Muertos por Covid-19 en Nicaragua: “Las dudas permanecen para siempre”

Cementerio de Monimbó, en Masaya. // Foto | Reproducción | Esta Semana

“Es muy importante que las familias tengan acceso (con medidas) a sus seres queridos”, afirma director de Emergencias de OPS

Por Ivette Munguía  (Confidencial)

HAVANA TIMES – La Organización Panamericana de la Salud (OPS) instó a las autoridades nicaragüenses a permitir, con medidas, que los familiares más cercanos de los fallecidos por la covid-19 puedan ver a sus parientes antes que sean sepultados y de esa manera disminuir las dudas que pueden tener al recibir un ataúd sellado como se ha venido haciendo en los últimos meses.

“Es muy importante que las familias tengan acceso a sus seres queridos sobre todo en ese momento”, explicó el doctor Ciro Ugarte, director de Emergencias de la OPS.

“Es necesario que las autoridades tomen las medidas máximas posibles para que las familias puedan ver a sus seres queridos con las medidas de protección adecuadas. El no hacerlo genera dudas que permanecen para siempre”, insistió el funcionario.

En Nicaragua, el Gobierno ha orientado entierros exprés y casi clandestinos para fallecidos en el contexto de la pandemia, aún cuando no admite las muertes por covid-19. Al menos en un caso, familiares de un hombre fallecido en un hospital han reclamado no reconocer la identidad del su familiar.

Nicaragua sigue sin informar

La semana anterior, la OPS insistió en que a tres meses de la confirmación del primer caso positivo de covid-19 en Nicaragua, el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo continúa sin informar el número de pruebas que ha realizado y procesado desde el laboratorio del Centro Nacional de Diagnóstico y Referencia (CNDR), ubicado en el Complejo Nacional de Salud “Conchita” Palacios.

El director de Emergencias en Salud de la OPS, Ciro Ugarte, afirmó en esa ocasión que aunque han dado apoyo en el entrenamiento del personal del laboratorio CNDR de Nicaragua “no se ha recibido información sobre el número de pruebas realizadas y procesadas por el laboratorio nacional, me refiero a la confirmación de casos de covid-19″.

Además, señaló que las autoridades nicaragüenses tampoco han dado informe geográfico sobre el aumento de casos en zonas cercanas a la frontera con Costa Rica, ante la alerta de ese país, que ha reportado un “incremento importante de casos”.

“Lo que se esperaría es un incremento de casos en el lado de Nicaragua, de tal manera que estamos esperando que esa información sea compartida por Nicaragua considerando la zona geográfica donde ellos reportan los casos, pero hasta el momento no hemos recibido ese detalle”, lamentó Ugarte.

Inequidad social marca avance de pandemia en la región

La OPS advirtió que los países con más casos de covid-19 en Centroamérica, como Panamá, son los que han realizado más pruebas y tienen una idea más clara de la magnitud de la pandemia, al contrario de lo que sucede en Nicaragua donde “todavía no sabemos el número de test que hace”, explicó el doctor Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Transmisibles, OPS.

Para el doctor Espinal las “inequidades sociales” en la región son un factor determinante en el manejo de la pandemia, ya que los países con mayores recursos económicos, como Panamá y Costa Rica, son los que han aplicado medidas de prevención y en consecuencia los que podrían aplanar la curva de los contagios. Mientras que los países pobres, como Nicaragua y Honduras, están obligados a “reforzar sus medidas” para desacelerar el ritmo del contagio.

“Hay buenas prácticas en algunos países, vemos que Panamá y El Salvador tienen programas de testeo para la población, eso permite entender la magnitud del problema”, dijo Espinal. La situación de Nicaragua es que “todavía no sabemos el número de test que hace”. Mientas que Guatemala y Honduras “deben acelerar el testeo porque eso es lo que nos va a dar la magnitud del problema y así continuar con las medidas”,subrayó.

Reaperturas graduales

Cada martes, la OPS realiza una sesión informativa virtual en la que informa sobre el avance de la COVID-19 en la región de las Américas. Este treinta de junio la organización afirmó que los países que planean relajar las medidas de salud pública deben adoptar un enfoque escalonado basado en las condiciones locales y estar preparados para imponer nuevamente medidas preventivas si la situación epidemiológica cambia.

La directora de OPS, Carissa F. Etienne, advirtió que la reapertura no es simplemente suspender las restricciones de viaje, y las órdenes de aislamiento preventivo obligatorio, sino que exige implantar una serie de medidas de salud pública, que permita rastrear casos nuevos y fomentar la capacidad suficiente para detectar y controlar nuevos brotes.

También “debemos estar preparados para ajustar el curso rápidamente si la situación epidemiológica cambia. Si tiene la voluntad de relajar las medidas preventivas, debe tener el coraje de retirarse si aumentan las infecciones”, dijo la doctora Etienne.

Esto incluye amplio acceso a pruebas, de manera oportuna, a los casos sospechosos y sus contactos. “Necesitamos pruebas, pero también necesitamos los resultados de estas pruebas se notifiquen con rapidez para tener un panorama preciso de la situación”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.