Nicaragua recibe vacunas de China

inmediatamente después de restablecer relaciones diplomáticas

Llegan las primeras 200 000 dosis de la vacuna Sinopharm contra la covid-19 de un millón que serán donadas por el nuevo aliado de Ortega

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Nicaragua recibió este domingo las primeras 200 000 dosis de la vacuna Sinopharm contra la covid-19, de un millón que serán donadas por China, tres días después que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo rompió sus relaciones diplomáticas con Taiwán y las reanudó con Pekín.

El lote llegó procedente de China junto a la delegación nicaragüense que oficializó la reanudación de las relaciones diplomáticas entre Pekín y Managua, encabezada por Laureano Ortega Murillo, hijo de la pareja presidencial nicaragüense y asesor para inversiones, comercio y cooperación internacional.

El donativo fue recibido en el aeropuerto internacional Augusto C. Sandino por la ministra de Salud, Martha Reyes, el secretario general del Ministerio de Salud, Carlos Sáenz; y una delegación encabezada por el ministro consejero de la Embajada de China en Costa Rica, de acuerdo con la información oficial.

“En nombre del presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta, compañera Rosario Murillo, el pueblo nicaragüense, agradecemos profundamente este gesto de solidaridad, de cooperación, amistad y fraternidad del pueblo y Gobierno de la República Popular China“, dijo Ortega Murillo, a través de los medios de propaganda sandinista.

China afianza su presencia en Centroamérica

El Gobierno de Ortega anunció el jueves pasado que reconoce “que en el mundo solo existe una sola China”, cuyo Gobierno legítimo es el de la República Popular, y que la isla de Taiwán es una “parte inalienable” del su territorio, por lo que rompió relaciones con Taipei.

Horas después de la ruptura con Taiwán, China anunció la reanudación de las relaciones diplomáticas con Nicaragua luego que este país reconociese el principio territorial de “una sola China” propugnado por Pekín.

El Ministerio de Exteriores chino anunció la firma de un comunicado conjunto que establece, a partir del viernes, el “reconocimiento mutuo” y el restablecimiento de relaciones diplomáticas “a nivel de embajadores”.

Con la ruptura con Nicaragua, Taiwán ve cómo el número de países que la reconocen como un Estado independiente queda reducido a 14, entre ellos varios latinoamericanos como Guatemala, Honduras o Paraguay.

Nicaragua se sumó a otros de la región como Panamá y El Salvador que en los últimos años rompieron lazos con Taiwán para alinearse con la posición china, que defiende su soberanía sobre la isla, y a Costa Rica, que lo hizo en 2007.

Taiwán, por su parte, lamentó la ruptura de los vínculos bilaterales con Managua, que a su juicio supone un “desprecio” a la larga amistad entre ambos pueblos por parte del Gobierno de Ortega.

Ortega busca recursos para mantenerse en el poder

Taiwán era hasta ahora el donante bilateral más importante de Nicaragua, país donde financiaba 27 proyectos en áreas de producción de alimentos, cultivos de frutales y cría de cerdos de calidad superior, entre otros, por valor de entre 30 millones y 50 millones de dólares, según datos del Gobierno nicaragüense.

El politólogo Evan Ellis, profesor e investigador del Colegio de Guerra del Departamento de Defensa de Estados Unidos y experto en las relaciones entre China y América Latina, señaló en una entrevista con CONFIDENCIAL que la ruptura de Nicaragua con Taiwán y el alineamiento con China es algo “esperado desde hace mucho tiempo” y que a corto plazo, “probablemente dará nueva vida y ayudará a la continuidad de los Ortega en el poder, a través de recursos adicionales y la oportunidad de repartir dinero desviado de nuevos préstamos y contratos con empresas chinas”.

Aunque Taiwán, valora Ellis, “ha sido un buen amigo” del régimen nicaragüense, posiblemente los Ortega Murillo “alcanzaron un arreglo con los chinos para obtener más plata de lo que habían extorsionado de los taiwaneses en estos últimos años”. Esta jugada política también se vio influenciada por las sanciones de Estados Unidos y los europeos y la posibilidad de ser suspendidos del DR-CAFTA.

“Creo que es el imperativo de los Ortega de mantenerse en el poder, especialmente en anticipación de más sanciones de EE. UU. y Europa, y la posibilidad de ser excluido de CAFTA, y también perder inversiones de occidente que han atraído como parte de su integración con el mercado norteamericano. Igual, como la posición de China y Rusia con Venezuela, tener a la República Popular China como socio también ayuda en obstaculizar acciones por organizaciones como la ONU contra Nicaragua por su falta de democracia”, subrayó Ellis.

Lea más noticias aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *