Incendio en Centro Habana, se repite dos años después

Por Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES – Un incendio que a simple vista no pasó de medianas proporciones, ocurrió al mediodía de este miércoles en un almacén del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCB).  El inmueble se encuentra ubicado en la calle Subirana # 304, entre Benjumeda y Santo Tomás, Centro Habana, con la particularidad de que dos años atrás sucedió otro similar en el mismo almacén.

Vecinos del lugar cuyas viviendas colindan con el traspatio de la instalación siniestrada, recuerdan que el destructivo accionar de las llamas amenazó sus hogares exactamente el 18 de enero de 2017, en aquella ocasión con mayor fuerza que ahora: Como en aquel momento, facilitamos a los bomberos el paso a través de nuestros apartamentos, aunque ahora no estimaron necesario utilizar esta vía, opinaron.

Otro vecino, Jorge Sánchez, recordó que el peligro fue real porque de acercarse las llamas “podrían afectar directamente las paredes de mampostería, por lo que siempre es oportuno dar paso al aire fresco, dada la cercanía del fuego.”

Almacenes Subirana

Se trata de un Almacén de Productos terminados y materiales afines, entre otros muebles y telas, de fácil combustión, considerados también de alto valor en el mercado porque el FCB responde a encargos relacionados con escenarios y actividades vinculados al mundo artístico que requieren de materiales generalmente escasos, priorizados por el estado para tales objetivos, los que a la vez están fuera de la comercialización a la población o son vendidos al por menor a precios prohibitivos.

Aunque las columnas de humo negro se alzaban al cielo, este miércoles se cumplió la conocida expresión de que “los bomberos acudieron con rapidez, sofocando eficazmente el incendio, evitando males mayores.” A la altura del presente reporte es obvio agregar que no se lamentaron pérdidas humanas, tampoco lesionados.

Habitual de acuerdo al proceder de las autoridades cubanas, apagafuegos incluidos, era inútil esperar declaración previa alguna sobre el siniestro, por muy general que fuera.

En la calle se congregó un numeroso grupo de personas, muchos de los cuales accionaban sus teléfonos móviles, comentando lo extraño del incendio repetido casi exactamente dos años después: Esto huele a faltante económico, pérdidas injustificadas que bien borran las llamas.

El decir no es nada nuevo, sin embargo, en ningún caso anterior la prensa oficial, equivalente a todos los medios permitidos en el país, ha publicado declaración alguna revelando el vínculo entre los fuegos en establecimientos estatales y la intención de utilizarlos para tapar desfalcos económicos cuyos autores serían los que trabajan en las instalaciones incendiadas.

Tampoco los programas de la televisión dedicados a prevenir y educar a la población sobre el accionar delictivo, el más visto llamado Tras la Huella, han dedicado uno de sus capítulos semanales al asunto, considerado en Cuba Vox Populi.
—–
Vicente Morín Aguado: Mardeleva287@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *