Llegan botes de “Havana Challenge” a Cuba

havana-challenge-1

Fotorreportaje por Juan Suárez

HAVANA TIMES — En horas del mediodía del martes arribaron veleros y botes de Cuba y EEUU al área de la Oficina de Intereses de los EEUU para la regata Havana Challenge, conjuntamente se iba animando todo el muro del malecón habanero.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


11 thoughts on “Llegan botes de “Havana Challenge” a Cuba

  • el 22 mayo, 2015 a las 5:24 am
    Permalink

    Cojo, cualquiera clase media en este país puede tener un catamaran de estos. No hay que ser súper rico ni privilegiado para hacerlo.

  • el 21 mayo, 2015 a las 4:30 pm
    Permalink

    Jeje! Isidro, claro que fue por ti.

    Bueno, con toda sinceridad te digo que soy la primera en la lista de las personas que le gustan esas cosas, a quien tendrían que preguntar es al gobierno de Cuba, el porqué le martillaron por 56 años que todo lo que sucedía “antes de”, era malo, incluyendo este escenario de botes, para que ahora se vea lo mismo. ¿Porque se empecinaron en enseñarles que ser gente pudiente era malo, a azuzar a que los vecinos se pidieran la cabeza unos a otros y echaran pa’lante al que vieran con dos pares de zapatos diferentes?, porque para esa ideologia eso, significaba riqueza.

    “Ese”, es el punto a que me refiero, los sacrificios, las carceles por pensar diferente, los muertos, a mi lo que me toco fue la separacion de la familia, en fin todo ese caos que formaron por gusto.

    Como dicen mas arriba “que esto se traduzca en mejoras para los de a pie”, “socialistamente” será que cada cubano llegue a tener un bote, o un velero y que tenga el derecho de participar en estos campeonatos, y que todos sean iguales, después de todo esa fue la escencia de la revolución, o no?.

  • el 21 mayo, 2015 a las 3:24 am
    Permalink

    Miranda:
    (jaja, se te pegó lo del “corsé”)

    Seamos sinceros: ¿cuántos de nosotros – al margen de credos y ubicaciones en el mundo – no hemos deseado en algún momento ver algo así en el Malecón, o el cualquier otra parte de la Isla? ¿No se te antoja señal de qué es posible convivir como vecinos sin pedirnos la cabeza, y sin que tampoco una parte le dicte a la otra cómo vivir? Yo me quejaría si en lugar de veleros de gente pudiente, esas aguas estuvieran surcadas por el USS Enterprise o semejantes. Pero incluso creo que deberá llegar el momento en que esas fragatas también puedan echar anclas frente al Morro, porque sus tripulantes habrán llegado a un país donde nunca se ha odiado al norteamericano – o al menos no prosperaron los desos de algunos de que así fuera. Y serán más que bienvenidos. Claro, mientras no confundan la estatua del Apóstol con el W.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *