinista Filiberto Rodríguez a solicitud del Ministerio de Gobernación, informó la televisora “100% Noticias”.

En entrevista a esa televisora, Juanita Jiménez, activista del Movimiento Autónomo de Mujeres (MAM), calificó el hecho como una “arbitrariedad” y una “aberración jurídica” más del Gobierno de Nicaragua y consideró que se trata de “la continuidad de la represión y la persecución política” para quienes adversan al presidente Daniel Ortega.

Según los alegatos del Ministerio de Gobernación, los directivos de CISAS “desnaturalizaron los objetivos de la personalidad jurídica” y utilizaron la organización civil “para realizar actividades no previstas”, ejecutando “un esquema organizativo para gestionar y canalizar fondos para realizar actos desestabilizadores en el país”.

Para Jiménez, ambas medidas son “actos dictatoriales” que forman “parte de toda la barbarie” que vive Nicaragua, pues se afecta a una organización cívica que ha trabajado desde la década de 1980, incluyendo proyectos conjuntos con el Ministerio de Salud, y ahora se le acusa de encabezar las protestas que se iniciaron en abril.

Ana Quiros

“Es un acto más de atropello de un régimen que a cualquier costo quiere aplastar los deseos de la ciudadanía por un cambio inmediato en el país (.) hacia las vías democráticas y este acto lo que hace es confirmar la urgencia de ese cambio”, agregó la activista.

Según el sitio web de la organización, CISAS se define como una ONG sin ánimos de lucro que “busca contribuir al mejoramiento de los niveles de salud de la población con énfasis en la promoción de los derechos y la construcción de ciudadanía”.

El pasado lunes, la directora de CISAS, Ana Quirós, de origen costarricense pero radicada en Nicaragua desde hace cuatro décadas y una de las voces feministas críticas con el Gobierno del presidente Ortega, fue despojada de su nacionalidad nicaragüense obtenida en 1997 y deportada por la noche hacia la vecina Costa Rica (sur), tras asistir a un citatoria ante la sede de Migración y Extranjería.

Nicaragua vive desde el 18 de abril su más grave crisis política en las últimas década que se ha saldado con más de 325 muertos y más de 600 manifestantes antigubernamentales, considerados por la oposición como “presos políticos”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *