Oposición reclama en la calle referéndum contra Maduro

Hubo protestas en casi todo Venezuela.
Hubo protestas en casi todo Venezuela.  Foto: CNN.com

HAVANA TIMES – Con banderas tricolores, camisas blancas y gritos contra el Gobierno, miles de opositores salieron hoy a las calles para expresar su repudio a la suspensión del referéndum contra el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en la llamada “toma de Venezuela”.

La manifestación nacional fue convocada para este miércoles, cuando debía comenzar la recolección de firmas de electores para activar la consulta sobre el mandato presidencial, pero que fue suspendida por órdenes de varios tribunales penales.

La paralización del proceso provocó la indignación de la oposición que hoy se reflejó en las calles, pero que desde el domingo arrancó una nueva dinámica de desafío político en la Asamblea Nacional, el poder legislativo que está desde enero bajo control de la oposición.

La “toma de Venezuela” arrancó en las zonas residenciales del este de Caracas, pero se replicó en las 23 regiones del país con marchas masivas en la que se vieron banderas de los partidos que conforman la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD).

En Caracas, los siete puntos de reunión fueron escenarios de masivas concentraciones y desde ahí los manifestantes marcharon hacia la autopista Francisco Fajardo, un arteria vial que une los extremos de la ciudad.

Los puntos de salida comprendían también zonas populares en el este de la ciudad, que también se vieren colmados de manifestantes.

A un kilómetro de la plaza Altamira, tradicional punto de encuentro opositor, la toma de Venezuela comenzó con un grupo de universitarios que paralizaron el tránsito automotor formando una cadena en el medio de la vía. Varios se sentaron en el asfalto, desafiando a los policías que trataban de desviar el tránsito.

“Mejor morir aquí que seguir viviendo en dictadura”, dijo una participante en el bloqueo humano.

Desde las zonas residenciales del este de Caracas marcharon rumbo a Altamira, donde los dirigentes opositores tenían tarimas para sus discursos.

Los opositores marcharon con bandera de Venezuela y camisas blancas, que se han convertido en el símbolo antichavista. Muchos llevaban camisetas que recordaban a los dirigentes Leopoldo López, quien cumple una condena de cas 14 años de cárcel por instigar las protestas de 2014 contra el Gobierno, y Antonio Ledezma, el alcalde metropolitano de Caracas que cumple un arresto domiciliario por cargos de supuesta conspiración.

En el punto de concentración en la autopista, la tarima principal, rodeada por una multitud, tenía una pancarta con un simple mensaje:

“Revocatorio ya”.

Los dirigentes recordaron que hoy comenzarían tres días de recolección de firmas para el referéndum, con la meta de reunir el 20 por ciento del padrón electoral o casi cuatro millones de firmas, para activarlo.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) suspendió la recolección, el último paso antes de convocar la consulta, luego que siete tribunales penales admitieron la denuncia del oficialismo sobre supuesto fraude con las firmas recolectadas anteriormente.

La suspensión de la consulta recalentó el ambiente político, con la Asamblea Nacional aprobando una serie de acuerdos contra el Gobierno, al declarar una ruptura del hilo constitucional y promover un juicio político contra Maduro.

El líder opositor Henrique Capriles, principal impulsor del referéndum, se sumó a la concentración en la autopista, llevando una camisa con los colores de la bandera nacional.

Capriles denunció que varios acceso a Caracas fueron bloqueados por camiones y puntos de control de la fuerza pública.

Maduro “cree que cerrando vías de acceso a Caracas y 10 estaciones del Metro evitará la toma de Venezuela”, dijo.

El presidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, apareció en otro de los puntos de la marcha, acompañado por su esposa Diana y un grupo de diputados de la bancada opositora.

Ramos dijo que no asistiría a una reunión que convocó Maduro del llamado Consejo de Defensa Nacional (CODENA), para examinar lo que llamó un intento de “golpe parlamentario” contra su Gobierno.

“La razón del Consejo de Defensa es para hacer una acusación a la Asamblea Nacional. No haré el papel de tonto para convertir a la Asamblea Nacional en un reo del Gobierno”, señaló.

Maduro realizó la reunión, en la que participaron representantes de los otros poderes públicos, y lamentó la ausencia de Ramos, a quien una vez en público mencionó a su madre.

“Los seguiremos llamando porque él está obligado a asistir al consejo. Él sabe que donde quiera soy un presidente dialogante”, dijo.

Mientras Maduro hablaba, varios cientos de partidarios del Gobierno se concentraron en los alrededores de la casa de Gobierno, incluyendo grupos de la milicia uniformados, formando lo que llaman un escudo de “protección” a la revolución bolivariana.

El Metro de Caracas informó que suspendió parcialmente sus operaciones, lo que obligó a muchos caraqueños a caminar hacia sus destinos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *