Lluvia de acusados por atentado contra Maduro

 

Por Néstor Rojas Mavares (dpa)

En el momento que los guardaespaldas protegen a Nicolás Maduro del posible atentado en su contra.

HAVANA TIMES – El diputado opositor venezolano Juan Requesens y dos oficiales militares en actividad fueron imputados por traición a la patria tras ser señalados por el presidente, Nicolás Maduro, de estar involucrados en el supuesto atentado en su contra, dijo hoy el fiscal general, Tarek William Saab, quien adelantó que hay por lo menos 34 implicados en el caso.

Entre los acusados que fueron presentados a los tribunales están el coronel Pedro Zambrano y el general de división Alejandro Pérez Gámez, ambos de la Guardia Nacional (policía militarizada), informó Saab.

Entre los acusados, seis fueron arrestados en el acto. Los militares detenidos fueron imputados además por complicidad, traición a la patria e intento de homicidio.

Saab señaló que además de traición a la patria Requesens fue imputado por los cargos de terrorismo, asociación para delinquir, instigación pública y posesión ilícita de armas y municiones.

Agregó que un tribunal militar conocerá las causas del coronel Zambrano y el general Pérez Gámez, ambos oficiales en actividad. El último fue hasta la semana pasada jefe de los servicios para el mantenimiento del orden público de la Guardia Nacional, según señala la web el cuerpo.

Pérez Gámez es acusado de haber revelado información confidencial sobre el lugar y fecha del acto militar realizado el sábado 4 de agosto en la céntrica avenida Bolívar, escenario del supuesto intento de atentado contra Maduro con drones cargados de explosivos.

A su vez, Zambrano había sido acusado por rebelión militar a comienzos de este año, debido a la supuesta cooperación en el asalto el año pasado de un fuerte militar en la región central de Carabobo.

Saab señaló que la Fiscalía solicitó contra Requesens una medida de prohibición de vender o traspasar sus bienes y que sean congeladas sus cuentas bancarias, medida que también se aplicará a su colega Julio Borges.

Borges, que está en Colombia, fue acusado por el Gobierno de ser el autor intelectual del supuesto atentado de hace diez días y por eso se pidió su captura internacional.

Igualmente, Saab dijo que se emitió una orden prohibiendo que el venezolano Osman Delgado Tabosky, acusado de ser el cabecilla y financista del complot y que vive en Miami, venda o traspase sus bienes en Venezuela, mientras que sus cuentas también serán congeladas.

“Hoy podemos decir que la cifra de implicados llega a 34, sin que se descarte que ésta pueda aumentar. Tenemos 14 detenidos que ya han sido presentados e imputados ante el Ministerio Público”, dijo en rueda de prensa. “Varios de los implicados se encuentran en territorio extranjero; algunos en Colombia, otros en los Estados Unidos de América”, añadió.

En el caso de Requesens, Saab aseguró que se garantizó el debido proceso. Su inmunidad fue suspendida por la Asamblea Constituyente, dominada por el chavismo y con poderes plenipotenciarios, que la Asamblea Nacional (Congreso) considera un órgano ilegítimo.

Requesens fue detenido el martes pasado en su casa, en lo que sus colegas diputados denunciaron como una desaparición forzosa, y el viernes el Gobierno hizo pública una declaración suya en la que mencionaba a Borges en relación con una gestión en la frontera con Colombia.

Luego de que el Gobierno difundiera el testimonio, fue divulgado un video en el que el ex dirigente universitario aparecía en ropa interior manchada aparentemente de excrementos, en una presunta revisión médica en la policía. Su familia puso en duda la declaración y dijo que Requesens parecía haber sido amenazado y drogado.

Saab repudió la filtración del segundo video del diputado, respecto de lo cual dijo que se inició una investigación. También informó que pedirá una prueba toxicológica y un examen médico y psicológico para el acusado.

En tanto, la mayoría opositora en la Asamblea Nacional aprobó hoy un acuerdo denunciando la violación de los derechos humanos de Requesens y que fue sometido a tratos crueles e inhumanos.

En la sesión, el diputado Gilber Caro, quien estuvo dos años detenido acusado de rebelión militar, realizó una protesta en la cámara, donde se desvistió y quedó en ropa interior, en una peculiar manifestación en solidaridad con Requesens.

“La dignidad no se lleva en la ropa, sino en el corazón”, dijo desde el palco de oradores.

A la vez, el abogado y diputado Oscar Ronderos afirmó que Requesens declaró bajo efectos de alguna sustancia que supuestamente le aplicaron en la policía.

“Publicar el video (de sus declaraciones) deja ver que el Gobierno no está interesado en realizar una investigación seria (del caso)”, señaló.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *