“Mabo”, los jóvenes de la Isla de Ometepe, Nicaragua que retan al régimen

Las pintas de “Mabo”, son una forma de protesta contra el régimen de Ortega. Fotos: Cortesía.

Unos 20 jóvenes se mantienen en protestas a pesar del estado policial de facto. Hacen pintas, pegan stickers y estallan morteros en las madrugadas

Por Nayira Valenzuela (Confidencial)

HAVANA TIMES – El Movimiento Autoconvocado Barriada Ometepe (Mabo) es el único grupo que sigue en pie de lucha en la Isla de Ometepe, del departamento de Rivas, al sur de Nicaragua, desafiando el estado policial y paramilitar desde abril de 2018.

Se organizaron porque al inicio del estallido de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega llegaron policías y paramilitares desde Managua hasta Altagracia, uno de los dos municipios de la isla, ubicada en Lago Cocibolca. En lugar de separarse, el grupo que comenzó con ocho jóvenes, ahora está integrado por 20.

Los opositores, que tienen entre 16 y 33 años de edad, han sufrido asedio, acoso policial y el asesinato de dos de sus miembros. Uno de ellos “estaba huyendo, lo atraparon y lo ahorcaron” y el otro “fue de un balazo”, recuerda “El Pollito” uno de los fundadores de esta organización.

Al comienzo, sus primeras formas de protesta fueron “organizar marchas, enbanderrillar lugares y promover que los altares de las actividades marianas fueran alusivos a la lucha azul y blanco”, describe.

Hoy, ha ampliado sus métodos de protestas: organizan manifestaciones según fechas relevantes, realizan pintas sobre la carretera de Moyogalpa hacia Altagracia, hacen pintas en los postes de alumbrado público, pegan stickers con mensajes azul y blanco y explotan morteros en las madrugadas.

Su más reciente protesta fue el 19 de julio. “Nos organizamos para bajar un rótulo de ellos, y poner el mensaje: ‘Siempre será 19 de abril’”.

Demandas y exigencias

Además de exigir la liberación de todos los presos políticos que continúan en las cárceles del régimen y demandar la salida de Daniel Ortega del poder, el mensaje que quieren expresar a los nicaragüenses es que “Ometepe no se rinde, siempre va a seguir en pie de lucha”, sostiene “El Pollito”.

El joven hace un llamado a la unidad porque “entre más somos, (más) le vamos a hacer frente a este enemigo que es bastante poderoso” y también exhorta a las organizaciones azul y blanco que los apoyen para poder seguir en protesta, ya que los gastos de pinturas e impresión de stickers, lo asumen ellos.

“El Pollito” asegura que nunca han tenido apoyo de las organizaciones de Managua, “que no los toman en cuenta”. “Si no es por lo ocurrido el pasado 19 de abril de este año, Ometepe seguiría fuera del radar de las noticias y del ojo de los nicaragüenses”.

El joven se refiere al enfrentamiento entre pobladores y policías que dejó al menos dos ciudadanos heridos y cinco personas detenidas. La razón fue que un grupo de autoconvocados de Esquipulas conmemoró el segundo año del estallido de abril con un piquete exprés y la respuesta de las autoridades fueron balas y una oleada de arrestos.

El asedio y la persecución hacia opositores desde esa fecha incrementó, sobre todo en la zona de Altagracia, ya que ahí es “el epicentro de todo, donde se levantó la gente”, afirma el joven.

“El Pollito” narra que “la Policía pasa diario por donde nosotros, no podemos estar sentados en la acera de nuestra casa porque nos revisan, buscan cualquier excusa para llevarnos, no podemos estar tranquilos”.

El sábado 18 de julio, la Policía los retuvo y revisó. “A dos del grupo los golpearon y luego se fueron. A la media hora volvieron a pasar, como parte de un acto de intimidación para que dejemos de protestar, pero estamos decididos a seguir en protesta, a pesar que en nuestros barrios los CPC (Consejos de Poder Ciudadano) y los sapos (simpatizantes sandinistas) se encargan de decirle a la Policía los nombres y las direcciones de nuestras casas”.

Después de abril de 2018, con la llegada de policías y paramilitares, y con la Operación Limpieza por la que responsabilizan a la alcaldesa de Altagracia Aurora Álvarez, el asedio y la persecución estuvo en su máximo nivel de represión. Decenas de ciudadanos de Ometepe fueron perseguidos y apresados por participar en las protestas antigubernamentales. Varios del grupo “Mabo” tuvieron que estar huyendo durante meses.

Solidaridad en medio de la pandemia

Aunque el grupo de opositores costea sus propios gastos para manifestarse con pintas en las calles, también han tomado la iniciativa de organizar recolectas para entregar de kits de higiene a las personas de escasos recursos, en medio de la pandemia por la covid-19.

Entre sus contactos lograron reunir dinero para hacer una primera entrega de 50 kit de higiene, que incluye mascarillas, guantes, jabón líquido y alcohol.

“El Pollito” espera que más organizaciones y ciudadanos azul y blanco los apoyen para continuar la entrega de kits de higiene para las familias más vulnerables de Ometepe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *