Macri abre su primer frente de conflicto internacional con Venezuela

Por Cecilia Caminos

Mauricio Macri en cumbre de Mercosur. Foto: lanacion.com.ar
Mauricio Macri en cumbre de Mercosur. Foto: lanacion.com.ar

HAVANA TIMES (dpa) – El cambio político que imprimió Mauricio Macri en pocos días de gobierno a la Argentina se amplió hoy también a sus relaciones exteriores, con un fuerte cruce con Venezuela por los líderes opositores encarcelados que hubiera sido impensado durante los doce años de gobiernos kirchneristas que lo antecedieron.

Su estrategia de “desideologizar” la política internacional que tuvo Argentina durante el kirchnerismo (2003-2015) para “relacionarse con todo el mundo”, incluido un mayor acercamiento a Estados Unidos, la Unión Europea (UE) y el Pacífico, comenzó a tomar forma.

El ex alcalde de Buenos Aires y líder del partido de centroderecha PRO debutó hoy en los foros internacionales con alto perfil y un conflicto diplomático en puertas, al solicitar en la 49 Cumbre Presidencial del Mercosur en Asunción “la pronta liberación de los presos políticos en Venezuela”.

Macri sostuvo ante sus pares que “no puede haber lugar para la persecución ideológica ni para la privación ilegítima de la libertad por pensar distinto”.

Su reclamo, que ya lo había anticipado durante su campaña electoral, recibió una dura respuesta de Venezuela pero no tuvo eco en los otros tres socios del bloque sudamericano, Brasil, Paraguay y Uruguay.

La reacción de la canciller venezolana, Delcy Rodríguez -que representó a su país ante la ausencia del presidente Nicolás Maduro-, fue inmediata. Acusó al presidente argentino de “injerencismo sobre los asuntos de Venezuela” y buscó quitarle autoridad para hablar sobre derechos humanos por “liberar a los responsables de las torturas y las desapariciones durante la última dictadura” militar en Argentina (1976-1983).

En su asunción, Macri anticipó que llegaba con “una visión nueva de la política”, luego de que sus antecesores Néstor Kirchner
(2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015) impulsaran los vínculos con Venezuela, Rusia y China.

“Sin prejuicios ni rencores, creemos en la integración de América Latina y el mundo, queremos la unidad y la cooperación”, sostuvo entonces ante los presidentes de todos los países sudamericanos, excepto el venezolano Maduro.

El nuevo mandatario argentino tampoco pateó el tablero completo, ya que en sus primeros días de gestión ya mantuvo una conversación telefónica con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su gobierno negoció el apoyo de China para fortalecer sus reservas de divisas.

A la vez, espera poder anunciar en breve la primera visita de Barack Obama a la Argentina, país que el jefe de Estado norteamericano evitó durante sus giras sudamericanas mientras gobernaba el kirchnerismo.

Macri fue claro hoy al pedir “flexibilidad” al Mercosur, abogar por acelerar las negociaciones con la Unión Europea y buscar un acercamiento con la Alianza del Pacífico.

No teme el costo político de un entredicho diplomático con Venezuela, aunque en el seno del Mercosur le genere fricciones con su principal socio, Brasil, que en medio de una profunda crisis interna prefiere evitar problemas con Caracas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *