Nicaragua: Juez declara culpable a joven que alzó bandera

Sergio Beteta fue detenido el 21 de diciembre por sacar la bandera de Nicaragua y gritar consignas en la vía pública. Foto: Captura de video de Artículo 66.

Fiscalía pide 16 años, por supuesto tráfico de droga. Jueces orteguistas también fallan contra reo político Brayan Cornejo.

Por Yader Luna (Confidencial)

HAVANA TIMES – Sergio Beteta, el joven detenido el 21 de diciembre de 2020 en la Avenida Universitaria por protestar con la bandera de Nicaragua y quemar la del FSLN volvió a gritar: “¡Viva Nicaragua Libre!”, al ser declarado culpable, este tres de marzo, por los supuestos delitos de tenencia ilegal de armas de fuego y tráfico de estupefacientes por un juez al servicio del régimen sandinista.

El veredicto de culpabilidad contra Sergio Beteta fue dictado por el Juez Séptimo Distrito Penal de Juicio de Managua, Melvin Vargas García. De inmediato el fiscal Elvin Díaz solicitó al juez la pena de 16 años de cárcel y 900 días de multa. El joven de 30 años se negó a firmar el acta en los Juzgados de Managua y antes de abandonar la sala gritó en forma de protesta por este “juicio irreal y político”, confirmó el abogado defensor, Julio Montenegro.

Hay video de prueba de la acción de Sergio Beteta

Beteta fue grabado por el medio Artículo 66 cuando realizó la protesta frente a la Universidad Centroamericana (UCA) en la que gritó consignas, quemó la bandera sandinista y sostuvo la bandera de Nicaragua hasta que fue detenido por varios policías. Sin embargo, Montenegro apunta que, durante el juicio, los oficiales que llegaron como testigos negaron que quemó la bandera del FSLN y que en sus manos “no sostenía ninguna bandera”.

Por el contrario, los policías aseguraron que lo único que le encontraron fue 2340 gramos de marihuana y un arma de fuego. Montenegro insistió en la prueba del video “que muestra a una persona realizando una protesta cívica en la calle”, además de una foto después de ser detenido. Pero el fiscal argumentó que no se sabía quién era porque tenía una máscara que ocultaba su rostro.

“Solo una persona que delinque de manera muy tonta se expondría en plena vía andando drogas y armas”, denunció Montenegro. El mismo Beteta le comentó a su defensor que la acusación es ridícula y en tono sarcástico le dijo: “Sí, también andaba una tanqueta en la mochila”.

Durante la audiencia inicial realizada el pasado 18 de enero, Beteta escribió a lo largo del acta la frase “viva Nicaragua libre”. Esa forma de protesta molestó a la jueza Karen Chavarría Morales, quien según Montenegro rompió el acta y mandó a imprimir otra.

Van a apelar fallo de juez orteguista

Sergio Beteta es un autoconvocado que estuvo atrincherado en la UNAN-Managua y participó anteriormente en las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega. Decidió manifestarse ante el incremento del asedio de la Policía Nacional en los últimos meses de 2020.

Desde la cárcel este joven ha insistido que “no abandonen a los presos políticos” y solicitó “a sus familiares y al pueblo de Nicaragua” hacer ayuno y oración para pedir la liberación de los reos de conciencia.

El defensor de derechos humanos lamentó la actitud de la justicia del régimen que pide casi pena máxima por los delitos que acusan a los presos políticos y confirmó que apelará el fallo del juez.

Un informe de Amnistía Internacional denunció recientemente que “abogados y abogadas que representan a decenas de personas encarceladas por su activismo dicen que actualmente los crímenes que más frecuentemente se les imputan a quienes son vistas como opositoras al Gobierno incluyen la extorsión y el tráfico de drogas” lo que busca “dañar la reputación” de estas personas.

El régimen Ortega-Murillo está “librando una batalla contra quienes critican sus políticas” y el Poder Judicial “parece ser una de sus armas favoritas”, afirma el documento del organismo.

Condenan a preso político Bryan Cornejo

El preso político Bryan Cornejo fue condenado a seis años de prisión por el supuesto delito de robo agravado, explicó su abogada defensora, María Oviedo, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

A pesar de que “hubo pruebas totalmente contradictorias” y que “se comprometía la credibilidad de los testigos y la veracidad de los hechos” presentados por el Ministerio Público, la jueza Fátima Rosales notificó sentencia, dijo Oviedo en declaraciones a 100% Noticias.

El preso político Bryan Cornejo fue condenado a seis años de prisión. Foto: Cortesía

“Hubo contradicciones, intimidación, y otros hechos que comprometen la credibilidad de todos los testigos que llegaron a mentir al juicio y entonces se le hizo ver a la judicial que como era posible que el Ministerio Publico estuviera pidiendo un fallo de culpabilidad aún a sabiendas de que llegaron a mentir a una autoridad judicial descaradamente (…) pero la juez únicamente se dedicó a establecer que la Fiscalía había podido probar el hecho”, denunció.

La abogada mencionó que la presunta víctima y quien lo acompañaba el día del supuesto asalto se contradijeron. Porque mientras uno dijo que había reconocido a Brayan porque andaba casco sin la brisera y le pudo ver los ojos; el otro afirmó que se había quitado el casco y le pudo ver el cabello.

Oviedo dijo que presentará un recurso de apelación a la sentencia emitida en contra del joven de 23 años.

El padre del joven, Milton Cornejo, denunció que el joven opositor fue interceptado el domingo 29 de noviembre de 2020 a las once de la noche, por cuatro hombres abordo de dos motocicletas, quienes lo golpearon. Posteriormente llegaron agentes que lo trasladaron a la estación policial del Distrito Cinco de Managua. Insistió que se trata de un “montaje” por ser líder de la juventud del Movimiento Campesino.

Condena desde las DD.HH de la ONU

La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exhortó recientemente al Gobierno de Daniel Ortega “poner fin, de inmediato, a las detenciones arbitrarias, a las restricciones indebidas a la libertad de circulación, a las amenazas y otras formas de intimidación contra las personas que participan en reuniones pacíficas u otras actividades políticas”.

En un informe presentado el pasado 25 de febrero en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, Suiza, menciona que al siete de diciembre de 2020, según la sociedad civil, al menos 110 personas que habían participado en protestas o colaborado con grupos de la oposición se encontraban detenidas arbitrariamente, entre ellas 13 que permanecen detenidas desde 2018.

“Hago un llamado al Gobierno para que libere a todas las personas privadas arbitrariamente de su libertad en el contexto de las protestas o por expresar opiniones disidentes”, insistió Bachelet.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *