Las FARC, de la lucha armada a la actividad política legal

El presidente de Colombia Juan Manuel Santos pone el candado en el último contendedor de armas entregados por las FARC en su desmovilización. 15/8/2017 Foto: AP/Fernando Vergara

HAVANA TIMES – La guerrilla de las FARC, cuyo desarme concluyó hoy con la última entrega de equipamiento a la ONU, protagonizó durante más de 50 años un conflicto en Colombia que dejó más de 220.000 muertos y tras el acuerdo de paz de 2016 aspira a convertirse en un partido político, reportó dpa.

Terminada la fase del desarme, ahora el grupo arranca la etapa de desmovilización mientras piensa en el partido político que lo representará en la actividad democrática legal.

Ese partido será presentado el 1 de septiembre, como epílogo de un congreso constitutivo que empezará el 27 de agosto, y mantendrá las siglas que identifican a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) desde sus orígenes. Su nombre será Fuerza Alternativa Revolucionaria de Colombia.

Las FARC surgieron en 1964 con la transformación de unas autodefensas campesinas creadas a mediados del siglo pasado durante una confrontación que protagonizaban bandas de pistoleros vinculadas a los partidos Liberal y Conservador.

Los grupos que simpatizaban con los liberales lograron el control de algunos territorios, lo cual fue denunciado en el Congreso como unas “repúblicas independientes” que deberían ser exterminadas.

Los campesinos liberales fueron atacados por el Ejército el 27 de mayo de 1964 en el caserío de Marquetalia (centro) y los sobrevivientes se reencontraron tres días después para crear el primer frente de un grupo que se empezó a llamar Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia.

Sus fundadores tenían una escasa formación militar. Uno de ellos, Pedro Antonio Marín, adoptó el alias de “Manuel Marulanda Vélez”, en homenaje a un dirigente comunista asesinado, pero sus compañeros lo llamaron “Tirofijo” por la precisión de sus disparos.

Así surgió una figura icónica de la guerrilla colombiana que se mantuvo vigente hasta 2008, cuando murió víctima de un cáncer siendo el máximo jefe de las FARC.

El primer proceso de paz protagonizado por las FARC fue durante el gobierno del presidente Belisario Betancur (1982-1986), que alcanzó a llegar hasta la declaración de una tregua y la creación de un partido político, la Unión Patriótica (UP).

Las negociaciones se rompieron en medio de acusaciones mutuas de incumplimiento de la tregua y por los ataques de grupos paramilitares de ultraderecha contra la UP. Unos 5.000 de sus miembros fueron asesinados, entre ellos dos candidatos presidenciales, ocho congresistas, 70 concejales y 11 alcaldes.

En los años 80, las FARC formaron la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar (CGSB) junto con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y otros grupos ya extinguidos como el Ejército Popular de Liberación (EPL), el Movimiento 19 de Abril (M-19), el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y el Quintín Lame.

El M-19 fue el primero en renunciar a la lucha armada para convertirse en un movimiento político legal tras un proceso de paz con el Gobierno de Virgilio Barco (1986-1990).

Los otros grupos de la CGSB protagonizaron después en México y Venezuela otro proceso de paz con el Gobierno del presidente César Gaviria (1990-1994), que concluyó sin resultados.

La época de mayor fortalecimiento de las FARC ocurrió durante la gestión del presidente Ernesto Samper (1994-1998), cuando el grupo llegó a tener unos 20.000 miembros y cometía osados ataques de varios días de duración contra poblaciones.

En ese marco se llegó a otro proceso de paz en el Gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002), que incluyó una polémica decisión del Estado para ceder a las FARC el control de una zona de 42.000 kilómetros cuadrados de extensión.

El diálogo se rompió tras denuncias de que los guerrilleros usaron esa zona para ocultar secuestrados y traficar armas y drogas, tras lo cual empezó la mayor ofensiva estatal contra las FARC durante el Gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010).

Pero fue en la actual administración de Juan Manuel Santos que las Fuerzas Militares golpearon en noviembre de 2011 la cabeza de las FARC al dar muerte a Guillermo Sáenz, alias “Alfonso Cano”, quien en 2008 había sucedido a “Tirofijo” como jefe del grupo.

La caída de “Cano” ocurrió cuando el gobierno y las FARC ya mantenían contactos secretos que desembocaron a finales de 2012 en el comienzo de la negociación de paz en Cuba, que terminó hace casi nueve meses con la divulgación del acuerdo final.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *